El contexto: Crisis civilizatoria

La crisis estructural de 2007-2009, que conmovió hasta sus cimientos el orden capitalista planetario y puso en cuestión sus fundamentos económicos de forma solo comparable con la Gran Depresión[1], tuvo en la hipertrofia financiera una de sus facetas más notorias, como expresión de un “exceso” de capital, de sobreacumulación[2] (avatar de la sobreproducción, ver Marx, 1978: I, 330 o 337).

La huida hacia adelante se ha convertido en una característica del capitalismo tardío[3], pero solo lleva al capital a encontrar de nuevo la crisis más allá, incluso amplificada (ver Marx, 1978: I, 329). Así, a fines de los 60 e inicios de los 70, el keynesianismo (finalmente militar) del período de posguerra estaba agotado, pues las políticas de demanda (el intervencionismo estatal) se demostraron ya inefectivas frente a la estanflación (estancamiento + inflación) que provocaron. Como señalan Duménil-Levy (2007: 43 y ss) la caída de la tasa de ganancia (de la rentabilidad) llevó finalmente a la crisis, por lo que la “moratoria keynesiana (e inflacionaria)” hasta los setenta solo la difirió. Es que la disminución del progreso de la productividad del trabajo llevó a la caída de dicha tasa y a una más lenta acumulación (Ibid: 56 y ss).

Entonces, el capital migró al neoliberalismo (Reagan-Thatcher, pero también Pinochet y Videla), impuesto a sangre y fuego como nuevo “sentido común” hegemónico al pasar a unas políticas de oferta marcadamente anti-populares por atacar al trabajo (redistribución regresiva del ingreso, extensión del ejército industrial de reserva, precarización laboral, desmantelamiento del Estado de Bienestar, etc.) y por favorecer al capital (liberalización financiera, apertura comercial, desregulación, privatización, etc.). Por eso, en un proceso creciente, el nuevo modelo de acumulación espoleó la financiarización[4] cristalizada en la exuberancia de instrumentos que permiten succionar una renta desde la plusvalía global generada en la economía real, tendencia respaldada por la estrategia de los organismos multilaterales y las políticas estatales. Si en el capital financiero “es donde la relación capitalista alcanza su forma más externa y más fetichista”[5] (Marx, 1978: II, 77), con la financiarización todo es reducido a objeto de agio. Esto es, la hegemonía financiera abrió la caja de Pandora de la especulación que, además de demostrar la insania económica del capitalismo y su frenesí parasitario, crea burbujas incontrolables que al estallar provocan enorme destrucción. Esa fiebre del capitalismo salvaje quemó toneladas de capital ficticio[6] en 2007-2009, hundió todo el andamiaje del capital e incendió el teatro del mundo. Todo en el inevitable ajuste de las finanzas a la economía real.

El capitalismo mundial vivió una crisis sistémica, estructural, civilizatoria[7]. Una crisis múltiple o una multiplicidad de crisis. Si bien la crisis de sobreproducción estalló a través de la crisis económico-financiera, también imprimió su huella la crisis energética. Además estaba la crisis de pobreza y desigualdad, de polarización planetaria. Pero afectó al conjunto de relaciones sociales bajo el influjo del capital: desde la esfera política con la crisis de la hegemonía global norteamericana, la crisis político-militar del imperio o la crisis de las formas “democráticas” de la dominación política; la quiebra de la ideología neoliberal y su matriz neoclásica; hasta la crisis paradigmática que se sintetiza en la crisis del cambio climático. Expresiones de la crisis universal de la civilización que se organiza alrededor de la producción generalizada de mercancías, evidencia de la decadencia histórica del modo de producción capitalista. Por ello, desde la perspectiva del sistema internacional como totalidad es evidente que el conjunto apuntó hacia la crisis de la civilización del capital.

Es la crisis de la forma de ser del capital en el mundo, de su dinámica que destruye la vida en pos de la ganancia, de sus modos de existencia que siembran depredación y muerte, cuyos signos ya eran visibles con anterioridad (ver, por ejemplo, Rosero, 2002-2003), pero que desde el 2007-2008 estalló de modo evidente.

Transición: “Goldman Sachs gobierna el mundo”

A pesar de las consecuencias del liberalismo al fomentar burbujas especulativas y desastres de todo tipo, la crisis de 2007-2008 se enfrentó con una estrategia centrada en el salvataje al capital y la intervención del Estado con ese objetivo, al tiempo de imponer el ajuste y mantener la hegemonía del capital financiero. La masiva acción estatal se tradujo en la compra de activos tóxicos, el auxilio a gigantes corporativos quebrados o al borde, la inyección de recursos a los bancos, los paquetes de auxilio, la masiva relajación cuantitativa (astronómica impresión de billetes), etc. Toda esa estatización de pasivos y ese despliegue de política económica activa que contraría el dogma liberal, generó gigantescos boquetes en las finanzas públicas. Entonces, además de salvar al capital, la política estatal tuvo por objetivo hacer pagar los costos de la crisis a la mayoría de los trabajadores y los pueblos (en el centro pero también en las periferias) por medio de programas de ajuste. En contraste, buena parte de los principales responsables del desastre fueron premiados, e incluso dirigían los Estados y el mundo en su propio beneficio.

Como lo dijo un pretendido operador de Bolsa: “Goldman Sachs gobierna el mundo” (La Vanguardia, 27/09/2011). Lo que reconoce la hegemonía global de una oligarquía financiera transnacional que subordina al poder político, en algo demasiado parecido a una dictadura del capital financiero, a un totalitarismo de nuevo tipo, claro que en un ambiente “feliz”, de consenso “activo”, en un ambiente “amigable”, de supresión de libertad “agradable” (Marcuse, 1972), consenso que nunca deja de estar acorazado de coerción (ver Gramsci, 1975: 165). Los costos de tal ejercicio hegemónico se ven en los extremos de pobreza y desigualdad, de opresión patriarcal y colonial, así como en las guerras que el imperialismo acomete directamente o por terceros, en la devastación medioambiental,...

Dado que el predominio financiero se mantuvo tras la crisis 2007-2008, volvió a desatarse la especulación con toda la frondosidad del cáncer. Entonces, se reactualizó el hambre insaciable de oro y la demencial carrera por ganancias cada vez más grandes a cualquier costo, lógica central del modo de producción; así como su ethos, la ética individualista que subordina todo a sus intereses o pulsiones, o sea a su ser, a sí mismo.

La banca transnacional se mantuvo impune y fue auxiliada por los Estados mientras se abandonó a los ciudadanos a su suerte y se impuso el ajuste a las sociedades para cubrir el salvataje bancario; los paraísos fiscales incontrolados, la libre movilidad de capitales intacta, la escasa supervisión sobre el sistema financiero internacional, su opacidad, que posibilitan su mancomunidad de facto con los dineros negros del robo de los fondos públicos, del tráfico de armas, de drogas, de personas y de tantos otros “negocios” fraudulentos; la expansión de la corrupción como una metástasis, contracara de la propagación de la lumpen-acumulación[8]; los mecanismos de endeudamiento público que proporcionan pingües ganancias a los inversionistas (muchos de ellos verdaderos piratas transnacionales, como Goldman Sachs) que están ultra-protegidos por los organismos multilaterales; el poder político controlado por el gran capital, en una colusión de intereses impúdica que deja los banqueros a cargo[9]. Es decir, la salida de la crisis 2007-09, tras el salvataje masivo de los bancos, fue el ajuste neoliberal y, tras éste, el reino de la especulación y la finanza, lo cual demostró por un lado que el capital no tiene proyecto alternativo estratégico, pero por otro significó más de lo mismo. En este período post-crisis 2007-09 la economía tuvo un crecimiento ralentizado, casi estancado. Entonces, el capital iba viento en popa… hacia una nueva crisis sistémica.

Un índice de la trayectoria de la economía tomada por el agiotaje es el crecimiento desproporcionado de la valoración de las acciones en Wall Street que, más que de dar cuenta de la situación real de las empresas, expresa la búsqueda insaciable de renta especulativa. Así, el Promedio Industrial Dow Jones, desde marzo/2009 hasta febrero/2020, tuvo un crecimiento exacerbado de más del 350%, como se aprecia en el gráfico 1.

Grafico 1

Gráfico N° 1

Evolución del Promedio Industrial Dow Jones sobre los últimos diez años

(Fuente: Macrotrends)

En contraste, el crecimiento de la economía mundial no logra superar sus registros históricos, como puede verse en el Gráfico N°2. Es claro que la tendencia en el largo plazo (desde los años 60 hasta la actualidad) es hacia el debilitamiento en la tasa de crecimiento, con momentos de fuerte desaceleración en las crisis periódicas (1974-75, 1982, 1991-1993, 2001-2002, 2008-2009).

grafico 2

Gráfico N°2

Crecimiento del PIB (% anual)

(Fuente: Banco Mundial)

Hasta la aparición del coronavirus, el capitalismo de la globalización neoliberal bajo hegemonía estadounidense (en disputa) caminaba a una profunda crisis (incluso anunciada para el 2020) por sus propias características y sus contradicciones. Nouriel Rubini adelantó la posibilidad de una crisis más profunda, debido a las políticas de Trump, las disputas comerciales, el proteccionismo, limitar la inmigración y los flujos de tecnología e inversión, entre otras (El Economista, 2018). Jean Claude Trichet (ex-presidente del Banco Central Europeo) señaló que la crisis no ha terminado y que la acumulación de deudas preparaba el camino de una nueva crisis (El País, 2018). Bill Gates también predijo la nueva crisis económica, lo difícil era saber cuándo “pero es una certeza” (Las Américas, 2018).

Todo esto se daba, además, en un contexto de lucha inter-imperialista (EEUU contra China, Rusia, pero también contra la Unión Europea –incluido el Brexit–) que expresa la decadencia de EEUU y la disputa por ocupar su posición, pues incluso para poderosos sectores norteamericanos la globalización ha sobrepasado límites tolerables y plantean retraerse del papel de gendarme planetario sin descuidar su interés imperialista (America First), con guerras comerciales, con sangrientas guerras regionales (Irak, Siria, Afganistán, Yemen, Palestina, Libia, Sudán,…).

Por otro lado, la fascistización es un correlato de la crisis civilizatoria. La crisis de hegemonía se expresa en la decadencia de las formas democráticas (incluso burguesas), pues progresivamente se vuelven más manipulación, recurso a las emociones, a los miedos y a los prejuicios inoculados (racistas, sexistas, culturalistas) y cada vez menos participación informada, sobre programas y propuestas. El recurso a la violencia (simbólica o física), peor aún a la guerra, siempre demuestra debilidades de hegemonía. Esto, por supuesto, responde a la resistencia y la movilización que la crisis civilizatoria provoca y a la incapacidad de la clase dominante para construir una alternativa más allá del neoliberalismo, a su incapacidad histórica de dirección. Mientras que las respuestas de los oprimidos/as y explotados/as han marcado la historia contemporánea: el movimiento alter-global, las gigantescas movilizaciones contra la guerra en Irak, los indignados y el “Occupy Wall Street”, la resistencia al neoliberalismo que llevó a los “gobiernos progresistas” en América Latina, las movilizaciones feministas, anti-racistas (el último, Black Lives Matter), etc.

La relación de los seres humanos con la naturaleza

Entre los pueblos ancestrales la relación de las personas con la naturaleza era (y es) la de saberse parte de ella, la de interactuar con respeto, la de ser temerosos ante ella. Actitud diametralmente opuesta a la concepción instrumental del entorno natural, propia de la modernidad capitalista, que coloca al ser humano (burgués) en el centro y por sobre aquél, que reduce la naturaleza a mera mercancía, a la vez que relega a la mayoría de la población a la pobreza, e incluso a la supervivencia, sin poder escapar a esa relación instrumental. Representación espoleada en el capitalismo de la globalización por el ultra-individualismo, el consumismo hedonista, la licuefacción de todas las relaciones, además de la exacerbación de la desigualdad y la pobreza. La agresión al medioambiente, “el 'desprecio' de los humanos por la naturaleza” (como dice Jane Goodall, El Comercio, 12/04/2020), entonces, no es resultado de una lógica inmanente ni “natural”: el nexo de las personas con la naturaleza depende de las relaciones sociales que construyen entre sí; es más, sólo a través de los vínculos que contraen para producir “es cómo se relacionan con la naturaleza” (Marx dixit, s/f: 24).

En la época del grado más alto de internacionalización del capital y de la producción, en que todo es reducido a mercancía, donde el totalitarismo mercantil invade y coloniza todo y a todos, no es extraño que la naturaleza sea rebajada a mercancía y dominada como tal. Al igual que la mayoría de seres humanos que sobreviven en la exclusión y/o en la explotación, convertidos en fuerza de trabajo o ejército de reserva, esto es, en mercancía que no controla su trabajo y su vida, sometida al capital. Todo es ofrendado en el altar de la ganancia.

Ahí está la industria petrolera, la minera, el agro-negocio, la plantación de exportación, la pesca industrial, la cadena de cárnicos, las industrias avícola, láctea, de aceites y demás, junto a lo que les rodea: concentración de la tierra, el agua y otros recursos, apropiación de los bienes comunes; su transnacionalización; expulsión de indígenas y campesinos; monocultivo extensivo; el empobrecimiento cultural y genético que implica la homogeneización; patentes para asegurar el monopolio; producción globalizada; etc. De otro lado la depredación, el tráfico de especies, el consumo exótico, la contaminación, la deforestación y la destrucción medioambiental, la fauna y la flora sometidas a los imperativos del mercado, la egocéntrica y auto-centrada búsqueda de placer, etc. Todo lo cual es también un resultado del totalitarismo mercantil, de la producción generalizada de mercancías llevada a lógica organizadora de la civilización actual. Que, como tal, deshumaniza a las personas y desnaturaliza al entorno natural.

Se deshumanizan las personas porque se enajenan en el trabajo[10] y en el consumismo; son cosificadas al ser rebajadas a fuerza de trabajo-mercancía o como consumidores objetuales embrutecidos por la propaganda o por las adicciones; es decir, la estructura capitalista reduce a las personas a piezas del engranaje productivo y reproductivo; además los trabajadores son aislados en la competencia incesante como modo de vida, lo que provoca una disrupción en la construcción básica de su condición humana puesto que cada uno es en la medida de/en relación con los demás. La competencia impone una contradicción con las pulsiones humanas más básicas, lo que termina en angustia, en vacío existencial, en saparatidad o acaba en insania.

Se desnaturaliza el medio ambiente porque el entorno es separado de sus interrelaciones, para manipularlo dentro de una concatenación que atiende al beneficio político-económico transnacional, en una lógica capitalista. Además, el entorno natural en sus componentes es abstraído a un precio, reduciendo la riqueza de tales interrelaciones del entramado natural y ecológico al equivalente general dentro de una economía mercantil, otorgándole la legalidad que el capital puede consentir, es decir, tratándole como mercancía a la que se asigna una cantidad de dinero para poder ser traficada. También lo cosifica al avasallarlo como mera mercancía, lo empobrece al reducirlo a esta unilateralidad.

Crisis del capital y coronavirus: El origen y la expansión de la pandemia

Ese contexto de totalitarismo mercantil y de cultura consumista, en el capitalismo salvaje y decadente del siglo XXI, dota de sentido y carga de oscuras consecuencias a la depredación medioambiental y al tráfico de especies.

Una pandemia tiene características que corresponden a sus condiciones históricas. En el siglo XXI, con el acceso instantáneo a la información, la hiperconectividad, el desarrollo de la medicina, pero también con la movilidad, el consumismo, la depredación de la naturaleza,... Entonces, el contexto histórico-estructural específico condiciona a la pandemia hasta el punto de convertirla en un fenómeno, más que solo sanitario, social, económico, cultural.

El coronavirus parece que se originó en el mercado húmedo de Wuhan. Estos son espacios tradicionales que proveen alimentos asequibles, donde conviven animales incluso salvajes, vivos o muertos. Esa fauna silvestre sirve para comida o en medicina tradicional. Esa mezcla de animales estaría en el origen la pandemia pues puede propiciar la zoonosis (el salto del virus entre especies). Porque lo probable es que el virus pasó del murciélago a los humanos a través de otro animal.

Esos mercados ayudan a abaratar la reproducción de la fuerza de trabajo y crean ocupación para trabajadores migrantes en los márgenes de la economía, también en una potencia emergente. Pero el comercio de fauna silvestre, además de su uso en medicina tradicional, se debe al consumo suntuario. Es decir, las características del capitalismo en China, tanto en la reproducción de la fuerza de trabajo como en el consumo exótico, crearían las condiciones que dieron origen a la pandemia.

Hay quienes atribuyen al Instituto de Virología de Wuhan el origen del virus que, de forma accidental, habría escapado de los animales a los humanos. Lo rescatable de esto es la certeza de que todas las potencias (EEUU, UE, Rusia, no solo China) hacen investigación en biotecnologías para alcanzar ventajas mercantiles o militares. Es decir, juegan a ser dioses para conseguir virus mutados como armas bacteriológicas. Lo cual es otro resultado del ordenamiento económico y político del mundo contemporáneo.

La difusión de la pandemia opera desde los lazos de China al mercado mundial como potencia imperialista emergente. Pero también por el súper-encadenamiento virtual y real del ciclo del capital a nivel internacional por el consumo, el transporte, el turismo, el totalitarismo mercantil planetario,…; es decir, por las condiciones propias del capitalismo de la globalización.

Crisis del capital y coronavirus: pandemia y salud pública

Como dicen los epidemiólogos, la salud y su problemática debe relacionar las modos de vida de los diferentes grupos sociales, sus vínculos a la producción y al consumo, su cultura y su organización, con el comportamiento de sus cuerpos y las enfermedades que padecen (Breilh, 1991: 204). Es decir, la salud (y la enfermedad) no son meros procesos biológicos peor aún individuales, sino que, en respuesta a su propia evolución, se generan dentro de la realidad social, económica y cultural y en un momento histórico concreto que les determina.

Entonces, la salud pública es un sistema integral que se inserta en la totalidad del  modo de producción capitalista. Pero además comprende las condiciones de vida y de trabajo que determinan la incidencia de la enfermedad. También abarca las relaciones estructurales; las relaciones con la naturaleza; las relaciones político-ideológicas; la educación y la cultura.

Por lo tanto, “las leyes de movimiento epidemiológico operan en las relaciones estructurales de producción–consumo…; las relaciones con la naturaleza…; las relaciones político–ideológicas y las relaciones del movimiento biológico subsumido que especifican el efecto de la historia” (y la estructura) en los cuerpos (Breilh, 1991: 210). “La reproducción social [determina] las condiciones [del] movimiento biológico subsumido, pero las condiciones naturales y la biología humana participan en la determinación de la salud-enfermedad” (Ibidem).

En el capitalismo, la salud es asimilada a una mercancía y es convertida en un escenario para la acumulación de capital. Por ello, la medicina es individualista, con énfasis en la medicina curativa precisamente porque es mercancía. Por lo tanto, los sistemas de salud pública terminan debilitados por la austeridad y la privatización.

Conclusiones (provisionales) de futuro

La pandemia precipitó algunas de las tendencias que venían desde hace años. Y las sintetizó. La crisis civilizatoria se expresó en la pandemia y le dio forma específica. La crisis económica fue acelerada y agudizada por la pandemia. El proceso de autoritarismo creciente, de búsqueda de control de la sociedad, de fascistización, paralelas al predominio planetario del capital financiero ultra-concentrado, son expresiones de la respuesta del capital a su crisis civilizatoria, que fueron recreadas (y legitimadas, hasta cierto punto) en la pandemia.

La cuarentena y el confinamiento demostraron lo superfluo del híper-consumismo y subrayaron la posibilidad de vivir ajustados a la satisfacción de las necesidades básicas. La posibilidad (y la exigencia) de vivir en otro tipo de relaciones sociales.

La crisis del coronavirus eclosionó como expresión de la crisis civilizatoria por sus características. Si bien es una crisis inédita, no escapa de su ubicación histórica y estructural. Porque no es un resultado solamente de la relación degradada con la naturaleza; ni un hecho epidemiológico abstracto (exclusivamente médico), de una enfermedad altamente contagiosa que debe ser enfrentada por la ciencia (también abstracta y ahistórica). Además está el origen de la pandemia, por zoonosis o por biotecnología; su expansión, gracias a la hiperconexión en negocios mundializados, al consumismo desbocado, en último término por la globalización; la profundización de sus efectos más dramáticos debido a la pobreza y la desigualdad (la imposibilidad de cumplir la cuarentena y demás medidas sanitarias para amplios sectores que viven en el hacinamiento y la marginalidad en los países periféricos), así como su capacidad para ahondarlas en la pandemia (la mortandad masiva, los cadáveres en casas y calles, el extravío de los mismos, las debilidades de la salud colectiva y los sistemas conexos) y más aún después de la misma (destrucción de micro, pequeñas y medianas empresas; aumento del desempleo y el subempleo, hambre)[11]; las limitaciones de respuesta por las debilidades del sistema de salud y de seguridad social (resultado del manejo neoliberal), de los servicios fúnebres, hasta de los cementerios, y de las lógicas que priorizan el interés del capital sobre cualquier otra consideración, incluso en medio de la pandemia, como en los casos de Trump, Bolsonaro, Johnson. En fin, es un resultado de la compleja totalidad de la sociedad capitalista actual.

La pandemia nos ha puesto de frente a algunas de las características más bárbaras del capitalismo. Ha develado las gigantescas inequidades, los extremos de pobreza y desigualdad; la devastación medioambiental; la economía que prioriza la especulación y el consumismo; las debilidades de los sistemas de salud; la corrupción y las redes de lumpen-acumulación; la fascistización y sus miserias. Ahí estaban desde antes. Lo que hizo la pandemia es sacarlas a la luz.

La salida de la pandemia no implica un cambio social porque la misma no ha conllevado una transformación estructural. Ni la pandemia es una revolución ni su salida tampoco. No vamos a “ser mejores”, aunque sería deseable. No seremos “más conscientes, más sensibles, más humanos”, aunque sería de desear. Como en tantos otros casos, la pandemia no implica un cambio estructural que pudiese sustentar una transformación cultural. En  general el capital procura diseñar una salida que le beneficie (en especial al monopólico) sin tocar apenas la estructura anterior. La consigna es (como siempre): salvar al capital, no a las personas.

Frente a ello es necesario poner por delante a las personas y la naturaleza, es ineludible construir salidas que superen al capital y sus contradicciones. Para eso se requiere defender las condiciones de vida y en primer lugar el empleo sin sacrificar los intereses de largo plazo; es decir, hay que construir los sujetos sociales y políticos, las organizaciones, y las perspectivas estratégicas que apunten a la transformación estructural. Solo de esa forma se cambiará el modo de vida para que corresponda a otro tipo de sociedad, en la que quepan todos y todas en relación armónica con la naturaleza. A estas alturas, solo de esta forma puede ser viable la sociedad humana sobre la tierra.

01/07/2020

Andrés Rosero E.

Notas

[1] La quiebra de Wall Street el 29 de octubre de 1929 fue detonada por el pinchazo de una burbuja financiera. El segundo crack de Wall Street se produjo el 15 de septiembre de 2008, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y la quiebra de la banca de inversión (Lehman Brothers).

[2] “La utilización de la plusvalía como capital se llama acumulación de capital” (Marx, 1976: III, 25). Una superproducción absoluta de capital se da cuando el capital incrementado al final de un primer ciclo (C+ ΔC) genera igual o menor masa de plusvalía que el capital originario (C). Con ello “una parte del capital quedaría total o parcialmente ociosa... y la otra parte se valorizaría a una cuota más baja de ganancia bajo la presión del capital ocioso u ocupado solo a medias” (Marx, 1978: I, 331).

[3] El capitalismo tardío (tras II GM): “es la época en que la contradicción entre el crecimiento de las fuerzas productivas y la supervivencia de las relaciones de producción capitalistas asume una forma explosiva… conduce a una crisis cada vez más generalizada de estas relaciones de producción” (Mandel, 1987: 543).

[4] “La era neoliberal [vuelve a ser] la de las finanzas” (Duménil-Levy, 2007: 161 y ss). Las finanzas comprenden “las instituciones [que centralizan] el dinero [para] colocación en préstamos o títulos” (fondos mutuos y fondos de pensiones), “las grandes compañías de seguros y los grandes bancos”; y además, “los soportes institucionales,…los mercados de títulos que garantizan la ‘liquidez’ ” (Chesnais, 2009: 81-82).

[5] “Valor que se valoriza a sí mismo, dinero generador de dinero, sin ninguna huella de su origen… La relación social se ultima como relación de una cosa, del dinero, consigo misma” (Marx, 1978: II, 78).

[6] El capital ficticio se crea “mediante la emisión de simples medios de circulación” (Marx, 1978: II, 90), es decir, papeles de todo tipo respaldados por entidades financieras, que en el fondo son solo promesas de pago. No constituyen capital real, productivo (Ibid: 89 y 95).

[7] Ver Beinstein, 2008; Rosero, 2010; VVAA, 2010; Robinson, 2011; Wallerstein, 2013.

[8] Lumpen-acumulación: procesos realizados por fracciones cada vez más lumpenizadas de neoburguesía (narcos, traficantes, corruptos, señores de la guerra, mafiosos de toda laya) o que indirectamente están asociados a ellos (sistema financiero, políticos, abogados, constructores y otros) o procesos que están atravesados por los métodos utilizados por el lumpen (asesinato, robo, tráfico ilegal, violencia,…).

[9] Henry Paulson, directivo de Goldman Sachs y promotor de activos tóxicos, como Secretario del Tesoro lideró el mega-salvataje bancario con 700.000 millones para comprar dichos activos. Mario Draghi, cabeza de Goldman Sachs cuando ayudó a encubrir el déficit griego, como presidente del Banco Central Europeo impuso el ajuste a Grecia, y lideró la expansión monetaria y la compra de activos por más de un billón de euros. Romano Prodi, consejero de Goldman Sachs, Primer Ministro italiano y luego Presidente de la Comisión europea; Mario Monti, asesor de Grecia para el fraude, fue Primer Ministro de Italia en un golpe de Estado para cumplir la austeridad; Lukás Papademus contraparte del fraude griego, luego primer ministro de facto impuesto en  favor de la UE; Durao Barroso, ex presidente de la Comisión Europea 2004-2014, reclutado para Goldman Sachs...

[10] Los trabajadores no controlan su trabajo ni el producto del mismo, que más bien les somete. “La propiedad privada [es], por una parte, producto del trabajo enajenado y, por otra, medio de su enajenación, realización de esta enajenación” (Marx, 1988: 54 y ss).

[11] Según el FMI, el crecimiento de la economía mundial será de -4,9% en 2020 (-8% en las economías avanzadas, -3% en las emergentes y en desarrollo), con todas las regiones en negativo por primera vez (FMI, 2020: 1 y 9). El impacto será particularmente negativo en los hogares de bajos ingresos a nivel mundial, lo que provocaría un aumento sustancial de la desigualdad (Ibid: 10). Además, 1.200 millones de niños han visto afectada su enseñanza, lo que les afectará en el futuro (Ibidem). Según la CEPAL, la economía de América Latina y el Caribe sufrirá una contracción del 5,3% en 2020, lo que aumentará en 30 millones el número de pobres y en 11,6 millones el número de desempleados (CEPAL, 2020: 15). Según la OIT, el número de desempleados superará con creces las proyecciones iniciales (25 millones) y la pérdida de horas de trabajo equivale a 195 millones de trabajadores a tiempo completo (OIT, 2020: 3-4). En EEUU, se superó la cifra de 36 millones de desempleados en una cifra sin precedentes desde la Gran Depresión.

Bibliografía
Banco Mundial (2020). Crecimiento del PIB (% anual) en Datos https://datos.bancomundial.org/indicator/NY.GDP.MKTP.KD.ZG?end=2018&start=1961&view=chart
Beinstein, J. (2008). Más allá de la recesión: En el comienzo de la segunda etapa de la crisis global, trabajo presentado en el Encuentro Latinoamericano del Foro Mundial de Alternativas, Quito, Febrero, http://www.forumdesalternatives.org/ES/viewpage.php?page_id=5&banner_id=6
Breilh, J. (1991). La salud-enfermedad como hecho social. En VVAA, Reproducción social y salud (pp. 201-216). Guadalajara: Editorial Universidad de Guadalajara.
CEPAL (2020). Dimensionar los efectos del COVID-19 para pensaren la reactivación. Informe especial número 2 COIVD 19. Recuperado de: https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45445/4/S2000286_es.pdf.
Chesnais, F. (2009). La preeminencia de las finanzas en el seno del “capital en general”, el capital ficticio y el movimiento contemporáneo de mundialización del capital. En VVAA, Las finanzas capitalistas. Para comprender la crisis mundial (pp. 79-150). Buenos Aires: Ediciones Herramienta.
Duménil, G. - Lévy, D. (2007). Crisis y salida de la crisis. Orden y desorden neoliberales, México: Fondo de Cultura Económica.
El Comercio (2020), https://www.elcomercio.com/tendencias/jane-goodall-coronavirus-desprecio-naturaleza.html,12/04/2020.
El Economista (2018) Nouriel Roubini advierte de un nuevo colapso financiero (peor que el de Lehman Brothers) en https://www.estrategiaynegocios.net/lasclavesdeldia/1216937-330/nouriel-roubini-advierte-de-un-nuevo-colapso-financiero-peor-que-el-de, 17/09/2018, consultado 28/04/2020.
El País (2018). Trichet: “Estamos allanando el camino para la próxima crisis por la deuda” en https://elpais.com/economia/2018/09/14/actualidad/1536951012_891971.html, 15/09/2018, consultado 28/04/2020.
Fondo Monetario Internacional (2020). Perspectivas de la economía mundial. Recuperado de: https://www.imf.org/es/Publications/WEO/Issues/2020/06/24/WEOUpdateJune2020.
Gramsci, A. (1975). Notas sobre Maquiavelo, sobre política y sobre el Estado moderno, México: Juan Pablos Editor.
La Vanguardia, Alessio Rastani: "Goldman Sachs gobierna el mundo" en https://www.lavanguardia.com/economia/20110927/54221586225/alessio-rastani-goldman-sachs-gobierna-el-mundo, 27/09/2011, consultado 22/06/2020.
Las Américas (2018). Bill Gates pronostica una crisis financiera en algún momento del futuro en https://www.diariolasamericas.com/economia/bill-gates-pronostica-una-crisis-financiera-algun-momento-del-futuro-n4144840, 2/03/2018, consultado 21/04/2020.
Macrotrends  (2020). Evolución del Promedio Industrial Dow Jones en los últimos diez años en https://www.macrotrends.net/1358/dow-jones-industrial-average-last-10-years
Mandel, E. (1987). El capitalismo tardío, México: Ediciones Era.
Marcuse, H. (1972). El hombre unidimensional, Novena edición, Barcelona: Ed. Seix Barral.
Marx, K. (s/f) Trabajo asalariado y capital, Moscú: Editorial Progreso.
Marx, K. (1976). El Capital. Libro I, 3 tomos, Madrid: Akal Editor.
Marx, K. (1978). El Capital. Libro III, 3 tomos, Madrid: Akal Editor.
Marx, K. (1988). Manuscritos Económicos y Filosóficos de 1844, Moscú: Editorial Progreso.
Organización Internacional del Trabajo (2020). Observatorio de la OIT: El COVID-19 y el mundo del trabajo. Segunda edición. Estimaciones actualizadas y análisis. Recuperado de: https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---dgreports/---dcomm/documents/briefingnote/wcms_740981.pdf.
Robinson, W. (2011). Crisis estructural y rebelión popular transnacional en Revista América Latina en Movimiento, N° 471. ALAI, diciembre, http://alainet.org/publica/471.phtml
Rosero, A. (2002/2003). El 11 de Septiembre. Guerra Imperialista y Crisis de Civilización del Capital en Herramienta, Año VII-Nº 21 (pp. 9-22). Buenos Aires: Editorial Antídoto, Primavera-Verano.
Rosero, A. (2010). La crisis de la civilización del capital en Revista Ciencias Sociales, N° 32 (pp. 9-49). Quito: Abya-Yala – Universidad Central del Ecuador, diciembre. También en Revista Espacio Crítico, N° 15, julio-diciembre de 2011 http://www.espaciocritico.com/sites/all/files/revista/recrt15/n15_a08.pdf
VVAA (2010). Século XXI: Crise de uma Civilizaçao. Fim da História ou começo de uma nova História, Goiânia: CEPEC.
Wallerstein, I. (2001). El Capitalismo Histórico, cuarta edición, México: Siglo XXI Editores.

 

(Visited 1.185 times, 1 visits today)