Grabar en formato PDF
Frente a Bachar Al-Assad y frente al Estado Islámico/Daech
Con la resistencia siria
20/03/2015 | Jacques Babel

Como regalo de aniversario para los cuatro años de la insurrección siria, el gobierno de los Estados Unidos, a través de su secretario de estado John Kerry, ha dado a entender que sería deseable un compromiso con el presidente sirio Bachar Al-Assad. Aunque Kerry ha intentado luego marear la perdiz, los Estados Unidos (igual que Rusia), maniobran para intentar controlar la situación y ahogan las aspiraciones de los pueblos a la libertad, la justicia social y la dignidad.

Estos objetivos estaban en el corazón del inicial levantamiento provocado por el salvajismo y la política neoliberal del régimen de Bachar Al-Assad, responsable, después, de la inmensa mayoría de las 215 000 muertes contabilizadas hasta ahora, de las ciudades arrasadas, de los millones de desplazados y refugiados. Muy debilitado en 2012, el régimen encontró su salvación en la ayuda decisiva del régimen iraní, del Hezbolá libanés y de la Rusia de Putin.

Pero los rebeldes sirios también fueron traicionados por sus falsos "amigos" que permitieron la emergencia de un segundo frente de opresión. El Estado Islámico/Daech es un caso de libro: creado por Al-Qaeda y los esbirros de Saddam Hussein en Irak, aupado por el régimen sirio, financiado por las monarquías petroleras y Turquía, legitimado por los ataques americanos, mientras los demócratas que protagonizaron el levantamiento contra Bachar Al-Assad no eran ayudados más que con palabras. Habiendo escapado el monstruo a todos sus creadores, justifica ahora nuevas maniobras que pretenden estar en su contra. La revolución siria continúa sin embargo expresándose de múltiples formas, en Damasco y en otras ciudades controladas por el régimen, con una ola de protestas; en el sur, por la resistencia armada pluralista; en el norte, alrededor de Kobane, en alianza militar con los kurdos del PYD; en Idlib y en Alepo por movilizaciones tanto contra el régimen como contra los islamistas que han tomado el poder. Y se ha visto, ahí, en Alepo, la dificultad de lograr una simple tregua que permitiera la supervivencia de la población.

Los días 14 y 15 de marzo, muchos estuvimos al lado de los sirios movilizados en su país y en el extranjero, por la libertad y la justicia en Siria, contra Assad y contra Daech, contra el abandono de los refugiados y refugiadas y el acaparamiento de las ayudas humanitarias por el régimen, todo bajo la égida de instituciones internacionales indiferentes "a los y las de abajo".

18/03/2015

http://npa2009.org/notre-presse/hebdo-lanticapitaliste-281-18032015

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons