aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Burgos
A vueltas con el Bulevar de Gamonal
26/07/2019 | Víctor Atobas

Acabo de enterarme de algo que me venía temiendo desde hacía tiempo.

El alcalde del PSOE, De la Rosa, está sopesando retomar el proyecto de 2014, el Bulevar contra el que nos levantamos miles de vecinos. Entonces paramos los pies a dicho proyecto especulativo, convirtiendo a Gamonal en todo un emblema de la lucha en general, y del movimiento vecinal en particular. La lucha fue respetuosa con los comerciantes – no con los bancos que engañaban y desahuciaban-, e integró a vecinos de todas las edades y condiciones. Fue algo duro y al mismo tiempo hermoso; poético, algo que, en cierta medida, ya había ocurrido antes en Eladio Perlado, y que puede volver a ocurrir en el futuro. Quién sabe.

De momento, ahora, más de cinco años después, el PSOE – que se lleva bien con los Mendéz Pozo de turno que no se han presentan a las elecciones – parece que según el Diario de Burgos (1) está sopesando retomar dicho proyecto o disimularlo bajo una nueva redacción; es decir, piensa que los vecinos de Gamonal y de Burgos somos estúpidos y no vamos a darnos cuenta del asunto.

Las élites de la ciudad están convencidas de que Gamonal es una gran oportunidad para especular; parece que no piensan desaprovecharla y que esperan a que bajemos la guardia. Tal y como sostuve en mi libro “El deseo y la ciudad. La revuelta de Gamonal”, y en el debate colectivo que tuvo lugar en el CSR con ocasión del mismo, la intervención del Bulevar sólo es una parte del plan urbanístico que las élites tienen para el barrio.

Cabe señalar que la planificación urbanística se basa en el estudio previo de los distintos flujos congregados en la ciudad y sus afueras. A tenor de lo que anuncia el Diario de Burgos, altavoz de las élites, estas han llegado a la conclusión de que en la calle Vitoria, a la altura de Gamonal, hay oportunidades para especular y por eso pretenden realizar intervenciones urbanísticas. Esta misma cuestión aparecía recogida en el mencionado libro, que tuve la suerte de elaborar bajo la tutoría de mi maestro Jaime Pastor, a través de un gráfico de la Oficina de Movilidad (2) que recogía los flujos de transporte de los habitantes de Gamonal. En dicho gráfico, reproducido al final de este texto, se nos dice que de los 80.000 habitantes de Gamonal, el 79,1% se desplaza, para consumir, una distancia inferior a un kilómetro. Esto supone que los flujos comerciales se mantienen dentro del barrio y que la renta posible del suelo, ocupado por viviendas y comercios situados en las zonas más transitadas de la calle Vitoria, se incrementa. Resumiendo esta cuestión diremos que las élites de la ciudad tratan de encontrar la oportunidad de especular, precisamente en la diferencia entre la renta real de uso, sobre todo de los comercios antiguos que siguen resistiendo, pero también de las viviendas, entre la renta real de uso y la posible renta de ese suelo.

La pretendida reinversión de capital sobre el suelo, que es una de las condiciones de la gentrificación, ha sido precedida, durante varias décadas, quizás desde finales de los años 60 hasta casi los 2000, por un abandono del barrio, que ha constituido uno de los motores de la acción colectiva vecinal. Los propietarios de numerosos bloques de pisos y de parcelas de suelo, sobre todo cajas de ahorro, bancos y fondos de inversión, desincentivaron durante este periodo la inversión en dichos inmuebles y parcelas, de modo que la renta del suelo fue bajando hasta que la concentración de los flujos comerciales revalorizó aquellas rentas y fue posible la especulación urbanística a gran escala.

Por eso el proyecto especulativo a largo plazo para Gamonal supondría, en definitiva, otra de las condiciones de la gentrificación; la entrada en el barrio de grupos sociales de mayores ingresos, puesto que la revalorización del capital conlleva un aumento de los alquileres y de los precios ofertados por el mercado inmobiliario. La variación de las rentas asociada a este proceso expulsaría a los habitantes originarios de Gamonal. Por suerte, estos han demostrado una gran espíritu de lucha desde hace más de medio siglo.

Sin embargo, una de las pruebas de que el proyecto de gentrificación a largo plazo se encuentra en marcha es la construcción relativamente reciente de una periferia como el G3, algunas de cuyas zonas se caracterizan por las viviendas construidas con materiales de escasa calidad. La creación de un “segundo centro”, comercial cabe añadir, en Gamonal, conllevaría sin duda alguna que quienes hubieran visto cómo variaban sus rentas a causa de la especulación urbanística, no sólo no podrían adquirir una vivienda junto a sus familias, junto a sus raíces, sino que ni siquiera podrían sufragar el coste de los arrendamientos, de manera que se verían obligados a buscar viviendas en zonas con precios más bajos, por ejemplo, en el G3 u otras periferias que orbitarían en torno a ese “segundo centro”. Es decir, los grupos de más altos ingresos desplazarían a los habitantes oriundos del barrio, por lo general trabajadores con bajos salarios.

Resumiendo, parece evidente que el PSOE, con Daniel de la Rosa a la cabeza, se alinea en este asunto junto a las élites. Para estas lo importante es que el capital no se desaproveche, que se concentre en el suelo, mediante intervenciones no sólo del Bulevar sino también de otras zonas adyacentes, como calles, plazas, marquesinas, estatuas, entre otros ejemplos. A primera vista algunas de esas intervenciones podrían parecer atractivas; pero no están pensadas para los vecinos, sino para la concentración del flujo comercial; qué vengan grandes franquicias y qué viva el empleo basura, eso es lo que nos están diciendo las élites de la ciudad que quieren para la calle Vitoria. Aceras amplias para que los compradores puedan ir holgadamente con sus bolsas, casas de apuestas, franquicias, terrazas que privaticen el espacio; ya sabemos de que va el asunto.

Y es que lo que comentamos de la calle Vitoria ya ocurrió en el centro histórico de la ciudad, y cualquiera que conozca a sus vecinos les habrá oído hablar de San Esteban y de cómo la gente que vivía por la zona fue expulsada siguiendo el mismo método que ahora se pretende implantar en Gamonal. Al igual que en el histórico barrio obrero, en el centro histórico se abandonaron numerosos inmuebles durante décadas, negando las mejoras que necesitaban con urgencia, porque esperaban en realidad que la renta del suelo se desplomara en un primer momento para después peatonalizar e intervenir con millones y millones en la zona, para así aumentar la diferencia entre la renta de uso del suelo – que a veces era cero, debido al abandono forzado- y la renta posible – muy alta-, lo que posibilitó la especulación y acabó conduciendo a que muchos vecinos del centro tuvieran que mudarse a las periferias. Así que esto, esto no es nuevo, señores de las élites, Méndez Pozos de turno, como tampoco sería una novedad que el movimiento vecinal, que sigue vigilante los pasos del PSOE y De la Rosa, volviera a parar los pies a los señoritos y “jefes” que no se presentan a las elecciones y que se piensan que pueden hacer con nuestras vidas y nuestra ciudad lo que quieran. Pues no, señores. No se lo permitiremos. Si el señor De la Rosa decide continuar con el plan especulativo que tienen las élites, si decide convertirse en su mayordomo, entones nos tendrá en frente. Gamonal no se vende.

Víctor Atobas es escritor. Entre otros libros, es autor de Autoridad y culpa (Piedra Papel Libros, 2017), y El deseo y la ciudad. La revuelta de Gamonal (Zoozobra, 2018).

Notas

1/ Enlace a la noticia: https://www.diariodeburgos.es/noticia/Z4496F71E-D10E-DCB9-1915E63BF5B42E05/De-la-Rosa-quiere-una-calle-Vitoria-comercial

2/ El cuadro de la Oficina de movilidad. Encuesta domiciliaria de ciudadanos 2009.





Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons