aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Pakistán
Los taliban ¿antiimperialistas y anticolonialistas?
31/03/2014 | Mona Naseer

De creer a nuestros medios de comunicación, el temor que infundió inicialmente el grupo Tehreek-i-Taliban Pakistan (TTP- Movimiento Taliban de Pakistán) al
Estado paquistaní y su élite desde su primer atentado en 2007 contra los centros urbanos se ha evaporado. La narrativa cambió rápidamente de la rabia y la
indignación a la opción de calificar a los taliban de poder “antiimperialista” y reclamar la “descolonización”. Este discurso tiene que ver con la
naturaleza, las normas y las propensiones de la población tribal, que lo explica. Un ejemplo de ello es el Pastunwali, un código practicado en la zona
pastún que apoya la violencia basándose en su estatuto azad qabail que hace referencia al hecho de que la zona nunca ha estado bajo ocupación extranjera y
la gente es libre de seguir sus propias tradiciones y costumbres/1.


Uno de estos artículos se publicó el 2 de marzo pasado en The News on Sunday (TNS). Titulado “Pakhtun ethos for Ghamidi”/2,
sugiere que “los taliban también luchan, claramente, por la descolonización no solo con respecto a EE UU, sino también con respecto al Estado paquistaní,
al que consideran no islámico y por tanto condenable”. El autor continúa diciendo que los “taliban, en contraposición a Foucault, hasta cierto punto,
encajan bien con las ideas de Franz Fanon cuando este considera que la violencia es un instrumento necesario e inevitable en la lucha contra la
descolonización”. Examinemos por tanto los términos de “antiimperialismo” y “descolonización” a la luz del marco intelectual de TTP y de sus objetivos.
¿Qué clase de programa antiimperialista y de descolonización están tratando de llevar a cabo?


El antiimperialismo puede definirse grosso modo como un movimiento en que todos los esfuerzos están encaminados a destruir el imperialismo como
sistema en el que el opresor somete a la población indígena, sus recursos, su mano de obra y su capital y emplea instrumentos de dominación como armas y un
ejército bien pertrechado para garantizar que la población siga oprimida y obediente. La descolonización fue un movimiento basado en llamamientos y
demandas de independencia por parte de las colonias con respecto a las potencias imperialistas.


El TTP se constituyó claramente en 2007 en respuesta a la ocupación por parte de EE UU de Afganistán y a la intervención del ejército paquistaní contra los
Taliban en las Zonas Tribales de Administración Federal (FATA). Las FATA, con su estatuto especial que garantiza el aislamiento político, social y
económico, representaban el perfecto santuario para los taliban que, junto con los restos de las organizaciones yihadistas paquistaníes presentes en la
región, huyeron de Afganistán tras la ocupación estadounidense. Desde el principio, el plan de los taliban pakistaníes, si es que tenían uno, consistió en
prestar apoyo a los talibanes afganos contra las fuerzas de la OTAN, en impulsar la yihad contra la “ocupación” por el ejército paquistaní, en reclamar la
salida del ejército paquistaní de las zonas tribales, la supresión de todos los puestos de control militares en las FATA y finalmente la implantación de la sharía no solo en las FATA, sino en todo Pakistán.


Con su estricta versión Deobandi /3 del islam y un programa de “descolonización” que les atribuyen algunos de nuestros comentaristas
intelectuales de derechas, el propio TTP reconoce la presencia e influencia de fondos y combatientes árabes y nutriéndose ideológicamente del islam que
práctica una monarquía como la saudí.


En estos momentos, en el debate del TTP sobre la sharía nadie discute las referencias culturales. Su reivindicación de la sharía no
muestra ninguna consideración con las minorías religiosas, sectas o clases sociales y lo que esto podría implicar en su versión de la sharía. A la
luz de sus acciones, parece que la única filosofía en que creen es la de la violencia y el combate. Es posible que esto se deba a que están siendo
instruidos por los combatientes yihadistas de 1979 y ninguno de los líderes actuales tiene alguna educación o formación islámica sustancial. Esto salta a
la vista con los asesinatos de shiíes en el valle de Kurram, el atentado contra cristianos en la iglesia de Peshawar y en su reciente declaración sobre las
comunidades kailash e ismailíes en Chitral y el resto de Pakistán. ¿En qué contribuyen los ataques a minorías religiosas al logro de los objetivos
“antiimperialistas” o “anticoloniales”?


Otro requisito que no cumple el TTP para considerarse un movimiento nacional que lucha por la descolonización es el apoyo crucial de la población de la
zona. Según algunas estimaciones, desde 2009 son más de 2,3 millones de personas las que se han visto forzadas a huir de sus hogares en las regiones
ocupadas o dominadas por los taliban. Se trata principalmente de habitantes de Bajaur, Mohmand, Waziristán del Sur, Jáiber y el valle de Kurram en las FATA
y del valle de Swat. Aunque muchos desplazados internos de Swat y zonas arrebatadas a los taliban han vuelto a sus hogares todavía hay un número
significativo de desplazados. Un desplazado interno se expresó con estas palabras ante las cámaras de televisión de Al Yazira: “ Hemos huido de casa por culpa de ellos [los taliban]; ni hablar de hacernos volver allí”. Ha de ser una versión muy extraña de “anticolonialismo”
cuando la población “liberada” prefiere huir de las zonas descolonizadas. Curiosamente, el impulsor de la teoría de los taliban como fuerza
anticolonialista trabaja en la Universidad de Cambridge/4.


La retirada de las tropas de EE UU de Afganistán en diciembre de 2014 no verá el final de la política “antiimperialista” del TTP porque se convertirá en un
asunto exclusivamente afgano en los próximos meses. Si la oposición a la presencia del ejército paquistaní en la zona tribal es uno de sus objetivos y si
en este contexto la gente atribuye su ascenso a su carácter de fuerza “anticolonial”, entonces habrá que contrastarlo de alguna manera con los hechos en
este sentido. Las zonas tribales siempre han estado bajo control efectivo del gobierno a través de las fuerzas de la Guardia de Fronteras que opera en esas
zonas desde 1907 con más de 21 fuertes bajo su control. El detalle interesante que la mayoría de nosotros optamos por pasar por alto es que esta guardia
fronteriza, que asegura la integridad territorial del Estado paquistaní, está formada por personal de la franja tribal y pastún.


Es más, el TTP no ha reivindicado la abolición de este sistema establecido al amparo del Frontier Crime Regulation (FCR, Reglamento de Delitos Fronterizos)
de 1901, un brutal instrumento de la histórica potencia imperialista británica/5. Tal vez deseen que el FCR y la opresión que ejerce se
mantengan porque responden a sus necesidades y para obtener el necesario apoyo de la derecha, sin hablar de la pobreza, las privaciones de la población en
las FATA y otras cuestiones no resueltas desde 1947. Su filosofía parece provenir de la época esclavista, con reclutamiento forzoso en las zonas tribales,
violencia y salvajismo. De hecho, ellos son los colonizadores que han hecho estragos con el sistema imperante en las zonas tribales al atacar a las jirgas,
a poblaciones locales, degollándolos, ocupando sus tierras, arrasando los locales de Aman Lashkar (milicia anti Talibán) y convirtiéndolos en rehenes en
medio de una situación que no aprueba la mayoría.


Por mucho que el profesor de Cambridge cite a Frantz Fanon o que otros justifiquen la violencia del TTP por tener un supuesto efecto terapéutico para los
colonizados, el caso es que su violencia gratuita ha aterrorizado a la gente que ellos pretenden representar y ha hecho que odie a esos llamados
“antiimperialistas”. Yo más bien situaría al TTP en la categoría de los colonizadores citando a Aimé Césaire: “Sociedades privadas de su esencia, culturas
pisoteadas, instituciones socavadas (sistema jirga), tierras confiscadas, religiones aplastadas (defienden una ideología violenta en nombre del islam),
magníficas obras artísticas destruidas (y artistas asesinados o desterrados), extraordinarias posibilidades desaprovechadas (destrucción de escuelas y
prohibición de la educación para las niñas)”.

20/03/2014


http://viewpointonline.net/2014/03/vp193/taliban-as-anti-imperialists-and-anti-colonialists

Traducción: VIENTO SUR

Notas:

/1
Pastunwali es el Código de Honor utilizado entre la población pastún que estipula entre otros aspectos la hospitalidad, la generosidad para perdonar, la
venganza obligatoria ante los ultrajes o la protección a los perseguidos. Su uso significa, en la práctica, que las leyes paquistaníes no se cumplen en la
provincia de Khyber- Pakhtunkhwa y en las áreas adyacentes denominadas FATA (Zonas Tribales de Administración Federal) también pobladas por pastunes.

/2
Hace referencia a Javed Ahmad Ghamidi, intelectual paquistaní especialista en jurisprudencia islámica que ocupó cargos oficiales en los que mantuvo
posiciones reformistas enfrentadas a las interpretaciones tradicionalistas.

/3
Corriente tradicionalista de pensamiento islámico que mantiene posiciones muy dogmáticas y fundamentalistas con respecto a la interpretación de los textos
sagrados.

/4
Se refiere a Tahir Kamran, de la Universidad de Cambridge, autor del artículo al hace referencia el presente texto.

/5
Frontier Crime Regulation (FCR) es el código que impusieron los británicos para mantener el control de la zona. No reconoce apenas derechos políticos a la
población que es tratada de forma legalmente distinta con respecto al resto de Pakistán





Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons