Grabar en formato PDF
Elecciones en Andalucía - Podemos
El cambio es irreversible
22/03/2015 | Manuel Garí

Nadie tiene ni idea de cuál será el resultado de las urnas el domingo 22 en Andalucía. No hay precedentes para efectuar análisis y proyecciones pues han irrumpido nuevas fuerzas en la contienda electoral andaluza, el número de indecisos es todavía alto y se desconoce el voto oculto vergonzante que puedan tener los dos grandes viejos partidos, pero también el de quienes van a votar a Podemos pero todavía no se atreven a decirlo por temor al señorito de turno.

El temblor ante el avance de Podemos que manifiestan las clases dominantes, sus administradores -los políticos conservadores del PP y del PSOE- y la escuadra mediática que les jalea adquiere las características del síndrome de Stendhal. No pueden dejar de admirarse ante el fenómeno pero han entrado en depresión y confusión, lo que les hace ver alucinaciones.

No es para menos tras comprobar que 16 500 personas recibieron a Teresa Rodríguez –esa maestra izquierdista totalmente desconocida, decían, hace veinte días- puestas en pie cantando a capela el Himno de Andalucía, el de la Tierra y Libertad, el de los Pueblos y la Humanidad. A capela, en pie y dispuestas a convertirse en agentes activos del cambio. En sujetos de su futuro, el que es evidente, como afirmó Antonio Machado, está por escribir. Este es el quid de la cuestión del in crescendo de la campaña de Podemos que partió sin medios y los fue construyendo por agregación de voluntades.

La primera alucinación se dio entre “los de arriba” al contar asistentes a los actos. Dónde antes cabían 32.000 personas en el velódromo de Dos Hermanas en los mítines del PSOE de los ochenta según crónicas del momento, ahora solo caben “unos pocos miles”. La organización del evento tuvo que contarlos a partir de las entradas en internet para solicitar una ampliación del aforo inicialmente permitido (12.000) hasta llegar al máximo de los casi 17.000 citados, que, tras ser autorizado, supuso el montaje de nuevos graderíos provisionales que quienes llegaron un rato antes del comienzo del mitin pudieron comprobar que todavía estaban instalándose los últimos mecanotubos. ¿Saben ustedes que solo en Dos Hermanas se reunió más gente que en la suma de los cierres de campaña de PP, PSOE, IU y Ciudadanos que juntos solo sumaron 10.000 personas? Ya comienza expresarse políticamente un sector del pueblo que perdió el miedo y que es la punta del iceberg de una nueva mayoría social por el cambio.

La segunda visión deformada de la realidad la tuvieron cuando decidieron de pronto que los medios de comunicación más importantes comenzaran a disminuir la atención sobre las actividades de Podemos en la campaña, llegando en algún caso a no informar del mitin del jueves en Cádiz mientras se informaba de reuniones mínimas de los más diversos partidos. Eso podía esperarse de los medios más derechistas, pero algunos auto ubicados en el centro son los que han adoptado una postura más beligerante en el ninguneo (versión 1) o en el “pelotas fuera” (recurriendo a los manidos y consabidos temas trasatlánticos o de pueriles etiquetajes). ¿Saben ustedes que desde la administración andaluza se llamo a diversos directores de medios para recordarles que la publicidad institucional puede mudar de páginas y ondas? El silencio mediático no ha podido acallar el boca oído popular que literalmente recorre empresas, barrios, pueblos y ¿por qué no decirlo? los barecillos y mercados de cada sitio. Eso no lo puede impedir la Junta.

Del tercer pensamiento alucinógeno que sufrían el PP y el PSOE supimos cuando comenzaron a proponer medidas contra la corrupción, por la transparencia y a favor de de los desfavorecidos que no estaban en su programa electoral y que resultaban una mala copia de las contenidas en el de Podemos. La pregunta que les lanzó Teresa Rodríguez de inmediato fue la pertinente: ¿Por qué ahora? ¿Por qué no lo ponen en práctica desde la Moncloa y desde San Telmo ya sin demora, sin esperar al 23? La respuesta es sencilla: porque no están dispuestos a hacerlo y simplemente intentan vacunar sus candidaturas contra alguna de sus roñas. La razón de que lo hagan también es fácil de adivinar: han comprobado que Podemos ha recogido el aliento de muchos trabajadores de la industria y el campo, de los servicios, del turismo y de la administración que ha levantado la esperanza entre migrantes que vienen y migrantes que van, de gentes del campo siempre castigadas y olvidadas (feudo de Susana Díaz) y de las clases medias urbanas hartas de robos y mediocridad (en gran parte votantes de los amigos de Moreno Bonilla). Podemos ha recogido también el aliento de académicos, científicos e investigadores, de estudiantes y jóvenes sin futuro, pero también de gentes veteranas que ven con simpatía a quienes les recuerdan sus luchas, su pasado. El PP está preocupado porque ya no aparece como alternativa al PSOE, nadie lo cree. Ni ellos. Encima quienes llegan con fuerza cuestionan el status quo del señoritismo. Y, muy importante, para entender los nervios del PSOE, son ya un buen número de socialistas que proclaman su voto a Podemos. Ahí les duele.

Estos síntomas son ya la expresión de la nueva situación. El cambio ha llegado en Andalucía, es irreversible y anterior al resultado electoral. Ya nada será igual. Y será imparable si el avance de Podemos reflejado en las plazas y en las calles se transforma en votos y actas parlamentarias. Y el cambio de la mano de Podemos, tomen nota de las palabras de Jesús Rodríguez, uno de los candidatos por Cádiz, traerá seguridad y orden. No se escandalicen antes de tiempo. Seguridad y orden para quienes carecen de los mismos: las y los de abajo. Seguridad en el trabajo, el salario, la vivienda, los servicios públicos… Orden en la cueva de Alí Babá en la que se ha convertido la Junta.

21/03/2015

http://blogs.publico.es/otrasmiradas/4236/el-cambio-es-irreversible/



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons