aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Grecia
Criminales ataques racistas en la isla de Lesbos
02/05/2018 | A. Sartzekis

La isla de Lesbos forma parte de las islas griegas muy cercanas a las costas turcas en las que desembarcan cada día personas refugiadas que han tenido la “suerte” de escapar de las masacres, de los naufragios o de la devolución a Turquía. Una isla con tradiciones de hospitalidad cuya población ha organizado todos estos años una formidable cadena de solidaridad: tanto de día como de noche había equipos que vigilaban en la costa para recoger y ayudar a las personas refugiadas, muy a menudo agotadas. Pero el infame acuerdo realizado en marzo de 2016 entre la Unión Europea y Turquía, que bloqueaba el paso de las personas refugiadas o las obligaba a permanecer en el lugar de llegada a Europa, ha producido, como se podía temer, efectos nocivos.

En Lesbos, cada vez más gente se encontraba bloqueada al llegar, retenida en particular en uno de esos vergonzosos centros de retención (hotspot), el siniestro campo de Moria, previsto para 3500 personas y en el que se amontonan 5000 personas como mínimo. La situación en él es tan espantosa que han estallado revueltas, en particular la del otoño de 2016. Estos últimos días se ha abierto el proceso a 35 personas refugiadas, acusadas de haber dirigido en julio de 2017 manifestaciones de protesta contra las condiciones de vida indignas infligidas a las personas refugiadas. La solidaridad local e internacional es importante para evitar que esas personas ya perseguidas se encuentren además condenadas a años de prisión o a la expulsión hacia los países de los que han huido.

Situaciones de urgencia absoluta

Estos últimos tiempos las llegadas incesantes de personas refugiadas han conducido a situaciones tanto más terribles en la medida en que el gobierno de Syriza-Anel, incapacitado para organizar las salidas hacia los demás países de Europa que cierran sus fronteras a las personas refugiadas, tampoco permite que los y las refugiadas vayan a otras regiones de Grecia. Se asiste por tanto a situaciones de urgencia absoluta en ciertas islas: instalación en lugares sin abrigo, sin equipamientos sanitarios, lo que hace el trabajo de solidaridad aún más difícil, y ha provocado reacciones de descontento entre las poblaciones locales. Situaciones propicias desgraciadamente a todo tipo de explotaciones racistas. En la isla de Chios, es directamente el alcalde de la ciudad principal quien se ha puesto a la cabeza de la campaña contra las personas refugiadas. En Lesbos, a pesar de las tradiciones de solidaridad y la cultura de las luchas, la extrema derecha ha construido poco a poco sus intervenciones racistas, esperando su momento para dar un gran golpe: lo que ha hecho por la tarde-noche del domingo 22 de abril.

Operación ultraviolenta de la extrema derecha

Según todos los testimonios, ha sido una operación minuciosamente preparada, montada por diferentes sectores de la peste parda: 200 vándalos reagrupados por un Movimiento Patriótico de Lesbos, por los nazis de Amanecer Dorado, claramente con refuerzos llegados de Atenas, hooligans de varios equipos de futbol unidos contra las personas migrantes… Esta banda ha cargado contra 150 personas refugiadas que se encontraban junto a militantes de la solidaridad en la plaza Sapho a golpe de botellas, piedras, antorchas, hiriendo a numerosas personas, entre las que había niños y niñas. Para protegerse, no tenían más que mantas que pusieron sobre sus cabezas, y ha sido pura casualidad que no hubiera ninguna persona muerta. Los relatos no dejan ninguna duda: los fascistas querían matar, y han atacado también los lugares en los que los niños y niñas y las personas refugiadas se refugiaban.

Lo peor en todo esto es la actitud de la policía: situada entre las personas refugiadas y los fascistas, ha dejado hacer, ¡dando la orden a las personas refugiadas y a quienes les apoyaban de callarse si querían ser protegidas! Y esto ha durado así varias horas, hasta el momento en que la policía ha acabado por intervenir: ha detenido… a personas refugiadas y militantes solidarias, mientras que ningún agresor ha sido inquietado.

Responsabilidades múltiples

Por supuesto, tal situación ha provocado una tempestad de reacciones, absteniéndose solo la derecha de tomar posición para cubrir mejor su curso actual de intentar seducir a los electores de extrema derecha… El ministro de política migratoria, Vitsas, ha declarado inaceptable que los fascistas no hayan sido detenidos y, en Lesbos, la población está impactada por esta violencia racista. Pero siguen reunidas las condiciones para que tales acontecimientos se reproduzcan. De ahí la urgencia de ver liberadas a las personas refugiadas y antirracistas detenidas, de castigar a las personas autoras de las agresiones racistas, y de ver abierta una investigación sobre las órdenes dadas a la policía ese domingo.

Pero, más globalmente, como subraya la izquierda anticapitalista Antarsya, son también responsables las autoridades municipales y regionales, los cuadros locales de la derecha (el diputado Athanasiu no ha condenado ni por un momento la violencia fascista) pero también diferentes dirigentes de los medios locales que difunden el veneno racista. Y más allá, el gobierno Syriza-Anel, que aplica fielmente al acuerdo racista entre Turquía y la Unión Europea, tiene también una gran responsabilidad en el ascenso de las tensiones racistas. Para detener esta deriva inquietante, la ruptura con este acuerdo contra las personas refugiadas es más que nunca indispensable.

26/04/2018

https://npa2009.org/actualite/international/grece-dechainement-criminel-raciste-sur-lile-de-mytilene

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur







Agenda
Actos
Bilbao. 15 de noviembre de 2018, 18:00h
Centro Cívico La Bolsa (c/Pelo 10-Siete calles)
foro viento sur
Madrid. 21 de noviembre de 2018, 19:00h
Librería Traficantes de Sueños Calle del Duque de Alba 13









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons