aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Incendios forestales en Grecia
Cientos de víctimas exigen responsabilidades específicas
28/07/2018 | Katerina Giannoulia y Nicolas Kolytas

Cada verano se dan los mismos argumentos sobre la misma historia. En Grecia los incendios forestales, con todas sus trágicas consecuencias, son una plaga crónica en los meses de verano. La única verdad acerca de esto es el drama humano y el desastre ecológico inconmensurable.

La magnitud del desastre

Los incendios en la parte oriental del Ática han sido realmente enormes. Las cifras oficiales sobre la tragedia arrojan 81 muertos, al menos 60 heridos y un número desconocido de personas desaparecidas. Todo el Ática fue declarada en estado de emergencia, más de 1.500 casas fueron pasto de las llamas, docenas de personas quedaron atrapadas y carbonizadas, zonas enteras fueron amenazadas de destrucción, los campamentos de niños fueron evacuados y se interrumpió el suministro eléctrico en gran parte de Ática. En la cuenca del Ática las cenizas y el humo hicieron irrespirable la atmósfera y los vientos superaron el grado 7 de la escala de viento de Beaufort.

Todo esto sucedió el lunes 23 de julio, un día en que, según las predicciones de los meteorólogos, sería uno de los más calurosos del verano. Cualquiera podría predecir que ese día sería uno en de los que un incendio forestal podría comenzar en cualquier lugar.

El panorama completo constituye realmente un desafío, pero el guion para describirlo se conoce de antemano. El gobierno arroja sospechas sobre un incendio provocado, culpando a los clandestinos círculos antigubernamentales. La oposición mayoritaria [de derechas] intenta sacar partido a través de los medios de comunicación amigos por la falta de preparación del aparato estatal. Los periodistas, dependiendo de quién sea su jefe, exageran el esfuerzo heroico del aparato estatal o exageran el desastre y provocan el pánico.

Cada año se repite la misma pauta, con el objetivo de sacar beneficios políticos de casas, árboles y animales calcinados e incluso personas asesinadas. Es solo una obra teatral mal interpretada que presenta a los mismos actores vergonzosos, ya sean verdes (PASOK), azules (Nueva Democracia) o rosas (SYRIZA).

¿Quién es responsable de lo que sucedió?

Las responsabilidades se pueden determinar claramente. Pertenecen a quienes votaron a favor de los memorandos, a quienes representan políticamente a los empresarios inmobiliarios que obtienen ganancias de la tierra quemada, a quienes han deteriorado el cuerpo de bomberos, dejándolo indefenso e inadecuado, mientras se gastan cantidades exorbitantes en armamento. Una vez más, el gobierno de SYRIZA-ANEL dejó al pueblo indefenso frente a las llamas.

Según el último informe de la OTAN, Grecia es el país que gasta mayor porcentaje de su PIB (2,36%) en armamento después de Estados Unidos. Por lo tanto, es el segundo país de la OTAN en gastar dinero en armas: ¡4,2 mil millones de euros! Sin embargo, para poner al día los motores de los 12 aviones de extinción de incendios Canadair se gastaron solamente 11 millones de dólares. Es por lo que, una vez más, el gobierno pidió ayuda a sus "socios" para combatir los incendios.

En un país de capitalismo desarrollado, Grecia, un miembro de pleno derecho de de la UE y la OTAN, fenómenos naturales como la lluvia, el viento, el calor y el fuego se presentan como puro resultado de la ira divina frente a la que se encuentra indefenso. Vivimos en un país donde una hora de vuelo de un F-16 o un Mirage 2000-5 cuesta entre 10.000 y 10.500 €, mientras que su precio de compra oscila entre 20 y 30 millones de euros cada uno, sin contar las mejoras en maquinaria y todo tipo de sistemas de armas. Vivimos en un país donde la región de Ática gasta aproximadamente 27 millones de euros de su presupuesto para mantener estadios asignados a clubs de fútbol.

Vivimos en un país que, como lo indica el reciente anuncio de PENEN (sindicato de trabajadores navales griegos), "el gobierno ha sometido el sector crítico de protección contra incendios a las restrictivas políticas de austeridad de los memorandos, mientras que degrada las necesidades de protección de las personas. Vale la pena señalar que los incendios forestales son una forma natural de renovación y no son solo efecto del incendios provocados, planes oscuros para atacar al gobierno o del " Viento, el oscuro enemigo general". Es algo previsible, más aún como resultado del cambio climático que está teniendo lugar, aunque... el amigo "diabólicamente bueno" del Sr. Tsipras, el Sr. Trump, lo ponga en cuestión.

El presidente del Sindicato de Oficiales de Bomberos, Sr. Yannis Stamoulis, puso de manifiesto todos los problemas del servicio y pidió más medidas antes del verano, indicando que "tenemos que prepararnos para un verano difícil teniendo en cuenta lo que genera el cambio climático. Actualmente se producen grandes incendios forestales en todo el mundo y en Grecia, debido también, por ejemplo, a que en la gestión forestal no se han tomado medidas de calado para la protección contra incendios. Estos últimos años nuestros bosques han sido abandonados".

Hablando de gestión, la conservación y protección de los bosques griegos, como resultado de políticas totalmente privatizadoras aplicadas hoy por el gobierno de SYRIZA-ANE), están siendo entregadas a empresarios particulares. Quienes los orientan a la explotación hotelera o residencial, o a cualquier uso comercial, con el objetivo de la ganancia privada, en lugar del beneficio para toda la sociedad. Ello, cuando no quedan relegados y abandonados a su suerte, como recursos públicos asignados a la deuda, subsidios a los bancos, a cualquier empresa privada, a la compra de medicamentos o equipo médico extremadamente caros, etc.

La situación del sector de los técnicos forestales del servicio público y de todo tipo de personal relacionado con los bosques es bastante reveladora. ¡Durante los años de los memorandos (2010-2018), sus salarios se han reducido en un 50%! En cuanto a la dotación de personal de los departamentos forestales, especialmente durante el verano y los meses peligrosos, la preocupación del gobierno de SYRIZA se ha limitado a anunciar una contratación mínima. Estos reclutamientos (unos 300 forestales y 4.000 trabajadores) se llevaron a cabo solo en la segunda quincena de julio... y sin la provisión de los medios necesarios para la apertura y mantenimiento de cortafuegos y el resto de trabajos necesarios para proteger un bosque.

La asimetría de riesgo evocada por los gobiernos griegos es más que evidente entre el gasto en necesidades sociales, por un lado, y por otra la financiación de la deuda, los banqueros y los empresarios. ¡Esta es una asimetría de clase y es impresionante!

No se limpiaron las áreas devastadas por el fuego, no se atendieron los cortafuegos, no había capacidad suficiente para extinguir incendios, para hacer frente de manera rápida y simultánea a grandes incendios forestales, no hubo coordinación de servicios para evacuar las áreas, el bosque fue abandonado y no se asignaron trabajadores para labores de alerta temprana sobre un incendio original, ya sea un incendio provocado o iniciado por cualquier otra causa. Los medios disponibles para luchar contra los incendios forestales no deben estar sujetos a las políticas de austeridad de los memorandos ni a las prioridades asesinas del capitalismo lucrativo.

La solidaridad de las personas frente a la ausencia del Estado

La solidaridad y la ayuda mutua espontánea de la gente en medio de la devastación absoluta son bastante conmovedoras. Si bien el gobierno y el Estado no satisfacen las necesidades básicas de las víctimas, miles de personas expresan su solidaridad de forma concreta. En los edificios públicos, la gente comenzó a autoorganizarse recolectando agua, alimentos, ropa, medicinas y todo tipo de suministros para las personas necesitadas.

La mayoría de las estructuras de solidaridad, tan solo 24 horas después de que se iniciara el incendio, pidieron a las personas que dejaran de aportar más provisiones ya que sus almacenes estaban llenos. Cientos de jóvenes de toda Grecia llegaron a las áreas quemadas y ayudaron en todos los sentidos. Se dividieron en grupos, almacenaron alimentos, formaron cadenas humanas para descargar rápidamente los camiones con productos de solidaridad y cuando fue necesario los distribuyeron con sus automóviles privados puerta en puerta.

En primera línea para ayudar a las personas afectadas estuvieron los estratos más pobres y vulnerables de la sociedad, las personas migrantes contribuyeron significativamente en las actividades de solidaridad. Es típico que la comunidad pakistaní de Grecia exprese oficialmente su apoyo a las víctimas, tanto con anuncios como con personas que llegan a las áreas quemadas para ayudar; que pescadores egipcios rescaten gente en el mar; que gente palestina y kurda donan sangre en los hospitales; que gente siria haga llamamientos permanentes para reclutar personas voluntarias y que la población rumana distribuya frutas y verduras gratis.

Por el contrario, industriales y armadores provocaron la ira por su clamorosa ausencia. Mientras que las personas sencillas dieron y siguen dando lo que pueden a las víctimas, la Asociación de Industriales Griegos en su comunicado oficial solo dedica... pensamientos tiernos a las víctimas. Al mismo tiempo, eminentes representantes de la iglesia hablan de un castigo divino, causando desprecio y más desprecio entre la gente.

Los partidos y organizaciones de la izquierda se mantuvieron desde el primer momento al lado de las víctimas. Desde hace décadas, la izquierda viene hablando de las responsabilidad criminal de los gobiernos que han dejado tirada a la brigada de bomberos, sin medios adecuados para actuar, y no toman medidas de protección contra incendios en las áreas forestales.

Sin embargo, la magnitud del desastre hace necesario profundizar en las demandas, vincularse con las personas afectadas, crear estructuras de solidaridad y lucha, para finalmente sentar las bases de un movimiento político, de un frente masivo y unitario que determinará la responsabilidades y generará la rebelión frente en un sistema que permite que las personas mueran carbonizadas para cumplir los memorandos y someterse a las políticas de austeridad.

26/07/2018

Katerina Giannoulia y Nicolas Kolytas, miembros de Unidad Popular y de la corriente Red roja. Katerina es miembro de la secretaria del sindicato del sector público de Grecia (Adedy)







Agenda
Actos
Bilbao. 15 de noviembre de 2018, 18:00h
Centro Cívico La Bolsa (c/Pelo 10-Siete calles)
foro viento sur
Madrid. 21 de noviembre de 2018, 19:00h
Librería Traficantes de Sueños Calle del Duque de Alba 13









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons