aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Elecciones 26-M en Euskal Herria
La derechona españolista triunfa en Nafarroa y el PNV en la Comunidad autónoma Vasca
28/05/2019 | Petxo Idoiaga

La peor noticia electoral del 26-M en Euskal Herria ha sido, sin duda, la caída en la Comunidad Foral de Nafarroa (CFN), de la mayoría del cambio (Gero Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra). La suma de sus representantes para el Parlamento Foral Autonómico en las elecciones del 2015 (9, 8, 7 y 2 respectivamente) les dio la mayoría absoluta frente a la derechona españolista (UPN 15 y PP 2 representantes) y a los 7 electos del Partido Socialista Navarro (PSN). Ahora, aunque Geroa Bai y EH Bildu han mantenido su representación, Podemos ha perdido 5 electos e I-E 1, mientras NA+ (UPN, PP, Cs) ha conseguido 19 y el PSN 11.

La caída afecta, también, al Ayuntamiento de Iruñea, la capital de la provincia, que estaba presidido por Asiron de EH Bildu, gracias a sus 5 concejalías y el apoyo de 5 de Geroa Bai, 3 de Aranzadi (cercana a Podemos) y 1 de I-E frente a las 10 de UPN y las 3 del PSN. Aunque EH Bildu ha subido de 5 a 7 representantes, Geroa Bai ha bajado a 2 y Aranzadi e I-E, no han obtenido representación alguna, frente a los 13 electos de NA+ y los 5 del PSN. En la segunda ciudad de Nafarroa (Tutera), NA+ ha logrado mayoría absoluta y desbancan de la alcaldía a I-E que gobernaba mediante pacto con el PSN.

Obviamente hay errores cometidos desde la mayoría del cambio. Pero visto en su conjunto ha habido, sobre todo, aciertos en poner fin a las tremendas corrupciones y al voraz sectarismo antivasco de los anteriores gobiernos, al tiempo que ha logrado que Nafarroa sea la provincia con menor incidencia del paro y una de las que tiene mejor nivel en los servicios sociales. No ha sido el mal hacer de la mayoría del cambio lo que ha provocado este vuelco electoral. Hay otras tres causas: la primera, que sociológicamente la derechona tiene un peso muy fuerte y no debe olvidarse que en 2015 Cs con un 2,96% (9.993 votos) estuvo a punto de obtener un diputado y en esta ocasión NA+ ha aunado todo ese espectro de la derecha; la segunda, que ha habido un efecto de tracción al voto socialista tras la victoria electoral del PSOE en las generales; la tercera, la fortísima pérdida electoral de la izquierda no abertzale, particularmente de Podemos.

Desde Madrid una de las primeras declaraciones postelectorales del ministro y portavoz José Luis Ábalos, ha sido que la línea roja que el socialismo no traspasará es la de cualquier pacto con EH Bildu. Lo mismo ha dicho la representante y líder del PSN María Chivite y la cabeza de lista de este partido en el Ayuntamiento de Iruñea, Maite Esporrín, abrió su valoración de las elecciones con un “agur Asiron”. Y se puede recordar que en marzo de 2014 la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE prohibió al PSN llevar adelante la moción de censura que habían decidido presentar contra la presidenta del gobierno foral Yolanda Barcina (UPN) –moción que habría necesitado que el PSN se presentara como alternativa para el nuevo gobierno- porque aritméticamente sólo podría salir adelante con los votos favorables de EH Bildu.

En el caso del próximo gobierno de Nafarroa, una posible alternativa a NA+ (que todavía podría ganar un escaño con los votos del extranjero) es que haya un acuerdo de investidura a favor del PSN con Geroa Bai (en la que la fuerza determinante es el PNV, que en Euskadi, la Comunidad Autonoma Vasca –CAV-, mantiene amplios acuerdos de gobierno con los socialistas), con Podemos (que defiende el acuerdo general con el PSOE) con I-E y con la abstención de EH Bildu. Esta coalición abertzale ha dejado muy claro que para ella “es gratis cerrar el paso a la derecha”, como iba a serlo con la citada moción de censura en 2014 y como lo demostró en 2015 en Vitoria-Gasteiz cuando sus 6 representantes en el municipio votaron a favor de que el alcalde fuera Gorka Urtaran del PNV (pese a que este partido tenía una concejalía menos que EH Bildu) para impedir así que gobernara el PP. Más allá del acuerdo de investidura, habrá que esperar a un posible gobierno de coalición entre PSN y Geroa Bai. A diferencia del similar existente en la CAV, no tendría mayoría parlamentaria y, además, hegemonizado por el PSN impondría a Geroa Bai tener que retroceder de muchas de las iniciativas políticas, culturales y sociales que se han desarrollado los últimos cuatro años.

¿Qué pasará en el Ayuntamiento de Iruñea? Esporrín puede tener la caradura de presentar su candidatura a la alcaldía con sólo el apoyo de sus 5 concejalías frente a las 9 que suman EH Bildu y Geroa Bai, aun sabiendo que eso equivale a dar el gobierno municipal a NA+. Rescatemos, al menos, dos buenas noticias. VOX ha cosechado sólo un 1´28% y ninguna representación. En Alsasua Geroa Bai pasa de 5 a 10 concejalías, EH Bildu mantiene 3, PSN pierde 2 y NA+ pierde la única que tenía.

El futuro para la defensa de los derechos políticos y sociales en Nafarroa se presenta, desde luego, complicado. Lo razonable y deseable sería sostener y desarrollar los acuerdos y perspectivas de futuro que ha sostenido y desarrollado el gobierno del cambio, sin que ello sea obstáculo para que cada cual sostenga, también, sus propias señas de identidad. Esto es lo que Geroa Bai, EH Bildu y Podemos han defendido en la campaña electoral y lo que ahora toca hacer.

En la CAV los resultados electorales a los Ayuntamientos y a las Diputaciones provinciales (como se sabe en esta fechas no hay elecciones autonómicas) son muy distintos a los de Nafarroa.

La mejor noticia es el descalabro de la derechona españolista. Ni Cs ni VOX obtienen representación alguna y el PP baja del 21´99% (primera fuerza) en Araba al 14,93%, del 8,20% al 6,61 en Bizkaia y del 5,42% al 4,71 en Gipuzkoa.

El PNV es, sin duda, el gran vencedor de las elecciones. Sube de un 25´35% a un 29,92% en las elecciones provinciales (en el caso de Bizkaia hasta un 43´10%, 433.431 votos ), gana en las tres capitales (en Bilbao a falta de un electo para tener la mayoría absoluta) y repite su representación en Europa. Además, su amplio nivel de pactos con el Partido Socialista de Euskadi (PSE) le garantiza gobernar incluso en algunas localidades donde ha quedado por detrás de EH Bildu, a cambio de devolver el favor al PSE en otras. El PNV sigue sumando. Visto el fracaso electoral de VOX y Cs, es claro que las pérdidas del PP han engordado el saco del PNV. En localidades de tradición electoral socialista de Bizkaia, el caso más emblemático es Barakaldo la segunda localidad en número de habitantes, el esfuerzo del PSE por recuperar la alcaldía poniendo como cabeza de lista a un miembro del Gobierno de la CAV, no ha tenido resultado y el PNV mantiene la mayoría.

EH Bildu ha obtenido en las elecciones a las diputaciones provinciales 266.495 votos (sumando a los resultados de Nafarroa suponen 314.415, un 21,70%), los mejores resultados de su historia. Además ha obtenido en la coalición republicana, un parlamentario en Europa. Aunque esos resultados globales sean buenos, hay algunos factores que parecen generar un punto de frustración. En Gipuzkoa existía una competencia real con el PNV para el gobierno de la Diputación, pero el PNV ha revalidad su mayoría (35,60% frente al 31,61%). En Vitoria-Gasteiz muchas encuestas daban como ganadora a Miren Larrion –feminista y una de las voces más interesantes de EH Bildu-, pero ha ganado el PNV y también ha sido sobrepasada por el PSE. Aunque la caída de dos concejalías del PSE en Donostia-San Sebastián le permite subir a la segunda posición (detrás del PNV), además de ser sobrepasado por el PSE en Vitoria-Gasteiz, también lo ha sido en Bilbao.

El PSE con 190.748 votos ha notado favorablemente –aunque en menor medida que en Nafarroa- el tirón electoral de Pedro Sánchez, mejorando la situación muy baja en que se había quedado hace cuatro años. Podemos baja (aunque sensiblemente menos que en Nafarroa) y obtiene 111.198 frente a los 148.626 en las elecciones provinciales de 2015.

Pese al fuerte impulso de un feminismo en el que las ideas y dinámicas hegemónicas son anticapitalistas, pese a un movimiento reivindicativo de personas jubiladas en el que la presencia de personas y grupos vinculados al PNV es escasa, pese a que exista una mayoría sindical con una fuerza y combatividad incomparable con otros puntos del Estado español, pese a que, sin duda, hay manchas de pobreza, de marginación social y de desigualdades, el clima general de estabilidad política y de relativo bienestar, siguen produciendo vientos favorables para la derecha nacionalista.

Miremos hacia adelante. Repito para ello, casi literalmente, dos ideas que escribí en viento sur tras las pasadas elecciones generales

El parlamento vasco tiene por delante, entre otras cuestiones, el compromiso de aprobar una reforma del Estatuto de Autonomía y una ponencia o plan de paz y convivencia (que incluye víctimas, personas encarceladas y exiladas…). Hasta ahora hay un acuerdo inicial entre PNV y EHBildu para desarrolla la ponencia de reforma estatutaria o de autogobierno. El tema del derecho a decidir y la unilateralidad o bilateralidad respecto al gobierno de España está en el centro del asunto. Parece más que probable que el PSE-PSOE (que comparte gobierno con el PNV) siga esgrimiendo la Constitución como las tablas de Moisés, como único camino a la salvación. Pero la posibilidad de un acuerdo parlamentario, que establezca una clara mayoría ante lo sociedad y ante o frente al Estado es posible y necesario. Los acuerdos de las izquierdas vascas con el PNV en esos campos pueden y deben trabajarse porque son caminos para avanzar en la democracia, incluso si al final el PNV resuelve poner su lugar en la dependencia del gobierno central y hay que salir a la confrontación contra él.

Pero la izquierda política vasca, nos referimos a EHBildu y Podemos, tiene pendiente establecer acuerdos básicos en políticas sociales. Aunque el gobierno vasco venda, con sólo relativa razón, que sus políticas sociales son mejores que las que campan en el resto del Estado español, es evidente que resultan deficitarias. Por poner sólo dos ejemplos, en derechos sociales y el política migratoria. Han existido encuentros interesantes y fructuosos entre esas corrientes de la izquierda vasca en cuestiones de derechos sociales, pero siguen siendo ocasionales; de hecho se siguen mirando mutuamente desde ciertos estereotipos identitarios, más que desde la necesidad de la actividad social.

28/05/2019







Agenda
Actos
Madrid. 6 de diciembre de 2019, 18:00h
Atocha- Nuevos Ministerios
Actos
Bilbao. 9 de diciembre de 2019, 19:30h
Hikaateneo Muelle Ibeni 1
Actos
Madrid. 12 de diciembre de 2019, 19:30h
Casa de Cultura y Participación Ciudadana de Chamberí Plaza Parque Móvil
agenda
Barcelona. 13 de diciembre de 2019, 12:00h
Ateneu L'Harmonia
agenda
Barcelona. 14 de diciembre de 2019, 12:00h
Ateneu L'Harmonia









Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons