En Revista Viento Sur162

Reseñas

Feminismos. Una mirada desde la sociología

Begoña Marugán Pintos y María Jesús Miranda. 326 pp.

Complutense, 2018. 23,75 €

María Luisa San José

En este libro se hace un recorrido por la evolución de las ideas feministas desde los inicios de la sociología hasta la actualidad, reflejando la ausencia prácticamente total de referencias específicas a las mujeres y a su condición social diferenciada. La evolución y análisis de las distintas propuestas sociológicas recogen bien las ideas que conocemos, y de cuya evolución hemos sido testigos, de forma sucinta y clara. De este modo se ven las dificultades y el encadenamiento de sucesos que ha ido conformando los avances (y retrocesos) del movimiento feminista en el mundo desarrollado.

La aparición de la sociología feminista resalta la ignorancia de la dominante que, como hemos aprendido, invisibiliza a las mujeres, su historia, su condición social y sus avances. Esta lectura nos permite elevar la mirada sobre el conjunto de la evolución social de las mujeres y del feminismo. En el análisis de las sucesivas etapas se muestran los debates como un reflejo de las necesidades del desarrollo económico capitalista y de la ideología patriarcal convenientemente modulada, adaptada a cada época y distribuida masivamente por los medios de comunicación.

En los numerosos cuadros y estadísticas se muestra la evolución de las condiciones de vida de las mujeres. Destaca el análisis sobre su incorporación al mundo del trabajo, incorporando con ellas desde un primer momento la discriminación social al terreno laboral. El análisis de la natalidad y la situación de los hogares ante la nueva idea de los cuidados y la conciliación laboral ayuda a entender la sólida alianza entre patriarcado y capitalismo, muy útil ahora que empezamos a escuchar a la nueva derecha señalar la baja natalidad como el principal problema de nuestro país.

También encontramos un pormenorizado estudio y documentación sobre la apuesta institucional de una parte del movimiento de mujeres, con la creación del Instituto de la Mujer y sus pares autonómicos. A su vez, se revisa la realidad de la importancia concedida a las mujeres en el mundo académico a través de los debates para el reconocimiento de los estudios de género.

En fin, si la llegada de Reagan a la presidencia consiguió paralizar la iniciativa para generalizar el derecho al aborto de un potente movimiento feminista en EE UU, ahora sabemos que la reacción no consiguió, a pesar de las numerosas contraofensivas, ilegalizarlo. Y fueron decenas de miles las mujeres que salieron contra Trump a recordárselo. El objetivo legal no se consiguió, pero el avance social se mantuvo en gran medida. Los datos reflejados, la genealogía de las ideas feministas y los análisis del libro son de utilidad inmediata para los tiempos que vamos a vivir.


Mujeres en la alborada. Guerrilla y participación femenina en Guatemala 1973-1978

Yolanda Colom. 300 pp. Pepitas de Calabaza, 2018. 20 €

Begoña Zabala

Narra la autora la experiencia guerrillera, a la que ella misma estuvo incorporada, durante los años 1973 a 1978, en el altiplano occidental, montañas de Cuchumatanes y selvas de Ixcán y Petén. En concreto, estuvo militando en el Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP) durante once años. Se refiere especialmente a la participación femenina en este periodo, a la vez que ofrece un certero diagnóstico sobre la situación de las poblaciones indígenas de esas zonas. Posteriormente formará parte de la fracción que asuma la derrota militar sin ambages y apuesta por una salida política de la organización. La represión fue absoluta y terminó con la lucha armada, no así con muchas personas que siguieron desde diferentes alternativas y opciones.

Me gustaría resaltar tres aspectos sobresalientes del libro. Por un lado es destacable que cuente en primera persona su experiencia, aunque sea relatada veinte años más tarde, basada en el día a día y en las tareas que realiza en la montaña. Se trata de un relato cercano, vital, muy reflexionado, pero sobre todo real. Con el paso del tiempo ha incorporado análisis que solo después de los acontecimientos sucedidos y con una visión más global se pueden hacer. Sin falsos arrepentimientos, con elementos de autocrítica, nos adentra en las contradicciones profundas y durísimas que supone la militancia en el EGP. No hace concesiones a las miserias de la guerra o de la clandestinidad para señalar errores o acciones equivocadas o actitudes autoritarias o caudillismos. Resulta de una honestidad pasmosa.

En segundo lugar, la mirada de mujer y el relato que nos transmite, poniendo en el centro y en la constancia las condiciones en la que viven las mujeres, es encomiable. Es la mirada de una ladina, procedente de la clase media alta, con estudios universitarios en educación, incorporada a la militancia armada por absoluta convicción. Y, muy pronto, se vuelve cómplice de las mujeres indígenas de forma explícita.

Finalmente se define como revolucionaria, entonces y ahora. No ha renunciado a nada: “Pertenezco a una generación de revolucionarios latinoamericanos forjada en un período de terrorismo de Estado, de crisis del sistema político y de luchas por la defensa de los más elementales derechos humanos, laborales y ciudadanos que fueron anegadas en sangre, muerte y exilio. Pertenezco a una de tantas generaciones guatemaltecas que hemos atestiguado cómo los corazones que laten por la justicia, la verdad y la dignidad son acosados a muerte. Y cómo el terror, la corrupción y la intolerancia de los poderosos han hecho escuela dentro de nuestra sociedad”.


Atado y bien atado. La Transición, golpe a golpe (1969-1981)

Rubén Uceda. 224 pp. Akal, 2018. 18 €.

Antonio García Vila

Lo que fuera el aparente consenso que fraguó la celebrada Transición española, supuesto modelo de paso no traumático de una dictadura a una democracia moderna, ejemplo para el resto del mundo subyugado, ha desvelado ser, con el paso de los años, una desconfianza manifiesta entre los involucrados, una acusación dolorida por parte de los olvidados de la historia y un entramado de medias verdades, mentiras indecorosas y propaganda institucional.

Todo ello se manifiesta en un desencanto incómodo frente al discurso oficial que oculta los aspectos menos risueños y almibarados de lo que más que una transición fuera una suerte de transacción, en la que ganaban los que siempre habían ganado, aureolando, además, sus sienes con el adorno de la valentía, la honestidad, la generosidad y la sensatez. Rubén Uceda, afirma la editorial, crea cómics contra la desmemoria y por la construcción de un imaginario anticapitalista, y no ha perdido la ocasión de, precisamente, traer a nuestra memoria algunos de los hitos que jalonaron la Transición española. Algunos que no fueran los pregonados por el poder, claro, y que contribuyeran a crear ese imaginario alternativo y anticapitalista que el autor propone. En sus interesantes páginas, en sus viñetas, Atado y bien atado ofrece una crítica contundente al modelo simplista que la propaganda oficial y los medios más complacientes han urdido en torno a un momento político, cultural y social decisivo de nuestra historia reciente.

Un periodo breve e intensísimo, entre el 69 y el 81, lo acota Uceda, que difícilmente puede teñirse de un solo color, pues priman los contrastes, los claroscuros, las sombras. Una historia muchas veces contada, pero a menudo poco creíble. Pienso que es injusto negar toda virtud, toda positividad, a la Transición española. Es verdad, como denuncian Uceda y tantos otros, que Franco moría con la convicción de dejarlo todo atado y bien atado, consumando la restauración borbónica, y es cierto que comunistas y sindicatos hubieron de transigir con opciones antes inaceptables, como sabido es el trayecto protagonizado por los socialistas. Pero, junto a los abandonos, las traiciones y el entreguismo, existió un enorme empeño colectivo, una lucha optimista y desigual que dejó huellas que no pueden olvidarse. Uceda se empeña en esta estupenda novela gráfica, en estos retratos, en recuperar esa ilusión quizá traicionada, esa época convulsa y a sus protagonistas, unos anónimos, otros con nombres y apellidos, para que nunca se pierdan. Los más jóvenes harían bien en asomarse a sus combativas páginas. Probablemente pocas veces se lo habrán contado así, y, sin duda, merece la pena que alguien como Uceda lo haga. En memoria de los perdedores.


El caso Altsasu

Aritz Intxusta y Aitor Agirrezabal.

232 pp. Txalaparta, 2018. 17 €

Sabino Bengoa

“En la madrugada del 15 de octubre de 2016, un altercado en las puertas del Bar Koxka de Altsasu (Navarra), en el que se vieron implicados varios vecinos del pueblo, dos agentes de la Guardia Civil y las parejas de estos últimos, dejó como primer resultado dos detenidos y un tobillo, el del teniente, roto. En menos de 24 horas, las calles de esta localidad navarra se habían convertido en el plató de televisión de la mayoría de medios de comunicación del Estado español”.

Así arranca este libro en el que, de forma ágil, se desgrana lo sucedido entre la fecha citada y el 1 de junio de 2018, en que se dictó sentencia sobre el caso: una pena de 13 años de prisión, dos de 12 años, una de 10, tres de 9 y una de 2 años. El mayor de los jóvenes, Iñaki, tenía 32 años; el resto, Jon Ander, Ainara, Oihan, Aratz, Julen, Jokin y Adur, entre 19 y 22. Si tenemos en cuenta que Altsasu tiene 7.500 habitantes, podemos imaginar lo que ha supuesto este caso para la juventud altsasuarra y el pueblo en general. En el libro se detallan los entresijos de la investigación de este caso, asumida inicialmente por la Policía Foral de Navarra y el Juzgado de Instrucción nº 3 de Pamplona, y sustraída luego por la propia Guardia Civil y la Audiencia Nacional. Pues bien, ¿quiénes fueron los que decidieron aprovechar aquellos hechos para entonar el “¡A por ellos, oé; a por ellos, oé!” que después se entonaría también en el proceso catalán?

En el libro se da voz, entre otras, a aquellas personas que los grandes medios de comunicación estatales, sin excepción, ningunearon y criminalizaron: jóvenes condenados, familiares, testigos, etc. Se detalla también la represión policial sufrida en Altsasu y su comarca, Sakana, en las últimas décadas y el surgimiento de Ospa Mugimendua, una iniciativa que reclama la desaparición de la Guardia Civil de la localidad. Y acompañándolo todo, la organización creada: asambleas vecinales de cientos de personas que deciden los pasos a dar; la plataforma Altsasukoak aske! (¡Libertad para los de Altsasu!) ligada a lo anterior; el grupo de madres y padres agrupados en Altsasu gurasoak; caceroladas, marchas, fiestas, charlas y actos por toda Nafarroa, Euskal Herria y también por Madrid, Barcelona, Burgos, Galiza, País Valencià...

El libro ayuda a entender cómo una población tan pequeña ha sido capaz de generar una solidaridad en la que, junto a decenas de pequeños y medianos actos, se han logrado también manifestaciones de hasta 65.000 personas. Pero es que, a tamaña injusticia, tamaña respuesta.





Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons