Grabar en formato PDF
Contexto y Acción | De Atenas a Davos
Oligarcas y editores de medios de comunicación
23/01/2015 | Andy Robinson

Huffington Post es el ejemplo de un medio entregado a la élite financiera con el mismo placer que la prensa griega a sus magnates.

Puesto que esta es la semana en la que la cumbre de élite de Davos coincide con la probable llegada al poder de la izquierda griega agrupada en Syriza, acaso es lógico preguntar: ¿qué tienen que ver la oligarquía griega y la élite global del Foro Económico Mundial de Davos? Muchas cosas; entre otras, los medios de comunicación.

Los oligarcas griegos (navieros, constructores, petroleros, inmobiliarios, banqueros...) controlan más de 30 diarios y nueve canales de televisión privados. El octogenario Vardis Varidnoianis compagina el control de las petroleras MotorOil Hellas y Vegas con el del banco Piraeus y los canales Mega Channel y Star. El veterano magnate naviero Aristides Alafouzos es propietario del diario de referencia, Kathimerini. El inmobiliario Stavros Psycharis controla las influyentes revistas Tovima y Tanea. El inmobiliario petrolero Spyros Latsis, accionista de Eurobank, tiene otros canales de televisión. "En Grecia los medios son propiedad de los oligarcas; ellos necesitan el negocio que les ofrece el Gobierno y el Gobierno depende de los medios para una cobertura favorable; es un triángulo del pecado", dice Stelios Kouloglou, fundador del canal de televisión por Internet TVXS en Atenas. Syriza se ha comprometido a poner fin al control de los magnates sobre los medios.

Los oligarcas de Davos también son propietarios de medios de comunicación. Steve Forbes, dueño de la revista para billonarios del mismo nombre, suele estar en las charlas en los hoteles de wellness, exsanatorios de tuberculosos; Rupert Murdoch o algún vástago suyo vienen también a la montaña mágica. Y Jeff Bezos, de Amazon, propietario del Washington Post, viene de vez en cuando al Foro Económico Mundial. Pero el mejor ejemplo de un medio que se entrega a la élite de Davos con el mismo abandono que los medios griegos a sus respectivos oligarcas es el Huffington Post, medio por momentos alternativo, incluso revolucionario, fundado por la multimillonaria greco-estadounidense e incondicional de Davos Arianna Huffington.

En su calidad de socio de la Fundación Schwab para el Emprendimiento Social, creada por Klaus Schwab -fundador del Foro Económico Mundial de Davos-, el Huff Post hace un trabajo de relaciones públicas de extraordinario valor para la élite, ya que le permite presentarse como una gran ONG, de acuerdo con su lema: Committed to improving the world ("Comprometido con la mejora del mundo"). Pocos recuerdan ya aquellos años en los que los blogueros del Huff Post lideraban la carga contra George W. Bush y la casta petrolera militar de Halliburton.

En Davos, Arianna Huffington tendrá la oportunidad de verse con el gestor de fondos private equity Nicolas Berggruen, el llamado billonario sin techo (vive en un jet privado Gulfstream y en hoteles de cinco estrellas); otra figura querida por el Foro, porque es el filántropo capitalista más entregado de todos y no le tiembla la mandíbula cuando dice: "Yo regalo todo lo que gano". Berggruen, claro, es uno de los principales accionistas del Grupo PRISA, editor del Huff Post en España. Esto quizás explica la presencia obstinada de Juan Luis Cebrián -presidente ejecutivo de PRISA- en las cumbres de Davos pese a que no le hayan nombrado jamás global shaper.

En el nuevo Davos Madrid, una filial del evento suizo, que se celebra esta semana simultáneamente en la capital española, Huffington Post es uno de los medios participantes. La cumbre madrileña de Davos es una idea del Davos man español Rafael del Pino; de Ana Botella, que acudió a Schatzalp el año pasado en busca de fondos buitre interesados en comprar viviendas públicas en Madrid, y del global shaper madrileño Fernando Carruesco, periodista emprendedor de la radio digital. Global shaper es, según Davos, el "joven emprendedor especial que siente el impulso de aportar algo a su comunidad".

Siguiendo el modelo suizo en la era de extrema desigualdad, el foro de Davos Madrid arranca con debates sobre las dotes necesarias para ser líder en el duro entorno de la economía de mercado global, cobrando 450 veces más que el empleado medio. Después, pasa a un debate sobre la pobreza con representantes de "la sociedad civil". Finalmente, debate cómo "repensar (sic) la política".

Ese programa es típico de Davos, que suele compaginar sesiones sobre liderazgo con otras que tratan sobre impact investing (inversiones con impacto social), venture philanthropy (capital riesgo filantrópico) y el filantrocapitalismo.

Este año, Davos ofrece dos ejemplos de cómo el Foro Económico Mundial quiere mejorar el mundo. El primero de ellos lo aporta el banco suizo UBS. Esta entidad -que ocultó miles de cuentas secretas en su sede de Zúrich y ahora está presidida por el exjefe del Bundesbank Axel Weber- donará 2.500 bicicletas para niños de África siempre que el participante medio en Davos camine más de 6 kilómetros diarios durante la cumbre en lugar de usar la limusina. El segundo es la la serie de actividades denominadas "Lucha por la supervivencia", que invita a los Davos men a "participar en este poderoso simulacro para experimentar algunas de las luchas diarias de personas que intentan vivir con menos de dos dólares al día".

Volviendo a la oligarquía griega y la oligarquía mundial representada en Davos, habría que tener muy en cuenta la última operación en la globalización del Huff Post. La propietaria de la nueva edición griega del nuevo medio es Marianna Latsis, hija del naviero multimillonario Yiannis Latsis, uno de los oligarcas griegos más poderosos.

22/01/2015

http://ctxt.es/es/20150122/politica/166/Oligarcas-y-editores-de-Atenas-a-Dav
os-Internacional-Rebelión-en-la-periferia-sur.htm



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons