aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Industria armamentística
La UE se dispone a otorgarle miles de millones de forma discreta
21/04/2018 | Anne-Sophie Simpere

¿Europa es la paz? “Presupuesto europeo: ¿Qué ha ocurrido con el clima y el medio ambiente? Si damos credibilidad a la Comunicación que la Comisión dirigió al Parlamento Europeo y al Consejo de Jefes de Estado, para preparar las discusiones del 23 de febrero, el clima, la energía y, en general, la protección del medio ambiente no figuran entre las prioridades de la UE para el decenio a venir. SI [figura] el presupuesto para los ingenios de la muerte, NO el orientado a la protección del medio ambiente y la salud... con esta banda de psicópatas innatos, vendidos a Mammon y a Ares (representaciones, según la biblia y la mitología griega, de la avaricia y la guerra respectivamente, ndt), sin duda bien pagados por los europeos para lucrar a los lobbies.

Europa, inicialmente pensada como un vector de paz, se prepara para subvencionar alegremente y sin condiciones, a los mercaderes de armas. A pesar de la ausencia de una verdadera política común en la materia, la industria del armamento, omnipresente en Bruselas, está consiguiendo la creación de un “fondo europeo para la defensa”. El objetivo: que Europa financie sus investigaciones, sin ningún control sobre la proliferación de armas desarrolladas a partir de ahí, como los drones u otros sistemas autónomos de combate. Una nueva proeza que está a punto de transformar, un poco más aún, la naturaleza del proyecto europeo.

El 13 de marzo el Parlamento Europeo aprobó un total de quinientos millones de dólares para el desarrollo de materiales en el sector de la defensa para los próximos dos años (2019 y 2020). Estas subvenciones se agregan a los 90 millones de una “actividad preparatoria para la investigación militar”, financiada durante el período 2017/19. Esta profusión de subvenciones europeas a la industria de la defensa no es más que el punto de partida: el objetivo final declarado es la creación de un “fondo europeo de defensa” de 5,5 mil millones de euros para “estimular las capacidades europeas de defensa”. A partir del 2021. Un maná de dinero público, para desarrollar drones de combate y otros sistemas de armamento de última gama.

¿Cómo se ha llegado a esto, cuando a inicios de los años 2000 habría sido escandaloso movilizar fondos públicos europeos para el sector militar, de la misma forma que se ayudaba a los agricultores o a regiones desfavorecidas? “Eso viene de lejos”, cuenta Laëtitia Sédou, encargada del programa de la Red europea contra el comercio de armas (ENAAT). Los comerciantes de armas comenzaron por la puerta pequeña, hablando de seguridad interior y de protección de las fronteras más que de defensa. Ha sido progresivo”. Airbus, Thales, Safran o la italiana Leonardo obtuvieron su primera financiación europea gracias al programa europeo de investigación generalista Horizonte 2020 y posteriormente de un fondo destinado a la seguridad interior. En 2016, se lanzó un proyecto piloto de investigación militar de 1,4 millones de euros. Fue así como la financiación de la industria militar pasó a ser aceptable.

Los lobbies de la industria bélica a la conquista de Europa

Este cambio de mentalidad requirió cierta inversión. Entre el 2012 y el 2017, se publicó el presupuesto destinado al lobbyng por los mayores fabricantes europeos de armamento –entre ellos Safran, Thales, Naval Group o Airbus-, hasta alcanzar los 5,6 millones de euros. Esta cifra, que cubre solamente los gastos declarados, se halla probablemente subestimada. “La acción de los lobbies comienza también a nivel nacional. Dassault o Thales tienen buenos contactos con el gobierno francés”, precisa Bram Vranken de la ONG pacifista belga Vredesactie. Existen también las ferias de armamentos, la participación en conferencias. El sector ha creado una sólida red de influencias”. Una red que le permite participar activamente en la definición de las políticas europeas.

La hoja de ruta destinada al lanzamiento de los primeros fondos para la defensa estuvo ampliamente inspirada en el informe de un grupo de personalidades creado en 2015. Siete de sus dieciséis miembros son representantes de la industria, mientras que dos proceden de institutos privados de investigación que podrían ser beneficiarios de esa financiación. El grupo está presidido por la polaca Elzbieta Bienkowska, Comisaria encargada del comercio interior, puesta en el ojo del huracán por su inclinación hacia los intereses de las empresas 1/. El único diputado europeo presente es el alemán Michael Gahler (CDU), presidente del grupo Kangourou, un grupo de presión favorable a la liberalización del mercado y a los industriales.

Proyectos subvencionados en un… 125%

El informe de ese grupo de personalidades propone un apoyo reforzado a la competitividad del sector a través de un programa de financiación, tal como está siendo puesto en marcha en la actualidad. Para Bram Vranken, Los industriales están presentes en todas las etapas del proceso. Para definir la actividad preparatoria, la Comisión se ha reunido al menos 36 veces con las empresas bélicas". En el plan de acción de la Comisión para la defensa se encuentran las recomendaciones de la Asociación de industrias aeroespaciales y de defensa de Europa (ASD), presidida por Eric Trappier, PDG de Dassault. La ASD no tuvo tiempo para responder a nuestras preguntas, pero parece que la asociación está satisfecha con la última propuesta de reglamento elaborada por la Comisión.

De este modo el sector militar va a obtener millones que se transformarán en miles de millones con formas de financiación que les serán totalmente ventajosas: “Se benefician de subvenciones de un 125%: el 100% para el proyecto más el 25% para gastos administrativos. Ni siquiera las ONG humanitarias que deben hacer frente las peores catástrofes tienen financiaciones tan ventajosas”, constata Laëtitia Sédou.

Programas pilotos para las armas robotizadas

Con relación al tipo de armas financiadas, en la actualidad solo estarían excluidas las armas de destrucción masiva, las armas y las municiones prohibidas por el derecho humanitario internacional, como minas antipersonales, las armas incendiarias y las armas totalmente autónomas –robots que podrían tomar por si mismos la decisión de disparar-. El proyecto piloto y los preparativos concentrados sobre todo en los drones y los sistemas robotizados que todavía requieren parcialmente de la intervención humana. Todas las nuevas investigaciones se centran en la robotización: se quiere autonomizar las armas. Lo que pasa por las fuentes de financiación”, considera Tony Fortin, del Observatorio de los armamentos.

Por ejemplo, uno de los primeros proyectos financiados, Ocean 2020, permitirá a Safran probar sus drones Petroller en el medio marino. Drones que la empresa podría exportar pronto, pero ”vitaminados”, es decir armados. Entre sus potenciales clientes estaría Egipto, que a pesar de estar embargado por la UE sigue siendo uno de los clientes más importantes de Francia en cuanto a venta de armas.

La proliferación, prolongación lógica de la fabricación de armas

Porque la exportación sigue totalmente en manos de los Estados miembros: Los alemanes son tal vez los que más dispuestos están a discutir, pero Francia no quiere aceptar ninguna integración en materia de control de las exportaciones”, estima Bram Vranken. Florence Parly, Ministra de Defensa de Francia no deja de repetirlo: las exportaciones son vitales para la industria. El objetivo de la exportación está incluido en la propuesta legislativa. Quieren una industria “competitiva a nivel mundial”, avisa Laetitia Sédou. El gobierno francés, que sabe mostrarse más liberal que otros en materia de algunas exportaciones de armas, desea conservar su gran margen de maniobra (leer nuestra encuesta: Mirages 2000, blindados Leclerc, cañones César: Francia proveedora oficial de la carnicería yemenita).

Del mismo modo, las patentes que surjan de las investigaciones financiadas gracias al dinero europeo quedarán, probablemente, en manos de los industriales, quienes luego podrán transferir dichas tecnologías a sus clientes. Como Naval Group, cuyo principal accionista es el Estado francés, que actualmente está compartiendo los planos de sus submarinos y equipos con Brasil.

Las empresas de defensa han conseguido negociar subvenciones públicas evitando el control europeo sobre el uso de los equipos militares desarrollados o la difusión de las patentes que podrían difundirse a través del mundo, contribuyendo así a un contexto de inestabilidad del que los industriales del armas dicen que nos quieren proteger.

La Unión Europea: tercer presupuesto militar del mundo

Por parte de la Comisión Europea se avanza el interés económico del fondo para la defensa: una mejor cooperación permitirá racionalizar los gastos, al evitar que se dupliquen. “Salvo que en la propuesta actual, los criterios de cooperación son bastante endebles: basta con tres empresas de dos países diferentes. Las cooperaciones bilaterales de este tipo ya existen”, señala Laëtitia Sédou, de la Red europea contra el comercio de armas. Las empresas de armamento se asocian ya en el marco de proyectos industriales ad hoc, sea a nivel europeos o con países terceros.

Siempre según Laëtitia Sédou, “la UE habría podido contentarse con facilitar las cooperaciones, sin inyectar dinero, como proponen los Verdes”.Laëtitia Sédou ¿Tenían necesidad de nuevas subvenciones los presupuestos de defensa europeos? En 2016, el presupuesto militar acumulado de los Estados miembros de la UE era el tercero del mundo (tras Estados Unidos y China). Representa tres veces y medio del de Rusia (246,3 mil millones contra 69,2 mil millones de dólares).

“Se da dinero a los industriales, pero sin estrategia"

¿El quid de una política europea de Defensa? “El fondo para la defensa que, se nos explica, empezando por una cooperación industrial, conllevará a la cooperación política", analiza Laëtitia Sédou. Pero eso no funcionará, especialmente en un terreno tan sensible como la defensa. En los años ochenta se nos vendió la misma lógica: en primer lugar, era necesario un mercado común, para que el componente político –las reglas sociales y fiscales- se armonizaran a continuación. Salvo en algunos sectores marginales eso no sucedió”.

En la actualidad, “la Europa de la defensa” que invoca Macron, parece efectivamente una perspectiva bastante lejana. Persisten serias divergencias entre Alemania y Francia, tanto en cuestiones de presupuesto como sobre las exportaciones. Recientemente Florence Parly se inquietaba ante la Asamblea Nacional [Francesa], por las numerosas reglas y constricciones que el nuevo acuerdo de coalición en Alemania podría establecer para la exportación de material militar. Esas reglas podrían obstaculizar la venta de equipos coproducidos con Berlín. Por otra parte, numerosos Estados permanece apegados a las garantías de seguridad americanas proporcionadas por la OTAN, que aspira a seguir siendo el espacio de cooperación en materia de defensa.

Del lado francés, aunque se tiene un discurso de integración en Bruselas, la última Revue stratégique confirma la voluntad de preservar la soberanía nacional en el terreno militar: “Nuestra autonomía estratégica sigue siendo un objetivo prioritario de nuestra política de defensa. (…) Francia debe conservar su capacidad de decidir y de actuar sola para defender sus intereses”. El discurso es más europeizante cuando se trata de obtener subvenciones para la industria armamentística. “NO hay política de defensa común, las intervenciones en el extranjero no son objeto de consenso entre los Estados y nada indica que ello vaya a evolucionar. Se limita a dar dinero a la industria armamentística, pero sin visión a largo plazo, sin estrategia”, resume Bram Vrankende, de la ONG Vredesactie.

¿Sacrificados el medio ambiente y el clima en nombre de las financiaciones militares?

Resultado: mientras que la UE va a perder aproximadamente diez mil millones de euros por año con la salida de los británicos, los industriales de la defensa deberían recuperar miles de millones con el próximo presupuesto plurianual. Por ello se deben plantear cuestiones sobre los compromisos que se van a negociar. ¿Qué presupuestos se recortarán para financiar la investigación militar? Una nota del gobierno francés publicada en diciembre de 2017 sitúa la seguridad y la defensa a la cabeza de sus prioridades, mientras que ya se elevan voces inquietándose de la desaparición del clima y del medio ambiente en las discusiones.

De lado de las movilizaciones, más de 140.000 personas han firmado una petición oponiéndose a la financiación de armas por Europa. Varios investigadores se han comprometido públicamente contra la utilización de los fondos públicos para fines militares. Frente al auge de los lobbies de armamento y sus discursos securitarios, la batalla solo acaba de empezar.

https://lesmoutonsenrages.fr/2018/04/11/discretement-leurope-sapprete-a-deverser-des-milliards-dargent-public-en-faveur-des-industries-de-larmement/

Traducción: viento sur

1/







Agenda
Actos
Madrid. 15 de diciembre de 2018, 13:00h
Concentración ante el Tribunal Supremo (Plaza Villa de Paris)
foro viento sur
Madrid. 19 de diciembre de 2018, 19:00h
Traficantes de Sueños Calle Duque de Alba 13
Actos
Bilbao. 20 de diciembre de 2018, 18:00h
Universidad de Deusto. Sala Garate. Av. de las Universidades, 24









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons