aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Argelia, entrevista a Saïd Salhi
"La conferencia del 15 de junio no es nuestro objetivo, es un paso en un proceso"
12/06/2019 | Mokrane Ait Ourabi

[Como ya se informó en un artículo de viento sur del pasado día 6, El Consejo Constitucional argelino anuló el día 2 las elecciones presidenciales previstas para el 4 de julio. Tal como se analizaba se trataba de una nueva victoria para un movimiento –“hirak”- que desdehace meses exige frente a las autoridades nuevas soluciones políticas. Saïd Salhi, a quien se entrevista continuación es Vicepresidente de la Liga Argelina para la Defensa de los Derechos Humanos (LADDH). ndr]

¿Cómo evalúa el cuarto encuentro de la sociedad civil que permanece abierto por no haberse logrado un consenso sobre una hoja de ruta común para salir de la crisis?

Este ha sido una reunión preparatoria para la Conferencia Nacional programada para el 15 de junio de 2019, crucial e importante. Mucho antes de esta reunión, creamos un grupo de trabajo mixto encargado de aproximar las tres hojas de ruta de las tres dinámicas para avanzar hacia una sola propuesta a presentar en la conferencia.

Las tres dinámicas son las de nuestro Colectivo de la sociedad civil para una transición democrática, la Confederación de los sindicatos con el colectivo El Amel y la asociación de los Ulemas [comunidad de estudiantes del Islam y la Sharia] musulmanes, el Foro Civil, cada uno con su propia hoja de ruta. La nuestra se hizo pública el 18 de mayo de 2019, un mes después de la creación del colectivo, el 27 de febrero de 2019.

Desde entonces, hemos iniciado consultas con los otros actores de la sociedad civil, pero también con los partidos políticos de la oposición y solo hemos puesto una condición previa para las consultas: la ruptura pacífica con el sistema y la adhesión a las reivindicaciones legítimas del movimiento popular, el hirak. Queríamos estar en fase y simbiosis total con el movimiento que logró construir un frente común en la unión, en consenso, contra el sistema.

Es este consenso creado en la calle, que se manifiesta todos los viernes, lo que queríamos traducir en un mensaje político, un consenso fuerte, basado en la convivencia en la paz, la democracia y la diversidad.

Como sociedad civil, conscientes de nuestra responsabilidad histórica y partiendo de nuestro fuerte mandato de propuestas y mediación, hemos puesto a debate nuestra propuesta de una hoja de ruta que, como hemos dicho, permanece abierta porque queremos ir hacia un amplio consenso para la construcción de la Argelia del mañana, la de todas nuestras esperanzas comunes.

Un Estado civil, democrático y social en torno a los valores de libertad, igualdad, derechos humanos. Más allá de esta primera ronda de consultas con la mayoría de los actores de las sensibilidades que atraviesan la sociedad, el 27 de abril de 2019 lanzamos la idea de la Conferencia Nacional, que será el espacio de convergencia de todas las propuestas.

La reunión del sábado estuvo muy animada...

Sí esa reunión estuvo muy animada. Lo sabíamos y éramos conscientes del desafío porque estaba compuesta de todas las sensibilidades que nunca antes tuvieron la oportunidad de reunirse y trabajar juntos. Hubo sindicatos, asociaciones de derechos humanos, jóvenes, mujeres, familiares de desaparecidos, estudiantes, representantes del sector cultural, religiosos. Fue realmente una participación en arco iris.

Hay inevitablemente divergencias y enfoques diferentes. Nuestro objetivo no es silenciarlos o nivelarlos. Por el contrario, queremos expresarlos, asumiéndolos libre y francamente.

El desafío es hacer convergencias: en términos de apreciación de la actualidad, de la salida de la crisis, pero también sobre la Argelia del mañana. A pesar de todo, los participantes se vieron impulsados ​​por este deseo de llegar a un consenso, porque nuestra iniciativa sigue siendo la única que ha despertado, hasta entonces, la expectativa y la esperanza, su fuerza y su legitimidad y credibilidad residen precisamente en su componente, su pluralidad y representatividad. No tenemos derecho a decepcionar a la calle y alimentar a los partidarios del caos y de la división.

La gente nos ha mostrado el camino, nos ha reclamado que escuchemos y estemos a la altura de sus aspiraciones frente a un sistema que no ha escatimado esfuerzos para dividir a los argelinos. La sociedad civil puede, por lo tanto, enfrentar el desafío de la mediación, porque no está animada por los intereses de toma del poder que son el papel de los partidos políticos.

¿Cuáles son los puntos de divergencia entre las tres dinámicas que participan en este diálogo, a saber, el Colectivo de la Sociedad Civil para la Transición Democrática, el Foro Civil para el Cambio y la Confederación de Sindicatos de Argelia?

El grupo mixto, que incluye a representantes de las tres dinámicas, ha trabajado durante una semana en reuniones interminables. Hemos avanzado en varios puntos: la exigencia de permanecer en sintonía con el movimiento popular, que es el árbitro y al que corresponde la última palabra. No pretendemos representarlo.

Estuvimos de acuerdo en la necesidad de una transición política pacífica y consensuada para romper el sistema y avanzar hacia uno nuevo. También nos pusimos de acuerdo sobre las instituciones de transición.

También hemos discutido sobre el diálogo, como una virtud y un valor para cualquier resolución de conflictos, justo hasta que sea balizado con requisitos previos y que debe permitir el cambio del sistema, objetivo principal del movimiento.

Se presentó un primer proyecto de hoja de ruta, que no contó con el apoyo de todos los participantes y aparecieron divergencias en torno a puntos importantes, a saber, la cuestión de los valores y principios que deben introducirse en el preámbulo, la cuestión de los requisitos previos para cualquier diálogo con el sistema y la cuestión de las elecciones.

Lo más importante para nosotros es avanzar hacia un período de transición con instituciones sólidas que cumplan con todas las condiciones y garantías antes de regresar a las elecciones.

Y todo esto para permitir que el pueblo argelino ejerza real y libremente su voluntad. No podría decir más, excepto esta determinación de todos los presentes en continuar el trabajo y dejar la reunión abierta para profundizar las discusiones y debates con el fin de alcanzar un compromiso. Se han hecho propuestas. Será necesario dar tiempo para madurar todo esto y dejar que cuaje.

¿Cree que se pueden superar las diferencias y que se puede alcanzar el consenso deseado antes del 15 de junio, fecha programada para la Conferencia Nacional de la Sociedad Civil?

Sí, la reunión de ayer se ha dejado abierta con el compromiso de todos de continuar las discusiones antes de ir a esta conferencia. Debemos recordar que la conferencia no es nuestro objetivo, es un paso, una estación en un proceso. Es una manera de consolidar el consenso, queremos, a través de ella, presentar la hoja de ruta consensuada e ir, en un segundo paso, hacia los otros actores políticos.

En su último discurso, el jefe del Estado, Abdelkader Bensalah, relanzó su llamamiento al diálogo. Pero, ¿qué diálogo se necesita para sacar al país del estancamiento actual?

El único diálogo posible es aquel que inicie un proceso que permita al pueblo recuperar su soberanía. Es el que permitirá al país tener instituciones sólidas y legítimas, un Estado en sintonía con el pueblo, que refleje sus aspiraciones, que permita a todos los argelinos vivir en la diversidad, la dignidad y la libertad.

El diálogo debe ser sincero. Debe ir precedido de fuertes señales, a saber, el levantamiento de las restricciones al ejercicio de las libertades democráticas, el cese de los procedimientos legales contra los activistas y la liberación de todos los presos de opinión.

El diálogo no debe ser exclusivo, en torno a una agenda impuesta y pilotada por figuras rechazadas por la calle. El sistema llama a un diálogo en torno a su hoja de ruta, rechazada masivamente en la marcha del viernes16 de marzo.

10/06/2019

Traducción: vientosur

https://www.elwatan.com/edition/actualite/said-salhi-vice-president-de-la-ligue-algerienne-pour-la-defense-des-droits-de-lhomme-laddh-la-conference-du-15-juin-nest-pas-notre-objectif-cest-une-etape-dans-10-06-2019





Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons