aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Argelia
Movilizaciones contra el fracking
13/03/2015 | Alain Jacques

[El “fracking” o fracturación hidráulica consiste en la perforación del subsuelo para obtener gas o petroleo de ciertas rocas. Para ello se deben abrir cientos de pozos en determinadas zonas e inyectar en los mismos muchísimos litros de agua acompañados de productos tóxicos, imprescindibles para poder extraerlo; en nuestro propio entorno existen agresivos proyectos para su utilización (https://www.google.es/search?q=fracking+españa&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei). Es importante conocer y aprender de otras experiencias de resistencia a esta nueva agresión anti-ecológica.

El sur de Argelia padece un programa impresionante de obtención de gas a partir del “fracking” realizado sobre los esquistos, que son un tipo de roca en la que, en particular, se forma el gas (gas de esquisto) que obtienen mediante el “fracking”. Empresas internacionales explotan el territorio para obtenerlo, pero se están encontrando con una creciente resistencia popular. Tras dos meses de concentraciones pacíficas en el sur de Argelia, a finales de febrero se produjeron duros enfrentamientos con las fuerzas del orden. La movilización /1 había conocido momentos muy potentes el 14 de enero con 15 000 personas en In Salah, 4 000 en Tamanrasset, 5 000 en Ouargla. El 24 de febrero tuvo lugar en la capital, Argel, una importante manifestación en la que miles de personas manifestaron su solidaridad con sus compatriotas del sur. Las empresas Sonatrach, Haliburton, de siniestra memoria, están implicadas en los sondeos preliminares y defienden a ultranza sus intereses, pasando por encima de la soberanía nacional. Nota de la Redacción].

El sábado 28 de febrero, el lanzamiento de un segundo pozo piloto por la compañía americana Halliburton, con Sanatrach, fue el detonador de violentos enfrentamientos en las proximidades del emplazamiento de gas situado a 10 km de In Salah. Un “clima de motín” dirá Abdelkader Bouafs, militante anti gas de esquisto. Las mujeres participan también en los enfrentamientos.

El martes 24 de febrero, con ocasión de la concentración ante el consulado de Argelia en París, hemos entrevistado a Zoheir, militante argelino contra la explotación del gas de esquisto.

¿Podrías darnos las razones del movimiento en Argelia y de esta concentración en París?

Hoy hay manifestaciones en toda Argelia para apoyar la lucha de la población de In Salah que se manifiestan, desde hace más de 62 días de forma cotidiana, contra la exploración y la explotación del gas de esquisto.

Ha habido concentraciones el mismo día en Europa: Londres, Ginebra, Hamburgo, Lyon y también en París convocada por la Coordinadora Nacional por las Libertades y la Transición Democrática (CNLTN)-Francia que reagrupa a los representantes de los partidos Jil Jadid, RCD, MSP y Aladala, así como el colectivo contra el gas de esquisto en Argelia, asociaciones como ACA (Acción por el Cambio en Argelia), Iniciativa Ibtikar y estudiantes argelinos de la Asociación de Estudiantes Norteafricanos y miembros de organizaciones francesas.

Por primera vez desde la independencia, todas las regiones del país se han unificado con las mismas consignas contra el gas de esquisto, contra este régimen ilegítimo. Los argelinos se han movilizado a pesar de la represión y de las detenciones, en particular en Argel, y la presencia de muy numerosas fuerzas del orden.

El 24 de febrero de 1971 fue el día de la nacionalización de los hidrocarburos por Bumedian. Esto afecta por tanto a la soberanía nacional. Las consignas de los y las manifestantes, “No queremos un neocolonialismo disfrazado”, expresan esto. La exploración y la explotación del gas de esquisto se hace sin consultar a la población. Como de costumbre, este régimen intenta hacer las cosas por la fuerza, prohibiendo toda expresión democrática, cuando esto compromete el presente y a las futuras generaciones.

En Francia, donde la exploración está actualmente detenida por razones medioambientales y de salud pública, la empresa Total es apoyada por las autoridades francesas para que haga sondeos en Argelia. ¿Es malo para los franceses, pero es bueno para los argelinos? La primera bomba nuclear francesa se probó en el sur, en Reggane. Entonces se nos dijo que no tendría consecuencias. Sin embargo, a día de hoy hay personas que sufren aún las secuelas de aquellas explosiones. ¡La población del sur ya hemos sufrido bastante!

¿Por qué el gobierno de Argelia, país que es importante productor de petróleo, se lanza con el tema del gas de esquisto?

Casi no hay industria, el nivel de las importaciones es muy elevado: bienes de consumo corrientes y productos acabados financiados por las exportaciones de hidrocarburos que aseguran el 98% de los recursos. Esto permite además asegurar la paz social. Sin embargo, los precios del petróleo han bajado mucho y el riesgo a medio plazo es no poder ser capaz de asegurar los ingresos. El gas de esquisto es, pues, el “nuevo Eldorado” que debía salvar los ingresos. El régimen no tiene estrategia de desarrollo a medio y largo plazo para salir de esta dependencia.

La energía solar sería un medio, pero tampoco se hacen las inversiones para garantizar el porvenir.

¿Y en lo que se refiere al agua?

El fracking tiene un impacto sobre la capa freática (acuífero a poca profundidad del subsuelo, Nota de la Redacción). Ahora bien, el agua es vital, en particular para el sur. Tocar la capa freática equivale a cortarse un brazo. Los riesgos son muy importantes. Además, son precisas enormes cantidades de agua, mezcladas con productos tóxicos, en una región que carece de agua. Los estudios de impacto no nos satisfacen pues no hay ninguna confianza en el Estado. Este asunto es de amplitud nacional y cristaliza la oposición de todas las organizaciones políticas y medioambientales, y en primer lugar de toda la población.

¿Puede ser esta una actividad creadora de empleos?

En Argelia, las empresas extranjeras vienen con su saber hacer, sus medios y su personal. Lo mismo ocurrirá con el gas de esquisto. Un ejemplo: la autopista Este-Oeste ha sido realizada por trabajadores chinos mientras los parados argelinos sentados al borde de la carretera les miraban trabajar. ¿Sirve Argelia para arreglar los problemas del paro chino?

¿Qué apoyo podemos aportar?

Hay que comprender que hay fuerzas que luchan por un cambio democrático. Es necesario mediatizar, informar sobre la lucha realizada contra el gas de esquisto en Argelia, que las poblaciones del sur sepan que son apoyadas en su lucha contra el gas de esquisto por organizaciones y asociaciones francesas.

Hebdo L’Anticapitaliste - 279 (04/03/2015)

http://npa2009.org/actualite/algerie-de-leau-dans-le-gaz-de-schiste-salah

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Notas

1/ Se pueden ver videos de las movilizaciones en

http://observers.france24.com/fr/content/20150116-gaz-schiste-in-salah-ahnet-fracture-pollution

http://www.france24.com/fr/20150306-video-in-salah-sud-algerie-colere-habitants-contre-gaz-schiste-extraction-environnement-ecologie/





Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons