aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Tribuna viento sur
Una moción de censura para abrir nuevos caminos
15/06/2017 | Brais Fernández

La moción de censura impulsada por Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea (UP-ECP-EM) ha generado, como siempre, un sinfín de intepretaciones acordes a los intereses de cada una de las partes que componen la política oficial. El País, cada vez más convertido en lo que Carlos Prieto ha llamado “el geriátrico de la transición”, ha remarcado que “el 76% del Congreso rechaza que Iglesias sea presidente”. Un análisis aritméticamente cierto, pero que obvia algunas cuestiones de fondo y que al fin al cabo se niega a ver la política como los efectos que genera una iniciativa más allá de las posiciones fijas. Por otra parte, este tipo de análisis pierde el sentido cuando ignora que el objetivo de UP-ECP-EM no era ganar aritméticamente la moción: no se puede medir el éxito o el fracaso de una iniciativa en esos términos, sino por los caminos que abre.

Un Congreso polarizado

El primer objetivo de UP-ECP-EM se ha cumplido. El objetivo fundamental de Podemos no podía ser otro que mantener la iniciativa política en un momento de impasse: evitar perder pie en ese transito incierto entre la gestora socialista y la nueva dirección de Pedro Sánchez, buscando consolidar posiciones. Es decir, el objetivo primordial de Podemos ha sido consolidar su rol “polarizador” ante la propuesta del “nuevo” PSOE, que no es otra que recuperar la vieja dialéctica de la alternancia: hoy el PP es el gobierno, pero mañana, inevitablemente, le toca al PSOE. A pesar de que la moción de censura pudiera aparecer como una opción “ofensiva”, en realidad ha sido más bien un movimiento defensivo y posicional. Podemos consolida su rol y en una situación de profundo reflujo social este balance puede ser calificado de éxito, aunque demasiado dependiente de la denuncia-regeneracionista de la corrupción, sin ser capaz todavía de armar un programa fuerte al estilo Jeremy Corbyn. No olvidemos que, a pesar de todo, Podemos sigue siendo una estructura dependiente de los ciclos de movilización y de su capacidad para desgajar a sectores de la sociedad de los viejos aparatos políticos.

El PP ha sacado su repertorio más básico. Incómodo ante los casos de corrupción e inmerso en un silencioso pero evidente ajuste de cuentas interno, apelando a una recuperación económica débil que sólo se refleja en los datos macro-económicos, pero que carece del efecto político de retomar el Estado de las clases medias, la derecha española vive en una situación paradójica, en la que está profundamente incómoda en la esfera pública, pero mantiene su base social con solidez. La tremenda estupidez de Rafael Hernando, atacando de forma rastrera a una Irene Montero que se consagró como una brillante parlamentaria, sólo es un reflejo de esa incomodidad, que sin embargo, todavía no se refleja en un desgaste profundo entre su electorado. La izquierda cometería un error grave si confundiese la crisis pública del PP como órgano concreto con la crisis de su bloque histórico.

Por otro lado, el PSOE ha mostrado sus debilidades pero también sus objetivos. Es evidente que todavía no han encontrado su “forma”, esto es, una posición propia que les permita recuperar su viejo rol central (que no mayoritario, algo a todas luces imposible) en la política española. Su portavoz provisional, Jose Luis Ábalos, ha mostrado toda esa provisionalidad en su discurso. Incapaz de justificar con demasiada claridad por qué no han apoyado la moción de censura, han regañado a UP-ECP-EM recordando su voto en contra a la propuesta de gobierno PSOE- Ciudadanos, mientras le tendía la mano para futuras operaciones. Eso sí, con dos condiciones: el PSOE es quien manda y quien encabeza esa propuesta de entendimiento y Podemos, cómo no, debe moderarse.

El futuro: entre una oposición atomizada y la necesidad de un impulso extra-parlamentario

Además de la batalla por la hegemonía de la izquierda entre el PSOE y Podemos, la moción de censura también ha puesto sobre la mesa una realidad incómoda para la izquierda. No habrá mayoría parlamentaria frente al PP-Ciudadanos sin la articulación de un bloque que incluya a los partidos nacionalistas. El PDC y el PNV serían los aliados más naturales del PSOE; Bildu y ERC, los de Unidos Podemos. El “problema” del referendum catalán no va a desaparecer y es previsible que toda conformación de un bloque alternativo al PP pase por dar salida a la cuestión catalana.

El límite más evidente de la moción de censura ha sido su falta de articulación con una dinámica de movilización social, a pesar de las alusiones de Pablo Iglesias a los movimientos en su discurso. Podemos mantiene posiciones por “arriba”, pero es evidente su incapacidad para avanzar en el terreno de la organización por abajo. Su modelo completamente diseñado para acompañar los “golpes de efecto mediáticos” se muestra débil a la hora de correlacionar lo que enuncia performativamente en sus discursos y la construcción de una ciudadanía movilizada y organizada.

Cancelado el momento de movilización masiva que inauguró el 15M, con la fuerza social que sostuvo el ciclo político impugnador agotada, con las nuevas luchas de trabajadores todavía incipientes y dispersas, la moción de censura debería significar en el movimiento del cambio el “fin de la táctica” y la reapertura de la estrategia. De no ser así, la propuesta de entendimiento con el PSOE comenzará a ganar peso y con ella, el encapsulamiento de la política en el terreno parlamentario. Y ahí, ya lo sabemos; siempre ganan los mismos. Desde luego, el relativo éxito de la moción de censura puede permitir cerrar una fase en buenas condiciones y abrir otra nueva, que abra interesantes caminos, todavía no explorados por la nueva política.

Brais Fernández forma parte de la redacción de viento sur y es militante de Anticapitalistas.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons