aA+
aA-
Grabar en formato PDF
País Valencià
Un año más de impunidad fascista
06/10/2018 | Ester Fayos, Paula Duran

Versión original en catalán

Las amenazas, intimidaciones y ataques fascistas han aumentado en el último año en el País Valencià por una concatenación de factores históricos, muy relacionados con el proceso de autodeterminación de Cataluña y con el anticatalanismo que vehiculan ciertas organizaciones y partidos políticos en el territorio valenciano. Aunque el PP ya no está, la impunidad de los agresores sigue intacta

Desde el inicio de la transición, aunque los precedentes son anteriores, el País Valencià ha sufrido la violencia y la impunidad de la extrema derecha. Aunque, en los últimos años, parecía que estos grupúsculos se habían debilitado, este año se ha producido una nueva ola de violencia anticatalanista y ultraderechista protagonizada por los mismos que han estado al frente de este fenómeno en décadas anteriores 1/. Ola que se inició durante los boicot -protagonitzados por partidos ultras como España 2000- contra las muestras de solidaridad del pueblo valenciano con el pueblo catalán que recorrieron todo el País a finales de septiembre de 2017. Extrema derecha que volvió a mostrar su actitud impune y agresiva durante las agresiones de la tarde del pasado 9 de octubre.

24 de septiembre. Un chico cenaba en un bar de Burjassot (Horta Nord) con su pareja. "Cuando nos levantamos para recoger el postre, apareció un nazi y me dijo: ’Heil Hitler’", relata este estudiante de 21 años. El joven no le contestó, pero aquel insistió preguntándole si pertenecía al movimiento SHARP (Skinheads contra los Prejuicios Raciales, en sus siglas en inglés). El joven, que tampoco le respondió, recibió en ese momento un "trompazo", cayéndole en el plato el helado que comía." ’Tranquilo que no te voy a hacer nada, aún’ me espetó mientras nos sentábamos a la mesa".

El agresor, de unos 30 años y todo lleno de tatuajes, en compañía de otros dos -uno con la camiseta del Valencia CF y otro rapado de unos 45 años-, se sentó justo en la mesa de al lado. "No paraban de mirarnos. Entre ellos comentaban si nos iban o no a pegar, parecía que estaban avisando a alguien por el móvil", recuerda el estudiante. La pareja decidió abandonar el bar. Cuando salieron, en la puerta había otro hombre. "Llevaba una camiseta negra con la bandera de España y no paraba de mirarnos. Suerte que el tranvía estaba cerca y llegó en ese momento".

Casos como este son ejemplo de la normalidad democrática que impera en el País Valencià desde hace mucho tiempo. Las pintadas fascistas en las sedes de formaciones políticas y sindicatos valencianistas, los boicots a encuentros y eventos organizados por el tejido asociativo y los movimientos sociales de todo el territorio y los ataques a militantes y asistentes a eventos culturales, políticos o memorialistas, son algunos de los ejemplos que se han dado este último año. "Se sienten con tanta impunidad que se atreven a amenazarnos y agredirnos a cara descubierta, en cualquier lugar e incluso ante los cuerpos policiales", comenta una antifascista que estuvo presente durante los hechos ocurridos hace tres semanas en la inauguración del Aplec (Encuentro) del Camp de Túria. "No obstante, esos hechos, a las que somos antifascistas, nos dan más motivos y empuje para seguir luchando contra la impunidad del fascismo en nuestra tierra", asegura.

Un verano calentando motores

A finales de julio, militantes del Grupo de Acción Valencianista (GAV), España 2000, La Falange Española de las JONS y Defendemos Valencia, encabezados por Juan García Sentandreu, militante ultraderechista, ex presidente del GAV, actualmente afiliado a VOX y presidente del conglomerado blaver Coordinadora de Entidades del Reino de Valencia, lograron acabar de destrozar el mural del artista Elias Taño en apoyo a los jóvenes de Altsasu. Esta obra ya había sido atacada previamente por una persona con casco de moto quien firmó las pintadas con las iniciales del GAV y sus juventudes. A este incidente se le sumó la falta de voluntad institucional para restituir la obra del artista, voluntad coartada por la polémica que atizaron organizaciones blaveras, el PP, Ciudadanos y Vox alrededor de su mensaje, tildándolo de "proetarra". Algunas voces críticas con la actitud del Ayuntamiento de Valencia aseguraban que el consistorio acababa de "ceder un paso imperdonable hacia la censura de la libertad de expresión".

A mediados de agosto, hubo un intento de boicotear un concierto de la banda municipal de Paiporta (Horta Sur) en el que estaba presente la alcaldesa de Compromís, Isabel Martín. El escrache se produjo después de que PP y Ciudadanos de Paiporta criticaron en sus redes sociales el contenido de las letras del grupo Riot Propaganda, que había actuado unos días antes en las fiestas del municipio. Este señalamiento llevó a que, durante el concierto de la banda del pueblo, miembros de España 2000 fueron a pitar a Martín y sus compañeras de gobierno.

El pasado 8 de septiembre en Dénia (Marina Alta), con motivo de la Diada de Cataluña y en solidaridad con el pueblo catalán, un grupo de personas organizó una concentración 2/. Mientras las manifestantes cantaban canciones para reivindicar la libertad de las presas políticas, un grupo de jóvenes comenzó a llamar "Puigdemont a prisión", "Viva España" o "Nosotros somos la juventud de España", acompañados de fuegos artificiales, según relata una de las jóvenes allí presentes. Al principio del sabotaje "eran ocho jóvenes, carne de Democracia Nacional", matiza la joven, pero a medida que avanzaba el tiempo llegaron a ser unas 30 personas las que insultaron y amenazaron a las concentradas, gente mayor y familias con menores, con frases como "¡Ya os seguiremos luego, ya!" o "Vais a flipar".

Incluso, se dirigieron a la entrevistada, quien llevaba una camiseta donde se podía leer "20 años no nos han hecho olvidarte", en referencia al asesinato de Guillem Agulló, y le chillaron: "Ya correréis ... ¡como tu amigo!". Ante todas estas amenazas, un grupo de trece agentes del Cuerpo Nacional de Policía se limitó a hacer un cordón de seguridad. "La Policía nos hizo marchar primero a nosotros y nos fuimos con mucha tensión y desilusión", indica la joven, para quien los agentes no hubieran podido hacer nada si los fascistas los hubieran atacado, aunque "los nacionales tampoco lo hubieran intentado", denuncia.

La joven lo denunció todo por su Twitter personal y días más tarde recibió una amenaza a través de esta red de Rubén Solé Navarrete, delegado de Juventudes de Democracia Nacional en Alacant. Este publicó tres fotos de ella y escribió: "El 9 de octubre pasaremos y si hace falta por encima de ti y de tu panda de guarros". La joven ya ha presentado denuncia a fin de demostrar que las agresiones del pasado 9 de octubre "no fueron un caso aislado".

Insultos, amenazas y agresiones en el Aplec del Camp de Túria

El último de los más graves intentos de boicot de la extrema derecha ocurrió el pasado catorce de septiembre, durante el séptimo Aplec del Camp de Túria celebrado en Bétera. Lo que debía ser un punto de encuentro familiar y comarcal, en un ambiente festivo y alegre, se convirtió, a partir de las seis de la tarde de aquel viernes, en un espacio plagado de insultos, amenazas, acoso y agresiones por parte de fascistas y blaveros, la gran mayoría militantes de organizaciones como España 2000, Defendemos Valencia, Avant, Somos Valencianos, Libertadores del Reino de Valencia, Levantina de Seguridad y miembros del Partido Popular de la localidad, entre otros.

Los instigadores de este boicot serían los mismos que han estado agitando el blaverisme y el fascismo durante todo el verano: nombres conocidos como el de Pepe Herrero, Juan Garcia Sentadreu (VOX) o José Luis Roberto (España 2000) que, mediante sus redes, difundían mensajes de odio anticatalanista llamando al boicot. En este caso también se le suma un primer señalamiento por parte del Partido Popular de la localidad, que hizo el grito de alerta a sus redes sociales para que los antes mencionados organicen el escrache y convocan a sus militantes y a gente del pueblo que comulgue con el discurso anticatalanista, españolista o ultraderechista.

La agresión a las asistentes al Aplec comenzó cuando españolistas y miembros del entorno ultraderechista, concentrados en el parque del Jonqueral a pocos metros del recinto-, boicotearon la llegada del pasacalle que había atravesado antes el municipio con el ruido de dulzainas y tabalets. La escena de insultos, amenazas y gritos recordó mucho a la vivida el pasado 9 de octubre en Valencia pero a una escala menor, al igual que la actuación de la Guardia Civil, que no disolvió en ningún momento el escrache ultra. Aunque, según comentan desde la organización del Aplec, todos los cuerpos policiales de la localidad estaban previamente avisados de las amenazas que estaban recibiendo por redes y de las convocatorias de boicot que habían visto.

"Los fascistas han amenazado y escupido a las participantes del Aplec, entre las que había gente mayor y menores de edad", relató la organización en un comunicado. Los grupos de extrema derecha acabaron asediando el recinto, mientras la Guardia Civil "se limitaba a hacer un cordón sin separación del recinto". Incluso, la extrema derecha pudo arrancar alguna pancarta y increpar las asistentes a menos de un metro de distancia, quien sufrieron intentos de agresión, lanzamiento de huevos -uno de los cuales alcanzó la garganta de una de las organizadoras- e insultos, acompañados de cánticos y saludos españolistas, anticatalanistas y fascistas.

Al día siguiente, la noche del sábado, durante la celebración de la IX Noche Estellés en Burjassot (Horta Nord), un grupo de unos tres encapuchados -que fueron identificados como miembros del grupúsculo Ultras Yomus originarios del municipio-, entraron gritando al acto en un intento de boicotearlo, aunque fueron expulsados ​​rápidamente.

La cultura y la memoria también en el punto de mira

Esvásticas, cruces célticas y las siglas de la organización paramilitar del gobierno nazi, la Schutzstaffel (SS), aparecieron dibujadas, el pasado 2 de julio, sobre uno de los paneles cerámicos de la Ruta Estellés en Burjassot, una ruta literaria e interactiva que recorre las calles del municipio del poeta valenciano. Al mismo tiempo y con la misma simbología se pintó la sede de la asociación cultural del municipio, Ca Bassot.

Se trata de la segunda vez que, este año, tanto el cartel que recoge el poema de Vicent Andrés Estellés en su pueblo, Burjassot fa la festa i la desfà, como la sede de la asociación cultural, sufren un ataque fascista -el primero ocurrió el 28 de marzo. "Otra vez nos pintan simbología fascista y ensucian las placas de la ruta Estellés. Volvemos a sufrir los ataques de los intolerantes, los racistas, los violentos", denunciaba Ca Bassot en sus redes sociales, ya que este hecho se ha repetido bastantes veces en el tiempo, al igual que los ataques vandálicos que ha sufrido la estatua dedicada al poeta.

La facultad de Psicología de la Universidad de Valencia también apareció, el pasado 16 de julio, con una pintada en la rampa de acceso al edificio del Campus de Blasco Ibáñez donde se leía la frase "España aguanta que Franco se levanta", acompañada de una bandera de España. Al día siguiente, el Octubre-Centre de Cultura Contemporánea (OCCC) se despertó con dos lazos azules pintados en la fachada y con la frase "Catalanistes fuera" pintada en el suelo.

En Alacant, el monolito dedicado a la memoria de Miguel Grau Gómez, joven antifascista asesinado en esta ciudad mientras colgaba carteles convocando a la manifestación del 9 de octubre de 1977, sufrió el pasado 18 de agosto un ataque vandálico que ha borrado su contenido. Durante los últimos tres años este monolito ha sufrido más de cinco ataques que han tratado de ocultar la memoria del joven asesinado por un fascista de Fuerza Nueva.

El grave caso de la Ribera

Durante los últimos dos años se han dado una serie de agresiones físicas y han aparecido decenas de pintadas con simbología y lemas fascistas y anticatalanistas en algunos municipios de la comarca de la Ribera, sobre todo en Alzira. En la comarca de la Ribera, las sedes de Compromís y del diario Levante-EMV han sido el objetivo de grupos ultra desde el inicio de 2018. Allí se encontraron pintadas donde se podía leer "Catalanes de mierda" o "Rojos No".

Según denunció meses atrás un movimiento antifascista de la comarca llamado ARA., estas pintadas y las agresiones antes mencionadas han sido protagonizadas por un grupo de jóvenes neonazis. ARA. optó por realizar un tríptico donde desenmascaraba estos neonazis, "como medida de seguridad, por si algún joven de la comarca vuelve a sufrir ataques de estos desgraciados", rezaba el panfleto que llevaba escrito en grande "Basta de impunidad. Señalémoslos".

Según los antifascistas, estos jóvenes se encuentran en Carcaixent y sobre todo en Alzira. Algunos también pertenecen al entorno fallero del municipio alzirenc y son bien conocidos por la policía y las representantes institucionales, aunque, según denuncian desde el movimiento, estos no han hecho en ningún momento nada para identificarlos o pararlos, "una actitud que nos afectará a todas", denuncian.

El turno de partidos políticos, sindicatos y centros

Las sedes de Compromís en Valencia y Castellón también han sido escenarios de ataques durante los últimos meses. En el caso de Valencia, el pasado 26 de julio fue la segunda vez en menos de quince días que la formación política sufrió el odio de la extrema derecha. "Las cámaras de seguridad grabaron como pintaban la fachada y hemos podido facilitar las imágenes en la Fiscalía, pero todavía estamos esperando una respuesta", explica la coportavoz de Compromís en Valencia, Àgueda Micó.

En Dénia, los ataques a sedes de Compromís, del PSPV y de Comisiones Obreras (CCOO-PV) han aumentado durante el último mes, coincidiendo con el traslado del jefe de Democracia Nacional Joven (DNJ), Juan de Haro Garcia, a la capital de la Marina Alta. El secretario general del grupo socialista y alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, y el secretario general de Compromís en la ciudad, Vicente Catalán, presentaron denuncias en la comisaría de la Policía Nacional española por las pintadas que aparecieron en sus sedes el sábado 22 de septiembre, firmadas por el grupo ultraderechista y xenófobo DNJ. En las fachadas se podían leer frases como "separatistas terroristas", "Juan de Haro no caminas solo" (en relación con la imputación de este por una agresión) o "Los españoles primero". En Castelló, el pasado 19 de septiembre, la formación Podemos también denunció la aparición de una esvástica nazi en su sede.

A mediados de julio, en la sede nacional de Compromís en Valencia se podía leer la palabra "catalanistas" escrita con pintura azul bajo un lazo azul y las siglas CDRV. Este acrónimo responde a los recientemente creados Comités de Defensa del Reino de Valencia, que luego pasarían a llamarse GDV 3/. Nuevas siglas y paraguas bajo la que actúan militantes de grupos del movimiento blaver y de la extrema derecha valenciana, como España 2000, VOX o Defendemos Valencia. Algunas voces etiquetan el GDV como el nuevo GAV, por tener en común la acción anticatalanista, pero esta vez a imagen y semejanza de los Grups de Defensa i Resistència (GDR) 4/ en Cataluña, que actúan en contra del independentismo.

En la Plana Baixa, los centros populares de Villarreal y Burriana también han sufrido ataques durante el último año. El último ocurrió el pasado sábado en La Centraleta, el casal popular de Borriana, donde apareció pintado en la puerta "9 No pasareis" firmado por los Grupos de Defensa de Valencia (GDV), en referencia a la manifestación antifascista programada para la tarde del día del próximo 9 de octubre.

Sin embargo, estos ataques han provocado una respuesta popular cada vez más fuerte y organizada que, por primera vez, se ha juntado bajo la plataforma Antifeixistes País Valencià para realizar una manifestación unitaria y antifascista para el 9 de octubre, en respuesta a las agresiones fascistas del año pasado y bajo el lema "País Valencià, tumba del fascismo". Una de las portavoces de la plataforma ha afirmado a este medio que, "a pesar de la impunidad fascista y la permisividad policial, al fascismo se le ha de combatir, porque no puede tener más cabida en el País Valencià".

2/10/2018

https://directa.cat/un-any-mes-dimpunitat-feixista-al-pais-valencia/

Notas

1/ https://www.eltemps.cat/article/4149/xarxa-extrema-dreta-valenciana

2/ https://lamarinaplaza.com/ca/2018/09/09/veins-de-denia-es-concentren-en-solidaritat-amb-catalunya-en-un-ambient-crispat-per-una-contramanifestacio/

3/ . https://www.eltemps.cat/article/5200/els-arrancallacos-de-la-ultradreta-valenciana

4/ https://directa.cat/lextrema-dreta-es-disputa-els-escamots-antigroc/

+ Info:

L’antifeixisme s’organitza i crida a prendre els carrers el 9 d’Octubre en una manifestació "històrica" a València. Ester Fayos

https://directa.cat/lantifeixisme-sorganitza-i-crida-a-prendre-els-carrers-el-9-doctubre-en-una-manifestacio-historica-a-valencia/

Diada Valenciana. Guanyar el País Valencià. La Comissió 9 d’Octubre es manifesta mentre l’UGT justifica els atacs de l’extrema dreta. Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/5189/guanyar-el-pais-valencia





Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons