Sobre izquierda alternativa
y cristianismo emancipador

Francisco Fernández Buey

Trotta, 2021

368 pp. 28 €

Anxel Testas

“Nuestras cosmovisiones, que se pretenden globalizadoras, no tienen explicaciones para casi nada de lo profundo, no solo de la muerte, sino de casi ninguno de los grandes problemas de la persona”, decía Sacristán en una entrevista con Jaume Botey. Esta misma inquietud atraviesa este conjunto de artículos de Fernández Buey, que entran en diálogo, una y otra vez, con Weil, Bartolomé de las Casas, Bloch, Savonarola o José María Valverde. Esta edición, preparada y prologada por Rafael Díaz-Salazar, se da en el marco de un proyecto editorial que tiene por objeto agrupar los artículos de Fernández Buey que no fueron publicados como libros.

El progreso y el despliegue de la razón no han provocado, como algunos daban por sentado, la secularización del mundo. Ni el marxismo, ni siquiera la propia revolución, tal y como fueron pensadas desde los movimientos emancipatorios del siglo XX, pueden calmar este anhelo de trascendencia aún presente, dar respuesta a la desdicha que aflige a muchas almas (según Weil, por su compromiso con la civilización industrial). ¿Cómo dialogar desde la izquierda con los fenómenos religiosos? ¿Qué hacer con las razones del corazón? El marxismo de Fernández Buey y Sacristán, entendido como un intento de fundamentar racionalmente un compromiso ético, es capaz de aunar una sensibilidad profunda con las preocupaciones del alma humana con cuestiones estratégicas. La izquierda y la cultura socialista, dice el autor, tienen una implantación popular ridícula. Nos encontraríamos, pues, en una fase prepolítica, que no anula las tareas políticas clásicas, pero que exige lidiar también con instancias preestratégicas. Los proyectos emancipatorios de masas necesitan, como condición de posibilidad para poder volver a eclosionar, personas y comunidades con culturas compartidas de lucha contra la injusticia, sentimientos de rebelión. En este sentido, el cristianismo emancipador se presenta como un potencial aliado, ya que contaría con una base social amplia y popular, integrada por miles de mujeres, pobres, migrantes, personas racializadas, luchadoras medioambientales. Fernández Buey apuesta por entablar un diálogo que no suponga en ningún momento la desnaturalización ni del marxismo ni del cristianismo, en el que primen los acuerdos para la acción transformadora.

Son muchas las personas en este mundo que luchan contra las injusticias y muchas de ellas no lo hacen bajo las banderas de la izquierda. Viene sucediendo miles de años y sucederá, si sobrevivimos como especie, en el futuro. Es posible y necesario luchar en común con todas aquellas que, por el motivo que fuere, tienen el alma incendiada contra las injusticias, quieren vivir en comunidad e implantar, aquí y ahora, la paz y la justicia sobre la faz de la Tierra.

De los neocón a los neonazis:
la derecha radical en el Estado español

Miquel Ramos (coord.)

RLS, 2021

656 pp. 5 €

Matías Escalera Cordero

♦ Este colosal informe, fruto del trabajo de investigación, durante más de dos años, de muchos especialistas, coordinado por Miquel Ramos, es uno de esos libros imprescindibles para quienes traten de entender el fenómeno ultraderechista, parafascista y neonazi en España. En esta breve reseña no cabe todo lo que este informe es: el detallado, documentadísimo y minucioso análisis, desde sus antecedentes históricos (más antiguos y extensos de lo que se piensa) hasta el estado actual.

Quiénes son y dónde están, desde la Transición hasta la decadencia del Partido Popular que culmina con la fundación de Vox; cuáles son las fuentes de financiación y los apoyos mediáticos que coadyuvan a blanquear y justificar los discursos de odio; por qué dentro del Ejército y de las fuerzas de seguridad poseen tanto eco sus posiciones demagógicas y populistas; cuál es el electorado real de Vox: por qué se ha hecho creer que es de origen popular cuando el análisis de su mapa electoral lo desmiente; por qué, precisamente, la potencia y el éxito de la mentira en el auge de estos grupos y sus discursos totalitarios; por qué, por ejemplo, es tan eficaz esta estrategia en la práctica política de Vox y del propio PP, o por qué el éxito, entre determinados sectores sociales, de cierta imagen antisistémica de Vox y del resto de grupúsculos neonazis y ultraderechistas.

Resulta un material que deviene herramienta imprescindible para cualquier persona que desee hacerse una idea exacta del fenómeno más allá de impresiones subjetivas, datos sesgados, o visiones fragmentarias del mismo. La exhaustiva documentación aportada, su objetividad incuestionable (la que dan las cifras y los datos en sí mismos: cada capítulo va seguido de un sinfín de referencias bibliográficas) y el extraordinario ramillete de autores son sus garantías.

Solamente el censo y la descripción que se nos ofrece de las organizaciones, grupos y grupúsculos ultraderechistas y neonazis que actúan en España, por territorios, lo justificaría, por cuanto nos da un plano de situación y pone ante nuestros ojos el alcance y el peligro real del auge de la ultraderecha en nuestro país. Sin contar los trabajos que exponen las ramificaciones de estos grupos y organizaciones políticas en Internet o en áreas como la de los deportes, especialmente el fútbol, las asociaciones culturales, religiosas y vecinales o en la de los movimientos sociales.

Se trata de una herramienta de una inmensa utilidad, no solo para nuestro conocimiento exacto del fenómeno, sino para levantar barreras de contención fuertes y elaborar posibles estrategias de lucha en los campos de la política, de los movimientos y de las redes sociales que resulten realmente eficaces.

Cuando te llaman terrorista. Una memoria del Black Lives Matter

Patrisse Khan-Cullors & Asha Bandele 

Capitan Swing, 2021 

237 pp. 18,50 €

Begoña Zabala

No es un libro de memoria al uso, que relate la corta historia del impresionante movimiento Black Lives Matter por parte de una de sus cofundadoras, Khan-Cullors, si bien sí nos cuenta su participación en los inicios. Cuenta más exactamente la memoria larga de genealogía (que se funde con la historia de la propia escritora y protagonista) que ha dado origen a este y a tantos otros movimientos de resistencia y conformación del movimiento negro. Su memoria de identidad y pertenencia viene de lejos: “pertenezco a la decimotercera generación de descendientes de un pueblo que sobrevivió a los barcos de esclavos (…). De seres humanos que las leyes decretaron que no eran seres humanos (…) y, pese a ello, construyeron un lenguaje y honraron a Dios y generaron movimiento y defendieron el amor”.

A lo largo de la mayor parte del volumen, nos introduce en su vida de supervivencia, resistencia, organización, lucha y creación de redes múltiples, incluidas las familiares. Estas la acompañan en el recorrido de estos durísimos años, por una época cruel, a consecuencia de ser racializada negra en Estados Unidos. Especialmente, relata la persecución de la que son objeto por parte de las fuerzas policiales, seguida de malos tratos, golpes, detenciones arbitrarias, encarcelamientos sin imputaciones y, en muchos casos, hasta la misma muerte. Casi siempre resultan absueltos o, más exactamente, ni siquiera imputados.

Estas historias de represión se alternan con el relato de la difícil vida cotidiana. Así, nos cuenta una infancia y juventud complicada en un barrio pobre y con escasos o nulos medios y servicios sociales. Sucede en una familia que aquí llamaríamos desestructurada, la cual, a la postre, resulta ser una de las bases de supervivencia y apoyo colectivo, por muy contradictorio que pueda parecer. A la par, se van tejiendo relaciones comunitarias, de grupos, de amistades, de familia extensa, que dibujan un panorama impresionante de solidaridad y apoyo mutuo. Son estas redes las que en definitiva facilitan y posibilitan la aparición de la organización Black Lives Matter cuando la represión, el abuso policial y el asesinato no solo actúan de forma totalmente indiscriminada contra la población afroamericana, sino que obtienen como medalla al mérito la más absoluta impunidad por parte del entramado judicial y político. Y, por supuesto, por parte de los grupos y organizaciones del supremacismo blanco, bien instalados en los espacios del poder político, económico y social.

Conocer de cerca la cotidianeidad de las vidas negras nos hará, sin duda, comprobar que no son terroristas las así llamadas, sino que se enfrentan de forma muy organizada al terrorismo de Estado.

El deseo de cambiar. Hombres, masculinidad y amor

bell hooks

Bellaterra, 2021

164 pp. 19 €

Alberto García-Teresa

♦ El último libro en castellano de bell hooks llegó a las librerías un par de semanas antes de su fallecimiento. Acercarnos a él también puede ser una manera de adentrarnos, como homenaje, en algunas de las líneas en las que indagó en su prolífica obra.

La idea que vertebra este volumen en concreto, originalmente publicado en 2003, es el deseo de amar y de ser amados por hombres (parejas, familiares) dentro de un marco feminista. bell hooks parte de que se han conseguido cambios en la esfera pública, en la vida social y en la esfera económica, pero aún queda mucho trabajo en las relaciones emocionales. Así, aborda cómo formar una masculinidad feminista. Estaría marcada por la búsqueda de conexión con los otros y se basaría, sobre todo, en el desarrollo de una educación emocional frente a los patrones de dominación que genera el patriarcado. Por tanto, hooks ahonda en la idea que ya desarrolló hace casi treinta años de hombres aliados dentro de la lucha feminista.

La autora repasa los elementos básicos del patriarcado y de su reproducción en estas páginas. Consciente de que “hay personas que son capaces de criticar el patriarcado, pero no son capaces de actuar de manera antipatriarcal”, incide en cómo se activa la culpa (en las mujeres) y la vergüenza (en los hombres) cuando no cumplen con los mandatos de género. A partir de ahí, retrata los mecanismos de coerción social que dificultan a los varones romper con ellos. En especial, aborda las formas de subyugación en las familias entre padres e hijas e hijos. También recorre las características e implicaciones de las prácticas sexuales patriarcales. 

Expone cómo el mandato de género de los varones les impide mostrar su amor fuera de la esfera del dominio y, de hecho, la manifestación de cualquier sentimiento salvo la ira (de ahí el análisis de la violencia ejercida por hombres). Esto les impide tener un desarrollo emocional saludable. De expresar esos sentimientos, dejarían de ser verdaderos hombres en esa demostración continua de masculinidad que se exige dentro de la fratria. Así, hooks apuesta por construir una “ética del amor”, que pasa, implícitamente, por desarmar la masculinidad hegemónica. En ese sentido, observa las distintas fisuras que se registran en el proceso de socialización (y asimilación del patriarcado) y plantea la urgencia de atenderlas y fomentarlas. De esta manera, incide en la educación emocional de los hombres. Apela a comprenderla, asumirla y compartirla, lo que confronta con su mandato social de insensibilidad e independencia. Por tanto, básicamente, este libro plantea la construcción de unas formas distintas de relaciones afectivo-sexuales, que necesitan de una subversión radical en la educación de niños y adultos.

Las invisibles. ¿Por qué el Museo del Prado ignora a las mujeres?

Peio H. Riaño

Capitán Swing, 2020

192 pp. 16 €

Clara López Cantos

Este libro pionero profundiza en la perspectiva de género en los museos que parte desde dentro, desde el propio contenido de las obras del Museo del Prado. Este ensayo, además de ser un reclamo a una larga lista de mujeres artistas que han sido olvidadas por la historia del arte, constituye también una crítica audaz e inteligente, una puesta en marcha de nuestra capacidad de cuestionamiento como usuario/as sobre los códigos lingüísticos y sociales que utilizan nuestras prestigiosas instituciones artísticas, y en concreto, el Museo del Prado.

Como mujer, antigua estudiante y actual investigadora en arte, este libro me ha hecho descubrir artistas que no conocía ya que fueron silenciadas, y a las que todavía no se les ha otorgado el volumen correspondiente. He leído relatos escalofriantes de marginación, tanto social como profesional, que señalan de una forma a un sistema que todavía no ha resuelto estas marginaciones claras en sus propias colecciones.

Riaño expone una investigación muy valiosa en dos sentidos. El primero es el de rescatar el relato de artistas pioneras en la historia del arte, cuyas obras, además, aún permanecen en la invisibilidad del relato colectivo. Por otro, subraya las prácticas teóricas y éticas que El Prado sigue utilizando y que favorecen, de este modo, la marginación de la mujer en este contexto: “El museo funciona como una máquina colectiva de creación de imágenes de la norma, y todo lo que señale formará parte de ese relato, que se convertirá en narración común. Por algo es una de las instituciones centrales de la modernidad: hasta ahora ha determinado qué mirar y cómo mirarlo”.

Repensar la historia del arte es una tarea urgente. Los discursos actuales acogen incompatibilidades con las nuevas formas de mirar nuestra historia desde la perspectiva de género. Resulta algo necesario para poder eliminar creencias que se perpetúan en el tiempo y que suponen otorgar un papel indiscutible de genio creativo a la figura del hombre; un concepto que hace que la mujer artista quede en un segundo campo entre la afición, la marginación y la ausencia.

Este ensayo también nos muestra la gran importancia de una revisión de nuestro imaginario pictórico: la violencia de género está latente en el discurso visual. No se ha denunciado. Por tanto, esto supone que engalanemos una narración machista generalizada. Es imposible orientar nuestra mirada desde una perspectiva de género si no lo hacemos previamente con nuestra historia, favoreciendo el debate y asumiendo que el discurso del arte y la cultura se expresa en desigualdad: “Quien escribe la historia controla la verdad; quien pinta la historia manipula la verdad; quien perpetúa las intenciones mantiene la violencia”.

Utopía no es una isla. Catálogo de mundos mejores

Layla Martínez

Episkaia, 2020

208 pp. 7 €

Benjamín Jiménez de la Hoz

  “Agotados de esperar el fin” es el título de una canción del LP homónimo de Los Ilegales. Podría ser la banda sonora de la ficción producida en los últimos años: apocalipsis zombies, virus que vuelven a los infectados depredadores, meteoritos, cataclismos, leyendas de antiguas civilizaciones. Cualquier cosa antes que imaginar la superación del capitalismo. 

Las distopías que inundan las pantallas y las estanterías reflejan nuestras ansiedades y la pérdida de la fe en el progreso y en un futuro mejor. Lo que nació como advertencia de los desmanes del sistema ha devenido en mero realismo capitalista que modula nuestro imaginario hacia soluciones autoritarias e individualistas ante la posibilidad de un colapso medioambiental y una crisis energética. Layla Martínez nos advierte contra este realismo capitalista y su cancelación del futuro, contra esos relatos con los que establece una relación con el adagio No hay alternativa de Thatcher: ante un futuro terrible lo mejor es conservar el presente, defender el capitalismo que nos lleva al desastre. 

El libro reivindica volver a imaginar mundos mejores y futuros que merezcan la pena ser vividos. Para ello, empieza dando una lista de utopías pasadas, una especie de hilo rojo de Ariadna de la utopía, una forma de conectar el pasado con el presente. Un hilo que nos lleva de Tomás Moro a los procesos de descolonización en África y sus sueños panafricanistas, pasando por la irrupción del socialismo y la URSS.

Cada utopía es un capítulo breve donde se da una pincelada de las diversas experiencias que permite conocer las propuestas y aspiraciones de cada movimiento, así como su contexto. Con un estilo a camino entre el ensayo divulgativo y el relato, que puede recordar vagamente a un Éric Vuillard mucho menos épico pero más ágil, la autora va desgranando qué ocurrió con estos mundos imaginados, sus límites, sus contradicciones, fracasos, traiciones y divisiones. Pero también sus aportaciones y las brechas abiertas para imaginar nuevos mundos que construir (maravillosos los pasajes que nos muestran una revolución soviética donde caben robots proletarios o el derecho a la inmortalidad y a extender la revolución por el universo como proclamaba el cosmismo). Además, esta amplia y diversa selección (quizá se eche en falta alguna de las numerosas experiencias libertarias) es completada con luchas contemporáneas que, desde la interseccionalidad y la confluencia de luchas, hacen frente al capitalismo y a su relato hegemónico.

Martínez ha creado un pequeño artefacto de imaginación hacia lo posible y necesario. Un libro para señalarnos que las utopías no son islas aisladas del mundo, sino que son el futuro que debemos construir e imaginar aquí y ahora mismo.

(Visited 373 times, 1 visits today)