aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Debates
La extrema derecha: un fenómeno global
19/01/2019 | Michael Löwy

En los últimos años, la extrema derecha reaccionaria, autoritaria o fascista ha estado en ascenso en todo el mundo: ya gobierna la mitad de los países del mundo. Entre los casos más conocidos figuran: Trump en Estados Unidos, Modi en la India, Orbán en Hungría, Erdoğan en Turquía, Daesh del Estado Islámico, Salvini en Italia, Duterte en las Filipinas y ahora Bolsonaro en Brasil. Pero en varios otros países tenemos gobiernos cercanos a esta tendencia, aun si no se definen así de forma tan explícita: Rusia bajo Putin, Israel con Netanyahu, Japón bajo Shinzō Abe, Austria, Polonia, Birmania, Colombia, etc. De hecho, la distinción entre estos dos grupos es completamente relativa.

Postfascismo no populismo
Esta extrema derecha tiene sus propias características en cada país: en muchos casos, como son Europa, Estados Unidos, India y Birmania el enemigo —es decir el chivo expiatorio— es musulmán y/o inmigrante. En ciertos países musulmanes, son las minorías religiosas de cristianos, judíos e yazidis. En algunos casos, el nacionalismo xenófobo y el racismo prevalecen, en otros el fundamentalismo religioso, o bien el odio a la izquierda, el feminismo y los homosexuales. A pesar de esta diversidad, hay algunas características comunes a la mayoría, si no a todas: el autoritarismo, el nacionalismo fundamentalista de Deutschland über alles[primero Alemania] y sus variantes locales: America First, O Brasil acima de tudo, etc., acompañada de intolerancia étnica (racista) y violencia policial/militar como la única respuesta a los problemas sociales y el crimen. La caracterización como fascista o semifascista puede aplicarse a algunos, pero no a todos. Enzo Traverso utiliza el término posfascismo, que puede ser útil, ya que designa continuidad y diferencia.

Por otro lado, el concepto de populismo utilizado por algunos científicos políticos, los medios de comunicación e incluso una parte de la izquierda, es completamente incapaz de explicar el fenómeno en cuestión y solo sirve para confundir el problema. Si en América Latina desde la década de 1930 a la de 1960 el término correspondió a algo relativamente preciso (vargaísmo, peronismo, etc.), su uso en Europa a partir de la década de 1990 es cada vez más vago e impreciso.

El populismo se define como una posición política que apoya a la gente contra la élite, que se puede aplicar a casi cualquier movimiento o partido político. Cuando este pseudoconcepto es aplicado a los partidos de extrema derecha, conduce voluntaria o involuntariamente a su legitimación, a hacerlos más aceptables, si no aprobatorio (¿y quién no es para las personas contra la élite?), con cautela evitando los términos problemáticos de racismo, xenofobia, fascismo, extrema derecha. El populismo también es utilizado de manera deliberadamente desconcertante por los ideólogos neoliberales para lograr una amalgama entre la extrema derecha y la izquierda radical, caracterizada como populismo de derecha y populismo de izquierda que se opone a las políticas neoliberales, Europa...

Hipótesis
¿Cómo explicamos este espectacular ascenso de la extrema derecha, en forma de gobiernos, pero también de partidos políticos que aún no gobiernan, pero que tienen una amplia base electoral e influyen en la vida política de países como Francia, Bélgica, Holanda, Suiza, Suecia, Dinamarca, y así sucesivamente? Es difícil proponer una explicación general para fenómenos tan diferentes, que expresan contradicciones específicas de cada país o región del mundo; pero como se trata de una tendencia planetaria, al menos debemos considerar algunas hipótesis.

Una explicación para rechazar sería aquella que atribuye el ascenso de la derecha radical a las olas migratorias, particularmente en Estados Unidos y Europa. Las y los migrantes son el pretexto conveniente, el caldo de cultivo en el comercio de fuerzas xenófobas y racistas, pero de ninguna manera la causa de su éxito. Además, la extrema derecha está floreciendo en muchos países, Brasil, India, Filipinas… donde apenas se hace mención a la inmigración.

La explicación más obvia, y sin duda una relevante, es que la globalización capitalista, que también es un proceso de homogeneización cultural brutal, produce y reproduce a escala mundial formas de pánico de identidad (el término es de Daniel Bensaïd), lo que lleva a manifestaciones nacionalistas y / o religiosas intolerantes y favorece conflictos étnicos o confesionales. Cuanto más poder económico pierden las naciones , más proclaman la inmensa gloria de la Nación por encima de todo.

Otra explicación sería la crisis financiera del capitalismo, que ha causado depresión económica, desempleo, marginación social desde 2008. Este factor puede haber sido importante para hacer posible una victoria de Trump o Bolsonaro, pero lo es menos para Europa: la extrema derecha es muy poderosa en los países ricos menos afectados por la crisis, como son Austria o Suiza, mientras que en los países más afectados por la crisis como España o Portugal la izquierda y el centro izquierdo son hegemónicos, y la extrema derecha permanece marginal.

Estos procesos tienen lugar en sociedades capitalistas donde el neoliberalismo ha dominado desde la década de 1980, destruyendo los vínculos y solidaridades sociales, profundizando las desigualdades sociales, las injusticias y la concentración de la riqueza. También deberíamos tener en cuenta el debilitamiento de la izquierda comunista tras el colapso del llamado “socialismo realmente existente”, sin que otras fuerzas de izquierda más radicales logren ocupar este espacio político.

Estas explicaciones son útiles, al menos en algunos casos, pero son insuficientes. Todavía no contamos con un análisis global para un fenómeno que es global y que tiene lugar en un momento histórico particular.

¿Representa un regreso a la década de los 1930?
La historia no se repite: podemos encontrar similitudes o analogías, pero los fenómenos actuales son muy diferentes de los modelos del pasado. Por encima de todo, no tenemos, todavía, estados totalitarios comparables a los de antes de la guerra. El análisis marxista clásico del fascismo lo definió como una reacción del gran capital, con el apoyo de la pequeña burguesía, ante la amenaza revolucionaria del movimiento obrero. Uno se pregunta si esta interpretación realmente explica el auge del fascismo en Italia, Alemania y España, en los años veinte y treinta. En cualquier caso, no es relevante en el mundo de hoy, donde en ninguna parte hay una amenaza revolucionaria. Sin mencionar el hecho obvio de que el gran capital financiero muestra poco entusiasmo por el nacionalismo de la extrema derecha, aunque siempre está listo para adaptarse a él cuando sea necesario.
El fenómeno de Bolsonaro
Unas pocas palabras sobre el último episodio de esta ola parda global que se haya concretado en el fenómeno Bolsonaro en Brasil. Parece el más cercano al fascismo clásico, con su culto a la violencia y el odio visceral hacia la izquierda y el movimiento obrero; pero a diferencia de varios partidos europeos, desde la FPO austriaca hasta la FN francesa (ahora Rassemblement national, RN), no tiene raíces en los movimientos fascistas del pasado, representados en el caso brasileño por el AIB liderado por Plinio Salgado en la década de 1930.

Tampoco convierte al racismo en su bandera principal, a diferencia de la extrema derecha europea. Ciertamente, hizo algunas declaraciones racistas, pero este no fue en absoluto el enfoque de su campaña. Desde este punto de vista, se parece más bien al fascismo italiano de la década de 1920, antes de la alianza con Hitler.

Observamos varias diferencias significativas comparando a Bolsonaro con la extrema derecha europea:

  • La importancia del tema de la lucha contra la corrupción, el antiguo caballo de guerra de la derecha conservadora en Brasil desde la década de 1950. Bolsonaro ha logrado manipular la indignación popular legítima contra los políticos corruptos. Este tema no está ausente en el discurso de la extrema derecha en Europa, pero está lejos de ocupar un lugar central.
  • El odio por la izquierda, o el centro-izquierda (el PT brasileño), fue uno de los principales temas de movilización de Bolsonaro. Se encuentra menos en Europa, excepto en las fuerzas fascistas de las antiguas democracias populares. Pero en este caso, es una manipulación (demonización) que se refiere a una experiencia real del pasado. Nada como esto en Brasil: el discurso violentamente anticomunista de Bolsonaro no tiene nada que ver con la realidad brasileña presente o pasada. Es aún más sorprendente, ya que la Guerra Fría terminó hace décadas, la Unión Soviética ya no existe, y el PT obviamente no tiene nada que ver con el comunismo (en todas las definiciones posibles de este término).
  • Mientras que la extrema derecha europea denuncia la globalización neoliberal, en nombre del proteccionismo, el nacionalismo económico, y se pronuncia contra de las finanzas internacionales, Bolsonaro presentó un programa económico ultra-neoliberal: más mercado, apertura a la inversión extranjera, privatización y una alineación total con las políticas de Estados Unidos. Esto, sin duda, explica la masiva concentración de las clases dominantes en su candidatura, una vez que se notó la impopularidad obvia del candidato de la derecha tradicional Geraldo Alckmin.
    Lo que tienen en común Trump, Bolsonaro y la extrema derecha europea son tres temas de agitación sociocultural reaccionaria:
  • El autoritarismo, la adhesión a un hombre fuerte, un líder, capaz de restaurar el orden.
  • Una ideología represiva, el culto a la violencia policial, reclamar la restauración de la pena de muerte y la distribución de armas a la población para su defensa contra los delincuentes.
  • Intolerancia contra las minorías sexuales, especialmente las personas LGBTI. Es un tema que tiene cierto éxito en convocar a sectores religiosos reaccionarios, ya sea católico en Francia o neopentecostalista en Brasil.
    Estos tres temas, junto con la guerra contra la corrupción, fueron decisivos para la victoria de Bolsonaro, gracias a la difusión masiva de noticias falsas en las redes sociales (queda por explicar por qué tanta gente ha creído estas mentiras gigantescas). Pero aún nos falta una explicación convincente del increíble éxito de su candidatura en tan pocas semanas, a pesar de la violencia y brutalidad de sus discursos de la guerra civil, su misoginia, su falta de programas y su descarado amparo a la dictadura militar y tortura.

Antifascismo consistente
¿Cómo luchamos contra esto? Por desgracia, no existe una fórmula mágica para luchar contra esta nueva ola marrón global. El llamamiento de Bernie Sanders para un Frente Antifascista Mundial es una propuesta excelente. Al mismo tiempo, deben formarse amplias coaliciones en defensa de las libertades democráticas en cada país en cuestión.

Pero también se debe considerar que el sistema capitalista, especialmente en tiempos de crisis, produce y reproduce constantemente fenómenos como el fascismo, los golpes de Estado y los regímenes autoritarios. La raíz de estas tendencias es sistémica, y la alternativa debe ser radical, es decir, anti-sistémica. En 1938, Max Horkheimer, uno de los principales pensadores de la Escuela de Teoría Crítica de Frankfurt, escribió: “Si no quieres hablar sobre el capitalismo, no tienes nada que decir sobre el fascismo”. En otras palabras, el antifascista constante es un anticapitalista.

10/01/2019

Artículo original: http://www.internationalviewpoint.org/spip.php?article5890

Traducido para Coordinadora socialista por Nevin Siders: http://socialistarevolucionaria.org/la-extrema-derecha-un-fenomeno-global/?fbclid=IwAR3cJpQjf0BVBZtaWcjqOQj5Ucmu9mVaZbGeRovB1cN3En7101K3tTnfSNU
Editada por viento sur





Facebook Twitter Telegram RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons