Grabar en formato PDF
Túnez
Después del horror, las grandes maniobras
26/03/2015 | Dominique Lerouge

Múltiples maniobras tienen lugar estos días en Túnez para desviar el horror suscitado por el atentado del 18 de marzo hacia la puesta en pie de una “unión sagrada” entre todas las componentes de la sociedad. “La situación exige una unidad nacional sin fisuras”…

Su primer objetivo es poner término a los movimientos sociales que no dejan de desarrollarse desde hace un año. Sería necesario que “los tunecinos dejaran tras de sí todas las diferencias, todas las reivindicaciones… para unirse, cerrar las filas ante un enemigo común”.

La prensa domesticada…

Algunos artículos de prensa fustigan “

a los tunecinos que siguen alborotando en nombre de reivindicaciones supuestamente legítimas. No ha pasado un día, ni un solo día, desde hace cuatro
años, sin que nuestras empresas, nuestras escuelas, nuestros hospitales sean paralizados por paros y huelgas intempestivas

”. “El momento no es en absoluto propicio para las huelgas, las radicalidades y los corporatismos estrechos y limitados”.

Se multiplican los artículos de prensa explicando que Ennahda, que dispone de cerca del 10% de los puestos en el nuevo gobierno, habría cambiado de
orientación. Según éstos, el partido islamista condenaría ya a los terroristas, a los que sin embargo protegió cuidadosamente durante los dos años en los
que estaba en el poder.

Otros artículos no dudan en llamar a una puesta en cuestión de las libertades democráticas, refiriéndose a la Patriot Act americana puesta en pie
tras los atentados de 2001 o apoyándose en unas declaraciones del primer ministro británico que habría afirmado recientemente que “cuando hay un peligro que amenaza al país, que nadie me hable de derechos humanos”…

En lo que le concierne, el antiguo miembro del partido de Ben Alí y actual Presidente de la República aprovecha para explicar que habría ya que rehabilitar
a los hombres de negocios comprometidos con el poder de Ben Alí. Essebsi ha explicado en particular que el país “tenía necesidad del dinero de esos hombres de negocios”, pues según Tunis Hebdo, “su contribución a la inversión es crucial, y habría que levantar cualquier tipo de prohibición y de restricción de que sean objeto a fin de que vuelvan
a ser actores de primer orden en la economía

”…

Tentativa fracasada de instrumentalización del Foro Social Mundial

En las horas que siguieron al atentado, el poder quiso reunirse con el Comité de Organización del Foro Social Mundial que tiene lugar del 24 al 28 de marzo
en Túnez. La respuesta de este Comité, compuesto de militantes asociativos y sindicales no se ha hecho esperar: se ha negado inmediatamente a acudir a la
cita propuesta por el poder y ha reafirmado su rechazo a coorganizar nada con él.

Inmediatamente después, el Comité decidió igualmente de forma unilateral cambiar el recorrido de la manifestación de apertura del FSM que tiene lugar el
martes 24 de marzo para que ésta se terminara en el Bardo. La consigna de la manifestación también ha sido modificada para ser actualmente: “ Los pueblos del mundo contra el terrorismo, por la justicia social, la libertad y la paz”, lo que incluye el terrorismo de Estado como ha sido
explícitamente precisado en la rueda de prensa del lunes 23. Y la manifestación de cierre del sábado 28 de marzo se hará en el mismo marco.

El poder saca una segunda carta

Habiendo fracasado en su primera tentativa sobre las manifestaciones de los días 24 y 28 de marzo, el poder ha anunciado el domingo 22 de marzo que
organizaría una tercera manifestación el 29 de marzo. Ésta tendría lugar en presencia de los presidentes de la República, del Gobierno y de la Asamblea.
Siguiendo el modelo de la manifestación del 11 de enero en París, estarían también invitados jefes de estado extranjeros.

En el momento de escribir estas líneas, las organizaciones asociativas, sindicales y políticas debaten en su seno sobre la forma en que responderán a la
invitación que el poder les ha hecho a participar en esta iniciativa. En los sectores más militantes, la perspectiva de ir juntos con
neoliberales, islamistas o “modernistas” suscita una franca hostilidad.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons