aA+
aA-
Grabar en formato PDF

En Revista Viento Sur162

miradas voces
miradas voces
Recuerdos del mar Egeo - Sara Serrano

Paisajes bañados por el mar Egeo, islas lejanas, un laberinto de tejados carcomidos por el tiempo de Atenas, los sencillos placeres del verano, ver cómo un barco se aleja o huir en él, son algunos de los elementos que evocan las fotos de Sara Serrano, fotógrafa amateur a la que dedicamos la sección en este número.

Sara tiene una mirada especial apenas contaminada por las exigencias técnicas de los fotógrafos; una mirada precisa y elegante que se aleja del sometimiento obsesivo de retratar cada instante de un viaje. La mirada de Sara es calculada, literalmente, ya que es licenciada en Matemáticas y especializada en Lógica y, al mismo tiempo, literaria y narrativa: es una gran redactora, guionista y mejor lectora. Un perfil poco común dentro del mundo de la fotografía pero que, sin embargo, consigue hacer fotos que transmiten calma, la emoción del viaje, el interés por los nuevos paisajes, cierto temor por cambiar de casa, de país, por dejar Madrid e instalarse en Atenas. Sara no es una fotógrafa profesional, pero tiene la capacidad de captar la espontaneidad y sacar fotos que recuerdan a canciones de Thanasis Papakonstantinou, poemas de Kavafis, libros de Stratís Tsircas, Nikos Kazantzakis, o a canciones de rembétiko tocadas en tabernas griegas.

En las imágenes vemos un grupo de niños jugando sobre una tabla en la playa de Hydra, una pequeña isla cercana a Atenas, una pareja observando cómo se aleja un ferry, el transporte más famoso en Grecia que cada año se llena cada día de griegas y griegos escapando a alguna isla del calor ateniense. En otra de las fotos vemos un barco cruzando el mar Egeo, con sus aguas azul turquesa y fuertes vientos, los balcones de un edificio del famoso barrio de Exarcheia, en donde coinciden varios vecinos reposando en la terraza en un día caluroso. Los balcones de Exarcheia, lugares de descanso, espacios luminosos para respirar, se convierten en algunas ocasiones en privilegiados miradores de las revueltas anarquistas y manifestaciones que suelen incendiar con cócteles molotov, gases lacrimógenos y barricadas el céntrico barrio ateniense. En contraste, vemos a una chica sentada apaciblemente en una de las rocas del Areópago, una pequeña colina situada a los pies de la Acrópolis desde donde se contempla la inmensidad de la ciudad de Atenas.

De vez en cuando está bien repasar las fotos de Sara para recordar los buenos momentos del verano y de la sensación de nervios y entusiasmo de viajar a islas lejanas.

Mariña Testas









Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons