Grabar en formato PDF
Refugiados en Siria
Yarmuk: divisiones palestinas frente a la organización del Estado Islámico
15/04/2015 | Nicolas Dot-Pouillard

El 1 de abril de 2015, la organización del Estado Islámico penetraba en el campo de refugiados palestinos de Yarmuk, en Siria, con la ayuda de Jabat
al-Nusra, un grupo afiliado a Al-Qaeda. Sus fuerzas están ya solo a 8 km del centro de Damasco. Los partidos políticos palestinos están divididos sobre la
actitud a adoptar.

Desde finales de 2012, el campo de refugiados palestinos de Yarmuk está bajo el asedio militar del ejército gubernamental sirio y de las Fuerzas de Defensa
Nacional (FDN) /1. Facciones palestinas se enfrentan entre sí, unas cercanas al régimen, otras opuestas. El conflicto sirio se ha
convertido en un conflicto interpalestino. Si 150 000palestinos residían en Yarmuk antes de 2012, hoy quedan menos de 18 000. La entrada de la organización
del Estado Islámico (EI) en el campo cambia la situación para las organizaciones palestinas en Siria, desde Hamas -que combatía hasta ahora al régimen-
hasta la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) pasando por las facciones palestinas aliadas a Bachar Al-Assad. Se contemplan varios escenarios
para expulsar al OEI, pero la unidad palestina parece difícil de realizarse.

Hamas: Bachar al-Assad ¿enemigo o aliado?

“Jabat al-Nusra nos ha traicionado”: la constatación de Abu Hamam, portavoz de los Kataib Aknaf Beit al-Maqdis (las Brigadas de los lugares de Jerusalén),
una formación militar palestina ligada a Hamas, no tiene vuelta, como consecuencia de la conquista relámpago por el EI de más de la mitad del campo. El 30
de marzo, un dirigente local de Hamas, Yahi Hurani (Abu Suhaib), caía muerto por disparos no identificados, no lejos del Hospital Palestina. Dos días más
tarde, el EI penetra en el campo, a partir del barrio adyacente de Hajar al-Aswad. Está apoyado por Jabat al-Nusra; sin embargo esta organización tenía un
acuerdo con Hamas para preservar el campo de toda intrusión del EI en su seno. ¿Se ha equivocado Hamas de socio en Siria?

Según el diario panárabe Al-Hayat, el cambio de alianza de Jabat al-Nusra en detrimento de Hamas y en beneficio del EI está motivado por dos
acontecimientos recientes: de una parte, la evocación, estas últimas semanas, de un nuevo alto el fuego entre el régimen sirio y los combatientes
palestinos ligados a la oposición. De otra parte, la reunión, el 11 de marzo en Qatar, entre Khaled Mechaal, dirigente de Hamas, y el presidente del
Parlamento iraní, Ali Larijani. Hamas sigue cogido entre dos fuegos: en Siria, se opone claramente al régimen. Pero en la escena regional, intenta mantener
relaciones estrechas con Irán y Hezbolá -sin embargo aliados de Bachar Al-Assad. Es pues la perspectiva de un nuevo alto el fuego, así como las discusiones
entre Teherán y Hamas, lo que habría llevado a los partidarios de Al Qaeda a romper los lazos con el movimiento islamista palestino.

Hasta el 1 de abril el posicionamiento de Hamas es conocido: oficialmente, niega estar implicado en cualquier operación militar en Siria. Una posición
recordada el 10 de abril por su encargado de relaciones exteriores, Ossama Hamdan. Oficiosamente, algunos de sus militantes, en particular en el campo de
refugiados de Yarmuk, combaten al régimen junto a militantes sirios de la oposición. Miembros de Hamas están implicados, desde diciembre de 2012, en los
enfrentamientos con el ejército gubernamental, igual que con las facciones palestinas aliados al régimen sirio: Frente Popular para la Liberación de
Palestina-Comando General (FPLP-CG), Fatah-Intifada, Saiqa y comités Populares /2. Los partidos políticos palestinos contra los que Hamas
lucha desde 2012 son sin embargo con los que estaba aliado en los años 1990 y 2000, en el seno de la Alianza de Fuerzas Palestinas (Tahaluf al-Quwait
al-filastiniyya), opuesta, desde 1993, a los Acuerdos de Oslo.

A finales de 2012, algunos miembros de Hamas fundan la Brigada del Pacto de Omar (Liwa’ al-Ahda al-‘umariyya), afiliada al Ejército Sirio Libre (ESL) /3. Las brigadas Aknaf Beit al-Maqdis se convierten en el principal marco de intervención militar de Hamas en 2013 y 2014: son
independientes del ESL, pero colaboran con él. Contarían hoy con alrededor de 200 combatientes. Desde el 1 de abril, los militantes de Hamas se encuentran
aislados: sin el apoyo de Jabat al-Nusra, que tendría cerca de 300 milicianos en el campo /4, no son ya capaces de hacer frente a las
tropas gubernamentales y a sus ayudantes palestinos. Opuesto al EI, Hamas no puede tampoco defender él solo el campo de Yarmuk contra los partidarios del
“califa” Abu Bakr Al-Bagdadi.

Khaled Mechaal, principal dirigente de la dirección de Hamas fuera de los territorios palestinos abandonó Damasco en 2012: pasa por ser uno de los más
fervientes opositores a todo diálogo con el régimen sirio. Sin embargo, el 5 de abril, se pone en comunicación con Ahmad Jibril, secretario general del
FLP-CG, que reside en Damasco, y cuyo tropismo prorégimen no se ha desmentido jamás. Mechaal le exige encontrar una respuesta común para todos los partidos
palestinos frente al avance del EI.

¿Una fuerza palestina común?

La idea de una fuerza común palestina opuesta al EI se abre camino desde el 1 de abril. Parece sin embargo difícil de realizar sobre el terreno, debido a
las numerosas diferencias entre las formaciones palestinas. Hay un pasivo político: Hamas se ha opuesto al régimen, los militantes del FPLP-CG han actuado
como supletorios del ejército gubernamental. Los demás partidos políticos palestinos, desde el Fatah al Movimiento de la Yihad Islámica en Palestina
(MYIP), pasando por las organizaciones de izquierda como el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) y el Frente Democrático para la
Liberación de Palestina (FDLP), plantean una política de neutralidad en el conflicto desde 2012. Esta posición es compartida por el Comité Ejecutivo de la
OLP, igual que por la Autoridad Palestina (AP) de Ramalá. La OLP y la AP se esfuerzan , desde la extensión del conflicto sirio al campo de Yarmuk, por
negociar altos el fuego entre el régimen y los grupos armados de la oposición en el campo. Resultan episódicos. En 2012, jóvenes militantes sin embargo
favorables al levantamiento popular sirio, reagrupados en una Coalición de Jóvenes (Ittilaf ash-Shabab), piden tanto al ESL como a las facciones pro-Assad
no militarizar el campo de Yarmuk: se trata entonces de no transformar el conflicto sirio en conflicto interpalestino.

Cuando, a comienzos de abril de 2015, el EI penetra en el campo de Yarmuk, el Fatah, el MYIP y la izquierda palestina no pueden permanecer neutrales.
Catorce organizaciones palestinas, la mayoría de ellas miembros de la OLP, se reúnen el 8 de abril en Damasco. El MYIP participa también en dicha reunión,
al contrario que Hamas. Si, desde 2012, la OLP y el MYIP se pronunciaban por una política de neutralidad, evocan ahora, por primera vez, la hipótesis de
una solución militar en el campo de refugiados de Yarmuk para hacer frente al EI. Ahmad Majdalani, miembro del Comité Ejecutivo de la OLP, dirigente del
Frente de Lucha Popular de Palestina (FLPP), ha sido enviado a Damasco por Mahmud Abbas; ha anunciado el 9 de abril una nueva hoja de ruta para las
organizaciones palestinas en Siria. La política de neutralidad no sería ya la conveniente: una fuerza militar común al conjunto de los partidos políticos
palestinos debe ponerse en pie frente al EI. Implicaría, según el representante de la OLP, una coordinación entre el conjunto de las facciones palestinas
-incluyendo a Hamas- y el Ejército de Liberación de Palestina (ELP), la fuerza militar oficial de la OLP, pero también la puesta en pie de una “cámara de
operaciones comunes” entre los palestinos y el ejército gubernamental. Una condición es planteada al régimen por parte de Majdalani: que una ofensiva
militar común de los palestinos y el ejército gubernamental no se haga en detrimento de la población civil aún presente en el campo.

Las contradicciones de la OLP

La unidad de las fuerzas palestinas frente al EI no pasa por el momento de ser una buena intención. El Comité Ejecutivo de la OLP contradice
inmediatamente, en un comunicado /5 publicado el 10 de abril las declaraciones de su enviado a Damasco, sin embargo mandatado por Mahmud
Abbas: la OLP no debe implicarse en ningún terreno militar en Siria. La central palestina desea avanzar con prudencia: no desea entrar en contradicción con
la posición planteada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon /6 que pide al régimen que abandone los bombardeos del campo y
ponga en pie corredores humanitarios a fin de permitir a la población civil refugiarse en los barrios adyacentes. Más pragmático, el Comité Ejecutivo de la
OLP no puede oficialmente demandar operaciones conjuntas con el régimen sirio a riesgo de enfrentarse con Arabia Saudita y los Estados miembros del Consejo
de Cooperación del Golfo (CCG).

La posición oficial de la OLP entra en contradicción con la adoptada por sus principales componentes. Según Anuar Abdel Hadi, representante de la OLP en
Damasco, combatientes del Fatah participarían ya en los combates contra el EI desde comienzos de abril, mientras que varios representantes del movimiento,
desde Sultan Abu Aynan en Líbano a Taufik Al-Tirawi en los territorios palestinos, plantean también una intervención militar palestina conjunta. Otra
formación miembro de la OLP, el FPLP está, desde hace una semana, convencida de la validez de una solución militar aunque sin plantear aliarse a las tropas
del régimen.

Una situación paradójica

La entrada del EI en el campo de Yarmuk pone al desnudo el estallido extremo del campo político palestino. Desde el 1 de abril, el terreno militar no hace
sino confirmar las divisiones que existían precedentemente. Hamas ha establecido ciertamente nuevos canales de comunicación con sus enemigos de ayer -Ahmad
Jibril en particular-, pero frente al EI, los militantes de las brigadas Aknaf Beit al-Maqdis no colaboran por el momento más que con formaciones salidas
de la oposición siria, entre ellas el Ejército del Islam (Jaysh al-Islam). Algunas fuentes palestinas señalan por otra parte que ha habido abandonos en el
seno de las brigadas Aknaf Beit al-Maqdis: militantes de Hamas habrían huido hacia el barrio de Yalda, en manos del régimen, mientras que otras se habrían
sumado a las filas de Jabat Al-Nusra /7.

Por su parte, las milicias del FPLP-CG, de Fatah-Intifada, de Saiqa y de los Comités Populares continúan coordinando sus movimientos con el ejército
gubernamental y las Fuerzas de Defensa Nacional, habiendo intensificado estas últimas, la semana pasada, su campaña de bombardeos de Yarmuk. El ELP no
puede, sin la luz verde de la OLP, implicarse oficialmente en los combates. Las organizaciones miembros de la OLP siguen ausentes del terreno militar, o
participan en él de forma marginal. Por el momento, la única fuerza armada “común” sigue siendo la del régimen y de sus aliados de la Alianza de las
Fuerzas Palestinas.

La entrada del EI en Yarmuk resulta directamente del cambio de alianzas de Jabat al-Nusra y de un Hamas pillado con el pie cambiado. Pero también es la
consecuencia de las múltiples fragmentaciones que afectan al campo político palestino desde el comienzo del levantamiento sirio. La Alianza de Fuerzas
Palestinas mantiene su papel tradicional de aliado del régimen, dando una traducción palestina a la narración baasista del conflicto. La OLP no habla ya,
desde hace tiempo, con una sola voz. Además, sus principales organizaciones en Siria están debilitadas por tres años de guerra. El discurso de neutralidad
del Fatah, del FPLP o incluso de la Yihad Islámica se enfrenta hoy a una nueva situación política y militar en Yarmuk. Hamas no deja de enfrentarse a sus
propias contradicciones, entre la simpatía hacia Teherán y la alianza con el movimiento salafista-yihadista.

Pero los factores de división interpalestina no son solo relativos en Siria. Globalmente, la dificultad de las formaciones palestinas para pensar una
estrategia común frente al EI no hace más que reflejar divisiones anteriores. La enemistad entre la Alianza de Fuerzas Palestinas y la OLP se remonta a los
acuerdos de Oslo. La OLP, en sus posicionamientos contradictorios, sufre por su debilitamiento organizativo desde comienzos de los años 1990, frente a una
Autoridad Palestina principalmente dedicada a gestionar la situación de los territorios ocupados y que abandona a los palestinos de la diáspora. Hamas y
Fatah pagan aún hoy, incluso en Siria, sus enfrentamientos del verano de 2007 en Gaza /8.

La situación resulta entonces paradójica: desde Hamas a las formaciones palestinas aliadas al régimen, la organización del Estado Islámico aparece como un
enemigo principal, pero ninguna de estas organizaciones logra ponerse de acuerdo en una posición común. Tanto en Líbano como en Palestina, hay
manifestaciones diarias que reclaman el salvamento de Yarmuk: reúnen partidos políticos palestinos que, desde hace tres años, tienen una apreciación
completamente diferente de la crisis siria. Y, sin embargo, la unidad nacional palestina se hace por defecto, sin que emerja ninguna perspectiva política
sobre el porvenir del campo de Yarmuk. El estallido de las filas palestinas es una imagen de una Siria transformada en mosaico armado.

14/04/2015


http://orientxxi.info/magazine/yarmouk-divisions-palestiniennes%2c0870

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Notas

1/
Informe “Syria. Pro-gobernment para -military forces”, The Carter Center, 5/11/2013.

https://www.cartercenter.org/resources/pdfs/peace/conflict_resolution/syria-conflict/Pro-GovernmentParamilitaryForces.pdf

2/
El FPLP-CG, dirigido por Ahmad Jibril, nació en 1968, de una escisión del FPLP de Georges Habache. El Fath -Intifada salió de una escisión del Fatah de
Yasser Arafat, a comienzos de los años 1980. La Saiqa (Vanguardias de la Guerra de Liberación Popular) es la rama palestina del partido Baas prosirio. Los
Comités Populares están ligados a la Alianza de Fuerzas Palestinas, dirigida desde Damasco por Khaled Abdel Majid, opuesta desde el comienzo de los años
1990 a los acuerdos de Oslo.

3/
Según ciertas fuentes, la Brigada del Pacto de Omar habría sido fundada por miembros de Hamas, pero también por desertores del FPLP-CG.

4/
Según fuentes palestinas contactadas por el diario Al-Hayat, las fuerzas militares en Yarmuk, antes del 1 de abril de 2015 se repartirían así: 700
combatientes cercanos al FPLP-CG y la Alianza de Fuerzas Palestinas, cercanos al régimen; 300 combatientes de Jabat al-Nusra; 70 combatientes de las
brigadas Ibn Taymiyya, aliadas a Jabat al-Nusra; 200 combatientes de las brigadas Aknaf Beit al-Maqdis. Las fuentes citadas no dicen nada sobre las fuerzas
del Movimiento de los Hombres Libres del Levante (Haraka Ahrar ash-Sham), igualmente presentes en el campo de Yarmuk.

5/
Statement : PLO will not be drawn into armed conflict in Syria”, Ma’an news agency. http://www.maannews.com/eng/ViewDetails.aspx?ID=760408

6/
Camp de Yarmouk : Ban Ki-moon dépêche un émissaire à Damas”, La Libre.be/AFP, 10 avril 2015.

http://www.lalibre.be/actu/international/camp-de-yarmouk-ban-ki-moon-depeche-un-emissaire-a-damas-5528384335704bb01bb04cdd

7/
Informaciones obtenidas por el autor.

8/
Julien Salingue, “Comment les États-Unis ont organisé une tentative de putsch contre le Hamas”, blog, 10 mai 2008. http://www.juliensalingue.fr/article-19456849.html



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons