aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Tribuna viento sur
París 9D: en defensa de los derechos de los presos de ETA
08/12/2017 | Petxo Idoiaga

Convocada por el movimiento ciudadano vasco de Iparralde (territorio vasco bajo administración francesa) conocido como “artesanos de la paz” que propició el desarme de ETA el pasado 8 de abril se celebrará en París, este 9 de diciembre, una manifestación en defensa de cuatro derechos humanos para los 66 miembros de dicha organización presos en cárceles del Estado francés: acercarlos a sus familiares (la cárcel de Mont de Marsan es la más cercana a Euskal Herria), tener en cuenta su estado de salud, cesar de aplicarles la categoría de Detenido Especialmente Vigilado (DPS) y favorecer las demandas de libertad condicional. La manifestación irá precedida por una pancarta con el lema “Paz en el País Vasco, ahora los presos”. En paralelo, organizada por Bagoaz, Sare y Etxerat (organizaciones de defensa de los derechos de los presos), una marcha por las 21 cárceles francesas en las que se encuentran prisioneras esas 66 personas comenzó su andadura el pasado 16 de noviembre frente a la cárcel de Mont de Marsan y finalizará en París coincidiendo con la manifestación convocada. No es la primera vez que se celebra en Paris un acto en defensa de favorecer el proceso de paz en Euskal Herria y pedir la implicación de los gobiernos francés y español en el mismo. El 11 de junio de 2015 el magistrado de la Corte de Apelación de Versalles, Serge Portelli, leyó en público un manifiesto por la paz que, solicitaba la implicación de ambos gobiernos. Entre los 110 firmantes que lo avalaban estaban Michel Rocard, ex primer ministro francés por el PS, Alain Lamassoure, eurodiputado de UMP de la región parisina Cécile Duflot, exministra verde o André Chassaigne, presidente del Grupo Demócrata y Republicano en la Asamblea Nacional (http://vientosur.info/spip.php?article10178). Ahora, la convocatoria del 9D toma una dimensión mucho más importante. En primer lugar porque se trata de una manifestación en defensa de los derechos humanos de presos y presas de ETA que se realiza en la capital de uno de los dos Estados que tienen militantes de dicha organización en sus cárceles (¿es imaginable que algo así pueda suceder en estos tiempos en Madrid?). En segundo lugar porque los pronunciamientos institucionales de apoyo al 9D han sido y están siendo numerosos y muy sólidos. Y, en tercer lugar, porque hay movimientos concretos de interés en la política penitenciaria francesa y en el trato a los presos de ETA. Se espera que 10 000 personas acudan a la manifestación que se iniciará en la estación de Montparnasse. Dos trenes especiales partirán de Hendaya y cientos de autobuses lo harán desde muchos pueblos de Euskal Herria. Va a ser una manifestación importante en la capital de Francia, con lo que eso significa. El pasado 22 de noviembre el pleno del Ayuntamiento de París aprobó -y lo hizo por unanimidad- respaldar el proceso de paz de Euskal Herria, así como la manifestación del 9 de diciembre. La moción aprobada por la corporación parisina se hace eco de la situación actual en Euskadi que, según el texto, “atraviesa por etapas importantes” para cerrar el ciclo de la violencia y sus consecuencias y abrir un marco de convivencia y reconciliación. La propuesta fue presentada por el concejal ecologista Jérôme Gleizes, y por los ediles Nicolas Bonnet-Oulaldj y Raphaëlle Primet, de la coalición de izquierdas Front de Gauche. Dos días después, en la sede parisina de la Liga de los derechos del Hombre, el presidente de honor de la misma, Michel Tubiana, y el alcalde de Bayona y, a su vez, presidente de la Mancomunidad Única del País Vasco Francés presentaron públicamente el documento “Au risque de la Paix” firmado por más de 100 personalidades (24 parlamentarios entre ellos) y 40 organizaciones sindicales, sociales y políticas https://www.ldh-france.org/wp-content/uploads/2017/11/Appel-Au-risque-de-la-paix.pdf . Christiane Taubira, ministra de Justicia en el Gobierno de François Hollande, ponía en valor los esfuerzos realizados en los últimos años por la paz en Euskal Herria y remarcaba que “estamos juntos para asumir el riesgo de la paz”. El sábado 2 de diciembre 1 007 cargos electos del Pais Vasco bajo administración francesa realizaron una comparecencia masiva en apoyo de la manifestación. Y esa comparecencia tuvo continuidad el día 7 en la Asamblea Nacional francesa. Si en la presentación en la capital labortana se daba a conocer el hecho, nada habitual, de que todos los electos de la región hubieran secundado una misma iniciativa, el día 7, en París, cinco de los seis electos estatales que habían participado en ella corroboraban esa unidad de acción presentando los motivos para la movilización que tendrá lugar en la capital gala. Vincent Bru, de la gubernamental La République en Marche (LREM) lamentó que “los estados hayan hecho oídos sordos sobre la evolución de la situación en el País Vasco” y apeló a dar pasos “concretos y durables por la paz”. La senadora socialista Frédérique Espagnac manifestó que una vez producido el desarme de ETA, el pasado 8 de abril, “nada impide hoy el acabar con el régimen de excepción que se aplica a los presos y abordar el acercamiento de estos a sus familias”. Por su parte, la senadora centrista Denise Saint-Pé afirmó que “mi deber de parlamentaria es apoyar la labor de construcción de la paz en el País Vasco”, tras lo que dio a conocer que uno de los aliados de primera hora del presidente Emmanuel Macron, el líder de MoDem, François Bayrou, apoya la iniciativa de los artesanos de la paz y llama a la movilización del 9 de diciembre. Y hay cambios significativos en la política penitenciaria francesa. El pasado mes de octubre, se hacía oficial la apertura de un espacio de trabajo entre la delegación vasca y el Gobierno francés para tratar del tema de paz En la primera quincena de noviembre se suspendió la categoría de Detenido Especialmente Vigilado (DPS) a 7 presos, aunque aún quedan 29 a los que se les mantiene su aplicación, todo indica que se trata de un primer paso. El 7 de diciembre, con plena autorización por parte de las instituciones penutencias francesas, dos miembros del Parlamento francés, el diputado centrista Vincent Bru y el senador conservador Max Brisson, acompañados por el eurodiputado ecologista José Bové, acudieron a la prisión de Réau. Allí mantuvieron un encuentro con dos de los tres representantes del Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK) que cumplen pena en esa cárcel, situada en el extrarradio parisino, reunión que, a su salida, José Bové resumió diciendo “con nuestra presencia aquí queremos hacer ver que este es un asunto que afecta a Francia y que también incumbe a Europa”. Además, esos tres cargos electos manifestaron su acuerdo sustancia con un documento que les entregaron ambos presos de ETA, documento al que ese dio después lectura en francés y en euskara. El hecho mostraba, pues, un mutuo reconocimiento público de instituciones y EPPK que, posiblemente, tendrá su desarrollo. Convocada por el movimiento ciudadano Sare, como los últimos años, el segundo sábado de enero se celebrará en Bilbao una manifestación en defensa de similares derechos humanos para las presas y presos de ETA. La manifestación será, sin duda, masiva. Pero la realidad en el Estado español está muy lejos de la francesa. Sólo como pequeño ejemplo, Ibon Iparragirre , detenido desde 2010, está en situación de vida o muerte en la cárcel de Alcalá Meco, pero el Gobierno e instituciones penitencias se niegan a trasladarlo a su casa para que tenga una muerte digna. Seis años después de que ETA decidiera el definitivo fin de su actividad armada, ocho meses después de que hiciera público su desarme total, quedan, aún 238 presos de la organización (o, simplemente, acusados de serlo pese a que su actividad nada haya tenido que ver con la práctica de violencia armada) en cárceles del Estado español; de ellos sólo 2 están en cárceles situadas en Euskal Herria y el resto a muchos kilómetros de distancia de familiares y amistades que puedan visitarles (a más de 1 000 kilómetros 50 de ellos); 34 de esas personas presas llevan ya más de 20 años encarceladas, 24 son mayores de 60 años y aumentan los casos con enfermedades terminales. Pero fuera de Euskal Herria ni las instituciones, ni los partidos, ni los sindicatos, ni las organizaciones sociales dicen o hacen nada por cambiar esa situación; las excepciones son pequeñas. Desde lo que puede considerarse, en sentido amplio, mundo de la izquierda, tampoco se explica el porqué de su absoluta carencia de iniciativa al respecto.

08/12/2017







Agenda
Actos
Madrid. 17 de octubre de 2018, 00:00h
Día 17-Facultad de Derecbo de la UNED Día 18- Facultad de Económicas de la UNED
Actos
Madrid. 18 de octubre de 2018, 00:00h
Día 17-Facultad de Derecbo de la UNED Día 18- Facultad de Económicas de la UNED









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons