aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Acuerdo China-EE UU sobre el clima
Demasiado poco, demasiado tarde, peligroso
16/11/2014 | Daniel Tanuro

Los medios de comunicación se han hecho ampliamente eco del acuerdo entre China y EE UU por el que estos dos países se comprometen a reducir sus emisiones de gas de efecto invernadero con el fin de reducir el cambio climático.

El acuerdo se ha hecho público semanas después de que la Unión Europea diera a conocer sus propios objetivos en torno a la reducción de emisiones/1. Con este acuerdo, la probabilidad de que la Conferencia sobre el Clima que tendrá lugar en Paris a finales de 2015 (COP21) no será una reproducción [fracaso] de la de Copenhague (2009), sino que llegará a un acuerdo internacional que cumpla todos los requisitos, aumenta considerablemente.

Ahora bien, el contenido de los compromisos asumidos por los dos países que más gas de efecto invernadero emiten a la atmósfera, confirma más aún, si cabe, la probabilidad de que este acuerdo será ecológicamente insuficiente y tecnológicamente peligroso; y, en consecuencia, socialmente injusto.

Los compromisos chinos

Empecemos por la parte china. El texto hecho público en Pekín por Barak Obama y Xi Jinping recoge que China comenzará a reducir sus emisiones absolutas, como muy tarde, en el año 2030, y que en esa fecha las fuentes energéticas "cero-carbono" cubrirán el 20% de sus necesidades.

Para valorar esta promesa hay que tener en cuenta que en el año 2013 las fuentes energéticas de "cero carbono"en China representaban el 9% del consumo primario de energía y que el XII Plan quinquenal fija el 15% para 2020. Por tanto, al ritmo de estas inversiones, ganar un 5% más en diez años no será nada del otro mundo; en 2012, se han invertido 65 mil millones de dólares en energías "no fósiles".

También es necesario tener en cuenta que "fuentes cero-carbono" no significa "energía renovable". La energía de las grandes presas hidráulicas y de las centrales nucleares no es renovable (las presas se llenan por aluviones de agua y las reservas de uranio son limitadas), aunque esas fuentes energéticas se consideradan como de "cero-carbono" o "bajas en carbono". En 2014, China disponía de 20 reactores nucleares en explotación y 28 en construcción (de ellos 2 EPR). Durante la crisis de Fukushima suspendió el programa nuclear, pero ya lo ha vuelto a reactivar: la potencia instalada debería triplicarse de aquí al año 2020…

Por último, según el GIEC, respetar el límite de 2ºC [en el incremento de la temperatura] teniendo en cuenta las "responsabilidades diferenciadas" de los distintos grupos de países ("desarrollados", "emergentes" y "otros") implica que países como China aumenten su eficiencia energética -es decir, reduzcan sus emisiones relativas del 15 al 30% (en función de su grado de desarrollo). Con el objetivo del 20%, China está en la parte baja de la horquilla…

Los compromisos de EE UU

Veamos ahora los compromisos estadounidenses. Al final del acuerdo, EE UU se compromete a reducir sus emisiones de aquí al año 2025 entre un 26 y 28%, en relación al 2005.

Según los datos de la Agencia Americana de Medioambiente (EPA), Estados Unidos emitió en 2012 7.254 gigatoneladas (Gt) de gas de efecto invernadero. Así pues, una reducción del 26% en 2025 significaría que las emisiones se sitúen en 5368 Gt (5223 Gt para el 28%). Para hacerse una idea de lo que significa esta reducción, hay que tener en cuenta los siguientes elementos:

Según el protocolo de Kioto (que EE UU firmó pero no ratificó nunca), en 2012 el Tío Sam debería haber reducido sus emisiones en un 8% en relación al año 1990. Esto significa que las emisiones deberían haber pasado de 6233 Gt (cifra de 1990) a 5734 Gt. En lugar de esto, han aumentado en un 0,2% de media anual, hasta alcanzar 6526Gt . Dicho de otro modo: Obama se compromete a hacer en 2025 apenas un poco más de lo que EE UU ya debería haber alcanzado hace dos años.

Las emisiones de EE UU aumentaron entre 1990 a 2005, tras lo cual han disminuido en una media del 1,4% anual. Esta disminución se debe sobre todo a que, en parte, el gas de esquisto ha sustituido al carbón en la producción de electricidad. Así pues, según el acuerdo, las emisiones de EEUU pasaran de 6526 Gt en2012 a 5368 en 2025… es decir, una reducción neta de 96 Gt/anual: justo un 1,4%. Dicho de otro modo: de aquí al año 2025, Obama no se compromete mas que a mantener el ritmo actual de reducción de emisiones… mediante la catastrófica explotación del gas de esquisto/2.

Finalmente, pero no menos importante: según el GIEC, para que exista una opción razonable de no sobrepasar en mucho los 2ºC de incremento de temperatura, respetando el principio de las "responsabilidades diferenciadas" entre grupos de países, en relación al año 1990, las emisiones de los países desarrollados deberían disminuir entre el 25 y el 40% de aquí al año 2020. En el caso de EEUU, esto implicaría un objetivo de emisiones comprendidas entre 4665 Gt (-25%) y 3740Gt (-40%)… en 2020. A comparar con el acuerdo: 5368 en … 2025.

Nuclear, gas de esquisto, captura y almacenamiento…

Veamos ahora los medios que los EE UU y China disponen para alcanzar sus objetivos. El texto del acuerdo tiene el mérito de ser claro: "Ambas partes quieren continuar reforzando el diálogo político y la cooperación práctica, que comprende la cooperación en las tecnologías punta sobre el carbono, la energía nuclear, el gas de esquisto y las energías renovables. Esto ayudará a optimizar el mix energético en los dos países y a reducir las emisiones, entre ellas las del carbono."

La expresión "tecnologías puntas sobre el carbono" se refiere sobre todo a la captura y almacenamiento geológico del CO2. Ya he llamado la atención sobre el hecho de que esta tecnología de aprendiz de brujo está camino de imponerse como LA solución de compromiso capitalistas (es decir, coja) entre la lucha contra el calentamiento y los intereses de las multinacionales fósiles/3. El acuerdo China-EE UU confirma esta apreciación. En efecto, el acuerdo prevé "El establecimiento en China de un nuevo proyecto gran de almacenamiento de carbono a través de un consorcio público-privado internacional dirigido por Estado Unidos y China con el objetivo de estudiar de forma intensiva y de pilotar el almacenamiento del carbono utilizando CO2 industrial así como trabajar conjuntamente sobre el nuevo proyecto piloto de recuperacóon creciente de agua (Enhanced Water Recovery) para producir agua dulce por una inyección de CO2 en los acuíferos salinos profundos."

En otras palabras: China y EEUU las dos grandes potencias en emisiones de carbono quieren continuar quemando sus enormes stocks de carbono (200 a 300 años al ritmo de consumo actual), solo que almacenando bajo tierra el CO2 producto de la combustión.

La captura-almacenamiento es una de las técnicas de "geo-ingeniería" inventada por estos doctores Folamour, para quienes el crecimiento capitalista es una ley natural aún más ineludible que la de la atracción de las masas… Sin embargo, los riesgos de la captura son serios, empezando por el riesgo de la fuga masiva de CO2 en caso de terremoto (que, según alguno, la propia captura podría provocar).

Pero nada puede poner freno a la búsqueda incesante de beneficio [capitalista]. EE UU pone a disposición la tecnología y China ofrece los emplazamientos para el almacenamiento. De ese modo, y bajo la batuta del "Partido Comunista", el taller del mundo capitalista podrá continuar utilizando combustibles fósiles para producir a precios bajos las mercancías que se venderán masivamente en los mercados occidentales.

Además, la inyección de CO2 en los acuíferos salinos profundos permitirá recuperar un agua que, una vez desalinizada, constituirá un precioso recurso explotable... contra dinero sonante y contante, caro está.

Esos zumbados que dirigen el mundo

Para el sistema, la política de la lucha contra el cambio climático no es concebible mas que en la media que permita hacer negocio. En caso de que sea posible, ¿por qué no hacerlo?... se trata necesariamente de una buena política. Como señala el acuerdo: "La comunidad científica ha demostrado claramente que la actividad humana está ya en aras de cambiar el sistema climático mundial. Al mismo tiempo, la evidencia económica hace cada vez más claro el hecho de que actualmente una acción inteligente sobre el clima puede pilotar la innovación, reforzar el crecimiento económico y aportar importantes beneficios". Adelante pues con los negocios y que no cunda el pesimismo.

El acuerdo sobre el clima de China y EE UU hace pensar en la famosa frase de Churchill: "Too lillte, too late". Efectivamente, es "demasiado poco y demasiado tarde", por lo tanto, peligroso y violentamente antisocial. Porque nunca está de más repetirlo: es la gente pobre quien pagará (quien ya paga) la factura del calentamiento. Y lo hará a un precio colosal.

Movilicémonos, con nuestros colectivos, sindicatos, movimientos de mujeres y de jóvenes. Juntos, hagamos recular a estos zumbados que dirigen el mundo. Juntos, impongamos una transición energética que sea a la vez ecológicamente eficaz y socialmente justa.

14/11/2014

Daniel Tanuro

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article33538

Traducción: VIENTO SUR

Notas

1/ Ver El engaño del acuerdo europeo sobre el clima en http://www.vientosur.info/spip.php?article9577

2/SegúnKevin Anderson, director del Tyndall Center on Climate Change Research, los países desarrollados deberían reducir sus emisiones de inmediato en un 11% anual hasta el año 2050.

3/Ver EL GIEC lanza la voz de alarma en http://www.vientosur.info/spip.php?article9577

.





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
MADRID. 14 de diciembre de 2017, 19:30h
Madrid. 14 de diciembre 2017. 19.30 h. Poesía en el Bulevar Leerán sus poemas AUILES GARCIA BRITO, ANA PÉREZ CAÑAMARES y ALFREDO PIQUER. Presenta ANTONIO CRESPO MASSIEU Lugar: Casa de Cultura y Participación Ciudadana -C/BRAVO MURILO 37-39- Plaza del Parque Móvil









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons