aA+
aA-
Grabar en formato PDF
País Valencià
Guillem Agulló: 25 años de lucha antifascista
11/04/2018 | Moisés Pérez

Este miércoles, día 11 de abril, se cumplen 25 años del asesinato del joven Guillem Agulló. El crimen fue un punto de inflexión para unir buena parte de la izquierda valenciana contra el fascismo. El juicio, sin embargo, mostró la impunidad de la ultraderecha en el País Valencià. Una situación que aún sigue viva, tal como se comprobó con los ataques violentos del pasado 9 de octubre.

El campanario marcaba la una de la madrugada. Un joven nacido en Burjassot (Horta), de militancia antifascista y miembro de la organización independentista Maulets, llamado Guillem Agulló, buscaba diversión en Montanejos (Alt Millars). Agulló había acudido con sus amigos para disfrutar de la festividad de Pascua. Y, una vez entrada la noche, se acercó a la plaza del pueblo con dos amigas. En la zona de fiesta, sin embargo, se topó con otros jóvenes que también habían cogido las piquetas y el saco de dormir. Se trataba de un grupo de amigos que procedían del barrio obrero de Marxalenes, en Valencia, de militancia fascista conocida. Se autoidentificaban como Marxalenes IV Reich, en referencia al régimen nazi liderado por Adolf Hitler. Y estaban relacionados estrechamente con el grupúsculo de ultraderecha Acción Radical, con conexiones con el histórico líder de extrema derecha ligado al negocio de los clubs de alterne José Luis Roberto -véase El Temps número 464 2/.

Este grupo increpó a Agulló con intenciones violentas. Consideraron intolerable que el joven de Burjassot luciera en el brazo un parche cosido que decía "Nazis no". "Los nazis somos nosotros", le dijeron rápidamente mientras un amigo de Agulló intentó pararlos sin éxito. Los golpes se sucedieron sin tregua. Primero, agredieron con una linterna. Después, continuarían con los puños. Finalmente, una navaja lo dejó sin vida. Pedro Cuevas 3/, el Ventosa, fue el artífice. "Arriba España, viva Franco", pronunciaron como despido los nazis. Era el 11 de abril de 1993. Hace 25 años.

El asesinato conmocionó a la sociedad valenciana. Y dejó en shock la familia. "En casa, nosotros habíamos vivido abiertamente la ideología independentista y antifascista, aunque sabíamos que fuera no éramos comprendidos y, por ello, lo tratábamos con mucha prudencia. Guillem siempre decía que no entendía su vida si no era luchando. Y mi madre le decía que tenía que tener cuidado con esa gente, que era muy peligrosa. Pero cuando lo mataron, fue un golpe brutal para toda la familia ", relata Belén Agulló, hermana del joven muerto por la ultraderecha.

El crimen se produjo en un momento dulce de la extrema derecha en el País Valencià, y también en el Estado español. "Durante los años 90, la ultraderecha experimentó una especie de transición entre la que había en el régimen franquista y la que comenzó a nacer después de la muerte del dictador. Al calor de los cambios en Europa, se importó la parafernalia skinhead, la música anticomunista ... Valencia se convirtió en el centro neurálgico del nazismo acogiendo conciertos de relevancia europea en Fallas ", explica Miquel Ramos, periodista experto en extrema derecha y coautor del proyecto crimenesdeodio.info. "Valencia formaba parte de un triángulo entre Madrid con Bases Autónomas, Barcelona con Vanguardia Nacional Revolucionaria y la ciudad misma con Acción Radical. Los nazis eran una realidad en Valencia. Sólo había que ver los campos de fútbol o barrios como Russafa ", complementa Anna López 4/, politóloga especializada en la ultraderecha.

"Fueron unos años muy duros. Los nazis habían matado a Lucrecia Pérez en Madrid y en Sonia Palmer en Barcelona. La muerte de Guillermo se produjo en una época de efervescencia criminal nazi de la que aún estábamos tomando conciencia. Personalmente, me afectó mucho aquel crimen. Me identificaba mucho con su figura ", recuerda Esteban Ibarra, del Movimiento contra la Intolerancia. "Su mentalidad abierta y claramente antifascista, su juventud, la batalla de nuestra familia y su carácter tierno y la estima que le tenían muchas personas lo convertieron en un referente de la lucha antifascista", apunta su hermana . "Cuando mataron a Guillem Agulló, fue como si nos mataron un poco a todos", agrega Ibarra.

Agulló, sin embargo, se convirtió en un símbolo contra la extrema derecha más allá del País Valencià, especialmente en Cataluña. "Hablar de Guillem Agulló es hacerlo de un militante de Maulets, una organización juvenil independentista con presencia en todos los Països Catalans. Cuando lo asesinaron, todo el independentismo se sintió tocado. Se convirtió en un símbolo del antifascismo, de la impunidad de la extrema derecha en el estado español", señala el fotoperiodista 5/ especialista en movimientos ultraderechistas Jordi Borràs 6/. "Hace 25 años del asesinato de Guillem Agulló, pero es memoria viva de la lucha contra el fascismo", reivindica.

La figura del joven independentista adquirió aún más fuerza como referente antifascista cuando se conoció la sentencia del juicio. Asistido por el abogado y militante histórico de Fuerza Nueva, José Morató, Cuevas 7/ fue condenado a 14 años de prisión. Ahora bien, sólo cumplió cuatro. El resto de los acusados ​​quedaron absueltos. No se investigaron, tal como pedían las acusaciones populares, las relaciones con Acción Radical. Tampoco las conexiones con el mundo del fútbol. José Manuel Chulià Ferrer, compañero de grupúsculo nazi y amigo de Cuevas, había sido guardia jurado de Levantina de Seguridad -propiedad de Roberto- y miembro de la peña Ultras Yomus del Valencia CF. Ultras Yomus -véase número 464- fue responsable de colocar una pancarta durante un partido entre el equipo de Mestalla y el Albacete con el eslogan "Guillem, jodete". El blavero Grupo Vinatea, brazo nocturno del entonces virulento Grupo de Acción Valencianista 8/ -véase número 573-, también realizó pintadas ofensivas contra Agulló.

"La sentencia, además, redujo aquel crimen de motivaciones políticas a una simple pelea. Era el mismo relato que ciertos medios de comunicación promovieron. Eso sí, cuando no intentaban criminalizar, y aún lo hacen, la figura de Guillermo ", evoca Ramos. "Teníamos muchísima rabia, aparte de la tristeza y la pena. Pero nunca deseamos venganza. Sólo queríamos justicia. El resultado del juicio, sin embargo, fue de una impunidad total. Evidenció que los fascistas podían hacer lo que querían ", censura Belén Agulló. "El desarrollo, el resultado, las irregularidades y las cosas extrañas del juicio convirtieron a Guillem en un símbolo antifascista aún mayor", expresa Jordi Sebastià 9/, periodista que cubrió para EL TEMPS 10/ aquel

proceso, exeuroparlamentario y ex alcalde de Burjassot (2011- 2014) con Compromís.

Del proceso judicial, sin embargo, surgió una experiencia de unidad de los diferentes actores de la izquierda valenciana contra el fascismo que se consolidó. "El asesinato de Guillem fue una sacudida muy fuerte, pero significó un revulsivo. Pensamos que, si se normalizaba el crimen, podía ocurrir cualquier cosa ", rememora Toni Gisbert, secretario de Acción Cultural del País Valencià (ACPV) y entonces portavoz de la acusación popular en el juicio. "A raíz del crimen de Guillem, nació una red formal o informal de mucha gente con diferencias ideológicas que teníamos que hacer frente, denunciar los hechos y proclamar que ya basta", recuerda. Al procedimiento, de hecho, se presentaron como acusaciones populares Izquierda Unida, CCOO, Unidad del Poble Valencià -embrión del actual Bloc-, Acció Ecologista Agró, Maulets y el Ayuntamiento de Burjassot, entonces en manos del PSPV -PSOE.

Hoy como ayer

La presión de la opinión pública, en vista de la escalada de violencia fascista, comportó que el auge del nazismo en el Estado español se viera frenado a finales de la década de los 90. También el traspaso de militancia hacia las nuevas formaciones de extrema derecha -Democracia Nacional o España 2000- que nacían a imagen y semejanza de partidos como el Frente Nacional francés 11/. "La mayoría cuelga las botas y se ponen traje", expone Ramos.

A pesar del paso a la política institucional del grueso de la extrema derecha valenciana, la Guardia Civil realizó varias operaciones con las que se desarticularon diferentes bandas neonazis bastante peligrosas como los Hammerskin, Blood and Honour o el Frente Antisistema 12/. Esta última, ubicada en el País Valencià, estaba integrada, según detalló EL TEMPS -véase el número 1249 13/- por empresarios, militares y presuntos delincuentes con antecedentes penales. También por el asesino de Agulló, a quien el instituto armado le descubrió un puñal sin punta. El entramado ultra tenía conexiones, incluso, con los partidos España 2000 y Alianza Nacional.

La convivencia durante aquellos años de las agresiones provocadas por estas redes de ultraderecha con los ataques vandálicos del blaverismo más virulento 14/ derivaron en el nacimiento de Acció Popular contra la Impunitat. Integrada por Movimiento contra la Intolerancia, la Comissió d’Ajuda als Refugiats, SOS Racismo, Ca Revolta, Acció Cultural del País Valencià, Esquerra Unida del País Valencià, Bloc y casi 40 organizaciones más, se personó en la Operación Panzer 15/, el golpe policial que había destapado la red de negocios supuestamente ilícitos alrededor del Frente Antisistema.

"Nos encontramos que hay una serie de partidos y entidades que, sistemáticamente, somos víctimas de ataques de violencia españolista a nuestros bienes inmuebles y con que las fuerzas de seguridad no abran ninguna investigación, ni se nos comunica nada por parte de ningún tribunal o de la Fiscalía.

Por una cuestión de defensa propia y de la de los derechos más elementales, nos coordinamos para agruparnos ", relata Gisbert, que actuó también como portavoz de esta plataforma. Acció Popular contra la Impunitat estaba coordinada por un equipo profesional de expertos en diferentes ámbitos, como la abogacía y la investigación privada.

Al contrario que las bandas Hammerkin y Blood and Honour, los miembros del Frente Antisistema fueron absueltos. "Una de mis primeras intervenciones en el Parlamento Europeo fue alertar que otro grupúsculo fascista, en el que estaba involucrado el asesino de Guillem, quedaría impune", lamenta Sebastià. La sensación de impunidad se repitió en la pasada manifestación de la Comisión 9 de Octubre en Valencia.

Miembros de Ultras Yomus y otros grupúsculos de extrema derecha protagonizaron varios disturbios que terminaron en agresiones 15/ y violencia física 16/. "Es vergonzoso que los mismos grupos que insultaban a mi hermano en los estadios ahora estén relacionados con las agresiones del 9 de Octubre", denuncia Agulló. De momento, hay 18 detenciones y entidades como Acció Cultural del País Valencià se presentarán como acusaciones populares, después de que lo hayan hecho las propias víctimas.

"Al igual que con la falta de investigación, en Panzer, sobre las conexiones con determinados altos contactos, el hecho más grave del 9 de Octubre fue la dejadez de las fuerzas de seguridad. No me cansaré de repetirlo: tanto la policía como la Delegación del Gobierno español no garantizó el derecho de manifestación ", critica Gisbert. "En el País Valencià pervive la presunta relación de estos grupos con la policía nacional, y no se han investigado las conexiones con determinadas empresas y los gimnasios en los que se forman", advierte López. "Para hacer esta tarea, es necesaria una Fiscalía de Crímenes de Odio con suficiente presupuesto", defiende Gisbert.

Después de los disturbios del 9 de Octubre y la intimidación fascista 17/ realizada por miembros de España 2000, como Roberto, en el domicilio particular de la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, miles de personas salieron a las calles de Valencia contra el fascismo 18/ a finales de noviembre. Una presión que desmontó el propósito de este partido de extrema derecha de reventar el pasado Aplec del Puig 19/, protagonizado por el Bloc y por Esquerra Republicana del País Valencià.

"Según todos los informes Raxen que publicamos cada año, el País Valencià sigue teniendo una posición destacada en agresiones fascistas. Sigue existiendo el triángulo Madrid-Cataluña-País Valencià", alerta Ibarra. De hecho, nuevas organizaciones 20/ tales como Lo Nuestro, ligadas a ex miembros de los Hammerskin -véase número 1.723 21/-, han sido relacionadas con diversas agresiones 22/ durante los últimos años en territorio valenciano y en Murcia. "Como todavía se dan de agresiones, son necesarios reconocimientos de símbolos como el de Guillem. Son un ejemplo, la declaración institucional de 2016 en las Cortes Valencianas, firmada por todos los partidos, para condenar el crimen y la creación de unos premios anuales en su honor", apunta Ramos.

Precisamente, diversas entidades impulsaron una campaña para que Agulló cuente con una calle en Valencia. La intención era que se convirtiera, bajo el cobijo de su figura, en un homenaje a todas las víctimas de crímenes de odio. El Ayuntamiento de Valencia, con todo, ha optado por dedicarle un paseo central en el Jardín de Viveros. "No es ni una plaza, ni una avenida, ni ninguna calle principal. Es un reconocimiento de segunda que se hace a escondidas. En Cataluña se dignifica la memoria de Guillem sin complejos", censura su hermana, que agradece el esfuerzo de los impulsores de la campaña.

Estas mismas organizaciones, sin embargo, han convertido el 25 de abril de este año 23/ -día en el que se conmemora la derrota de Almansa de 1707 a manos de las tropas borbónicas- en "un homenaje particular a Guillem Agulló y en un reconocimiento, a través de su persona, de todas las víctimas de la intolerancia, de las ideologías de odio y de exclusión ". La memoria de Guillem Agulló, de un símbolo del antifascismo, sigue bien viva 25 años después de su asesinato.

9/4/2018

https://www.eltemps.cat/article/3830/guillem-agullo-25-anys-de-lluita-antifeixista

Notas:

1. La ultradreta torna a matar. Jordi Sebastià

https://www.eltemps.cat/article/1342/la-ultradreta-torna-a-matar

2. Els negocis de José Luis Roberto. Jordi Sebastià

https://www.eltemps.cat/article/1341/els-negocis-de-jose-luis-roberto

3. Guillem Agulló: entre el reconeixement i la impunitat feixista. Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/1220/guillem-agullo-entre-el-reconeixement-i-la-impunitat-feixista

4. Anna López: «El PP va deixar que l’extrema dreta valenciana fóra impune». Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/3828/anna-lopez-el-pp-va-deixar-que-lextrema-dreta-valenciana-fora-impune

5. Articles de Jordi Borràs.

https://www.eltemps.cat/autor/jordi-borras

6. ’La violència espanyolista s’ha fet transversal’ Xavier Puig i Sedano. https://www.eltemps.cat/article/3465/la-violencia-espanyolista-sha-fet-transversal

7. Guillem Agulló: entre el reconeixement i la impunitat feixista. Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/1220/guillem-agullo-entre-el-reconeixement-i-la-impunitat-feixista

8. Una dissecció descolorida del blaverisme. Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/1049/una-disseccio-descolorida-del-blaverisme/

9. Jordi Sebastià: "Els valencians no existim a Europa". Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/783/jordi-sebastia-els-valencians-no-existim-a-europa

10. Articles de Jordi Sebastià

https://www.eltemps.cat/autor/jordi-sebastia

11. Què fa que acabis votant pel Front Nacional? Nicolas Tomás

https://www.eltemps.cat/article/1062/que-fa-que-acabis-votant-pel-front-nacional

12. La impunitat del feixisme valencià. Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/1156/la-impunitat-del-feixisme-valencia/

13. Blaverisme, SA. Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/1461/blaverisme-sa

14. ’Operació Pànzer’: armes de l’exèrcit espanyol a mans de l’extrema dreta. Equip d’investigació AIP

https://www.eltemps.cat/article/3686/operacio-panzer-armes-de-lexercit-espanyol-a-mans-de-lextrema-dreta

15. La impunitat de la bota feixista a València. Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/2366/la-impunitat-de-la-bota-feixista-a-valencia

16. La violència feixista a València, als jutjats. Alba Santana

https://www.eltemps.cat/article/2376/la-violencia-feixista-a-valencia-als-jutjats

17. Intimidació feixista contra Mónica Oltra. Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/2430/oltra

18. Quan la pressió popular frena el feixisme. Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/2525/quan-la-pressio-popular-frena-el-feixisme

19. Quan la pressió popular frena el feixisme. Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/2525/quan-la-pressio-popular-frena-el-feixisme

20. El neonazisme espanyol amaga les esvàstiques. Jaume Barceló

https://www.eltemps.cat/article/1624/el-neonazisme-espanyol-amaga-les-esvastiques

21. La nova pell de la ultradreta. Juan Carlos Lagunas

https://www.eltemps.cat/article/1629/la-nova-pell-de-la-ultradreta-lonuestro

22. La nova pell de la ultradreta. Juan Carlos Lagunas

https://www.eltemps.cat/article/1629/la-nova-pell-de-la-ultradreta-lonuestro

23. Un 25 d’abril en homenatge a Guillem Agulló. Moisés Pérez

https://www.eltemps.cat/article/3673/un-25-dabril-en-homenatge-a-guillem-agullo

9/4/2018

Traducción: viento sur

https://www.eltemps.cat/article/3830/guillem-agullo-25-anys-de-lluita-antifeixista







Agenda
Actos
Bilbao. 17 de octubre de 2018, 18:00h
Centro Cívico la Bolsa C/Pelota 20
foro viento sur
Madrid. 17 de octubre de 2018, 19:00h
Traficantes de sueños C/Duque de Alba 13
Actos
Madrid. 17 de octubre de 2018, 00:00h
Día 17-Facultad de Derecbo de la UNED Día 18- Facultad de Económicas de la UNED
Actos
Madrid. 18 de octubre de 2018, 00:00h
Día 17-Facultad de Derecbo de la UNED Día 18- Facultad de Económicas de la UNED









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons