( ! ) Warning: Creating default object from empty value in /home/virtualmin/vientosur.info/public_html/ecrire/public/evaluer_page.php(51) : eval()'d code on line 186
Call Stack
#TimeMemoryFunctionLocation
10.0000227400{main}( ).../spip.php:0
20.0029612984include( '/home/virtualmin/vientosur.info/public_html/ecrire/public.php' ).../spip.php:24
30.62272626264include( '/home/virtualmin/vientosur.info/public_html/ecrire/public/evaluer_page.php' ).../public.php:157
40.62302732248eval( '?> $debug=0 // Mode debug => $debug=1 (ne fonctionne pas sous Internet Explorer)=> ??? si, ça fonctionne ! $debug=1; $conf_url_site = 'https://vientosur.info/spip.php?article14835' ; $conf_nom_site = 'Viento Sur' ; // Recuperation et definition des differents elements $site='Viento Sur'; $rubrique='solo en la web'; $DateParution=''; $DateMiseEnLigne='Viernes 24 de mayo de 2019'; /*$auteur='Gloria';*/ $motsclef='Luchas, Argelia, Movilizaciones estudiantiles'; $yahoo='- solo en la web - '; $logo_site='IMG/siteon0.png?1488987308'; // attention à l'ordre des filtres SPIP // $logo_fichier='IMG/arton14835.png?1558709468'; ne fonctionne pas $logo_fichier='IMG/arton14835.png?1558709468'; //fonctionne correctement $logo_fichier = preg_replace(',[?][0-9]+$,','',$logo_fichier); // $logo_lien="spip.php?article14835"; $surtitre='Argelia'; $titre='Ruptura poltica o revolucin como proyecto'; $soustitre='Nadir Djermoune. Mustapha Benfodil'; $descriptif='

En su decimotercer viernes de movilizacin, el movimiento popular que vive Argelia desde el 22 de febrero confirma su serena y apacible exigencia de un cambio fundamental y radical del sistema de gobernanza poltica, acompaada en segundo plano de cuestionamientos de orden terico y metodolgico.

'; $texte= '

En su decimotercer viernes de movilizacin, el movimiento popular que vive Argelia desde el 22 de febrero confirma su serena y apacible exigencia de un cambio fundamental y radical del sistema de gobernanza poltica. Esta exigencia viene acompaada en segundo plano de cuestionamientos de orden terico y metodolgico, hasta ahora olvidados y rebatidos por el universo poltico e intelectual argelino.

Son cuestionamientos que van desde procedimientos jurdicos hasta mecanismos econmicos, desde lgicas sociolgicas hasta dinmicas histricas, que abarcan el pasado y el futuro del pas. Son cuestionamientos que no tienen un mero valor acadmico, sino que estructuran el pensamiento y tambin la prctica poltica. Para abordar estos aspectos analticos que vehiculiza el movimiento, que se halla en fase de estructuracin y maduracin poltica, partiremos de lo que est en juego en el momento histrico que vivimos.

La institucin militar y la dinmica del movimiento

El momento preciso que vive actualmente el movimiento de protesta est marcado por las detenciones espectaculares de Said Buteflika, hermano y consejero especial del presidente depuesto, de los ex generales Athmane Tertag y Mohamed Medine, antiguos jefes de los servicios de seguridad, seguidas de la citacin de Louisa Hanoun, del PT [Partido de los Trabajadores], para ser interrogada en el marco de la misma investigacin, y su posterior encarcelamiento.

Qu significan estos encarcelamientos? Qu presagian para el porvenir del movimiento de protesta al que estn dirigidos? "No es ilegtimo pensar", seala el periodista y ensayista Yassine Temlali, "que la implicacin de la justicia militar en este asunto est destinada a impedir que el eventual juicio contra los acusados revele aspectos del funcionamiento del rgimen de Abdelasis Buteflika demasiado comprometidos para el rgimen de facto instaurado desde su destitucin. Tampoco es ilegtimo creer que un juicio \'controlado\' ante un tribunal militar permite evitar a dos poderosos ex generales, Mohamed Medine y Athmane Tartag, una humillacin pblica susceptible de provocar inquietud en el seno del ejrcito."

La detencin de Hanoun, en cambio, parece obedecer a un doble registro. En primer lugar, en el mbito poltico-jurdico, la presidenta del PT se halla ligeramente a contrapelo con respecto al movimiento popular, no en vano estuvo del lado de Buteflika durante todo su reinado, so pretexto de defender el Estado nacional frente a los complots imperialistas, y se movi demasiado cerca de los servicios de seguridad. Posturas que por lo dems ella nunca ha ocultado. Sin embargo, esto no la convierte en criminal o complotista, sino que es fruto de sus opiniones y su lnea poltica.

Claro que no cuesta nada ofrecerla a la vindicta popular como cmplice del "complot que se trama contra el ejrcito" y del desbarajuste del poder. Adems, el caso ofrece un slido argumento en el terreno ideolgico y simblico a Gaid Salah, el jefe de estado mayor que busca una posicin bonapartista, atacando primero a los oligarcas mafiosos, despus al antiguo poder corrupto y finalmente a la persona que "representa a los trabajadores". Con esto pretende situarse por encima de las ideologas. De paso evita la contradiccin artificial rabe/cabila a la que quiso arrastrarle, en algn momento, cierta oposicin.

Sin embargo, una institucin militar que trata de ganar popularidad llevando a estas personalidades -que, por cierto, no estn libres de culpa- ante la justicia militar es tal vez el preludio de algo polticamente ms grave. Ver en la actitud de Gaid Salah un acercamiento al pueblo y una respuesta al movimiento, que reclama actos, y no ver las intimidaciones que se perfilan en el seno de este mismo movimiento, se asimila a un apoyo puro y simple a la institucin militar.

Alternativa poltica a la altura del movimiento

Esta institucin es hoy por hoy la nica estructura organizada, como fue el caso del Estado mayor, su ancestro, frente al GPRA1/ en 1962. Trata de asegurar una transicin sin chocar con la protesta. Intenta tapar la brecha abierta por el propio movimiento y se considera legitimada para imponer su hoja de ruta, que se pretende constitucional, con los riesgos que esto supone para las libertades democrticas y la soberana popular.

El calendario poltico en curso no se debe a la iniciativa de fuerzas polticas representativas. Lo ha presentado e impuesto el movimiento, aunque sin controlar del todo los plazos y su desarrollo. La apuesta por las elecciones como solucin en cada fase de la protesta tampoco es una decisin estratgica, sino una obligacin impuesta por este calendario constitucional. De entrada fue revisado y corregido por el movimiento, que anul la convocatoria del 19 de abril. Despus fue aplazado al 4 de julio por los herederos y los partidarios de esta constitucin, fecha que rechazan los manifestantes y que responde a una triple apuesta. Es necesario dejar de considerar un hecho la homogeneidad entre los diferentes protagonistas de los acontecimientos que vivimos. Comienza una decantacin.

Frente a la institucin militar, que reivindica su constitucionalidad para consolidar su poder, la primera apuesta es la que hacen destacados polticos de obediencia neoliberal, que formulan propuestas de cara al sistema oligrquico emergente. Porque una vez apartado Buteflika, quien tena el monopolio de la iniciativa, estos oligarcas desean pasar rpidamente a una nueva presidencia que, si fuera preciso, emprendera reformas.
Aspiran a controlar la eleccin presidencial reivindicando una instancia de transicin cooptada por el poder de hecho, es decir, los militares! Porque esto es de lo que se trata, ya que todos los candidatos y candidatas a la direccin de esta transicin no provienen del movimiento. Las diferentes propuestas solo reciben el apoyo de la prensa, y basta comprobar quines son los dueos de esta prensa para comprender esta apuesta. La poblacin y el movimiento, de todos modos, hacen caso omiso de todo representante poltico.

La segunda apuesta consiste en la propuesta de convocar una Asamblea Constituyente soberana. Este es el nico planteamiento, en el estado de cosas actual, que supone una ruptura con el sistema tan repudiado por los y las manifestantes y que permite emprender la construccin de un proyecto poltico y social legtimo y representativo de las aspiraciones de la mayora del pueblo en movimiento. Es de sentido comn y responde incluso a la lgica matemtica: o bien se acepta el orden constitucional actual y se evita un enfrentamiento con el poder, en cuyo caso habr que ir a la eleccin presidencial del 4 de julio contando con la movilizacin popular para que sean justas y transparentes, cosa que rechaza el pueblo en movimiento, pues no confa en los antiguos y desconfa de los nuevos. O bien se abandona esta constitucin y se elabora una nueva. Cmo hacerlo? Har falta una personalidad que rena el consenso o una estructura representativa y legtima que dirija este proceso.

Estos pocos ejemplos pueden ayudarnos a comprender este smil: cuando en 1958 el Estado francs en plena crisis argelina llam al general De Gaulle, este, basndose en su legitimidad simblica y en la hegemona de la burguesa francesa, a la que representaba, acept dirigir una transicin de la Cuarta a la Quinta Repblica, pasando por un referndum sobre una nueva Constitucin que estableci el mismo a la medida de su poder y de lo que representaba. Tuvo que producirse Mayo del 68 para poner en tela de juicio aquella legitimidad, pero no la Constitucin, que se mantiene en vigor. Cuando Houari Boumdine, en un contexto diferente, tom el poder en 1965 en Argelia, esper hasta 1976, tiempo que necesit para construirse la hegemona y la legitimidad necesarias para hacer aprobar su Constitucin. Del mismo modo, Mohammed Boudiaf, en 1992, en otro contexto, tena tambin la legitimidad simblica para emprender la refundacin de la Repblica, sin prejuzgar el contenido de lo que podra haber hecho. Sin embargo, su ambicin romntica y nacionalista pudo ms, dejando a Argelia en la tormenta.

Es esta tradicin bonapartista la que explica el recurso al general Zeroual por Said Buteflika tan pronto la crisis llam a las puertas del poder argelino. Y desde entonces, los defensores de la continuidad del sistema buscan a una persona providencial. Gaid Salah parece comprenderlo al apoyarse en la legalidad que le otorga la Constitucin vigente. De ah que no quiera salirse de este marco. Puede que se vea a s mismo encarnando a este personaje!

En la tercera apuesta hay una nebulosa que se pretende revolucionaria, pero que plantea una revolucin abstracta, remitida a las calendas griegas. Considerando que "no se dan las condiciones para esta ruptura", se niega a impulsar una laboriosa confrontacin con la poltica concreta. Es un pensamiento que est condenado a girar incesantemente alrededor del problema sin abordarlo. El rechazo de la fecha del 4 de julio sin ofrecer una perspectiva realizable en un plazo razonable sita al movimiento en un vaco poltico e institucional. Estos protagonistas que rechazan la solucin constituyente se alan objetivamente para hacer sitio a Gaid Salah, quien se prepara para llenar ese vaco.

La batalla constitucional no es suficiente

Lo que est en juego es mucho. Ahora es imprescindible acompaar a esta nueva Argelia, nacida el 22 de febrero, para estar a la altura de esos momentos excepcionales en la historia de un pas. No se trata de un simple callejn sin salida jurdico y constitucional. Cualquiera que sea la salida inmediata, la va de la emancipacin ya est abierta; hay que ocuparla antes de que la cierren. De todos modos, no se trata de partir de una crtica o de un programa revolucionario ajeno al tiempo y a la historia real, es decir, abstracto. Se trata de partir de las contradicciones generadas por el propio movimiento.

La necesidad de recurrir a la Asamblea Constituyente soberana no es, desde este punto de vista, un simple subterfugio tctico. Es fundamental y de carcter estratgico para los trabajadores, los desfavorecidos, o sea, para la mayora de los pueblos con el fin de acceder a su emancipacin y a la defensa de su proyecto de una manera libre y democrtica. Porque es en estos momentos histricos de gran movilizacin cuando es posible imponer un avance realmente democrtico frente a la clase dominante y a los regmenes autoritarios. De ah que los defensores de la va oligrquica rechacen esta va.

Evidentemente, esta solucin a travs de la Constituyente ser el resultado de un proceso de debate nacional bajo la direccin de un gobierno provisional civil, de una duracin razonable con el fin de ofrecer a todas las fuerzas la posibilidad de prepararse para llevar a cabo un debate de fondo sobre la constitucin deseada, un debate que es indispensable para situar las cuestiones clave y aclarar las opciones. La calidad y la independencia de esta estructura provisional desempean entonces un papel importante, del mismo modo que la verdadera libertad de informacin, de expresin y de manifestacin, en la medida en que permite a todos los sectores populares, bajo el control del movimiento, contribuir al debate sobre la naturaleza de los principios que no podrn ser derogados.

Este recurso a una renovacin democrtica constituyente tambin es vlido, en este comienzo del siglo XXI, para las grandes potencias econmicas capitalistas que han realizado su revolucin democrtica. Para volver al ejemplo francs citado ms arriba, la llegada de De Gaulle en 1958 fue un cuestionamiento del equilibrio democrtico introducido por la Asamblea Constituyente de despus de la guerra de 1939-1945. Sin embargo, como la burguesa francesa es incapaz de compartir el poder democrticamente, logr imponerse a travs de De Gaulle, en plena crisis frente a los avances del movimiento independentista argelino, estableciendo una constitucin presidencialista a ultranza. Un poco como Buteflika en 2009, guardando las proporciones en cuanto a la forma.

Todava hoy, el recurso a un proceso constituyente para una Sexta Repblica entra dentro de lo posible y de lo necesario para una potencia como Francia. Esto tambin es vlido para otra potencia como EE UU, que sigue funcionando con la Constitucin de Abraham Lincoln, en la que el poder lo comparten estructuralmente los grandes clanes financieros pomposamente llamados demcratas y republicanos. Por supuesto, podemos ampliar esta estrategia de renovacin democrtica a las nuevas oligarquas que son Rusia y China.

Combinar la perspectiva poltica con un programa socioeconmico de transicin

Esta necesidad constitucional, que plantea fundamentalmente la cuestin del poder poltico, abre la va hacia la cuestin de su contenido, es decir, del proyecto de desarrollo que interesa a los y las argelinas como a todas las sociedades humanas. Desde este punto de vista, lo que reivindica la gente es un profundo cambio de sistema, es decir, una renovacin de Argelia para que este pas pueda tomar el impulso que se espera de l. A travs de la denuncia del sistema se apunta, de momento, contra el control burocrtico y oligrquico de la economa, una especie de capitalismo de connivencia. Un capitalismo de connivencia que oculta simplemente otro capitalismo mundial ms voraz y en plena crisis.

Estas son las cuestiones que deben acompaar a las apuestas asociadas a la probable convocatoria del 4 de julio e incluso despus.

20/05/2019

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article48985

Traduccin: viento sur

Notas

1/ Gobierno Provisional de la Repblica Argelina


La movilizacin estudiantil contina: hasta ganar!

Mustapha Benfodil

A menos de 48 horas despus de la fuerte movilizacin del domingo anterior durante la Jornada nacional estudiantil, la comunidad universitaria volvi a manifestarse ayer [20 de mayo] de forma masiva, marcando de forma brillante el 13 martes consecutivo de movilizacin contra el sistema.

Cronologa de la movilizacin

10:25h. La movilizacin se organiza a la altura del instituto Delacroix y el ambiente comienza a calentarse. Comienzan a gritarse las primeras consignas: Djazar horra dimocratia ! (Argelia libre y democrtica!), Makache intikhabate ya el issabate (No a las elecciones con la banda [el sector que controla el poder ahora. ndt]), H, viva l\'Algrie, yetnahaw ga3! (Que se vayan todos!), Dawla madania, machi askaria (Estado civil y no militar), Gad Salah dgage! (Gaid Salah [jefe del Estado mayor. ndt) dimisin!), Silmiya, silmiya! Matalibna charya (Pacfica, pacifica, nuestras reivindicaciones son legtimas)... Las banderas y las pancartas que se portan tambin dan el tono de la manifestacin: "Nuestros sueos no caben en vuestras urnas", "Eleccciones el 4 de julio: imposible", "Los objetivos de las elecciones del 4 de julio: esquivar las reivindicaciones populares, legitimar a la banda, acabar con la ambicin de las y los argelinos".

Una gran pancarta acusa al jefe del Estado mayor de la Armada Nacional Popular: "Gaid Salah, ests [en el poder] contra la voluntad del pueblo". En otras pancartas, se mezcla todo: "Las detenciones arbitrarias son la prueba irrefutable de que este sistema intenta reproducirse", "Las y los estudiantes rechazan las elecciones trampa", "Las ovejas a las urnas, sistema dimisin!", "No a las elecciones bajo el rgimen militar", "No queremos un rgimen militar", "Basta ya de maniobras. Callaos y prestar atencin al hirak [movimiento]", "Que el ejrcito no se meta en poltica"... Una estudiante enarbola un mensaje irnico: "4 de julio de 2019: da nacional del yo no voto. Su excelencia el Pueblo decide".

Las y los estudiantes eluden el cordn policial

La procesin humana tom la direccin de Correos [edificio emblemtico en el centro de la ciudad]. Un impresionante despliegue de fuerzas antidisturbios y de camiones azules [blindados de la polica] les disuade de seguir en esa direccin. El cortejo pasa al bulevar Khemisti antes de girar a la izquierda hacia la avenida Pasteur. Las masa gritan: "Liberad Argelia!", "Gaid Salag, dimisin!", Lebled bledna wendirou rayna (Este es nuestro pas y haremos lo que deseemos)... Algunos estudiante marchan blandiendo libros. Uno de ellos, Les Geles d\'Alger [Las crceles de Argelia] de Mohamed Benchicou. Un cordon policial se interpone entre el cortejo y el tnel de las facultades.

Qu ms da! Tras una pequea trifulca, la manifestacin se dirige hacia la a calle Doctor Saadane, a travs de la calle 19 de Mayo 1956. De forma admirable, logr una vez ms eludir los diques policiales adaptando su itinerario con ingeniosidad. Tan pronto como llega a la calle Saadane, la marea humana se dirige con paso firme hacia el Palacio gubernamental, gritando: Djazair Horra dimocratia. El cortejo pasa ante la sede de la Comisin Nacional Electoral que anteriormente era la sede de la Unin Nacional de la Juventud Argelina (UNJA), al frito de Makache intikhabate ya el issabate (No a las elecciones con la banda).

Sorprendidos por esta inesperada incursin, la polica descendi la gran escalera de la explanada del Palacio gubernamental para intentar bloquear a la improvisada marea. La manifestacin logr superar el primer cordn policial (a la altura de la sala Ibn Khaldoun) repitiendo Silmiya, silmiya! [Pacfica]. La entrada principal del imponente inmueble que alberga el eguipo de M- Bedoui, el primer ministro invisible, est a la vuelta de la esquina. Nuevo cordn policial... que termina por ceder antes los uh-uh-s y el aplauso de las y los manifestantes.

Lacrimgenos, desvanecimientos, arrestos

Las y los estudiantes continan presionando. La polica establece un cordn ms hermtico. La situacin se agra. Varios estudiantes se tumban en el suelo, a pesar de que el asfalto est caliente. Parten las consigmnas, los manifestantes gritan levantando los brazos al cielo: H\'naya tollab, machi irhab (Somos estudiantes, no terroristas). Pero en balde. Estallan enfrentamientos. Un estudiante muestra un cartel muy apropiado: Ghammitouna (Nos asfixiis). Continan gritando Djeich-chab, khawa-khawa, Gad Salah ma el khawana (El pueblo y el ejrcito son hermanos, pero Gaid Salah est con los traidores).

Ante el ensaamiento de la polica que se enfrenta violentamente con los estudiantes, la masa grita: Ya lil re, ya lil re, poulici wella haggar, Pouvoir assassin! El cordn de los antidisturbios es reforzado con una fila de camiones que impide cualquier acceso a la entrada principal del Palacio gubernamental. La polica vuelve a cargar... Carreras, gritos...

Los gases lacrimgenos hacen irrespirable el aire. Los cuerpos estn al lmite. Una estudiante pierde el conocimiento. El khell, El khell! Vinaigre! gritan quienes acuden a socorrer a sus camaradas asfixindose por los lacrimgenos. Los valientes socorristas voluntarios evacan a un estudiante. Un equipo de la Cruz Roja argelina alivia a la gente herida. Les rociamos con agua. Un joven se desploma ante nuestros ojos. Otro estudiante es salvajemente arrestado por una jaura de policaas ante la sala Ibn Khaldoun. Chicas que protestan enrgicamente: Librez les tudiants! Se nos informa de varios arrestos, que son difundidos en vivo a travs de Facebook, si bien la polica ha comenzado a apalear a quienes filman con su telfono.

"Esta eleccin es un timo"

Fateh, 21 aos, estudiante de derecho, no puede respirar bien a causa de los gases lacrimgenos que ha inhalado. "Se nos agrede y lincha. Es la hogra! [abominable postura de las autoridades argelinas]. Es la hogra de siempre;(la polica) no ha cambiado. Pero estamos aqu y continuaremos!" reitera. En relacin a las elecciones que Ahmed Gaid Salah defiende con uas y dientes, previene: "Estas elecciones son un timo. Van a plantear su candidato y tratar de imponerlo, pero pasar as!". Amine, de 18 aos, estudiante de segundo de medicina, muestra la misma determinacin: "Estas elecciones son una mascarada!", dice, "para nosotras, son unas elecciones amaadas. Unas elecciones organizadas por esa gente no lleva a ninguna parte. Es como si no hubiramos hecho nada. Vamos a continuar con la presin popular, la presin estudiantil, no vamos a parar! (...) Ni la represin ni el Ramadn van a desmotivarnos. Estamos a favor de una transicin democrtica que parta del pueblo, con nuevas caras. Y queremos que sea libre, no gestionada por esta mafia!"

11:40h. La manifestacin vuelve a ponerse en marcha tras permanecer 45 minutos ante la sede gubernamental. La marea desciende por la calle 19 de Mayo 1956. El cortejo pasa delante de la Facultad central y se dirige hacia la Grande-Poste.

La polica cierra el paso a la calle Asselah Hocine, al bulevar Zighoud Youcef y a la calle Larbi Ben M\'Hidi. Las y los estudiantes deciden tomar el bulevar Amirouche. Suben por la calle Mustapha Ferroukhi, giran hacia la plaza Audin, fuertemente custodiada por la polica, y continan de nuevo en direccin a la Grande-Poste.

Son las 13:30. Ms de tres horas de manifestacin bajo un calor mortfero, en pleno Ramadn, y continan hablando. Un estudiante lo expresa as: "En Canes o en Argel, moqueta roja o negra, el mensaje es el mismo: tetnahaw ga3 (Marchaos todos!). De verdad, l y sus camaradas merecen una moqueta roja hacia... El Mouradia [donde se encuentra la sede presidencial].

21-05-2019

https://www.elwatan.com/edition/actualite/jusquau-bout-22-05-2019

Traduccin: viento sur

'; $copyright = 'Licencia de Creative Commons BY - NC- ND Viento Sur '; $id_article = "14835"; $titre_article = translitteration(corriger_caracteres('Ruptura poltica o revolucin como proyecto')); // Reprise du code de urls/propres.php (pourquoi c'est pas une fonction de l'API de SPIP ?) // on va convertir tous les caracteres de ponctuation et espaces // a l'exception de l'underscore (_), car on veut le conserver dans l'url $titre_article = str_replace('_', chr(7), $titre_article); $titre_article = @preg_replace(',[[:punct:][:space:]]+,u', ' ', $titre_article); $titre_article = str_replace(chr(7), '_', $titre_article); // S'il reste trop de caracteres non latins, les gerer comme wikipedia // avec rawurlencode : if (preg_match_all(",[^a-zA-Z0-9 _]+,", $titre_article, $r, PREG_SET_ORDER)) { foreach ($r as $regs) { $titre_article = substr_replace($titre_article, rawurlencode($regs[0]), strpos($titre_article, $regs[0]), strlen($regs[0])); } } // S'il reste trop peu, on retombe sur article12 if (strlen($titre_article) == 0 ) { $titre_article = "article"; } // Sinon couper les mots et les relier par des tirets else { $mots = preg_split(",[^a-zA-Z0-9_%]+,", $titre_article); $titre_article = ''; foreach ($mots as $mot) { if (!strlen($mot)) continue; $titre_article2 = $titre_article.'-'.$mot; // Si on depasse _URLS_PROPRES_MAX caracteres, s'arreter // ne pas compter 3 caracteres pour %E9 mais un seul $long = preg_replace(',%.,', '', $titre_article2); if (strlen($long) > _URLS_PROPRES_MAX) { break; } $titre_article = $titre_article2; } $titre_article = substr($titre_article, 1); // On enregistre en utf-8 dans la base $titre_article = rawurldecode($titre_article); if (strlen($titre_article) == 0) $titre_article = "article"; } $files_pdf = $titre_article."_a".$id_article.".pdf"; $file_out = $path_pdf . $files_pdf ; if (file_exists($file_out)) { clearstatcache; $damo = date(YmdHi , strtotime("2019-05-29 15:40:39")) ; $dage = date(YmdHi , filemtime($file_out)) ; if ($damo > $dage) { unlink($file_out); } } if ($debug == 1 && file_exists($file_out)) { unlink($file_out); } if (!file_exists($file_out)) { define('FPDF_FONTPATH',_DIR_FPDF_LIB.'font'); include_spip(_DIR_FPDF_LIB.'fpdf'); include_spip('pdf/lib_pdf_global'); include_spip('pdf/lib_pdf_spip'); //-------------------------------- // Debut génération du PDF //-------------------------------- $pdf->debug=$debug; $pdf=new PDF_SPIP(); $pdf->SetCompression(false); $pdf->SetDisplayMode(fullpage, single ); // haut, gauche, bas, droite $pdf->SetAllMargins(12,15,12,10); $pdf->SetTitle($titre); $pdf->SetCreator($site); $pdf->SetCopyright($copyright); $pdf->SetSubject($rubrique); $pdf->SetKeywords($motsclef); $pdf->Build($file_out); } // Vous voulez afficher un pdf header("Content-type: application/pdf"); //Si on est en mutualisé avec masquages des vraies urls d'images if (stripos($GLOBALS['spip_pipeline']['affichage_final'],'mutualisation_url_img_courtes')){ $file_out = str_replace(_DIR_IMG,_DIR_RACINE . _NOM_PERMANENTS_ACCESSIBLES,$file_out); } if ($debug==1) { // Affiche le PDF directement dans l'onglet de Firefox // Ne fonctionne pas sous IE 6 SP2 : le pdf n'est pas reconnu (pris pour un fichier texte) header("location: ". url_de_base() . $file_out); } else { // Il sera nommé $files_pdf // ATTENTION : pour "filename", mettre un nom de fichier court (.) // sinon IE 6 SP2 ne reconnaîtra pas le type de fichier // Semble poser problème sous IE6 SP1 // Ah, Microsoft, je vous jure ! header('Content-Disposition: attachment; filename=' . $files_pdf); // Le source du PDF original.pdf readfile($file_out); } exit; ?> '
)
.../evaluer_page.php:51
FPDF error: Not a PNG file: IMG/png/argel-manif3.png