aA+
aA-
Grabar en formato PDF
8 de marzo
¿Hacia una feminización de las vanguardias?
06/03/2018 | Julia Cámara

Con la proximidad del 8 de Marzo han sido muchos los artículos publicados sobre los retos y las potencias del movimiento feminista tanto en el Estado Español como a escala internacional. La segunda Women’ March en Estados Unidos, la iniciativa Me Too en Francia o la entrada en el debate de personajes públicos procedentes del mundo de la cultura han animado la reflexión sobre las diferentes posiciones políticas desde las que se enuncia el feminismo y sobre el alcance de sus reivindicaciones. Las manifestaciones masivas, las respuestas espontáneas pero rápidamente coordinadas ante algunos de los ejemplos más flagrantes y mediáticos de violencias machistas (como han sido aquí los casos de Juana Rivas y de Sanfermines) y la multiplicación en redes sociales de alianzas y solidaridades feministas son buena muestra de este fenómeno.

Lo cierto es que, más allá de entender esta “tercera ola” 1/ como el estallido de una lucha sectorial más (necesariamente secundaria y parcial) o como un combate simplemente por la redefinición de las identidades (como pretenden algunas lecturas discursivas y estrictamente culturalistas), es posible afirmar que en buena parte del mundo asistimos a un proceso de feminización de las vanguardias. Tres elementos apuntan en este sentido:

  • La consolidación del movimiento feminista como un vector movilizador fundamental en muchos países, capaz de irrumpir en momentos de fuerte reflujo y de disolución de los vínculos sociales portando intuiciones profundamente anticapitalistas. La dinámica de movilización permanente y de trabajo en red lo han convertido en escuela de formación activista para muchísimas mujeres jóvenes, que se politizan rápidamente y pueden pasar a intervenir en otros campos, generando referencias femeninas y mujeres fuertes que ejerzan modelos diversos de liderazgo. Un ejemplo paradigmático de esto es la reactivación del conflicto en las universidades precisamente a través de la creación de colectivos y asambleas feministas estudiantiles.
  • La articulación, por parte del movimiento de mujeres, de demandas y luchas concretas no estrictamente feministas sino mucho más globales: en contra de las fronteras como espacios de masacres humanitarias sistemáticas, contra la destrucción de la tierra por multinacionales ganaderas y extractivistas, en defensa de las libertades civiles frente a gobiernos de extrema derecha o autoritarios, etc. El programa de la huelga internacional de mujeres da buena idea de esto.
  • La contradicción capital/vida, acentuada en los últimos años con el renovado recurso a la acumulación por desposesión tras la quiebra de 2007/2008, pone a las mujeres en una situación especialmente complicada. La privatización del trabajo reproductivo y el recurso a la intervención pública del cuerpo de las mujeres son dos buenos ejemplos de cómo las dinámicas de acumulación capitalista nos atraviesan de manera específica. En este contexto, las resistencias femeninas (no necesariamente articuladas como feministas en el plano consciente) se revelan como fuertes palancas de transición: en tanto que responsables de los cuidados globales y del mantenimiento de la vida, amplias capas de mujeres se ven irremediablemente abocadas a una lucha directa contra el conjunto del sistema capitalista 2/.
  • El movimiento internacional de mujeres se ha ganado durante los últimos meses el mérito de no ser más un cúmulo de reivindicaciones sectoriales, dotándose de una dimensión estratégica y de un cierto horizonte de ruptura. Hay, por supuesto, muchas otras cosas. Las luchas por la redefinición de las identidades y por el acceso a los espacios simbólicos de poder son importantes en tanto que garantes de visibilidad y potenciadoras de trato justo, pero reducir el movimiento feminista a esto sería negar el potencial transformador del mismo.

Ésta es la potencialidad que encierra actualmente el movimiento feminista: la de enfrentarlo todo. Que estas potencias lleguen o no a desarrollarse, constituyéndose como elementos de ruptura del normal funcionamiento de las cosas, dependerá entre otros factores de nuestra capacidad para empujar en ese sentido.

5/03/2018

Julia Cámara es historiadora, activista feminista y militante de Anticapitalistas.
1/ http://vientosur.info/spip.php?article12147

2/ http://vientosur.info/spip.php?article12891







Agenda
Actos
Bilbao. 17 de octubre de 2018, 18:00h
Centro Cívico la Bolsa C/Pelota 20
foro viento sur
Madrid. 17 de octubre de 2018, 19:00h
Traficantes de sueños C/Duque de Alba 13
Actos
Madrid. 17 de octubre de 2018, 00:00h
Día 17-Facultad de Derecbo de la UNED Día 18- Facultad de Económicas de la UNED
Actos
Madrid. 18 de octubre de 2018, 00:00h
Día 17-Facultad de Derecbo de la UNED Día 18- Facultad de Económicas de la UNED









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons