Mikel Aldasoro ha muerto el nueve de este mes mayo.  Nos ha dejado un profundo dolor y pena tras un año y pico de dura enfermedad, que la ha soportado con una sonrisa durante todo el tiempo.

Mikel empezó su militancia política al calor de las movilizaciones contra el Proceso de  Burgos al inicio de los años setenta, en pleno franquismo, en ETA VI. Formó parte de aquella ETA VI que se fusionó en 1973 con la LCR y que en Euskal Herria se llamó Liga Komunista Iraultzailea (LKI).

El 20 de noviembre de 1976 (¡otro 20N más!), fue uno de las 154 participantes en la asamblea de LKI detenidas en el santuario de Arantzazu, en las montañas gipuzkoanas, por decenas de guardias civiles que entraron con metralletas y con mucho riesgo de que se les escapara el gatillo.  Una importante movilización social protestó contra aquella masiva detención.

Fue rebelde desde joven y luchó en el movimiento estudiantil.  Más tarde entró a trabajar en  Astilleros Euskalduna, una de las grandes empresas de Bizkaia,  donde formó parte de las CECO de Comisiones Obreras y activó varias corrientes unitarias provenientes de diferentes estructuras sindicales.

A finales de octubre de 1983 se hizo pública la decisión de cierre del astillero Euskalduna como parte de la reestructuración del sector naval español. El 6 de noviembre de ese mismo año el comité de empresa de Euskalduna encabezó una manifestación en contra del cierre de la factoría y se iniciaron las movilizaciones que durarán hasta junio de 1988.

En Euskalduna, tuvo lugar una de las luchas más largas y duras que se conocieron en los procesos contra la reconversión industrial que se desarrollaron durante los años ochenta, con decenas de heridos y enfrentamientos que se daban en el “Puente de Deusto”, en el mismo centro de Bilbao.

Los trabajadores y trabajadoras en defensa de sus puestos de trabajo, utilizaron  una resistencia activísima contra una policía que respondía con extremada violencia a las manifestaciones.

Mikel formó parte del Comité de Empresa a través de Trabajadores por la Unidad, el movimiento sindical unitario que había promovido. La suya fue una experiencia sindical y política extremadamente importante y él, personalmente, fue un  líder referencial en aquella resistencia.

Un reciente documental de la televisión vasca, ETB, da cuenta de todo ello.

Esa lucha se dio en un contexto de movilizaciones del conjunto del sector naval y fue el Gobierno del PSOE de la época, el que tomó las decisiones que culminaron en la práctica cierre de la empresa Euskalduna, que quedó reducida a una plantilla mínima para la reparación de barcos

Cuando cerró Euskalduna, Mikel tuvo que  buscarse la vida. Y, en ello, tuvo varias experiencias. Por ejemplo, trabajó en una empresa de doblaje y concretamente dobló más de una vez, entre otras, la voz del  actor Anthony Quinn.

Paralelamente se licenció en el Conservatorio Superior de Música de Bilbao y fue desarrollando su pasión musical, llegando a ser, tras diversas experiencias populares,  director de la Banda Municipal  de su pueblo, Markina, Bizkaia.  En 1990 contribuyó a la formación del grupo de cámara de viento-metal llamado BILBO BRASS con el que recorrió parte de la geografía de Euskal Herria y en varios años tomaron parte en los conciertos de cámara de la Semana Grande Bilbaina. También participó musicalmente en los homenajes a otros compañeros como Sabin Arana y  José Ramón Castaños.

Pero el trabajo con el que pudo desarrollar su vida laboral hasta jubilarse fue el de profesor en la Formación Profesional.

Si por algo se ha caracterizado Mikel a lo largo de su vida ha sido por su extremada generosidad, siempre dispuesto a ayudar con ese su carácter bonachón. Aun enfermo ha mantenido la sonrisa hasta el final de su vida.

Ha sido siempre  solidario con muchos movimientos y tomó parte en numerosas iniciativas a favor del euskara y los y las presas vascas.  En el último periodo de su vida asistió regularmente a las concentraciones convocadas por el Movimiento de Pensionistas que se celebraban delante del Ayuntamiento de Bilbao, hasta que ya le ha sido absolutamente imposible por la enfermedad.

Mikel deja un recuerdo imborrable y ha querido despedirse de sus amigas y amigos con estas palabras que ha escrito (en su euskera de Markina) los últimos días:

Agur

Azken taupadak dire,

Begiak negarrez

Lagunek itxi biher,

Familikuek lez.

Azkenaldian gauzak okertu

Eta dana_aldrebes

Zuen laguntza eskertu nahi dot

Gogoz ta bihotzez.

Un abrazo para su hija Izaro que le ha cuidado sin desmayo y a su compañera Arantza que sufre una enfermedad senil en los últimos cuatro años.

12/05/2022

Jospo Barrutia, Mikel de la Fuente

 

(Visited 2.504 times, 1 visits today)