aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Revueltas árabes
Hirak: en los orígenes de una palabra
23/11/2019 | Akram Belkaid

Desde hace algunos meses los movimientos que se afirman en el mundo árabe han sido llamados hirak. Un neologismo que prueba que la lengua árabe, como el mundo del mismo nombre, vive, se manifiesta, se transforma.

Desde el 22 de febrero de 2019, las y los argelinos se manifiestan al menos dos veces a la semana en la calle, el martes estudiantes y el viernes el conjunto de la población. Nacido de una oposición casi unánime a un quinto mandato del expresidente Abdelaziz Buteflika, este movimiento pacífico y nacional exige ya un cambio profundo del sistema político. La protesta, una de cuyas consignas faro es “ yetnahaw ga’”, (“que se vayan todos” o “se largarán todos”), tiene un nombre que incluso la clase política en el poder emplea: el Hirak.

Esta palabra árabe, que viene de la raíz h-r-k, significa movimiento. Es una innovación lingüística, aunque su declinación no es errónea desde el punto de vista gramatical. No obstante, su empleo es reciente y remonta a 2007 con el nacimiento en Yemen del Hirak Al-Janoubi, el movimiento sudista (o del Sur), una formación política separatista que se dotó en 2009 de un aparato militar. Antes que Argelia, a partir de octubre de 2016, las y los marroquíes del Rif también utilizaron esta palabra para designar su movimiento de protesta social contra el subdesarrollo de la región: al- Hirak al-cha’bi fil Rif, el movimiento popular del Rif.

Desde octubre de 2019, la palabra hirak se emplea también en Líbano y en Irak para designar las protestas populares contra los poderes actuales. Asimismo, sus huellas se encuentran en ciertos artículos de prensa sobre la manifestación de algunos miles de kuwaitíes contra la corrupción el 7 de noviembre de 2019. Por tanto, [la utilización de] este término parece que hace consenso en la designación de una nueva etapa en los levantamientos populares del mundo árabe. Sin embargo hay reservas en cuanto a su empleo y su generalización. Hay medios como Al-Jazira o Al-Arabiya que intentan darle una sonoridad más literaria pronunciando harak, término que ya existía. Es también el caso del abogado argelino Mostefa Bouchachi, una de las principales figuras mediáticas de la protesta.

Emplear la forma harak permite así acercarse al término usual para designar un movimiento político o social: haraka. Así, en Argelia, si se evoca el movimiento nacional que llevó a la independencia, se empleará la expresión haraka wataniya (movimiento nacional).

¿Por qué se utiliza ahora hirak o harak (términos masculinos) más que haraka (palabra femenina)? Imposible responder con exactitud a esta pregunta. Se puede suponer que el interés por esta palabra proviene del hecho de que su pronunciación breve e incisiva así como su parecido a la palabra hariq, que significa ardiente, pueden inducir la idea de un movimiento vigoroso e incandescente.

Otra pista: en Argelia, hay quien confiesa preferir hirak a haraka, porque esta última palabra es muy cercana a harka, palabra que proviene de la misma raíz, que significaba grupo móvil durante la Guerra de Independencia. Estas unidades estaban compuestas de harkis, tropas auxiliares musulmanas del ejército francés en guerra contra el Frente de Liberación Nacional (FLN).

El cineasta y escritor Kadur Naimi se rebela por lo que considera como un “término vago, demasiado neutral, chicle, que sirve para cualquier cosa” y habría preferido el de intifada, es decir, levantamiento. Un término, explica en su blog Hirak o intifadaque “contiene la idea de sacudida saludable”. Para este autor, que fustiga también el éxito de la canción La liberté (la libertad) del rapero Soolking en los cortejos de las manifestaciones del hirak, “lo que se llama el movimiento popular argelino de 2019 es, de hecho, un levantamiento contra una oligarquía demasiado depredadora, a fin de sacudirse de su letargo, librarse de la miseria social de la que es víctima, para reencontrar su limpieza (su dignidad)”. Ciertamente, como recuerda Naimi, este término permanece muy ligado a la causa palestina, lo que explica la reticencia a apropiársela de mucha gente en Argelia, aunque la prensa independiente la deslice de vez en cuando como sinónimo de hirak.

En Argelia, como en Líbano o Irak, se puede también constatar la expresión ’issyane madani, desobediencia civil, moudhaharate silmiya, manifestaciones pacíficas, ´itissam, protestas en la calle o concentraciones, sin olvidar la insoslayable thawra, revolución. En el caso argelino, esta última palabra no ha escapado al inevitable calificativo de uso mediático que ha hecho de ella, al menos en sus comienzos, una revolución de la sonrisa igual que el levantamiento tunecino de 2011 fue llamado revolución del jazmín. Estas denominaciones no tienen nada que ver con la dureza de la represión contra las y los manifestantes. Pero la expresión revolución de la sonrisa ha sido muy rápidamente abandonada por las y los hirakistas que prefieren la de thawra silmiya, la revolución pacífica (la palabra silmiya viene de la misma raíz que salam, la paz). A menudo el calificativo de silmiya es transformado en nombre utilizado solo: essilimiya, es decir la pacífica. Una forma de marcar el carácter innovador de un movimiento de protesta que no rompe nada y que se contenta con marchar y cantar para imponer, sin destrozos materiales ni daños humanos, un verdadero cambio.

Akram Belkaid es periodista y escritor argelino. Periodista en Le Monde Diplomatique y miembro del Comité de Redacción de OrientXXI, es también cronista en el Quotidien d´Oran.

15/11/2019

https://orientxxi.info/magazine/hirak,3418

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur







Agenda
Actos
Madrid. 12 de diciembre de 2019, 19:30h
Casa de Cultura y Participación Ciudadana de Chamberí Plaza Parque Móvil
agenda
Barcelona. 13 de diciembre de 2019, 12:00h
Ateneu L'Harmonia
agenda
Barcelona. 14 de diciembre de 2019, 12:00h
Ateneu L'Harmonia









Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons