aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Mundiales de atletismo de Quatar
El “sport-business” en todo su horror
10/10/2019 | Julien Salingue

El pasado domingo 6 de octubre finalizaron los campeonatos del mundo de atletismo organizados en Qatar. Una ocasión de analizar un acontecimiento que ha simbolizado hasta el extremo las derivas del sport-business.

“Nos toman por idiotas”. Así se expresaba el atleta francés Yohann Diniz el viernes 27 de septiembre, la víspera de la salida de los 50 km marcha. ¿Motivo? Las extremas condiciones climáticas (temperaturas superiores a los 40º, humedad del 70%) que, al contrario de lo que había anunciado Qatar en la presentación de su candidatura a la organización de los mundiales de atletismo, han hecho insoportables algunas de las pruebas. Así, de las 70 atletas inscritas en el maratón femenino, solo 40 han terminado la competición, ya que dos de ellas ni siquiera tomaron la salida y 28 abandonaron durante la carrera.

Durante los primeros días había otro fenómeno particularmente llamativo, parcialmente “corregido” posteriormente con la generosa distribución de asientos a precios reducidos, incluso gratuitos: tribunas vacías, entre otros momentos, en el de la final de los 100 metros masculina, sin embargo considerada como una de las “pruebas reina” del atletismo, o durante la maratón femenina, ya evocada, en la que los únicos espectadores eran… las y los voluntarios de la Cruz Roja. Lo que no ha impedido a las instancias internacionales del atletismo proclamar, contra todas las evidencias, el “éxito” de los campeonatos del mundo de atletismo, determinadas como estaban a justificar una decisión que, cuando se tomó (2014), había suscitado muchas polémicas.

Escaparate diplomático

Las condiciones climáticas y los estadios vacíos solo son la parte visible del iceberg. Pues si los escándalos del sport-business no han comenzado con estos mundiales de atletismo, lo menos que se puede decir es que han simbolizado, hasta el extremo, los estragos ocasionados por la mezcla entre deporte, dinero y compadreos diplomáticos.

Hace ya un decenio que el emirato de Qatar utiliza el deporte como un escaparate diplomático, con inversiones en el extranjero (compra del PSG) y la búsqueda desenfrenada de la organización de acontecimientos deportivos internacionales: campeonatos del mundo de balonmano en 2015, de ciclismo en 2016, de atletismo en 2019 y de natación en 2023, sin olvidar la Copa del Mundo de fútbol que se desarrollará en Qatar en 2022. Se trata para el emirato de “mostrar al exterior un modelo político y social que combinaría la tradición y la modernidad, un paternalismo generoso pero sin democracia, una apertura al mundo […] y de marcar el reconocimiento de Qatar en la región y en el mundo permitiéndole existir y afirmarse respecto a sus pares siempre ávidos por hacerse la competencia, pero también de salir de la órbita saudita y autonomizarse de proximidades molestas”[1].

Esclavismo

Todos los medios son buenos para lograrlo, y en particular la corrupción, como han demostrado los repetidos escándalos de estos últimos años. Tampoco ha inventado Qatar estas prácticas, pero es evidente que las instancias corrompidas del deporte internacional no podían sino ser receptivas a la generosidad del emirato: “Lamine Diack, el antiguo presidente de la Federación Internacional de Atletismo, está a la espera de juicio por corrupción. En la FIFA, 16 de los 24 miembros del Comité Ejecutivo que había tomado la decisión favorable a Qatar han sido expulsados o suspendidos”.[2]

Y durante todo ese tiempo, las y los trabajadores extranjeros, tratados como esclavos (pasaportes confiscados, semanas de 60 a 70 horas, salarios miserables), mueren en las obras de la construcción de las infraestructuras deportivas, en particular de los estadios de la Copa del Mundo de fútbol 2022. Según una investigación de The Guardian[3], no menos de 2700 obreros indios y nepalís han muerto en los tajos entre 2012 y 2018 sin haberse hecho en más de 2000 casos ni autopsia ni investigación, y con el sencillo certificado de las autoridades qataríes de “muerte natural”.

Y durante ese tiempo (bis), las multinacionales hacen sus business, entre otras Bouyues y Vinci que han creado “coempresas” con grupos qataríes para aprovecharse del productivo mercado de la construcción de los estadios[4]. Pero por parte de la FIFA o de la Asociación Internacional de las Federaciones de Atletismo (IAAF), hay quien se atreve aún, sin un gramo de vergüenza, a plantearse como campeones de los “valores del deporte”...

9/10/2019

https://npa2009.org/actualite/international/mondiaux-dathletisme-au-qatar-le-sport-business-dans-toute-son-horreur

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur


[1] Jérôme Champagne, « La diplomatie sportive du Qatar, instrument d’une nouvelle notoriété internationale », revue Géoéconomie, 2012/3 (n°62).

[2] Laurent Favre, « En sport, le futur n’est plus ce qu’il était », le Temps, 6/10/2019.

[3] Pete Pattisson et Roshan Sedhai, « Sudden deaths of hundreds of migrant workers in Qatar not investigated », The Guardian, 7/10/2019. (Por su parte, HRW exigía a Qatar “investigar con urgencia la muerte de trabajadores migrantes” https://www.europapress.es/internacional/noticia-hrw-insta-qatar-investigar-urgencia-muerte-trabajadores-migrantes-20191010075306.html ndt).

[4] También empresas españolas: por ejemplo, la firma española Fenwick Iribarren Architects (FIA) ha sido la encargada de diseñar tres de los ocho estadios del campeonato, https://www.eleconomista.es/deporte-negocio/noticias/9350365/08/18/Espana-jugara-en-casa-en-el-mundial-de-Qatar-2022.html o la iluminación de parte de las instalaciones deportivas está en manos de la empresa Salvi Lighting Barcelona https://empresaexterior.com/art/70529/salvi-la-espanola-que-ilumina-el-estadio-al-wakrah-para-el-mundial-2022-en-qatar . Igualmente empresas de la construcción como OHL, FCC o Harinsa Qatar, empresas como Hoteles Meliá, y otras acuden a Qatar en la onda del mundial de fútbol https://elpais.com/ccaa/2014/06/13/valencia/1402651255_231601.html . Amnistía Internacional denunciaba el 20 de septiembre: “El Campeonato Mundial de Atletismo de Qatar, bajo la sombra de los abusos contra trabajadores y trabajadoras migrantes” https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/noticias/noticia/articulo/qatar-el-campeonato-mundial-de-atletismo-bajo-la-sombra-de-los-abusos-contra-trabajadores-y-trabajad/. ndt





Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons