aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Siria
La caída de Damasco “es una cuestión de semanas, o de días”
23/07/2012 | Caroline Donati (Mediapart)

“¡Esta vez están acabados!”. Miembro del movimiento revolucionario, este activista no es del tipo de entusiasmarse o de ceder al triunfalismo fácilmente. Pero desde este miércoles 18 de julio, está convencido de que la cuenta atrás del final de Bachar al-Assad ha ciertamente comenzado. Una convicción que comparte con sus hermanos de combate del interior, combatientes del ejército libre pero sobre todo de los Chababs, los jóvenes revolucionarios con los que está en contacto permanente desde el comienzo del levantamiento.

Están determinados a acabar, estamos en la línea final, nada parece detenerles, es una cuestión de semanas, o de días”, confirma otro activista de una importante red mediática de la revolución, que mostraba, sin embargo, hace algunos días, una prudencia muy diferente.

Un cerrojo ha saltado en el espacio de 48 horas, Los eslóganes que han acogido la llegada del ramadán dan fe de este fervor popular: en Homs, los manifestantes llamaban el jueves a “seguir todos los días del mes de ramadán la serie televisada sobre la caída del régimen”. “Bienvenida al ramadán, Bachar, lárgate” podía leerse en otras partes.

El régimen vive sus últimos días”, afirmaba por su parte Abdel Basset Sida, el dirigente del Consejo Nacional Sirio.

No es tanto el ramadán, dedicado a la victoria final, lo que galvaniza a los revolucionarios como los avances concretos de estos últimos días. Y en particular, el anuncio, este miércoles, de la muerte de cuatro altos dignatarios del régimen, entre los cuales estaba el cuñado del presidente Assad, Assef Chaukat, adjunto al ministerio de defensa, y el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional, Hicham Ikhtiar.

Aún si las condiciones de la muerte de esos responsables de la célula de crisis permanecen aún oscuras -pesan dudas sobre la realidad del atentado en el que habrían encontrado la muerte-, el reconocimiento por el poder de la pérdida de sus hombres y los rumores que esto suscita han hecho el efecto de una bomba, desestabilizando las tropas del ejército regular y galvanizando a los resistentes.

Tanto más cuanto que coincide con un ascenso de la resistencia armada que multiplica las operaciones contra la fortaleza de seguridad del régimen hasta en Damasco. Una estrategia de acoso que da sus frutos: según nuestras informaciones, el poder ha modificado el dispositivo de seguridad en la capital, reforzando la guardia alrededor de los edificios sensibles. Los altos responsables han abandonado esos lugares que podrían ser objetivos fáciles y, en el centro, los soldados del ejército regular están en permanente vigilia, temiendo ataques... “A falta de elementos y de armas suficientes, la resistencia prepara operaciones contra los jefes de los servicios de información, pilar del régimen, a fin de permitir a las tropas que deserten”, explica un opositor originario de Damasco.

La apertura de las “puertas”

Los avances, solo de la jornada del jueves, son espectaculares.

Al norte del país, los combatientes del ejército libre han tomado el control de Bab al-Hawa, principal puesto fronterizo con Turquía, abriendo así la vía de acceso del norte; al final del día, era toda la frontera con Irak la que era “liberada”; por la noche, los combates en Zabadani, cercana al puesto fronterizo con Líbano, muestran la determinación de los militares libres de proseguir sus avances. Las fuerzas lealistas han respondido a todo ello con un diluvio de fuego a la altura de la importancia estratégica de esta posición situada en el espacio de defensa de la capital.

Los combatientes han progresado también en el interior del territorio: toda la provincia de Alepo estaría bajo su control, de A´zaaz a Bab al-Mohandess.

Una a una, las “puertas” caen: la de Bab al-Hawa en el norte, luego la de Bab al-Salamé en Azaaz. Este sábado también, la región kurda de Afrin, en el norte de Alepo, ha caído sin ofrecer resistencia. Los combates no prosiguen más que desde posiciones alejadas, desde donde el ejército lealista bombardea las zonas tomadas por los rebeldes.

Estos progresos se hacen a favor de las deserciones que se han hecho masivas: según un opositor cercano al mando militar de Damasco y su región, 2.000 soldados del ejército regular habrían abandonado su puesto tras los ataques de los rebeldes, entre el miércoles 18 de julio y el jueves, en el norte del país, en la provincia de Alepo y en varias regiones alrededor de Damasco.

Del norte hacia el centro, el mismo escenario se repite y se acelera desde este miércoles: las fuerzas lealistas abandonan los puestos de control y sus armas, dando la impresión de una desbandada. “El anuncio de la muerte de Assef Chaukat y de los demás responsables ha tenido por efecto desestabilizar sus tropas”, asegura el activista.

Los rebeldes podrían extender su control a la región de Hama en el centro y Dera´a en el sur. “No es más que una cuestión de días”, dice. Los combates han comenzado, en efecto, para tomar el control del puesto fronterizo con Jordania, que estaría en curso de ser liberado.

Según nuestras informaciones, el movimiento ha tocado incluso a Homs: el miércoles, el puesto de control del barrio de Dar al-Ba´albeh, el más importante de la ciudad, ha sido desmantelado. En punta del combate, los militares libres, apoyados por los jóvenes. “El puesto de control de Dar al-Ba´albeh ha sido tomado al asalto por un grupo de 500 elementos, de Homs pero también de Hama. Tras haber lanzado salvas de obús, las fuerzas del ejército regular no han podido resistir y han huido”, cuenta el activista. Según otras fuentes, son cerca de cien elementos lealistas los que se habrían retirado de la ciudad de Homs.

Pero la “capital de la revolución” no es ya el objetivo central del combate.

Combates en Alepo

Se trata en adelante de avanzar hacia Damasco, sede del poder, y Alepo, la capital económica. Según Ahmed Ramadan, miembro del CNS, deberían estarse realizando operaciones en ese sentido, confirmando la nueva orientación estratégica de la resistencia armada. “El ejército libre ha comprendido que no es defendiendo Homs como podrá hacer caer el régimen, sino con la caída de una de las dos capitales”, explica Ali, el responsable de la red mediática SLN (Siria en Directo) en contacto con los responsables del ejército libre.

Así, por primera vez desde el comienzo del levantamiento, se han desarrollado combates este viernes en el barrio Salah Eddin, en la parte sur de la ciudad de Alepo, oponiendo fuerzas lealistas a los resistentes. Estos últimos habrían tomado el control.

En las barriadas y periferia de Damasco, hasta en los barrios limítrofes del centro de la ciudad, como en Midan o también Kfar Sussé, los combates son muy duros desde el domingo. Los resistentes multiplican en ellos las operaciones contra los centros de control y seguridad. La estrategia es siempre la misma: dar golpes al aparato de seguridad con los pocos medios de que se dispone.

El miércoles, en Irbin, en la parte este del Gran Damasco, una comisaría de policía ha sido atacada; también en el este, en la barriada cercana a Duma (a 23 km del centro), los blindados del ejército regular, que habían bombardeado, hace diez días, esta posición importante de los militares libres de cara a la batalla de Damasco, se habrían retirado.

Es también este escenario el que se ha producido en el barrio de Midan, en la jornada del miércoles: el anuncio de la muerte de los dignatarios del régimen ha provocado deserciones en serie, permitiendo a los rebeldes controlar este barrio que ya han conquistado. Como en Homs, las unidades de élite han respondido desplegando artillería pesada y helicópteros y con el apoyo de sus milicias. El recurso a sus armas, por primera vez en la capital, y el balance de las víctimas -más de 400 muertos desde el miércoles 18 de julio- indican una pérdida de terreno del régimen. Cierto, el ejército sirio libre ha operado un repliegue táctico de Midan. Pero, ¿por cuánto tiempo?

Las aglomeraciones vecinas, las barriadas y los barrios periféricos que rodean la ciudad son feudos del Ejército Sirio Libre; cerca de 15.000 combatientes se mueven en Damasco -la municipalidad y su región (Rif Dimachq)-. “Los combatientes son muy operativos y tienen una fuerte capacidad de compromiso, confirma el opositor Imad Eddin Rachid, relacionado con el mando militar de Damasco y su región. Les faltan sin embargo los efectivos y las armas que les permitirían atacar a los 26 centros de seguridad de la capital, en particular en el centro”.

Los combatientes tienen a su favor sin embargo su determinación y la seguridad de la victoria. Han dado un nuevo ejemplo de ello este jueves en Tell, uno de los bastiones del levantamiento, al norte de la capital, apoderándose del edificio de la seguridad política. Hecho notable: como en Homs, esta toma de guerra es sobre todo debida a los jóvenes y a la población que se mezclan con los hombres del ejército libre.

El apoyo de los palestinos

En la misma jornada, los combatientes de Tell han podido destruir un helicóptero y tres blindados. “Los ataques han sido realizados por cuatro grupos diferentes y cuando el ejército bombardeaba Tell”, cuenta un activista originario de esta ciudad estratégica. Tell está situada tras la región del Monte Qassiun desde donde el ejército de Assad bombardea las zonas de la capital controladas por los rebeldes.

Los principales ejes de carreteras, que vertebran la entrada en la capital y su corazón, son objeto de duros combates como si los rebeldes intentaran cercar al poder controlando las entradas de la ciudad y los centros y posiciones militares que se encuentran en ella.

No tienen los medios para avanzar por la carretera de Damasco a Beirut, donde están concentrados los campos y los cuarteles militares, defendidos por las unidades de élite del régimen, en particular la 3ª brigada. En cambio, progresan por el eje sur: este viernes por la tarde, la autovía sur que une Damasco a Dera´a ha sido cortada por los rebeldes. Por la noche del jueves, los comités de coordinación afirmaban que los combatientes habían cortado la carretera de Kesweh, ciudad importante de acuartelamiento que controla la carretera de Dera´a; a la vez que combatían luego en otro eje estratégico de la capital, al-Bawabé, antigua carretera de Dera´a situada entre Nahr al-Ishé y el campo de Yarmuk. La carretera periférica del sur de la aglomeración damascena que lleva al cruce con la carretera del aeropuerto habría sido también conquistada, una información no confirmada por una fuente independiente.

En esta batalla por Damasco, el campo palestino de Al-Yamuk juega un papel central, en términos de apoyo y de ayuda a la población. “Muy organizados y bien preparados, los palestinos han abierto las escuelas de la UNRWA (Oficina de apoyo y trabajo de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Próximo Oriente -ndlr) a los habitantes de los barrios limítrofes, explica Khadija Fadel, especialista de los refugiados palestinos en Siria y en particular del campo al-Yarmuk. Han aportado, más allá de esta ayuda, un apoyo moral importante de cara al lugar de la causa palestina en la sociedad siria”.

Huyendo de los bombardeos, los habitantes son dirigidos hacia aglomeraciones más al abrigo, cuando no tienen los medios para abandonar el país. En el espacio de 48 horas, cerca de 30.000 sirios se han refugiado en el Líbano vecino, según el alto comisariado para los refugiados.

Si los civiles huyen, los resistentes permanecen y prosiguen su infiltración en territorios clave. Han encontrado otro punto de apoyo esencial en la zona norte de la capital: los hombres del ejército libre han entrado este viernes en el barrio norte de Rukneddin, teatro la víspera de una manifestación espectauclar (http://www.youtube.com/watch?v=bRbFDJfzIiE&feature=player_embedded).

Combatientes de refuerzo en la capital

Dominando el centro de la ciudad, zona de vivienda densa, constituido por un dédalo de callejas, imposible para los blindados del régimen. Da sobre todo acceso a los barrios de Juhajiriin y de Rauda donde se encuentra la oficina del presidente. Tanto como decir una posición estratégica para alcanzar el corazón de la ciudad y del poder. El miedo que se ha apoderado de sus habitantes testimonia el punto alcanzado en esta batalla y el temible cara a cara que se prepara.

Los combatientes tienen en efecto por adversario el núcleo duro del régimen: los jefes de los servicios de seguridad, las unidades de élite (la Guardia Republicana y las brigadas ultraequipadas) y las milicias lealistas. “Como una milicia que combate, este núcleo duro puede combatir durante mucho tiempo hasta que se produzcan verdaderas fracturas”, estima un observador occidental.

¿Están apareciendo las primeras fisuras?

Según una fuente cercana al aparato de seguridad, “los secuestros han sembrado el miedo en las filas de los jefes de los servicios de información, hasta a llevar a algunos de ellos a poner al abrigo a sus familias”. El jefe de la seguridad militar de Alepo ha desertado y se ha ido este sábado a Turquía. “En cambio, la determinación de la Guardia Presidencial, el verdadero ejército de Bachar al-Assad, formada para defender Damasco, permanece intacta”, prosigue la misma fuente.

Los recursos militares de estos ultras, cuyos efectivos están estimados entre 50.000 y 70.000 elementos, son considerables. En el caso libio, las unidades de élite fueron deshechas por los bombardeos de la OTAN. “Los sirios no disponen de este apoyo exterior para acabar con esas unidades combatientes, estima Thomas Pierret, investigador de la Universidad de Edimburgo. Pero a diferencia de las unidades de élite, los chabiha (milicias del régimen ndt) no tienen ni cultura militar ni blindados sofisticados, podrían pues deponer deponer las armas más fácilmente en Damasco”.

Sobre todo si la comunidad alauita, de la que han salido mayoritariamente sus miembros, estima que la batalla de Damasco está perdida. Una percepción que debería reforzarse a medida que los bombardeos se intensifiquen sobre la capital y lleguen a su centro.

Todo dependerá también de la capacidad de los resistentes para asestar nuevos golpes al ejército de Assad y en particular a las brigadas sobreequipadas, como las brigadas primera y tercera. Sus elementos sunitas podrían sumarse a las filas del ejército libre con sus blindados modernizados de los que carece el ejército libre. Es el objetivo de los combatientes que han llegado como refuerzo a la capital.

Según nuestras informaciones, elementos de la brigada Faruk, una de las principales unidades combatientes de Homs, así como los aguerridos combatientes de Rastan, han llegado a Damasco. Se les han sumado sus hermanos de armas de Idlib y de Dera´a en el sur. Podrían ser pronto seguidos por los jóvenes revolucionarios determinados a tomar al asalto la capital.

22/07/2012

http://www.mediapart.fr/journal/international/220712/la-chute-de-damas-est-une-question-de-semaines-voire-de-jours

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR





Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons