aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Bolivia
Una ola de huelgas desafía al gobierno de Evo Morales
22/04/2012 | Correspondencia de Prensa

Más de 4.000 los trabajadores en huelga de hambre. Son en su mayoría del gremio de la sanidad que protestan contra un aumento de los horarios de trabajo. Pero también hay otros numerosos conflictos en demanda de mejoras de salarios entre otras reivindicaciones. La Central Obrera Boliviana (COB) llamó a un paro nacional de 48 horas.

Más de 4.000 trabajadores de la salud están hoy en huelga de hambre en Bolivia por un conflicto de horarios con el gobierno que autorizó contratar nuevo personal para reabrir los hospitales públicos en paro desde hace 20 días. Es el emergente de una oleada de paros y huelgas que cuestionan el discurso de retórica socialista del presidente Evo Morales pero que no ha podido resolver las contradicciones sociales.

Más de 36.000 trabajadores de la salud mantienen su rechazo a que se les aumenten de 6 a 8 horas su jornada laboral, y muchos de los que respaldan el ayuno voluntario, insólito por lo masivo, amenazan con dejar de ingerir también líquidos. El gobierno, por su parte, declaró emergencia sanitaria lo que habilita la contratación de nuevo personal y en varias regiones del país comenzó el despido de los huelguistas, 600 hasta el viernes según denuncias del colegio médico.

Luis Larrea, presidente del colegio médico de La Paz, denunció que "el gobierno está jugando sucio" pues está despidiendo y contratando médicos de nacionalidad cubana, pese a que están en curso las negociaciones. Estudiantes de Medicina de la universidad de El Alto, ciudad vecina a La Paz y bastión político del presidente Evo Morales, quemaron en la víspera una bandera de Cuba y advirtieron que "no permitirán" que médicos cubanos sustituyan a los bolivianos.

Los sindicatos de la salud están en huelga desde el 28 de marzo en rechazo a un decreto que sube de 6 a 8 horas su jornada laboral y en demanda de ser incorporados a la ley general del trabajo pues no tienen beneficios sociales. Según los médicos, el problema no se resuelve con más horas de trabajo pues faltan hospitales, equipos, instrumental y medicamentos y personal para atenderlos. En algunos centros de salud pública, los pacientes compran insumos desechables.

Subirles de 6 a 8 horas la carga laboral a los médicos haría que dejen de cumplir la tarea de docentes pues la ley dice que todo profesional que trabaja a tiempo completo no puede recibir otra remuneración de otra entidad pública. La Central Obrera Boliviana apoya la huelga y emplazó al gobierno a resolverla el lunes, cuando vence también el plazo que le dio para que responda a su pliego de demandas salariales, tras rechazar la última oferta oficial.

La organización sindical convocó a un paro de 48 horas para la semana próxima si sigue el conflicto con la salud y no se eleva de 815 a 8.125 (115 a 1.250 dólares) el salario mínimo nacional, que el gobierno ofreció subir a 925 bolivianos diez veces menos de lo que se necesita para pagar los gastos mínimos familiares. Para la semana próxima está en pie, también, una amenaza de paro del transporte urbano, cuyos chóferes rechazan una ley de reordenamiento del tránsito que dictó el alcalde de La Paz.

Información de agencias difundida por Correspondencia de Prensa germain5@chasque.net





Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons