aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Nicaragua y la izquierda
Opresión, crítica, socialismo y democracia
07/08/2018 | Matthias Schindler

Desde el día19 de abril de 2018 Nicaragua es el escenario de una confrontación masiva y violenta entre un movimiento de masas exigiendo el fin del reinado de Daniel Ortega y Rosario Murillo y el gobierno administrado por ellos, que dice representar al pueblo. Como ha ocurrido desde el triunfo de la revolución sandinista en 1979, Nicaragua se ha convertido nuevamente en objeto del debate político de la izquierda internacional. Con una variedad de tonos, existen dos posiciones fundamentalmente opuestas una con la otra: hay quienes interpretan el actual movimiento de protesta como una "insurrección neo-liberal organizada por los EE UU" para derrocar al proyecto "objetivamente progresista" del gobierno de Ortega, mientras que otros ven en ese movimiento una protesta "legítima" y "pacífica" reprimida por el régimen de Ortega con extrema fuerza.

Con este texto me gustaría tratar los principales argumentos de los "defensores de la izquierda" del sistema Ortega. Desde mi punto de vista es un desastre político, que una orientación de izquierda, progresista y socialista nuevamente está relacionada con la represión estatal, con el terror paramilitar, con asesinatos y homicidios. No se puede esperar de los medios de comunicación de la derecha otra cosa que representar la represión estatal en Nicaragua como una expresión de la supuesta política socialista del gobierno. Lo malo, sin embargo, es que también hay varias fuerzas izquierdistas que minimizan, aceptan y hasta justifican, en nombre de la justicia social, la violencia de Ortega.

Voy a explicar en este texto por qué, desde una perspectiva de la izquierda o socialista, es esencial hacer lo que nos piden los estudiantes que están en la protesta: condenar la represión policial y paramilitar del gobierno Ortega públicamente y solidarizarnos con ellos defendiendo su derecho a la libertad de expresión de sus opiniones.

A la vieja pregunta "¿socialismo o democracia?" sólo puede haber una respuesta: "¡Ambos!" No puede haber socialismo sin democracia y tampoco una democracia real sin socialismo. El postulado de la época de la Guerra Fría de ponerse o al lado del "capitalismo democrático" o al lado del "socialismo real" es inaceptable y siempre debió serlo. En las discusiones políticas de la izquierda y también en las ciencias políticas hay muchos autores que dan mayor importancia al elemento "democrático" que al "social" o viceversa. Ambas posiciones son fundamentalmente erróneas. Ambas posiciones finalmente conducen a condiciones antisociales y antidemocráticas. Ambas posiciones deben ser rechazadas. Una de las principales razones de la actual hegemonía ideológica del neoliberalismo es que la izquierda de orientación socialista no ha sido capaz de presentarse como una alternativa social y democrática a la ideología dominante pro-capitalista.

Aquí me gustaría señalar que, desde mi participación activa en el movimiento contra la guerra de Vietnam, y participando en la organización de la solidaridad con Chile, del apoyo a las revoluciones en Nicaragua y El Salvador, de la protesta contra la invasión de Granada ... hasta del rechazo de la Ley Nica y la Ley Global Magnitsky de los Estados Unidos en los últimos días, he sido parte de lucha contra la política de intervención mundial de los Estados Unidos y he publicado artículos y apelaciones correspondientes.

Como nota preliminar quiero constatar claramente algunos elementos básicos respecto al papel de los Estados Unidos en relación con Nicaragua aunque ya no deberían existir malentendidos al respecto. Los Estados Unidos se presentan actualmente como defensores de la democracia. Pero durante casi doscientos años, los gobiernos norteamericanos sólo han intervenido en Nicaragua para defender sus propios intereses económicos y geoestratégicos. No les importaba la democracia cuando la dictadura de Somoza oprimía a su propia gente. En la década de 1980, EE.UU. destruyó la Nicaragua sandinista para impedir la formación de una sociedad libre y democrática con orientación socialista. Después de la derrota electoral del FSLN en 1990 su única preocupación fue que se devolvieran a sus anteriores dueños las tierras y empresas, confiscadas por la revolución, la mayoría de los cuales eran parte de la dictadura de Somoza. En 2015, cuando la dictadura familiar de Ortega-Murillo ya estaba en plena floración, la embajadora estadounidense Phyllis Powers declaró que ya no existían razones opuestas a la normalización de las relaciones económicas entre los EE UU y Nicaragua, porque ya habían sido aclarados hasta los últimos casos de compensación para las víctimas de las confiscaciones sandinistas. Estados Unidos incluso le dio a Nicaragua algunos carros de policía debido a la buena cooperación (pero mientras tanto han sido reclamados y devueltos).

Actualmente, la administración Trump –en violación de la ley internacional y contrario a los tratados internacionales –interviene de forma masiva en los asuntos internos de Nicaragua. Por medio de la Ley Nica, aprobada por el Congreso norteamericano, los EE UU amenazan con sanciones económicas si Nicaragua no se somete a las directrices políticas de Washington. Y sobre la base de la Ley Global Magnitsky, el gobierno de los EE UU bloqueó las cuentas del presidente del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua, reconocidamente muy corrupto, Roberto Rivas y de otros altos funcionarios. La actual embajadora de los Estados Unidos, Laura Dogu, está presionando a los empresarios nicaragüenses amenazándolos con la restricción de sus actividades económicas y financieras en los EE UU si continúan trabajando con el gobierno de Ortega. Estados Unidos no está preocupado por la falta de democracia o por la corrupción masiva en Nicaragua. Por el contrario, quieren debilitar o incluso derrocar a un gobierno que no pueden controlar por completo.

A continuación, se presentan algunos de los principales argumentos de los defensores más o menos críticos de Ortega[*]junto a mis respectivos comentarios:

Todo está completamente confuso

Nicaragua es muy complicado, tiene una cultura política profundamente violenta, siempre ha habido oligarquías e insurrecciones populares, dictaduras y rebeliones; la sociedad está dividida, debajo de la tierra todo está en plena ebullición, los enfrentamientos actuales son violentos en ambos lados, no está claro quiénes son los responsables, la única solución es la reconciliación y el diálogo.

* Si ya no es posible negar la violencia de las fuerzas estatales y paramilitares, entonces, como último intento para salvar a Ortega de la acusación de ser el culpable de la violencia, se presenta todo como un gran desorden opaco, donde no es posible atribuir los actos de violencia a nadie, donde todas las partes actúan de manera sucia y donde, por consiguiente, hay que calmar los ánimos y sentarse en una mesa para alcanzar un acuerdo de paz.

* Puede haber habido situaciones aisladas en las cuales han ocurrido actos de violencia incontrolada. Pero el panorama general de las protestas muestra que las víctimas por parte de los estudiantes son al menos cinco veces más altas que aquellas de la policía y otras fuerzas represivas.

* Es absolutamente apolítico y discriminatorio retratar al pueblo de Nicaragua como gente endémicamente violenta. Al menos desde Marx se sabe que todos los movimientos políticos y todas las rebeliones tienen causas sociales muy concretas. Una de las principales razones de la insatisfacción de mucha gente de Nicaragua es el hecho de que por un lado, efectivamente han sentido una ligera mejoría de sus condiciones materiales de vida hasta el año 2016, pero que por el otro, observaban un enriquecimiento ilícito de la clase alta -sandinista y no sandinista- abiertamente visible y sufrieron de restricciones cada vez más fuertes de sus libertades políticas y los derechos del pueblo.

* No se trata, pues, de que un pueblo latentemente violento, de acuerdo con su supuesta natura siempre tiene que vivir con sus caudillos y rebeliones, sino que actualmente tienen un caudillo que ha perdido todo sentido de proporción en sus actuaciones y por eso ha provocado las protestas del pueblo.

* En cualquier caso, el Estado, como titular del monopolio del poder, tiene la obligación y también la responsabilidad de usar la fuerza solamente en situaciones excepcionales y en cumplimiento de los principios de la legalidad, la necesidad y la proporcionalidad. El Estado es, por lo tanto, el principal responsable de detener las medidas represivas.

La violencia de los manifestantes

Muchos artículos de los partidarios más o menos críticos de Ortega hablan de "protestas violentas desde el principio" (https://de.indymedia.org/node/20217) culpando al movimiento de protesta por la violencia y los muertos.

* Debo claramente contradecir estas representaciones. Las protestas comenzaron el día 10 de abril de 2018. Permanecí en Nicaragua (Managua) hasta el 14 de abril y fui testigo de las primeras manifestaciones. Fueron manifestaciones modestas y completamente pacíficas de tal vez unos cientos de participantes.

* Estas manifestaciones expresaron preocupación entre los estudiantes por la preservación de la Reserva Natural Indio Maíz, que estuvo en llamas durante días sin que el gobierno peleara contra el fuego e incluso había rechazado la ayuda de Costa Rica. Lejos de exigir el derrocamiento de Ortega, los estudiantes reclamaron la intervención inmediata del gobierno en el desastre, una investigación relacionada con el fuego, el apoyo del gobierno para iniciativas ambientales y un diálogo con funcionarios gubernamentales de protección ambiental.

* Estas manifestaciones fueron poco organizadas, hubo algunos letreros pintados a mano, los participantes estaban ligeramente vestidos en verano, no había máscaras ("pasamontañas"), sólo perturbaban levemente el tráfico.

* Sin embargo, la respuesta de Ortega fue, como de costumbre y como yo lo he visto en persona en varias ocasiones antes: si algún grupo quería hacer una manifestación, entonces la Juventud Sandinista llamaba a hacer una contramanifestación exactamente en el mismo lugar y a la misma hora para impedir que se formara la manifestación original. Luego, los manifestantes leales al gobierno comienzan a usar el abuso verbal, amenazas y golpes más o menos violentos contra los manifestantes. La policía, siempre presente, no protege a los manifestantes de los ataques de los partidarios del gobierno. La presencia y el despliegue de fuerzas policiales y de contrainsurgencia varían de acuerdo con reglas poco claras. En uno de los días siguientes, a menudo en los fines de semana, los empleados de diferentes ministerios son movilizados en las distintas rotondas para mostrar, a través de su presencia, banderas, pancartas y música revolucionaria alta de la década de 1980, su apoyo para el gobierno de Ortega. En este caso, el sonido duró 24 horas y no logré cerrar mis ojos durante toda la noche. En la lengua vernácula, este ejercicio se llama "rotondear" (una palabra nueva, creada bajo el régimen de Ortega, que significa participar forzadamente en manifestaciones pro-gubernamentales). Aquellos que no participan en estas movilizaciones forzadas arriesgan perder sus trabajos. En ocasiones más importantes, se organizará luego un evento central con un gran escenario, música y bebidas en algún lugar de la ciudad, esta vez fue el 12 de abril en la Avenida Bolívar.

* Este tipo de propaganda no es nuevo. Ya en el año 2008 he epresenciado tales mítines en las rotondas de Managua después de las elecciones municipales. Estas elecciones estuvieron marcadas por manifestaciones violentas del FSLN y fraudes electorales masivos. Las manifestaciones de las fuerzas de la oposición fueron reprimidas violentamente. En esta ocasión se notó que muchos de los seguidores de Ortega usaban camisetas con impresiones del FSLN y amenazaban o incluso golpeaban con machetes a los disidentes y periodistas que estaban presentes. La situación estaba tan cargada de amenazas de violencia que yo –¡después de 29 años de solidaridad activa con Nicaragua!–no fui a la manifestación central de victoria del FSLN por miedo por mi integridad física.

* Volviendo a la situación actual: los estudiantes denunciaron las interrupciones y ataques violentos ante la organización de derechos humanos CENIDH y continuaron sus mítines.

* Cuando los estudiantes comenzaron a expresar su rechazo a la reforma de las pensiones a partir del día 18 de abril, el gobierno respondió con gran fuerza, lo que condujo a renovadas manifestaciones y una mayor movilización de la policía y los paramilitares. Al menos 44 personas mueren en ese proceso hasta el 23 de abril, la gran mayoría de los cuales son jóvenes que efectivamente o presuntamente participaron en las protestas estudiantiles y que a menudo tuvieron heridas fatales por armas de fuego.

* Como consecuencia de estos acontecimientos impactantes, también se realizaron por parte de los manifestantes ataques brutales y asesinatos de policías y de fuerzas paramilitares, que en ningún caso deben justificarse. Sin embargo, es importante –para su explicación, ¡no para su justificación!– señalar el enorme desequilibrio de fuerzas en términos de organización y armamento entre los manifestantes y las fuerzas gubernamentales.

Los estudiantes y la derecha de Estados Unidos

En el portal de america21 el artículo "La máquina intervencionista del gobierno estadounidense" (https://amerika21.de/blog/2018/07/206003/us-regierung-nicaragua-aufstand) señala que los representantes de los estudiantes de Nicaragua en Washington pidieron apoyo para su lucha contra Ortega en Washington al presidente Trump y otros representantes de la derecha política estadounidense.

* Cuando los estudiantes estaban en Washington, ya tenían alrededor de cien bajas. Cuando se escribió el artículo "Máquina intervencionista" (principios de julio), el número de muertos ya había aumentado a 170. Por ahora ha aumentado a más de 300. En su firme posición de aferrarse a la protesta civil y pacífica, los estudiantes buscaron protección, incluso en los Estados Unidos, de la represión estatal y no estatal en Nicaragua. Usaron el escenario público en Washington para presionar a Ortega desde el exterior para que detenga las medidas represivas y, sobre todo, pare y disuelva sus unidades paramilitares. ¿Realmente se puede culparlos por ello?

* Los estudiantes, que han buscado el apoyo de los Estados Unidos, son infinitamente inferiores respecto a las experiencias y mecanismos de propaganda de las instituciones políticas de los Estados Unidos. Pero no son completamente ingenuos y tampoco ignorantes de su historia. Aunque solo habían entrado a la arena política unos días antes, eran conscientes de que eso era jugar con fuego. Y esto se discute de manera crítica y autocrítica entre ellos.

* Exigir la renuncia de Ortega no fue el punto de partida del movimiento de protesta de los estudiantes, sino es el resultado de la represión violenta y letal de las manifestaciones estudiantiles por parte de la policía, las unidades de contrainsurgencia y los paramilitares.

* El artículo "Máquina intervencionista" menciona que los Estados Unidos mantienen y financian diversas estructuras y organismos para hacer valer sus intereses estratégicos, económicos y políticos en todo el mundo. Esto no es nada nuevo. Un nuevo mensaje no emergerá hasta que la intervención global de Estados Unidos sea utilizada como un pretexto para tolerar tácitamente las violaciones más graves a los derechos humanos cometidas por gobiernos supuestamente progresistas.

El buen Comandante

Daniel Ortega no sabe lo que realmente está sucediendo en el país. Otras personas llevan mucho tiempo tomando el timón en el FSLN y en el aparato estatal. Rosario Murillo es la realmente culpable del desastre actual.

* Desde hace muchos años ya, se está especulando en Nicaragua sobre si Ortega está enfermo, si todavía tiene las riendas políticas en las manos o hasta dónde está influenciado, controlado o chantajeado por su pareja Rosario Murillo. Sin embargo, todo ello distrae la atención del hecho de que él sigue siendo el Presidente de Nicaragua, que es el presidente del FSLN (incluso si ya es sólo un esqueleto vacío de camarillas verticalmente estructurados), que abrió el camino a la vicepresidencia de Murillo, que él todavía se presenta en todas las actuaciones públicas importantes y que él mismo todavía toma todas las decisiones importantes de la presidencia.

* Quién toma las medidas sociales adoptadas por su gobierno como prueba de que se preocupa especialmente de los pobres, convierte la dinámica socio-política de Nicaragua en su verdadero contrario: No es su empeño por la política social para los pobres, lo que le motiva a continuar en la presidencia por toda su vida, sino es su voluntad de hierro de seguir en el poder y de continuar a aacumular riquezas para su familia, lo que le lleva –inteligentemente– a entregar ciertos beneficios sociales a las capas pobres de la población para que se mantengan tranquillos.

* No es sólo entre los seguidores directoas de Ortega donde se puede escuchar la contraposición de la "bruja Rosario" al "benevolente Comandante", sino también se puede leer en reportajes alemanes sobre Nicaragua. Por un lado, ello es expresión de un machismo, todavía arraizado profundamente, que desde Adán y Eva culpa a las mujeres por todo el malo que existe en el mundo.Por otro lado, también sirve para aliviar de su culpa a Ortega, el principal responsable de la situación actual de opresión y violencia.

El pacto Ortega-Alemán fue bueno para el pueblo

Ortega no puede ser criticado por haber sido elegido presidente en 2006 con solo el 38 por ciento, si tales resultados electorales son aceptados en otros países como completamente normales. A través de su pacto con el derechista Alemán, pudo formar un gobierno que trae mejoras sociales a la gente.

* Deficiencias democráticas no son menos graves sólo por la razón deque se encuentran en otros estados también. Los sistemas electorales, que no reflejan la mayoría política de la población en los parlamentos o que revierten los resultados electorales incluso en su opuesto, tal como es el caso, por ejemplo, en Gran Bretaña, Francia o los EE.UU., no son particularmente democráticos. Si la Nicaragua sandinista en la década de 1980 hubiera introducido uno de estos sistemas electorales, los gobiernos de estos países, sin duda alguna, habrían desatado una ola de protestas debido a su carácter antidemocrático porque habrían garantizado victorias electorales seguras durante muchos periodos al Frente Sandinista. Los gobiernos de izquierda deberían destacarse positivamente de los gobiernos y sociedades burgueses no solo socialmente, sino también en términos de sus estructuras democráticas.

* El pacto político entre Ortega y Alemán se basó en el compromiso mutuo de no tocar su inmunidad parlamentaria y así preservar a Ortega de un proceso judicial a causa de años de abuso sexual de su hijastra y no demandar, a cambio,a Alemán por malversación de fondos y apropiación de fondos públicos por valor de millones de dólares. Para sellar el pacto, se aseguraron mutuamente a sus partes (el FSLN y el PLC) el derecho exclusivo de nombrar a los magistrados y otros funcionarios altos del Estado (Consejo Supremo Electoral, Corte Suprema de Justicia, entre otros).

* Este pacto ha sido negociado en secreto, a espaldas del FSLN, nunca fue aprobado en cualquier comité del FSLN, y sólo más tarde llegó a la luz pública.

* Por tanto, la renovada presidencia Ortega de 2007, se basa en el hecho de que él y Alemán declararon la violación de niños y mujeres y la corrupción estatal a pecadillos que no están sujetos a un proceso legal.

Zoilamérica causa el ridículo

Las acusaciones de abuso por parte de la hijastra de Ortega, Zoilamérica Narváez, quien ahora vive en Costa Rica, causaron burla en el escenario internacional.

* Se habla de años de abuso infantil y violación en el tono de una broma de fiesta. Este tono también se encuentra en Nicaragua, porque el abuso sexual de niños es más bien considerado como una ofensa trivial, que a menudo tiene una connotación positiva como una expresión de masculinidad particular.

* Además, lamentablemente, estas acusaciones casi no tienen ningunas consecuencias internacionales o incluso diplomáticas. Solo grupos muy pequeños del movimiento de mujeres y de la Solidaridad con Nicaragua abordan este tema por completo. Incluso muchos autores que se presentan como integrantes de una izquierda particularmente radical, no pierden ni una palabra sobre este escándalo.

* Hay autores, algunos de los cuales incluso se autodenominan decididamente pro-feministas, que contraponen a estas alegaciones los beneficios sociales del gobierno Ortega, como si fuera posible reparar los años de violación a una niña a través de ciertos beneficios sociales ordenados por el delincuente y que por lo tanto el delincuente debe estar protegido del enjuiciamiento.

* Especialmente pérfida es el enunciado de que Zoilamérica Narváez actualmente vive en Costa Rica. De hecho, ha sido virtualmente deportada de la pareja presidencial, su madre, Rosario Murillo, y su padrastro, Daniel Ortega, de su país natal Nicaragua porque han privado a su pareja de su derecho de residencia en Nicaragua. La frase "vive actualmente" correspondería aproximadamente con la afirmación de que Mumia Abu-Jamal actualmente mora en la ciudad de Mahanoy, donde de hecho está encarcelado de por vida después de un juicio altamente dudoso y racista y después de haber escapado por un pelo de ser ejecutado.

La intervención estadounidense es responsable para los errores de Ortega

Los sistemas políticos que después de una revolución tratan de mejorar las condiciones sociales, hacerlas más justa y más humana, son objetos de presiones políticas, económicas y hasta militares por parte de los centros imperialistas (Cuba, Vietnam, Chile, Nicaragua, Venezuela ...) de la manera que ya no pueden cumplir con sus ideales y se deforman políticamente.

* Aunque hay posiciones extremas, que dicen, por ejemplo, "Nunca hubo ’un masacre de estudiantes’" (http://tortillaconsal.com/tortilla/node/3455), casi todas las personas que defienden, con más o menos simpatía, al régimen de Ortega, también reconocen la existencia de ciertos "problemas" o "errores" en Nicaragua. Pero en vez de nombrar a estos errores de forma clara y también rechazarlosde manera inequívoca, a menudo los esconden detrás de un enorme muro de acusaciones en contra de los crímenes de Estados Unidos o contra otro régimen "peor" en el mundo. Los graves –gravísimos– errores políticos del gobierno de Ortega, especialmente desde abril de 2018, pueden y deben ser criticados públicamente.

* Una crítica de la política actual de la represión del gobierno de Ortega es tanto más necesaria que una izquierda socialista debe dejar en claro que no tiene nada que ver con este tipo de represión y que se empeña para construir una sociedad de libertad y justicia. Solo así tendrá alguna posibilidad de ganar alguna vez las mayorías para el socialismo.

* Pero tal crítica también es importante para que las nuevas generaciones políticas saquen las lecciones apropiadas de las deformaciones mencionadas y no repitan los errores cometidos en el pasado.

* Después de todo es importante señalar que muchos de los "errores" y "distorsiones" no son sólo resultados de la presión externa, sino también de orientaciones internas erradas, los cuales pueden ser corregidas internamente. La impunidad del abuso y la corrupción, las reformas de la Constitución inconstitucionales, la prohibición total de abortos, múltiples fraudes electorales, el enriquecimiento ilícito, la represión de las manifestaciones, el establecimiento de una fuerza paramilitar que está reprimiendo con violencia opositores efectivos o presuntos … y otras operaciones problemáticas más no han sido impuestas a Nicaragua por el imperialismo norteamericano, sino son el resultado de decisiones deliberadas del gobierno de Ortega.

* No podemos evitar la intervención omnipresente de los Estados Unidos. Pero todos los gobiernos tienen la opción de decidirse entre la ganancia privada y la justicia social, la honestidad y la corrupción, la legalidad y la arbitrariedad, la igualdad ante la ley y los privilegios, acuerdos secretos y transparencia, el nepotismo y la igualdad de oportunidades, la persuasión política y la represión, o entre el respeto de los derechos humanos y su lesión.Seguramente está bien claro cuáles de estas opciones son preferibles desde una perspectiva de la izquierda.

CENIDH y AI son adversos al gobierno

Las organizaciones de derechos humanos CENIDH (Centro Nicaragüense de Derechos Humanos) y Amnistía Internacional, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA y otras instituciones son parciales, siempre han sido oponentes políticos del gobierno de Nicaragua, están apoyados por fundaciones y donantes reaccionarios, sus declaraciones sobre la situación de los derechos humanos en Nicaragua, por lo tanto, no son creíbles.

* Esta presentación de los supuestos intereses de las instituciones nacionales e internacionales para la protección de los derechos humanos, resulta en que los autores pasan fácilmente por encima de las víctimas de la actual ola de represión en Nicaragua. Los casos individuales ya no necesitan ser revisados. Mirar a algunos de los donantes internacionales y sus intereses ya es suficiente para descartar los casos específicos como una mentira.

* Cualquiera que esté comprometido con la defensa de los derechos humanos, debe perseguir cualquier denuncia de su violación, independientemente de dónde venga. Incluso, si pueden haber casos individuales en los cuales las listas de los muertos y heridos seandefectuosas–lo que sería absolutamente normal en esta situación complicada– su contenido general y su veracidad general hasta ahora no ha sido refutado en modo alguno. El hecho de que haya varios organismos que documentan el tipo y número de las víctimas respalda la verificabilidad de las situaciones presentadas en ellos. Ello reafirma una vez más la autenticidad de las denuncias de violaciones graves de los derechos humanos por parte de las estructuras armadas estatales.

* Muchos artículos afirman que las listas de víctimas de los enfrentamientos no enumeran a los que estaban del lado del FSLN o del gobierno. Mientras que, por un lado, negaron que haya víctimas de los estudiantes de la represión estatal, se afirma al mismo tiempo que se ha producido víctimas en el lado de la policía y del FSLN "también". Todas las listas de víctimas que han sido publicadas por organizaciones de derechos humanos desde el comienzo de los acontecimientos sangrientos también enumeran a los agentes de policía, así como a otras personas que posiblemente apoyaron al gobierno. En muchos casos, ni siquiera está claro de qué lado estuvieron las víctimas o si tuvieron algo que ver con las protestas y las confrontaciones relacionadas o no. Desde el punto de vista de la defensa de los derechos humanos, no importa "de qué lado" estén las víctimas.

* A través de la referencia a sus (supuestos) donantes internacionales, las organizaciones de derechos humanos y sus activistas son criminalizados, porque se pone en el mismo nivel de los grupos de protesta, acusados de lanzar un golpe, dirigido por el extranjero, en contra del gobierno de Ortega.

Quien escribe en Confidencial es un agente de los EE.UU.

La revista Confidencial es una sucursal extranjera de El País, su editor en jefe es el hijo de la Violetta-Radical-Neoliberal, es cabildero conocido de los intereses estadounidenses, y la Embajada de Estados Unidos señala que es "su hombre" en Nicaragua. Cualquiera que publique comentarios en Confidencial no es creíble porque el jefe tiene conexiones con EE. UU. y porque las fuerzas de derecha también pueden expresarse en este medio.

* Uno no necesariamente tiene que compartir la orientación de los autores de Confidencial (yo no comparto, por ejemplo, sus informes sobre Venezuela). Pero es una de las últimas plataformas en las que aún se pueden expresar las posiciones izquierdistas independientes.

* Se debe medir al editor en jefe de Confidencial en sus propias posiciones y no en lo que hizo su madre veintiocho años atrás. Ha escrito un artículo muy interesante y diferenciada sobre la Revolución Sandinista (http://www.confidencial.com.ni/archivos/articulo/16632/la-revolucion-35-anos-despues). Él que quiere tratar políticamente a Carlos Fernando Chamorro, lo haga sobre la base de esta afirmación y no por sus relaciones familiares u otros presuntos zagueros.

* Por cierto, fue el FSLN, dirigido por Daniel Ortega, que apoyó a las políticas neoliberales de Violeta Barrios de Chamorro en la década de los 1990 y se aseguró,como recompensa, acciones de varios negocios lucrativos. Eso fue el paso decisivo hacia la creación de un nuevo grupo de capital –"sandinista"– en Nicaragua.

* La Embajada de los Estados Unidos supuestamente afirma que C.F. Chamorro es "su hombre". ¿Es todo lo que la Embajada de los Estados Unidos dice automáticamente cierto en la opinión de estos izquierdistas? En cualquier caso, él dirige con Confidencial un periódico muy bueno, informativo, pluralista y crítico. No mostraría nada más que un mínimo de inteligencia políticapor parte de la Embajada de los Estados Unidos, si se refiera a C. F. Chamorro como "su hombre", dado que él es una de las pocas figuras públicas en Nicaragua, que hasta ahora no ha sido involucrado en cualquier escándalo respecto al poder político o la corrupción.

* Los que condenan apensadores críticos en Nicaragua por el hecho de publicar sus comentarios en las páginas de Confidencial, por lo menos deberíanproponer una alternativa para hacer públicos sus comentarios y opiniones.Los que discriminan personalidades como el viejo socialista Onofre Guevara, la líder guerrillera Mónica Baltodano o el Comandante de la Revolución Henry Ruiz –tal vez los últimos representantes de ideales socialistas en Nicaragua– como "inverosímiles" títeres de los Estados Unidos, solamente porque publican sus opiniones en Confidencial, muestran nada más y nada menos que no saben nada de Nicaragua y entienden nada de la situación actual allí.

Pero no sólo es importante tratar lo que dicen los amigos de Ortega, sino también lo que no dicen:

Los paramilitares no aparecen

No hay paramilitares. No hay cooperación entre la policía y civiles armados enmascarados. En los comentarios de los defensores de Ortega no se mencionan con ninguna palabra o solamente de manera marginal o demasiado tarde.

* Aunque hay muchos videos universalmente accesibles en el Internet sobre el uso de paramilitares enmascarados y armados, esta parte del enfrentamiento actual en Nicaragua está completamente oculta de casi todos los seguidores de Ortega.

* También los desfiles de las camionetas Toyota HILUX, múltiples veces documentados en el Internet, que llevan en sus plataformas de carga hombres enmascarados y armados, vestidos de civil –a menudo equipados con camisetas y banderas del FSLN– a sus misiones, no existen en los reportajes o comentarios de los amigos de Ortega.

* La cooperación abierta de estas fuerzas paramilitares con la policía no se menciona, mucho menos se critica.

* Y el uso de armas de guerra y rifles de precisión por parte de personas uniformadas y civiles, igualmente comprobado a menudo por videos, se les oculta también.

* Aquellos que no mencionan ni rechazan tajantemente todo ello en una situación tan tensa, tienen que aguantar de ser acusados no solo por tolerar estas prácticas, sino incluso por apoyarlas.

Corrupción, fraude electoral, nepotismo, violación de la Constitución ...

En muchos artículos de los amigos de Ortega en el Internet, no aparecen los tantos déficits políticos del régimen Ortega-Murillo o sólo son mencionados marginalmente. A menudo, sin embargo, son superados por otros aspectos positivos de las políticas gubernamentales actuales. Sobre Ortega se puede escuchar en Nicaragua: "Es corrupto, pero hace".

* Especialmente después de la derrota electoral del FSLN en 1990, se ha profundizado un proceso en el cual una parte del liderazgo sandinista se ha enriquecido enormemente, especialmente a través de la apropiación de propiedades estatales. Sobre eso no se lee nada en los comentarios de los partidarios de Ortega.

* Todos sus hijos tienen altos cargos en departamentos gubernamentales, canales de televisión u otras compañías. De esto no se habla.

* El escrutinio del voto electoral de las elecciones presidenciales de 2006, que llevaron a Ortega al poder, aún no ha sido finalizado. No hay documentación oficial que detalle los resultados electorales mesa de voto por mesa de voto. Para las elecciones de 2011 tampoco existe tal documentación. Estos detalles no causan ninguna preocupación a la izquierda, que apoya a Ortega.

* Nadie ha escrito alguna vez que en las elecciones nicaragüenses regularmente se presentan partidos fantasmas para demostrar el carácter pluralista de las elecciones. Nunca se ha oído algo de estos partidos antes de las elecciones, ni se escuchará después. Pero a partidos como el MRS (Movimiento Renovador Sandinista) se ha revocado la personalidad jurídica como partido político bajo pretextos completamente oscuros.

* Contrario a la Constitución de Nicaragua, que da el poder para reformar la Constitución exclusivamente a la Asamblea Nacional, una sala de la Corte Suprema en 2009 ha declarado el artículo 147 de la Constitución, que prohíbe la reelección del Presidente, inconstitucional, abriendo así el camino para una nueva candidatura presidencial de Ortega.

* El apoyo económico de Venezuela se brinda a través de la compañía nicaragüense-venezolana ALBANISA, cuyo directorio opera completamente a la discrecionalidad de Ortega y sin cualquier forma de control o de rendición de cuentas públicos. Se habla mucho sobre el financiamiento de proyectos comunitarios y sociales a través de estos fondos que durante once años casi llegaron a 4 mil millones de dólares. Para muchos partidarios de Ortega, sin embargo, no vale la pena mencionar que él y sus amigos más cercanos se han desviado decenas de millones de estas ollas.

* Esta serie de profundas deficiencias en la legalidad y legitimidad del régimen de Ortega podría continuar por varias páginas. Pero aquí se trata sólo de nombrar algunos aspectos que a menudo –sea por ignorancia o por cálculo político– se puso debajo de la mesa para que no se raye la fachada de un gobierno "progresista", "social" y de "izquierda".

* Es muy importante, por lo tanto, destacar a estos aspectos del sistema de Ortega para que quede claro que el pueblo de Nicaragua no estaba en absoluto dependiente de esperar instrucciones de Washington para protestar públicamente contra este sistema. Hubo y todavía hay innumerables razones de la vida cotidiana en el país, que generaron esa gran insatisfacción con las condiciones existentes, que se expresó en las protestas desde abril de 2018.

Los medios de comunicación dominantes están mintiendo

Muchos de los reportajes críticos actuales sobre Nicaragua encuentran su información en las redes grandes de comunicación, que son conocidos por sus campañas desequilibradas y mentirosas contra gobiernos de izquierda, como por ejemplo en Venezuela o Brasil.

* Sin embargo, si La Prensa escribe algo o 100% Noticias transmite algo, eso no es automáticamente una prueba de que no sea cierto. Pero tal vez, para algunos observadores sí, los siguientes testigos y sus declaraciones acerca de la situación política en Nicaragua son un poco más confiables:

* Humberto Ortega, hermano de Daniel Ortega, uno de los líderes históricos del FSLN, uno de los nueve Comandantes de la Revolución y el ex-jefe del Ejército, dijo en una entrevista de televisión el día 20 de abril, 2018, entre otras cosas, "el más importante es entender que lo vital para no caer en estas cosas [de violencia] es que mantengamos vivo el concepto de negociación, diálogo, acuerdos, que es que nos permitió romper mas de un siglo pasado de guerras, de incomprensiones, de muertes […] la gente (5:25) legítimamente ha manifestado su inconformidad de diferentes maneras y creo que ha sido legítimo que la población se manifieste, y la policía tiene que cumplir su papel, pero no de reprimir la protesta, sino, en todo caso, de asegurar que los protestantes sean respetados […] él que no quiere manifestarse, que no se manifieste, y él que se esta manifestando no tiene por qué impedirle al otro […] quiero que la policía es para eso, para que se cumpla el derecho de los manifestantes de manifestarse y tener cuidado.La policía no puede tolerar que llegue gente, como han llegado ayer en motos […] y con garrotes y con pedazos de hierro a agredir a los que están protestando. Eso va contra la ley, y la policía tiene que poner orden y no tolerar eso […]. Eso [el cierre de canales de televisión] es totalmente violentar los derechos de los medios de comunicación en Nicaragua, es violentar la Constitución y la Ley, es violentar los principios sandinistas en los cuales nosotros nos formamos y que siempre luchamos por una plena libertad de prensa, de idea, difusión de las ideas y de las críticas." (https://www.youtube.com/watch?v=PuEVRyl7tQI).

* Bayardo Arce, también Comandante de la Revolución del FSLN y hasta la actualidad consultor de Ortega para asuntos económicos, dijo en una entrevista del 25 de abril 2018: "La primera situación es que están algunos jóvenes protestando pacíficamente y de repente llega una serie de gente a agredirlos. Creo yo, ese fue la segunda chispa detonante. Porque la gente dice, ’bueno, ¿por qué llega uno, por muy simpatizante del gobierno, a atacara quien sencillamente está, de manera pacífica, diciendo ’no estoy de acuerdo’ con la medida del INSS’?’ […] Yo aprovecho aquí para expresar mi solidaridad con las familias de los muertos" (https://www.youtube.com/watch?v=-9C1EIF3eRc).

* Jaime Wheelock, que aún mantiene una relación "positiva" con Daniel Ortega, Ministro de Agricultura durante la revolución sandinista y también uno de los nueve Comandantes de la Revolución, comentó en una entrevista del 17 de mayo, 2018 de la siguiente manera: "Yo le expresé a él mi punto de vista de que esta era una protesta, a mi modo de ver, cívica, espontanea y que había sido un error reprimirla como se reprimió.Le pedí que se cesara la represión, que se pusiera en libertad a los muchachos y otros puntos, y Daniel ha sido realmente receptivo y en muchos aspectos moderado. […] A mí me parece que [el movimiento de protesta] no es nada vinculado con una conspiración, que tiene su centro en los Estados Unidos y que [es parte de …] una ofensiva que se está realizando en contra de los países que pertenecen al ALBA, entre los cuales está Nicaragua. Yo he leído algunos comunicados de ciertas oficinas del Frente y también algunas opiniones editoriales que expresan esa posición de que aquí estamos en presencia de una gran conspiración internacional. Es de uno de los más graves errores que se han cometido aquí y que de alguna manera refleja tratándose de esa gran conspiración que se está esperando,que se haya lanzado una contra-ofensiva por parte de ciertos círculos del gobierno contra una espontanea manifestación propia de estudiantes universitarios. […] Yo creo que hay algunas pruebas evidentes, que no se trataba de una conjura internacional […] Otro elemento es la manera como se los reprime [a los estudiantes] y esa represión, que parecía como si se estaba lanzando una fuerza organizada en contra de gente que está armada, y no lo estaba. […] Mucha gente está comenzando a ver similitudes [entre el Somoza y Ortega …] Alguien muy importante dentro del Frente me dice ’el Frente que conociste ya no existe. Lo que existe es un tinglado, que no lo maneja ni siquiera Daniel, lo manejan otras personas.’ Esos han convertido esa organización en algo que no es lo que históricamente había sido, ni se está peleando tampoco por lo que se peleó anteriormente. […] Quiero decirles aquí a todos los militantes del Frente Sandinista y a todos los compañeros que esos ataques, que ocurrieron,no son ataques lanzados verdaderamente por el sandinismo auténtico. Estoy seguro que los, que aparecen como Juventud Sandinista, no son miembros de la Juventud Sandinista, ¡definitivamente! […] Hay personas, que conozco yo en los barrios, que se quejan de que llegan y toman a un pandillero, le ponen una camiseta de la Juventud Sandinista, le pagan, y esos son los que van a pelear. ¿Ese es la Juventud Sandinista? ¡De ninguna manera! […] Lo primero que se tiene que hacer el gobernante, espedir perdón. Porque aquí no solamente ha habido un error, sino que también han habido excesos que han llevado a Nicaragua a tener una de las tragedias, de perdidas de vida de la juventud como nunca se ha visto en la historia es este país" (https://www.youtube.com/watch?v=raKswYMiiiI).

He citado a estas tres figuras históricas del sandinismo aquí, aunque no estoy de acuerdo con muchas de sus posiciones políticas. Ellos podrían haber expresado sus críticas hace diez años ya, cuando también hubo violencia contra los disidentes en las elecciones municipales. Pero no lo hicieron. Los tres, a pesar de sus comentarios críticos, no son oponentes políticos a Ortega. Los tres surgieron como ricos empresarios de la revolución sandinista y se beneficiaron enormemente del sistema de Ortega. Por lo tanto, no tiene sentido culparlos de ser parte de una conspiración gringa. Sus testimonios y evaluaciones no los sacan de medios o fundaciones estadounidense, sino de sus vidas y las de sus familiares y amigos en Managua. ¿Con qué argumento sepodría criticarlos como mentirosos o retratarlos como víctimas de la maquinaria propagandística de derecha internacional, si confirman la tranquilidad de las protestas estudiantiles y demandan al estado por la represión policial y paramilitar?

Conclusiones

No está claro en qué dirección se desarrollarán las cosas en Nicaragua. La represión estatal y paramilitar continúa. El presidente Ortega todavía tiene todos los principales órganos de poder de Nicaragua bajo su control. Las demandas del movimiento de protesta por la justicia y la democracia difícilmente se harán cumplir en el diálogo con el gobierno. Ortega rechaza cada vez más claro un alto a la represión y una democratización del país. Por otro lado, el movimiento estudiantil sigue exigiendo el fin de la dictadura familiar de Ortega Murillo. Dado que el sistema de la justicia nicaragüense también está completamente controlado por Ortega, es poco probable que los autores de los asesinatos, los secuestros y otras medidas violentas sean procesados, y mucho menos sus mandos. Sin embargo, el movimiento de protesta no renunciará a la demanda de investigación y castigo de los perpetradores de y sus patrocinadores.

En esta situación, surgen las siguientes consecuencias para la izquierda internacional:

1. La actual explosión política en Nicaragua excede todo lo que incluso los críticos más duros del régimen Ortega-Murillo podrían haber imaginado en términos de la violencia y represión estatales en contra de su propio pueblo.

2. Dada la importancia histórica del FSLN y de la Revolución Sandinista (1979 - 1990), en cuya tradición Ortega presenta su gobierno y su actuar gubernamental, la izquierda está confrontado con el imperativo de definir su posición política respecto a los acontecimientos recientes en Nicaragua. Un silencio tendría que interpretarse como un apoyo a las medidas estatales de violencia contra el movimiento de protesta.

3. Algunas fuerzas del movimiento de solidaridad global con Nicaragua de la década de 1980 y también algunos nuevos activistas están intentando nuevamente organizar una solidaridad, esta vez con las víctimas de la represión del gobierno de Ortega.

4. Pero también hay grupos izquierdistas que, especialmente a través de Internet, consiguen obtener una audiencia amplia, que todavía apoyan, de manera más o menos crítica, al gobierno Ortega-Murillo. Justifican su actitud, por un lado, con el empeño de hegemonía política y económica de los EE.UU. y, por otro lado, con el curso neoliberal algo más amigable en comparación con otros países del gobierno nicaragüense.

5. La referencia siempre repetida a la intervención multidimensional de los Estados Unidos, que no puede ser negada, no debe utilizarse para aceptar las graves violaciones de los derechos humanos por parte del gobierno Ortega y para abstenerse de criticarlas.

6. La represión de Ortega y la falta de libertad democrática en Nicaragua no pueden ni deben ser compensadas por ciertos beneficios sociales gubernamentales. Un estudiante asesinado no tiene equivalente en el subsidio de boletos de buses.

7. Una izquierda que lucha por una alternativa social, democrática y humana al capitalismo, que muestra cada vez más claro sus características destructivas, no debe cerrar sus ojos ante las medidas represivas completamente desproporcionadas del gobierno de Ortega en contra de los estudiantes y el pueblo en general. Sería una imaginación horrorosa presentar el sistema Ortega como una variante del orden social al que aspira la izquierda. Nadie quiere vivir bajo tales condiciones de terror estatal. Una izquierda, que no rechaza de manera inequívoca y enérgica a la violencia estatal y paramilitar del gobierno de Ortega,corre–con bastante razón– el peligro de perder su importancia política.

8. Incluso si el movimiento de protesta fuera un movimiento con una orientación neoliberal y pro EE.UU. (que no lo es, pero que, por falta de alternativas, podría convertirse así), tendría todo el derecho de salir a la calle por esos objetivos. Si hay protestas antigubernamentales, un gobierno primero debe preguntarse a si mismo qué había hecho mal.

9. Independientemente de los acontecimientos actuales, el solo hecho de haber violado a su hijastra durante años, la persona de Ortega merece el rechazo como presidente y como dirigente político. Todas las otras razones (enriquecimiento personal, violación de la Constitución ...) no se mencionan aquí.

10. Desde un punto de vista internacional, es necesario seguir de cerca y publicar lo que está pasando en Nicaragua. Se debe continuar la presión civil sobre el gobierno de Ortega para que pare la represión en el país.

11. En esa situación deben ser respetados dos principios políticos fundamentales: por un lado, la soberanía nacional de Nicaragua y, por otro, los derechos democráticos delagente. Sin embargo, el uso masivo y letal de la fuerza por parte del gobierno nicaragüense en contra de su propio pueblo, significa que estos dos principios actualmente están parcialmente en conflicto uno con el otro.

12. El movimiento de protesta no exige una intervención externa de fuerza. Sin embargo, una intervención militar desde el exterior también debe rechazarse estrictamente por consideraciones fundamentales. Pero mientras más tiempo el gobierno de Nicaragua reprima a su propio pueblo, se justifican más las actividades internacionales pacíficas para proteger y defender los derechos democráticos más básicos del pueblo.

13. Cuanto más la izquierda internacional apoye los derechos del movimiento de protesta –lo queno necesariamente tiene que ser idéntico con el apoyo de cualquiera de sus demandas– más fuerte puede ser rechazado el deseo de los EE.UU. y sus aliados deaprovecharse de los conflictos en Nicaragua para sus propios intereses.

14. Cuanto menos defienda la izquierda internacional los derechos democráticos del pueblo nicaragüense, más responsable será para que el capitalismo imperial pueda presentarse exitosamente como defensor de la libertad y la democracia.

15. También a la luz de los recientes acontecimientos en Nicaragua, la vieja pregunta "¿socialismo o democracia?" sólo puede tener una respuesta: "¡Ambos!" Es imposible realizar progresos sociales a través de medios no democráticos o incluso dictatoriales, del mismo modo que no puede haber una democracia real basada en la desigualdad social.

Nota final

Todo esto para mí no es en primer lugar un debate abstracto y teórico. Diariamente estoy recibiendo noticias de mis amigas y amigos en Nicaragua que a menudo hablan sobre nuevas medidas represivas y muertes. Por la noche están en sus casas o con sus amigos y tienen miedo de convertirse en las próximas víctimas de la violencia estatal. Conozco personalmente casos que los padres sandinistas están ayudando a sus hijos a salir de Nicaragua porque saben que están en las listas negras del FSLN y temen por su libertad y sus vidas. Muchos jóvenes están enfrentados con a la alternativa de continuar de vivir con ese miedo en Nicaragua o huir del país y dejar atrás a sus familias, sus hogares y sus perspectivas profesionales. Todas y todos –¡pero todos sin ninguna excepción!– mis amigas y amigos amenazados por la represión proceden, de una forma u otra, de contextos sandinistas, ya sean miembros de la familia, simpatizantes, miembros del FSLN o ex funcionarios de alto rango en la revolución sandinista. Es extremamente difícil tener que observar, impotentemente, desde la distancia que los más esenciales ideales sandinistas –el respeto por la vida y la promesa de jamás nunca usar la potencia armada del estado contra el pueblo–son pisoteados actualmente en Nicaragua. Esto es tanto más doloroso que he participado activamente en la Solidaridad con Nicaragua desde el triunfo de la Revolución Sandinista en 1979 hasta el día de hoy. Lo único que nos piden nuestras amigas y nuestros amigos es, al menos contar al mundo, lo que está sucediendo realmente en Nicaragua. Me siento profundamente endeudado con eso.

24/07/2018

Matthias Schindler es politólogo, activista de la solidaridad con Nicaragua desde 1979 y cofundador de la hermandad entre Hamburgo (Alemania) y León (Nicaragua).


[*]Me refiero en este artículo a declaraciones que he conocido en el comunicaciones personales y en los artículos y documentos siguientes:

Neoliberaler Aufstand in Nicaragua (23.04.2018) [https://de.indymedia.org/node/20217];

La izquierda sobre Nicaragua – entre la soberbia y la ignorancia (17.05.2018) [https://www.el19digital.com/articulos/ver/titulo:77115-la-izquierda-sobre-nicaragua-entre-la-soberbia-y-la-ignorancia];

Nicaragua gegen die Zombi-Außenpolitik der USA (26.05.2018) [https://amerika21.de/analyse/176244/nicaragua-aussenpolitik-usa];

Trotz anhaltender Gewalt wird Dialog in Nicaragua wieder aufgenommen (31.05.2018) [https://amerika21.de/2018/05/202476/dialog-gewalt-nicaragua];

Bericht von Charly Steinmaier aus Granada (06.06.2018);

Nicaragua: Was hier auf dem Spiel steht, ist eine Revolution (16.06.2018) [https://amerika21.de/blog/2018/06/203699/nicaragua-revolution-gefahr];

El Golpe Suave tiene como elemento fundamental la Guerra Sicológica (22.06.2018) [https://www.el19digital.com/articulos/ver/titulo:78214-carlos-fonseca-teran-el-golpe-suave-tiene-como-elemento-fundamental-la-guerra-sicologica];

Nicaragua: Gewalt, Dialog und internationale Beobachter (27.06.2018) [https://amerika21.de/2018/06/205239/nicaragua-gewalt-dialog];

Die "Einmischmaschine" der US-Regierung rühmt sich, in Nicaragua … (04.07.2018) [https://amerika21.de/blog/2018/07/206003/us-regierung-nicaragua-aufstand];

Nicaragua – los derechos humanos y la … (04.07.2018) [http://tortillaconsal.com/tortilla/node/3455];

19.07.2018: Einziger Ausweg: Dialog (19.07.2018) [https://www.jungewelt.de/artikel/336227.einziger-ausweg-dialog.html?sstr=nicaragua].







Agenda
Actos
Madrid. 22 de septiembre de 2018, 17:30h
C/Antonio Grillo 8
Actos
Bilbao. 3 de octubre de 2018, 19:00h
Arrupe Etxea. C/ Padre Lojandio, 2
Actos
Madrid. 4 de octubre de 2018, 09:00h
Madrid. 4-6 octubre 2018. Pensar con Marx hoy -Organiza: Fundación de Investigaciones Marxistas
Universidad Complutense Madrid











Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons