aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Milán: 250 000 manifestantes en la marcha antirracista
¿Otra Italia es posible?
05/03/2019 | Salvatore Palidda

La mayor movilización contra el racismo, el fascismo y el sexismo de los líderes y fieles de la Liga de Salvini desde que llegaron gobierno. Una manifestación que quizás va a enseñar algunas cosas a la izquierda perdida o a la deriva de derechas de los Renzi, Gentiloni y Minniti. ¿Pero llegará la izquierda a aprender algo de estas movilizaciones? Milán, la mayor ciudad del Norte de Italia y cabeza de la región más rica que, de hecho, domina la economía del país, es también la única que se ha quedado a la izquierda en una Lombardía dominada por la Liga de Salvini y las derechas, incluyendo a los grupos nazi-fascistas. Es la segunda vez, después del 20 de mayo de 2017, que Milán organiza una manifestación nacional clara contra la deriva fascista, racista y sexista desarrollada por el Ministro del Interior, Salvini.

La convocatoria a la manifestación de este 2 de marzo de 2019 fue inmediatamente apoyada por más de 700 colectivos locales y otros 1200 colectivos entre asociaciones, sindicatos, cooperativas y personas individuales llegadas en tren, coches y centenares de autobuses. Además de todos los sindicatos (salvo el fascista y de la Liga), entre esas asociaciones estaban Arci, Emergency, Amnesty International, Médicos sin Fronteras, el universo LGBI y numerosas personalidades del mundo del arte, de las universidades, del espectáculo y también scouts, frailes y monjas de diferentes órdenes religiosas. Muy significativa la repetición coral y continua del Bella ciao, incluso por niños y niñas. La comunidad china, bastante dinámica y numerosa en Milán, que apoyó la elección de un alcalde de izquierdas, llevó en el cortejo un dragón gigante. Pero Milán es también la ciudad donde se concentran desde hace más de treinta años el mayor número d epersonas marroquíes, tunecinas, rumanas y albanesas que tampoco faltaron a la manifestación. El éxito fue mucho más allá de lo esperado por los pronósticos más optimistas: 250.000 personas. También hay que recordar que a lo largo de estos últimos meses ha habido manifestaciones similares en muchas ciudades italianas.

El alcalde Beppe Sala estaba muy satisfecho porque hoy Milán ha sabido dar una bofetada a Salvini y a su Liga que busca la miseria, incluso administrativa, de su Ayuntamiento. Y comentó: “Es un momento de gran cambio para el país, esta es nuestra visión de Italia. La línea de separación neta entre apertura y cierre, entre algunos sueños autárquicos que se expresan en la idea de emitir solo canciones italianas en la radio, y una visión internacional. No dejar la política solo en manos de los políticos: es lo que recomienda Milán para extender una idea diferente de Italia. Milán puede ser la guía para otra Italia”.

Sin dudam en una coyuntura bastante crítica para la ex-izquierda italiana, esta manifestación constituye una señal muy importante: las divisiones, las frustraciones, el sentido de impotencia, la carencia de capacidad de innovación, todo se ha borrado por el éxito de una movilización que ni la derecha ni sus aliados del M5S pueden emular en sus dimensiones, su entusiasmo, su fuerza humana y también política. Porque la oposición al gobierno ha sido clara para todos los manifestantes al margen de a qué grupo pertenecían. Es la razón por la que los líderes de Liberi e Iguali así como los del Partido Democrático reconocieron un hecho insoslayable: “desde aquí hay que reconstruir la izquierda”. Uno de los candidatos al puesto de secretario general en el Partido Democrático que se elegirá mañana en las primarias , Zingaretti [finalmene elegido], ha dicho: “Necesitamos a las personas y hay que volver a las personas” Y otra candidato, Martina, tuiteó: “Hoy y mañana. Para la primavera democrática #primero las personas”, añadiendo la imagen de los dos candidatos juntos. Según algunos periodistas, todo el mundo ha aprendido la lección . “El PD unido es indispensable para vencer a quienes siembran el odio en este país, quienes piensan en construir el futuro sobre el rencor; esta manifestacón reclama unidad y apertura y no debemos decepcionar de ninguna manera”. El nuevo jefe de la CGIL italiana, el que ha sido considerado el más a la izquierda de todos los dirigentes sindicales conocidos desde hace treinta años, declaró: “No es a Salvini a quien nos dirigimos sino a todo el país que pide participar y cambiar las políticas económicas”, y el más a la izquierda de Liberi e Iguales, Nicola Fratonianni, dijo que, según él, la de Milán ha sido una manifestación extraordinaria con centenares de miles de personas que se rebelan juntas frente a la ola negra que quiere sumergir a Italia y frente al racismo que se extiende”.

Una manifa con un espíritu que llena el corazón del famoso cura don Virginio Colmegna. Presidente de la Casa de Misericordia que asiste a migrantes. Milán muestra que una luz brilla. “En la sociedad italiana está presente una gran disposición a vivir pacíficamente junto a los cinco o seis millones de personas extranjeras pero es agotador imponerse; se trata de apoyar este rechazo a la intolerancia”.

¿Va a durar mucho tiempo esta coyuntura italiana?

Salvini y el M5S harán como que esta manifestación no va con ellos. Pero en realiadad es un duro golpe para ellos en primer lugar, para el M5S que pierde sin descanso sus consensos y también para la Liga pues no podrá mantener sus promesas ni seguir con la demagogia anti-emigrantes. No es casualidad que Grillo haya reaccionado diciendo que esta manifestación solo es un fenómeno mediático”; el racismo no existe, lo que hay es egoísmo y la pretensión de actuar según la lógica "mors tua vita mea" (Tu muerte es mi vida. ndt).Según él, habría que pensar en los pobres y no en proyectos que no sirven para nada. Pero en eso va contra sus propios ministros que han firmado planes de grandes obras. Y el riesgo de que el gobierno de Conte no resista el golpe es grande.

Todos los datos económicos son negativos: la previsión del PNB se ha reducido al 0,9; esto quiere decir que el programa del gobierno debe ser revisado y hará saltar las dos promesas de la Liga y del M5S, a saber, la reforma de las pensiones y el salario de ciudadanía. A esto se añade el hecho de que desde hace un tiempo el gobierno, pero también el Partido Democrático, se pliegan a las expectativas de los lobbys, de las grandes constructoras, de los militares y las multinacionales como Leonardo o Eni. Y en nombre del relanzamiento económico, los gobernantes de la Liga ya han propuesto eliminar las normas y dispositivos anticorrupción e incluso anti-mafia que, dicen ellos, paralizarían lo estipulado de los contratos de obras. En resumen, la descalificación casi total del M5S es casi completa; probablemente, se reducirá a un partido del 10%, es decir, un partido de gente que sin experiencia política, que no tienen ningún criterio de evaluación del gobierno y que solo piensan en mantenerse lejos de todos los partidos.

En cuanto a Salvini, sale bien parado por el hecho de que hasta ahora, los sondeos le dan como el primer partido del país con cerca del 36% de los votos, lo que junto con otras derechas podría superar el 40% y alcanzar la mayoría absoluta en caso de elecciones anticipadas, que muchos observadores prevén para el próximo año. Pero esta hipótesis no es del todo creíble pues el juego de Salvini corre el riesgo de agotarse debido que hasta ahora solo es demagogia anti emigración y nada más. El verdadero riesgo es que sus mismos electores empezarán a darse cuenta de que no se ocupa de ellos. Basta ver la gravísima alarma provocada por el aumento de los cánceres y otras enfermedades debidas a la contaminación tóxica en sus feudos electorales. También ocurrirá que en estos feudos de la Liga, hay un número impresionante de trabajos para los que se emplea a migrantes en negro, casi en esclavitud, y el empresariado está protegido por la Liga... Sin embargo, ¿hasta cuando podrá Salvini desviar las fuerzas de la policía para enviarlas solo contra las personas migrantes dejando crecer la economía sumergida que, a menudo, está vinculada al crimen organizado? Y cómo podrá ocultar el hecho de que todo su entorno está lleno de gente sedienta de aprovecharse del poder como fue el caso de la dirección de la vieja Liga de Bossi, totalmente imputada y que acabó por reducir el partido al 4% de votos.

Ese es el talón de Aquiles de Salvini. Un partido de gente arribista que piensa arramplar lo más y lo más rápido posible. Es un partido que no tiene nada de movimiento antipartido y antisistema o soberanista-populista. Es un partido tradicional. Prueba de ello es que se acaba de descubrir la peculiar forma mediante la cual Putin va a financiar la campaña de la Liga en las próximas europeas.

El hombre de Salvini en Moscú se llama Savoini y organizó el cambalache: la sociedad rusa Rosneft va a vender tres millones de toneladas de gasoil a la ENI italiana (para lo que Salvini se ha movilizado protegiéndole en Libia más de lo que había hecho Minniti). Este gasoil se venderá con un descuento del 4% que irá a la Liga. Y esto se va añadir a los 49 millones que la vieja Liga debería pagar al Estado después de su condena pero que Salvini dice que no sabe dónde han desaparecido.

Hasta ahora, Salvini ha tenido éxito con su gran operación de distracción masiva participando en la tontería de difundir diariamente ddecenas de selfies al lado de todas las estrellas y otros cretinos. Y su éxito se debe en gran medida a la nulidad política de Renzi, que él también apostaba por la arrogancia del advenedizo. Sin embargo, la cuestión es que Salvini apuesta por la improbable remontada del Partido Democrático, lo ue no está nada claro. No muy viable que pueda mantenerse a base de actitudes violentas. Una buena parte de las italianas e italianos tiende a pensar según el viejo dictado del célebre comediante Toto: "Aún nos queda una noche”. Es la eterna idea de que se va a encontrar la forma de adaptarse y superar la coyuntura. Pero es cierto que el desgaste será importante y podrá provocar reacciones extremas. Si en Italia no ha habido revueltas de jóvenes de los suburbios (porque aquí las y los emigrantes son recientes y demasiado sommisos) y tampoco chalecos amarillos, es porque la sociedad italiana aún tiene pequeñas y múltiples mediaciones y amortiguadores económico-sociales endógenos (familia, parientes, clientela...) … pero este universo de amortiguadores tiende a desaparecer... Por ejemplo, es emblemático el declive demográfico continúo desde hace varios años y que no se compensa completamente con la emigración aunque estamos en el primer país católico... Pero ningún político o experto intenta comprender que es factible... Salvini no puede comprender estas cuestiones porque debería decir que si quiere menos emigrantes tiene que cerrar una gran cantidad de actividades justo en sus feudos electorales... y elegir el decrecimiento... ¡evidentemente, imposible! En resumen, Italia se encuentra en una coyuntura que por ahora solo puede tener unos flashes clarificadores mediante manifestaciones como la del 2 de marzo en Milán.

02/03/2019

https://blogs.mediapart.fr/salvatore-palidda/blog/020319/milan-250-000-manifestants-la-marche-antiraciste-une-autre-italie-possible

Traduccion viento sur





Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons