aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Populismo progresista en Brasil y Argentina en los años 2000
Hora de balances
15/09/2018 | Pierre Salama

El balance de las políticas económicas adoptadas por los gobiernos populistas-progresistas latinoamericanos es más necesario que nunca. Comprender las causas de los fracasos es condición sine qua non para no repetir los errores cometidos.

Los gobiernos populistas-progresistas de los años 2000 en América Latina no son semejantes, pero tienen características comunes. Las referencias a la Nación y el apelar al nacionalismo, teniendo como corolario la denuncia de la política de los Estados Unidos de Norte-América, no son iguales en Lula, en Chávez-Maduro o en Kirchner. Tienen sin embargo puntos comunes: redistribución de ingresos favoreciendo a las capas más pobres y vulnerables, esfuerzos más o menos sostenidos en sectores clave para la cohesión social como educación y salud, relativa indiferencia en relación al curso de desindustrialización, fuerte aumento de la corrupción, incapacidad de apostar a nuevas tecnologías, expansión de la economía rentista con reprimarización creciente, mayor dependencia con respecto a cotizaciones de materias primas sometidas a las incertidumbres coyunturales de los países asiáticos.

Lo que los distingue del populismo regresivo, de la extrema derecha, es que no tratan de victimizarse eligiendo como chivos emisarios por sus dificultades al extranjero, el judío o el musulmán. El vector común de los populismos progresistas es, por el contrario, la solidaridad entre los ciudadanos sea cual fuere su raza, la religión o nacionalidad, con algunos bemoles en el caso de Venezuela. En este sentido, los progresistas pudieron recibir respaldo de las izquierdas, pero se diferencian en diverso grado de éstas por una cultura política que tiende a sustituir a las clases sociales por el pueblo.

Dos países emblemáticos servirán de base a nuestras reflexiones: Brasil y Argentina. En ambos casos, las "experiencias" de populismo progresista terminaron en crisis económica. Brasil entró en una profunda crisis, que es la más importante desde los años 1930, a consecuencia de lo cual la pobreza y las desigualdades se agravaron profundamente. Argentina asistió al agotamiento de su crecimiento, que pasó a ser negativo y, peor aún, fue incapaz de controlar el aumento de precios y de poner límite a la salida de capitales. Enfrentados a crecientes dificultades, los gobiernos argentinos "inventaron" un nuevo índice de precios subestimando la inflación, multiplicaron medidas administrativas cada vez más discrecionales para limitar las importaciones y la salida de capitales, entrando en un peligroso camino en el que la de economía dejaba de ser regulada pasando a ser dirigida, multiplicando discriminaciones y descontentos.

No se trata aquí de trazar las trayectorias económicas de estos países, con sus especificidades, opciones políticas, etc., que hemos hecho en otro sitio, sino tratar de sacar lecciones de fracasos que prepararon en gran medida el regreso de las derechas en el subcontinente. Es decir que el artículo tratará de sistematizar los mecanismos económicos que operaron, teorizarlos, introduciendo luego en los recuadros matices para cada uno de estos grandes países.

Nos detendremos en tres puntos: 1) apreciación de la moneda nacional e ilusión de falsa riqueza: del milagro al espejismo; 2) desindustrialización precoz; 3) financierización.

Seguir leyendo:

https://herramienta.com.ar/articulo.php?id=2892







Agenda
Actos
Bilbao. 15 de noviembre de 2018, 18:00h
Centro Cívico La Bolsa (c/Pelo 10-Siete calles)
foro viento sur
Madrid. 21 de noviembre de 2018, 19:00h
Librería Traficantes de Sueños Calle del Duque de Alba 13









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons