Grabar en formato PDF
blogs.publicos.es | Elecciones en Andalucía - Podemos
Con Tere en Andalucía, comienza el cambio
16/03/2015 | Manuel Garí

En pocas ocasiones hemos sido testigos del ascenso imparable de una propuesta electoral frente a un sin número de adversidades, como el que está operando Podemos en las elecciones andaluzas de la mano de Teresa Rodríguez. Todo estaba en contra por arriba y todo se está poniendo a favor por abajo. Las dos fuerzas contrapuestas de Los trabajos y lo días de Hesiodo son la pura metáfora de la campaña de Podemos en Andalucía. Grecia, otra vez Grecia, hoy como hace casi tres mil años nos enseña y está presente en nuestra realidad.

La convocatoria anticipada de elecciones por parte de Susana Díaz encerraba varios objetivos. Hacia “fuera” sorprender a los adversarios, particularmente a Podemos antes de que pudiera organizarse en el ámbito de Andalucía y antes de haber acabado su debate programático. Hacia “dentro” sentar su posición de fuerza como candidata del PSOE a Ferraz y la Moncloa como opción del aparato frente a la sin sustancia de la sonrisa de Sánchez. Fue ella, Susana Díaz quien determinó convertir las andaluzas en la primera confrontación política estatal tras las elecciones europeas y, por tanto, los comicios tienen dos claves: la andaluza y la de anticipo de lo que se dilucidará en las generales. La velocidad de respuesta de Podemos fue sorprendente. Con escasa estructura y sin medios materiales pudo recoger el impulso de miles de voluntarios dispuestos a trabajar contracorriente.

La candidatura de Teresa Rodríguez fue torpemente cuestionada desde diversos mentideros. ¿Es idónea? ¿Conviene su perfil? ¿Es la mejor opción? Pareciera que se quería debilitar la gran baza de Podemos en Andalucía antes de la confrontación electoral, el capital político y simbólico acumulado por la sindicalista, feminista y eurodiputada de izquierdas. El resultado de las elecciones primarias fue incontestable, la ciudadanía interesada en lo mejor para Podemos votó y resolvió. Pero había una segunda batería de ataques preparada: “no sabe gobernar” (como si los corruptos tuvieran la exclusiva en unos supuestos saberes gobernantes), como si los asuntos públicos no fueran cosa de todos sino solo de los profesionalizados. Y una tercera: “ni tienen programa ni se pueden poner en práctica sus propuestas”. Podemos resolvió el primer impedimento apelando a que sean los propios ciudadanos quienes con su voto y directamente tomen en sus manos los asuntos que les afectan. Y recordando su compromiso de autolimitación de mandatos y salarios para los cargos electos con el fin de evitar el apoltronamiento de la moqueta oficial. El segundo impedimento se resolvió elaborando un programa solvente para la mayoría social en el que participaron los expertos proponiendo y la ciudadanía eligiendo sus prioridades. Un programa que encierra medidas a corto plazo ante la emergencia social y a medio plazo para, desde el primer día, apuntar por otro modelo productivo, por otro modelo de sociedad, por la Andalucía que necesitan las gentes de abajo.

Susana Díaz está realizando una campaña en la que su partido ni aparece; es la campaña de “Soy Susana ya me conocéis”. Es la campaña en la que la Junta entra en campaña. Siguiendo las noticias de estos días a uno le entran las dudas razonables de si el partido que entra en liza es el PSOE o es la Junta de Andalucía la inscrita en la Junta electoral. Con ello pensaba comerse al PP, pero en eso entró en escena Podemos. Ante el cariz que adoptaban los acontecimientos en la primera semana de campaña desde San Telmo, los actuales gobernantes, pero desde sus sedes el PP y otros, pasaron de sus riñas de gatos habituales a centrar sus críticas en Podemos. De pronto el partido de los que “no tenían posibilidades de gobernar” (muletilla mil veces oída) se convirtió en el centro del debate político y en la única alternativa creíble para sustituir más de treinta años de mandarinato PSOE. De pronto Podemos estaba en la boca de las gentes de Andalucía y se llenaban las plazas en los mítines, de pronto votantes socialistas y de otras fuerzas comenzaron a apoyar la candidatura en ascenso y los medios de comunicación no pudieron ignorar a la gaditana Teresa Rodríguez.

Este es el estado a día de hoy de la primera brecha electoral importante que se le está abriendo al régimen del 78 y que posibilitará una oportunidad para el pueblo andaluz y el inicio de los procesos constituyentes en todo el Estado. Hoy como en 1812 el aire fresco de la democracia y la libertad viene de Cádiz. Excelente coincidencia.

14/03/2015

http://blogs.publico.es/otrasmiradas/4215/podemos-con-tere-en-andalucia-comienza-el-cambio/



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons