aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Pakistán
El fundamentalismo y la cultura pashtún
13/06/2011 | Zar Ali Khan

Fue en la década de 1980 cuando las fuerzas islámicas fundamentalistas de Pakistán, con el firme apoyo del mundo exterior, incluida Arabia Saudí y el mundo árabe, lanzó la llamada yihad (guerra santa) contra las tropas de la antigua Unión Soviética que habían invadido Afganistán. Los mulás (clérigos) de Afganistán estaban divididos en siete grupos diferentes por obra del ISI /1. Era la época del antiguo dictador, el general Zia ul Haq, general del ejército pakistaní y favorable a la yihad, que buscaba apoyos en el mundo exterior para afianzar su régimen ilegal. Tuvo suerte y cuando poco después estalló la guerra afgana el mundo también necesitaba su apoyo.

La comunidad internacional miró para otro lado y dejó que ese hombre siguiera gobernando de forma dictatorial. El dictador Zia no escatimó medios para reprimir al pueblo laico, progresista y democrático de Pakistán. Bajo su régimen, los islamistas tuvieron las manos libres para recibir dinero de Arabia Saudí y otros países musulmanes y se pusieron a construir mezquitas y seminarios religiosos en todos los rincones del país. Se centraron especialmente en las regiones pashtunes y la franja tribal, donde se construyeron miríadas de mezquitas y madrazas. Animaban a los estudiantes a apuntarse a las madrazas, donde les adoctrinaban sobre la guerra santa.

En la provincia de Punjab también se construyeron madrazas. La parte meridional de Punjab era el lugar ideal para establecerse en Pakistán, pues desde allí les era más fácil reclutar a gente para la guerra en Afganistán. Cuando echaron a las fuerzas de la antigua URSS de Afganistán, en 1989, el ISI pakistaní ordenó a muchas organizaciones de la yihad pakistaníes que fueran a Cachemira y lucharan allí contra las fuerzas indias. Mureedki, en Lahore, la capital de la provincia de Punjab, era el centro de Lashkar Tayyaba /2, una organización terrorista que luchaba en India y ahora lo hace en Afganistán contra las fuerzas aliadas y afganas. Esta organización cuenta con el pleno apoyo de los servicios de inteligencia pakistaníes y es utilizada para realizar actividades subversivas en India.

Existen además organizaciones como Tableeghi Jamiat (predicadores) /3, que también tienen su sede central en Lahore y se dedican sobre todo a los pashtunes. En su sede trabajan 17 generales y oficiales retirados del ISI pakistaní y animan a la gente a prepararse para predicar en Pakistán y en todo el mundo. Según determinadas fuentes, más de seis millones de pashtunes están relacionados con estos predicadores. Del mismo modo, en sus filas también militan muchos punyabíes. Aparentemente, estas personas son pacíficas y no creen en la lucha armada. Sin embargo, su continua predicación los convierte en fundamentalistas y empiezan a hablar de la yihad en sus grupos de discusión. Hay otras organizaciones que reclutan gente para llevar a cabo sus nefastos propósitos.

Los miembros de Tableeghi Jamiat se oponen a la cultura pashtún y se dedican en cuerpo y alma a luchar contra ella. Promueven la arabización en nombre de la religión islámica. No les gustan los nombres pashtunes y ponen nombres árabes a sus seres queridos. Estos elementos religiosos han penetrado en todos los hogares pashtunes al amparo de una conspiración del régimen pakistaní y del servicio secreto ISI. Esta gente también está en contra de la música y acusan a los músicos de ser infieles y enemigos de Dios.

Cuando en 2002 el MMA /4 —una alianza de organizaciones religiosas pakistaníes— ganó las elecciones en la provincia de Jyber Pajtunjwa y formaron gobierno, anunciaron la proscripción de toda actividad cultural y cerraron todos los centros culturales. En Peshawar se cerró el famoso centro cultural Dabgari y se dijo a los artistas que o bien cambiaban de profesión, o bien tenían que irse al extranjero. La profesión de artista fue declarada impía y antiislámica. Muchas personas laicas y progresistas pusieron el grito en el cielo, pero fue en vano.

El autor de estas líneas estuvo entre quienes alzaron la voz contra las atrocidades de los religiosos. La cultura desempeña un papel importante en el fomento de la paz. Nuestra región necesita la paz y los artistas pueden contribuir a promoverla, pero en esta región los artistas están desanimados. Los acosan y sus familias les presionan para que dejen la profesión. Muchos artistas de lengua pashto se vieron obligados a abandonar el país o afiliarse a Tableegh. Mangal Bagh, un jefe terrorista, ha hecho detener a muchos cantantes de lengua pashto y los ha enviado a seminarios islámicos. Quienes no obedecen sus órdenes son perseguidos y castigados. Muchas mujeres cantantes han sido detenidas y asesinadas por sus propios parientes y terroristas islámicos.

En 2009, un famoso cantante de lengua swat fue asesinado por los talibán. De modo similar, en Peshawar acabaron con la vida de Aiman Odas. En Pajtunjwa y las zonas tribales ya casi no quedan artistas. Por otro lado, la vida de los artistas también se ha hecho muy dura. La falta de ingresos les ha obligado a dejar la profesión. La única manera de promover la paz pasa por la promoción de la cultura y de los artistas. Zia, el antiguo dictador, fue el primero en combatir la paz y sembró la semilla de la enemistad entre la gente. Sus discípulos en Tableeghi Jamiat y todas las organizaciones religiosas se dedican a degradar los valores culturales. Esta es la razón por la que se producen disturbios en nuestra región y las organizaciones yihadistas se centran en impedir las actividades culturales y en promover la arabización, que va en contra de la paz y la prosperidad en las zonas pashtunes.

3/6/2011

Traducción: VIENTO SUR

---------------------------------------------------------------------------------------
/1.- ISI: siglas del Inter-Services Intelligence el mayor y más poderoso servicio de inteligencia de Pakistán. Era el encargado de centralizar y repartir las ayudas por lo que los islamistas afganos quedaban en manos de los servicios pakistaníes que fueron quienes instrumentalizaron la lucha contra los soviéticos para alcanzar sus propios objetivos.
/2.- Lashkar Tayyaba: Ejército del Islam o Ejército de los Puros. Se trata de una organización armada fundamentalista que funcionó en sus comienzos como el brazo armado de de la organización Jamiat al Dawa (Sociedad para la llamada). Intervino en la guerra de Afganistán contra los soviéticos, posteriormente se implicaron en el conflicto de Cachemira, alentados por el ISI. Promueve un islamismo vinculado al wahabismo de Arabia Saudí, caracterizado por su apego a la tradición de los primeros tiempos del profeta. Precisamente por ello se ha caracterizado por su violento activismo en contra de la comunidad chiita. La India les acusa de estar implicados en los atentados de Bombay en el 2006 contra las líneas ferroviarias que causaron cientos de muertos.
/3.- Tableeghi Jamiat: literalmente Sociedad para la Predicación. Se trata de un grupo no violento de activistas islámicos que organizan grupos para predicar el mensaje del Islam entre los miembros de la comunidad. Pretenden acomodar la vida cotidiana de los creyentes a los mandatos de la fe. Se organizan en círculos reducidos, cerrados, porque entienden que el contacto con otras culturas corrompe la práctica estricta de los mandatos religiosos. Aunque se trata de un grupo no violento se considera que los Tablighi son el caldo de cultivo de donde surgen posteriormente los activistas más violentos implicados en la yihad. Funcionan con una estructura muy poco jerarquizada. Celebran un encuentro anual que reúne a millones de devotos musulmanes procedentes de todo el mundo.
/4.- MMA: se trata de una alianza electoral formada por seis partidos islamistas que agrupa a todas las corrientes. En su seno conviven de mala manera los activistas deobandis del Jamiat Ulema Islam, que preconizan la recta interpretación de la tradición, muy vinculados al modelo Talibán; está también el Jamiat Ulema Pakistán relacionado con la tradición barelvi, una corriente fundamentalista que en lugar de ceñirse a la tradición, introduce aspectos relacionados con la cultura sufí, hecho desdeñado por los deobandis. El Jamiat Islami o Sociedad Islámica es otro componente esencial de la coalición. Aunque su origen es específico de la India británica, tiene múltiples similitudes con los planteamientos que hacían en Egipto los Hermanos Musulmanes de Hasan al Banna en la misma época.
La coalición MNA gobierna la Provincia Fronteriza del Noroeste (NWFP), ahora rebautizada como Jyber Pajtunjwa. Allí, tras desplazar del poder al partido secular Awami, inició un rápido proceso de islamización que cubre múltiples campos de la vida social y política. Se trata de un hecho fundamental que ha convertido a la región en la base estratégica a partir de la cual opera la corriente Taliban tanto en Afganistán como en Pakistán. La presencia norteamericana en territorio afgano y la lucha contra la presencia india en Cachemira son los elementos que mantienen unida a esta alianza que en condiciones normales podría estallar en múltiples tendencias enfrentadas por las diversas interpretaciones que hacen del Islam. También juegan un papel importante en Baluchistán, la otra provincia fronteriza con Afganistán, con importante presencia pashtún.










Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons