aA+
aA-
Grabar en formato PDF
noticiasdenavarra.com - naiz.eus  
Con María Chivite - PSN/PSOE- como presidenta propuesta
Debates, en la izquierda, sobre la formación del Gobierno de Nafarroa
30/07/2019 | (1) Podemos Ahal Dugu, (2) EHBildu

[La posición sobre el apoyo o no a la candidatura de María Chivite –PSN/PSOE- para la presidencia del Gobierno de Nafarroa se ha convertido, ciertamente, en “problema de Estado”, al menos cuando se escuchan las opiniones sobre ella en los partidos y los medios de comunicación españoles. Los debates dentro de las propias organizaciones de la izquierda navarra van de una historia distinta a esa de politicastros y tertulianos divinos y de mucho mayor interés para una reflexión democrática hecha desde la izquierda. Para que la candidatura de María Chivite tenga éxito, precisa de los votos favorables de Geroa Bai, Podemos Ahal Dugu e Izquierda-Ezkerra y de la abstención de EH Bildu. Esto ha generado debates dentro de la propia izquierda navarra. Reproducimos aquí dos artículos de opinión a ese respecto, ambos publicados ayer, lunes, 29 de julio.

El primero es de Fátima Andrés que fue parlamentaria foral en la pasada legislatura y dimitió por desacuerdos; está en el Podemos Ahal Dugu oficial que sobrevivió a la escisión con la línea de Laura Pérez y, casi siempre, con postura propia. Aunque la votación en esta organización ha finalizado hoy, 30 de julio, con un 80% de apoyo a la participación en el Gobierno, el artículo plantea debates y reflexiones de interés.

El otro artículo es de Jose Mari Esparza conocido editor de Txalaparta, miembro activo de la izquierda abertzale, escritor y articulista habitual; en EH Bildu se está realizando, en este momento, la votación sobre abstención o voto en contra de la candidatura de María Chivite, aunque la dirección de la organización se ha manifestado favorable a la abstención. Nota de la redacción]

(1) ¿Entramos en el Gobierno de Navarra?

Fátima Andreo Vázquez

hace cuatro años desde Podemos Ahal Dugu se negoció la existencia de una Vicepresidencia de Derechos Sociales; se peleó para que tuviera competencias en Empleo y una persona independiente al frente. Era lo lógico dadas las prioridades de nuestro partido. Y aunque no entramos en el Gobierno se consiguió.

También conseguimos el acuerdo para hacer una reforma fiscal que permitiera revertir recortes en Derechos sociales, Educación, Sanidad, Cooperación al Desarrollo. O propuestas en temas de Igualdad de cara a considerarlo un tema transversal. Y también hubo otras muchas aportaciones en temas que, siendo de nuestro interés, no se consideraron prioritarias.

Ahora, nuestro equipo negociador nos ha conseguido una consejería en el Gobierno.

Al equipo negociador se le encargó estar abierto a negociar, “o no”, la entrada en el Gobierno. Sabiendo que una parte del Consejo Ciudadano de Navarra no estaba a favor si quiera de la entrada por motivos variados que se exponen en un artículo recientemente publicado. Yo repito la pregunta que se hacía en dicho artículo: “¿Seguro que Podemos Navarra debe entrar en el Gobierno foral?”. Y añado otra: y caso de entrar, ¿serían las competencias negociadas las más apropiadas para los intereses que defiende el partido? ¿Serán el lugar desde donde mejor se podrán trabajar las políticas que más afectan a la gente? Mi opinión es que no.

Otro motivo por el que creo que no deberíamos aceptar el acuerdo ofrecido por el PSN, yo creo que un poco maliciosamente, es el perfil jurídico de nuestro secretario general. Alguna gente podría interpretar, y yo estoy convencida de que no es así; pero, repito, podría pensarse que se acuerda un sillón para él, debilitando así la credibilidad de nuestro partido. Como se suele decir, la mujer del césar no solo debe ser honrada sino parecerlo. Y entiendo que nuestra situación no es como para que dejemos que haya quien piense que estamos en política por los cargos.

Hace dos años apoyé al actual secretario general de Podemos Ahal Dugu en las primarias. Y no dudo que haya hecho todo lo posible para alcanzar un buen acuerdo de cara a la conformación del próximo Gobierno de Navarra. Sin embargo discrepo sobre que lo ofrecido por el PSN sea lo más adecuado para los intereses de Podemos Ahal Dugu. Es verdad que en todos los departamentos se pueden aplicar políticas del partido. También lo es que nos han dado unos nombres sugerentes, Justicia y Migración, que a la hora de la verdad tiene pocas competencias autonómicas.

Teniendo además en cuenta la situación del partido en Navarra, sus últimos resultados electorales, yo sería más partidaria de dejar a un lado los puestos en el Gobierno de Navarra, cómo ha hecho I-E, y centramos en controlar que se cumpla el acuerdo programático y en acercarnos a toda esa gente que nos ha abandonado.

En cualquier caso, desde aquí querría agradecer el trabajo del equipo negociador de Podemos, al que el Consejo Ciudadano de Navarra le pidió que consiguiera el mejor acuerdo posible para entrar o no en el Gobierno foral. Y sería partidaria claramente de apoyar al nuevo gobierno foral desde fuera. Porque no veo que tengamos fuerza necesaria como para afrontar las tareas parlamentarias a las que se van a tener que enfrentar nuestros dos únicos parlamentarios. Porque no creo que podamos llevar a cabo muchas políticas sociales desde Justicia y Juventud (aunque siempre se puede hacer algo, claro). Porque pienso que hay un partido que reconstruir y que no deberíamos dispersar nuestras fuerzas. Por todo ello, voy a votar la opción 2 en la consulta ciudadana.

La autora es exparlamentaria de Podemos Ahal Dugu

29/07/2019

https://www.noticiasdenavarra.com/2019/07/29/opinion/entramos-en-el-gobierno-de-navarra

(2) EH Bildu: “Divide et impera”

Jose Mari Esparza Zabalegi

Estos días un espectro recorre Navarra: es el espectro de EH Bildu y la decisión que sus bases van a tomar sobre el nuevo Gobierno foral. En vano los partidos y la prensa simulan ignorarlo. Saben que son la clave y que pueden serlo los próximos cuatro años. Tras ser la primera fuerza municipal en las pasadas elecciones, tienen además la llave, insoslayable, para la futura gobernanza. No podían aspirar a más, esos demonios rojoseparatistas.

Muchos camaradas están enfadados y quieren votar NO a la candidatura de Txibite. No les faltan razones y las comparto. Esa chulería de no querer hablar con EH Bildu cuando han hablado con ETA, con Herri Batasuna y con el sursum corda siempre que su interés, y solo su interés, se lo ha aconsejado. Ese servilismo a Madrid, que ha convertido sus “Casas del Pueblo” en la versión civil del “Todo por la Patria” militar. Esa posibilidad de restarles poder en un momento en que el PSN se puede deslizar hacia la irrelevancia política. Esa náusea de votar al partido más felón y falso de Navarra; con más dirigentes corruptos; con más sumisión al poder; con más promesas quebrantadas. Y con más muertos y torturados bajo la alfombra, tanto en sus etapas de mando, como en la socapa cotidiana de 30 años. Su ministro Marlaska sabe mucho de eso. Su fundador, el Señor X, el que más. Repugna el PSOE porque la hipocresía es odiosa y el rechazo que genera supera al de la propia ultraderecha: Poncio Pilatos no engaña; son los Judas quienes le hacen el trabajo sucio. ¿Cómo no tener ganas de tirar de la cadena y verlos desaparecer por el sumidero?

El resto de miembros del “futuro” Gobierno tampoco han hecho mucho para que EH Bildu se abstenga. Ese dar por descontado que la izquierda abertzale seguirá siendo el único partido dispuesto a posibilitar gobiernos sin pedir nada a cambio, como en Iruñea en 1979, en el Plan Ibarretxe de 2004, en Gasteiz en 2015, en Navarra en 2015 o en Madrid en 2019. Esa descarada exclusión a un socio leal de la pasada legislatura sin informarle siquiera sobre los cabildeos con PSN. Ese exigir Geroa Bai repartos de poder ahora, cuando ellos lo han ejercido en exclusiva durante la legislatura anterior. Ese dar por hecho que durante cuatro años va a continuar ese chantaje del “vótame-pero-no-me-hables”. ¿Cómo no va a haber ganas de mandarlos al carajo? Las bases de EH Bildu se sienten chuleadas y les sobran razones.

Tampoco EH Bildu ha gestionado bien el cabreo de los suyos. La sospecha de que la dirección estaba por dar paso al cuatripartito ha contribuido a la idea generalizada de que el nuevo Gobierno era un hecho, dando por obvia su abstención. Así, remembrando a Telesforo Monzón, hemos visto a la EiTB eufórica, tocando campanas y anunciando el nuevo Gobierno cuando nadie ha hablado aún con el campanero.

Pese a todas las razones de mis camaradas, no tengo ninguna duda: hay que votar por la abstención para que el cuatripartito gobierne. En la balanza, hay razones más poderosas que las que piden las tripas.

Una: Para Nafarroa, y por lo tanto para EH Bildu, es menos malo un gobierno cuatripartito, con IU, Podemos y Geroa Bai, que uno de PSN y UPN. Mejor si estuviera EH Bildu, pero la realidad manda. Una vez más, donde no se puede segar, se espiga.

Dos: Por vez primera, en 30 años, el Régimen está dividido. UPN, Diablo de Navarra y todo el cortijo foral, arde. Su única esperanza es que nosotros votemos en contra o que de Madrid llegue otro Agostazo. La teoría de los tres quesitos que iba a garantizar mil años de navarrismo está rota. Sin poder, la derecha navarrespañola va a seguir el mismo camino a la nada que sus hermanas vascongadas. Es primordial agrandar la brecha entre los constitucionalistas. Apartar del poder al enemigo más fuerte. Como hicieron los anarquistas en 1936, que por sacar a sus presos posibilitaron el triunfo del Frente Popular y votaron a quienes los habían machacado poco antes.

Tres: EH Bildu se queda con 31 de mano. Y libre para todo: para recordar todos los días a Txibite y a sus comanditarios que están ahí por nuestra santa voluntad (en eso coincidiremos con Esparza); para advertir que no habrá ningún cheque más en blanco; para dar luz verde o roja a todo cuanto apoye o contradiga el cambio iniciado en 2015. Txibite tendrá que dejar su chulería madrileña y se sentará a hablar, nadie lo dude, o tendrá que volver a la caverna con UPN.

Cuatro: porque creo, aunque abrigo alguna duda, de que EH Bildu va a aprovechar esa privilegiada situación para hacer la oposición que no pudo hacer en la legislatura anterior; que va a sacar a la calle todo su potencial movilizador y que, apoyado en su músculo popular, se va a cobrar en el Parlamento navarro cuantos agravios le han hecho hasta ahora. Y cobrarlo en la única moneda que maneja: avanzar hacia una Nafarroa libre y comunal.

Divide y vencerás, nos dijo César, Napoleón... y Maquiavelo. Hoy tenemos las tijeras en la mano.

https://www.naiz.eus/eu/hemeroteca/gara/editions/2019-07-29/hemeroteca_articles/eh-bildu-divide-et-impera





Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons