aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Catalunya
Diálogos ciudadanos: los fundamentos de la República
20/01/2018 | Jaume López

Artículo original en catalán

Ahora que parece que las hojas de ruta se han dejado de lado, tenemos el mejor mapa posible de la Cataluña política actual: 50, 30, 20. Un 50 % quiere una república independiente, un 30 % quiere mantener el statu quo y un 20 % quiere una reforma constitucional que implique un aumento del autogobierno. No parece aventurado afirmar que entre el 50 % y el 70 % está el porcentaje de catalanes que rechazan el 155, que quieren una República (con una relación determinar con España) y que están a favor del empoderamiento ciudadano y del derecho a decidir del pueblo de Cataluña (discrepando sobre la mejor fórmula para ejercerlo).

Todo esto se expresa de múltiples formas y también a través de un común denominador en los programas electorales de Junts per Catalunya, Esquerra, Catalunya en Comú y la CUP: todos hablan de su voluntad de desarrollar un proceso constituyente. Y, de hecho, según cómo entendamos este proceso, es el único de los puntos de esta mayoría amplia que depende exclusivamente de los partidos catalanes.

¿Qué dicen estos programas? Una de las "principales ambiciones políticas" de Junts per Catalunya es "promover un gran debate nacional, participativo y de empoderamiento de la ciudadanía que aborde los rasgos y los ejes que deben conformar la constitución de la República Catalana", tomando como referencia el 40 aniversario del Congreso de Cultura Catalana. En el caso de Esquerra, quiere impulsar "un gran diálogo de país en clave constituyente, deliberativo y con vocación ampliamente participativa, para definir el modelo de República por el que optamos". La CUP-CC dice en su programa que promoverá "el inicio del proceso constituyente, como un proceso que deberá ser democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante, y que debe culminar con la redacción y aprobación de la constitución de la República, la cual deberá ser refrendada en un referéndum ". Y Catalunya en Comú - Podem propone: "Un gran acuerdo social y político para hacer avanzar Cataluña. Un acuerdo que se concrete en un nuevo marco constituyente catalán, superador del actual marco estatutario, que nos permita ganar autogobierno y establecer una relación bilateral entre Cataluña y España en el marco de una estado plurinacional ". El resto de fuerzas parlamentarias no se refieren al proceso constituyente en sus programas.

Los diversos acentos son claros: unos quieren un proceso para fundar una República y dar paso a una futura asamblea constituyente que redacte la Constitución; otros quieren un proceso, dentro del marco español, que permita superar el actual modelo estatutario. Pero también hay que destacar las similitudes: dar la palabra a la ciudadanía, más allá de unas elecciones, para debatir y deliberar sobre los temas fundamentales que deben contribuir a definir el futuro político del país. ¿Proceso constituyente" en ambos casos? Es evidente que sí; sí, si abandonamos la ortodoxia legalista que suele vincular el término constituyente exclusivamente con la redacción de la Constitución y entendemos, en un sentido amplio y más politológico, que cualquier tarea, pautada y reconocida, para contribuir a definir las bases de un modelo político es constituyente, en la misma medida que podemos afirmar que pone los cimientos del mismo sin que nos estemos refiriendo a unos pilares de hormigón. Finalmente, si el adjetivo constituyente –aunque no ha sido un problema en los diversos programas electorales– confunde más que otra cosa, hay otras expresiones como diálogos ciudadanos sobre el futuro político de Cataluña.

Lo importante es que, en un proceso de soberanía como el que estamos viviendo, el vínculo entre instituciones y ciudadanía (incluyendo las entidades y asociaciones) se mantenga muy vivo constantemente. Lo importante es construir espacios donde se puedan encontrar sensibilidades diversas que puedan intercambiar sus visiones de futuro, y definir los anhelos compartidos de trazar un horizonte, para muchos encarnado en la República, a corto y medio plazo. Lo importante es dejar de hablar de lo que nos aleja de España –que es mucho– para centrarnos en lo que nos une en relación a nuestras aspiraciones de vivir mejor. Hablar de por qué queremos constituir un nuevo país y qué prioridades compartimos. En definitiva, hablar de lo que no hemos podido hablar hasta ahora, ampliamente, dadas las circunstancias. ¿Hablamos?

Este proceso debe ser masivo, siguiendo una metodología sobre la que ya se cuenta con trabajos importantes en nuestro país. No hay que hacerlo con prisas si tenemos toda una legislatura, pero requiere consenso de los partidos sobre la metodología, apoyo desde las instituciones, impulso desde los ayuntamientos, compromiso y voluntarismo de las organizaciones sociales, y seguimiento de los medios. La ciudadanía motivada ya la tenemos.

18/01/2018

https://www.ara.cat/opinio/jaume-lopez-dialegs-ciutadans-fonaments-republica_0_1945605443.html

Jaume López es profesor de ciencia política en la UPF







Agenda
Actos
Madrid. 15 de diciembre de 2018, 13:00h
Concentración ante el Tribunal Supremo (Plaza Villa de Paris)
foro viento sur
Madrid. 19 de diciembre de 2018, 19:00h
Traficantes de Sueños Calle Duque de Alba 13
Actos
Bilbao. 20 de diciembre de 2018, 18:00h
Universidad de Deusto. Sala Garate. Av. de las Universidades, 24









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons