aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Jerusalén Este: un vacío político ocupado por partidos religiosos
El Hizb Ut-Tahrir y el Movimiento Islámico
15/11/2014 | Laure Foucher

La tensión en Jerusalén-Este, entregada a la política de anexión y de aislamiento israelí, ha alcanzado un pico estos últimos días. Jóvenes palestinos se movilizan, a base de lanzamiento de piedras o de actos desesperados. Pero el encuadramiento de los partidos políticos tradicionales está ausente y algunos partidos religiosos se benefician del vacío político creado por la pérdida de influencia del Fatah y de Hamás. Sin embargo, no tienen ningún proyecto nacional que proponer.

Desde los Acuerdos de Oslo (1993) que crearon una representación palestina basada en Ramalá -la Autoridad Palestina (AP)-, la ciudad de Jerusalén ha sido poco a poco marginada en la construcción del proyecto nacional palestino. Si Yasser Arafat se había esforzado por reforzar las instituciones de la ciudad en previsión de negociaciones finales, su sucesor y actual presidente Mahmud Abbas, considera que “la cuestión de Jerusalén será resuelta de todas formas en el marco de un acuerdo de paz/1 . Pero, más que la centralización del poder en Ramalá, es la política realizada por el Estado israelí a partir de la segunda Intifada (desencadenada en diciembre de 2000)/2, consistente en separar Jerusalén-Este del resto de los territorios palestinos de Cisjordania lo que acabó de sellar la suerte de los barrios llamados “árabes” de la ciudad.

Jerusalén-Este está abandonada a ella misma: la política israelí de aislamiento no va acompañada en absoluto de una voluntad de integración o de desarrollo económico y social de los palestinos. La AP, por su parte, no tiene ni la voluntad ni los medios de elaborar un plan de acción global y coherente para la ciudad, lo que tiene por efecto la puesta en pie de un sistema de financiación disperso y extremadamente limitado y una multiplicación de responsables del expediente.

Fatah y Hamás fracasan

Desde la victoria de Hamás, en las elecciones legislativas de enero de 2006, se han acentuado las tensiones con Fatah. Tuvieron lugar enfrentamientos violentos entre los dos partidos que desembocaron en la escisión de la Autoridad Palestina en mayo de 2007, tomando Hamás el control de la banda de Gaza. Perdiendo influencia desde la segunda Intifada y desacreditados desde esta escisión, los partidos políticos palestinos tradicionales no logran ya situarse como estructuras de encuadramiento eficaces. Fatah, descrito por uno de sus responsables en Jerusalén como el “brazo de la Autoridad Palestina en Jerusalén”, sufre de rebote por el déficit de implicación de la Autoridad en la ciudad, y más en general, como en el resto de los territorios, por la crisis interna que sacude al movimiento sobre las cuestiones de liderazgo y de visión política. Esta situación influye igualmente sobre la organización del Fatah en Jerusalén y sus capacidades de acción: a pesar de la celebración de elecciones regulares del secretariado general del Fatah en Jerusalén-Este, la falta de coordinación en su seno contribuye a desarrollar un activismo reactivo, circunscrito a la escala de los barrios, y basado en esfuerzos personales más que en una línea clara del partido.

Si la evacuación de las fuerzas de seguridad de la AP de Jerusalén, exigida en 2001 por las autoridades israelíes, jugó en un primer momento a favor de Hamás, su victoria en las elecciones legislativas palestinas de 2006, incluyendo Jerusalén donde logró cuatro escaños, conduce a las autoridades israelíes a vigilar estrechamente las redes de caridad y de beneficencia de Hamás, aún en dificultades como consecuencia de las reconfiguraciones políticas regionales en marcha desde 2011. Sin embargo, Hamás continúa ejerciendo una influencia cierta en la Ciudad Santa, a través de las escuelas religiosas del waqf/3 , las mezquitas, la compra de tierras, pero sobre todo su activismo en la Explanada de las Mezquitas.

La liberación después del califato

El déficit de estructura nacional tradicional de referencia en Jerusalén Este deja a los palestinos de la ciudad abandonados a su propia suerte. Resulta de ello una situación de vacío político y de fragmentación social. Es en este contexto en el que conviene comprender la emergencia en Jerusalén de otras referencias políticas, en las que la identidad islámica tiende a primar sobre la identidad nacional palestina.

El Hizb ut-Tahrir (Partido de la Liberación) es un partido político fundado en 1952 por un jurista palestino de derecho islámico, Takieddin Nabhani, antiguo miembro de los Hermanos Musulmanes con los que rompió en 1950/4 . A pesar de su relativa antigüedad, solo muy recientemente el partido aparece como un actor de importancia en el juego político palestino.

El Hizb ut-Tahrir ha aprovechado la oportunidad creada por la cristalización de las tensiones en 2006 entre Hamás y el Fatah para hacer pública una parte de sus actividades y ampliar la base de sus apoyos/5. Ese año el partido publica manifiestos severamente críticos de la política de Hamás y de la AP, intentando posicionarse como un partido alternativo: en su opinión, la opción nacionalista de los partidos tradicionales es la causa principal de su fracaso, puesto que no hace más que servir a la dominación occidental. En efecto, para el Hizb ut-Tahrir, solo a través del restablecimiento del califato -y del poderío de su ejército- Palestina podrá ser “liberada” de la ocupación israelí; para Hizb ut-Tahrir el califato equivale a un “escudo” contra los ejércitos enemigos/6. En Cisjordania, igual que en Gaza, la conmemoración de la caída del califato, una ceremonia organizada anualmente por todas las ramas nacionales del Hizb, así como cualquier otra manifestación del partido, son severamente reprimidas por las autoridades en el poder.

Es en Jerusalén donde el Hizb ut-Tahrir dispone del mayor margen de maniobra. Primero porque, contrariamente a los demás partidos políticos palestinos, no ha sido jamás objetivo de las autoridades israelíes que dejan por el momento el campo libre a sus actividades políticas y de predicación. Como ejemplo, en el contexto de los enfrentamientos actuales en Jerusalén-Este, solo son visibles en las grandes arterias de la ciudad los carteles de Hizb ut-Tahrir. A los ojos de los israelíes, la retórica antinacionalista del partido, su oposición a la lucha armada inmediata y el referente islámico que movilizan aparecen como inofensivos, incluso a veces acomodaticios respecto a su proyecto político en Jerusalén.

Asimismo, militar en el seno de Hizb ut-Tahrir representa en primer lugar “un activismo sin riesgo”/7. Luego, como subraya el analista político Sergio García Arcos, el partido aparece como lugar de “retirada” o de “refugio” para los palestinos decepcionados del fracaso de los partidos tradicionales y desesperados por el callejón sin salida político actual. Según un periodista palestino de Jerusalén, “afiliarse al Hizb ut-Tahrir en Jerusalén es un buen medio para relajarse, es una válvula de descompresión para la impotencia y la frustración de la población frente a la situación actual: uno se desprende a la vez de las expectativas políticas inmediatas y de la necesidad de luchar, dado que no se puede hacer nada antes del restablecimiento del califato”.

Los argumentos de Hizb ut-Tahrir, que definen al nacionalismo como factor de fracaso de los partidos tradicionales a la vez que llaman a la vuelta a la vida islámica como medio de “resistencia”, encuentra así un eco importante. Sin embargo, es en la fuerza de esta retórica donde residen paradójicamente las debilidades del movimiento: el peso del nacionalismo en Jerusalén, a pesar de su degradación, es aún demasiado importante como para diversificar verdaderamente las filas del partido; atrasar el calendario de la lucha y de la liberación de Palestina hasta después del restablecimiento del califato, objetivo a muy largo plazo y en gran medida irrealista, no es algo que seduzca a una población que sufre necesidades urgentes. La situación de tensión actual en Jerusalén, como consecuencia de la ofensiva israelí sobre Gaza del verano de 2014, que hace de la liberación nacional una necesidad inmediata, no juega seguramente a favor de un movimiento que remite el combate para más tarde. También hay que señalar que, más que de conquistas políticas aseguradas, conviene hablar de una tendencia al crecimiento de la influencia del movimiento en Jerusalén.

“Al Aqsa en peligro”

La diferencia entre “influencia” y “control” políticos se encuentra igualmente en el análisis de la penetración del Movimiento Islámico en Israel (aún llamado “Movimiento Islámico en las tierras ocupadas en 1948” o “en la Palestina de 1948”) de Raed Salah/8 en Jerusalén-Este. Para el analista del International Crisis Group en Jerusalén, Ofer Zalzberg, existe “una gran distancia entre la simpatía de los palestinos de Jerusalén por el jeque Raed Salah y sus capacidades de movilización”. Es a través de la campaña “Al-Aqsa en peligro”, lanzada a finales de los años 1990 cuando se produjo la decisión de las autoridades israelíes de abrir las galerías subterráneas en el norte del Muro de las Lamentaciones (y por tanto en el subsuelo de la Explanada), y la rama norte del Movimiento Islámico se introdujo en Jerusalén. Esta campaña, que pone en marcha un conjunto de actividades con el objetivo de la protección de la herencia cultural, histórica y religiosa de Jerusalén -y de la que Al-Aqsa se convierte a la vez en símbolo y motor central de movilización- se ancla en una retórica más amplia de lucha contra la “política de judaización” llevada a cabo por las autoridades israelíes en Jerusalén. Se trata de difundir un contra-discurso/9 de la historia de Jerusalén glorificando su pasado islámico, opuesto al discurso dominante israelí que valora, por su parte, la herencia judía de la ciudad.

Desde 2010, la banalización de la puesta en cuestión del statu quo del Haram al-Sharif (Monte del Templo) da un nuevo impulso a la campaña “Al-Aqsa en peligro”. Más precisamente, Raed Salah logra “utilizar el estatus amenazado del Haram al-Sharif (con razón o no) como catalizador emotivo de la resistencia local /10” contra la ocupación en Jerusalén y erigirse como su único líder. Ni la Autoridad Palestina, ni Hamás, ni el waqf pueden pretender esa misma legitimidad.

Desde finales de los años 2000, la rama norte del Movimiento de Raed Salah se inserta también en el espacio privado palestino de Jerusalén. La Fundación por el Desarrollo de Jerusalén, que toma a su cargo ayudas/11 con destino directo de la población palestina que reside en los barrios más afectados por la colonización israelí, fue creada en 2008. Establece un lazo directo entre la defensa de la herencia musulmana de la ciudad y la defensa de los palestinos de Jerusalén: apoyar a los palestinos de Jerusalén está ya en el corazón de la política del movimiento de lucha contra la “judaización” de la ciudad.

Así pues, Raed Salah ocupa el vacío político y social en Jerusalén dejado por los referentes tradicionales palestinos, tanto a nivel simbólico por la sacralización de Al-Aqsa como a nivel material por las ayudas a la comunidad palestina. La legitimidad que saca de sus acciones concretas contrasta claramente con la incapacidad de los partidos tradicionales, y esto tanto más en la medida que se coloca por encima de los conflictos políticos internos palestinos, atizados en 2006 tras la división. A ojos de un periodista palestino, “Raed Salah es respetado en Jerusalén, y no solo en las corrientes islamistas o religiosas. Pues es el único que hace algo en Jerusalén. Hay un acuerdo entre su discurso y sus actos. Está dispuesto a sacrificarse y es lo que la gente quiere”.

Sin embargo, la popularidad de Raed Salah no se traduce forzosamente en capacidad de movilización. Como ejemplo, el analista Ofer Zalzbert subraya que la mayor parte de los heridos en las manifestaciones, organizadas por el movimiento en el seno de Al-Aqsa contra la política israelí, son palestinos de 1948. Además, el pulso que tiene Raed Salah con la justicia israelí no suscita movimiento de protesta en Jerusalén, al contrario de lo que se puede constatar en su ciudad de residencia en el norte de Israel, Oum Al-Fahm (Raed Salah fue elegido alcalde de la ciudad de Oum Al-Fah en tres ocasiones en 1989,1993 y 1997). También, durante la ofensiva israelí de julio-agosto de 2014, Raed Salah se ha mostrado más presente en las ciudades árabes de Israel donde ha organizado manifestaciones de protesta. Parece pues que su anclaje en el marco geográfico y político del estado de Israel sea un freno a sus actividades de líder en Jerusalén. El periodista Jonathan Cook, especialista en el Movimiento Islámico estima que su ausencia de representación verdadera en Jerusalén constituye el reproche esencial de la gente de Jerusalén hacia el partido: “Les deja la impresión de que el partido juega a darse una vuelta por allí y luego se va /12. Algunos tienden igualmente a considerar que Raed Salah utiliza la cuestión sensible y altamente simbólica de Jerusalén y de Al-Aqsa para sus propios beneficios políticos entre los palestinos de 1948. La fuerza política de Raed Salah residiría por tanto menos en sus capacidades de movilización en Jerusalén que en su capacidad de atizar las tensiones alrededor del Haram al-Sharif a través de la prosecución de su campaña “Al-Aqsa en peligro”.

Movilizaciones sobre bases espontáneas

La penetración de la rama norte del Movimiento Islámico de Raed Salah y la de Hizb ut-Tahrir en Jerusalén Este marcan sin duda alguna el éxito de una cierta forma de religiosidad concomitante con una desafección por la retórica nacionalista tradicional entre la población de Jerusalén. Pero la desconexión entre el aumento de la popularidad de esos movimientos y sus capacidades reales de liderazgo en Jerusalén muestran igualmente la dificultad de la emergencia de un liderazgo capaz de movilizar colectivamente a la ciudadanía de Jerusalén en el seno de un proyecto común.

La violencia que prosigue en Jerusalén Este desde comienzos de julio de 2014 dan fe de esta evolución política. Las movilizaciones en marcha se efectúan sobre bases individuales, espontáneas, extremadamente localizadas y sin encuadramiento de los partidos políticos. Este defecto de liderazgo y de canalización de la violencia en Jerusalén no interesa a ningún partido, ni del lado palestino ni del lado israelí. Pues si la ausencia de encuadramiento y de consignas de los partidos tradicionales debilitan la posibilidad de emergencia de movilizaciones colectivas y con perspectivas de duración, los riesgos de derrapes y de desbordamientos de las movilizaciones individuales actuales, en cambio, son bien reales. En fin, los procesos de cristalización en curso alrededor del Haram al-Sharif, con el corolario de la acentuación de la politización de la religión, constituyen seguramente una bomba de relojería.

30/10/2014

http://orientxxi.info/magazine/a-jerusalem-est-un-vide-politique,0737

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Laura Foucher es diplomada en historia de Africa del Norte/Medio Oriente (Paris IV-Sorbonne) y en lengua árabe (INALCO). Ha trabajado en el consulado general de Francia en Jerusalén en 2010-2012 como agregada de prensa y derechos humanos. Es actualmente consultora sobre las cuestiones medio orientales.

Notas

1/ Entrevista con Arnon Regolar, fundador del think tank israelí Roadmap y analista político, Tel Aviv, mayo 2014.

2/ Prohibición de los partidos políticos en Jerusalén, separación de la ciudad por la construcción del muro y refuerzo de los controles de circulación, cierre de toda estructura con carácter nacional (entre ellas la Casa de Oriente es el órgano principal).

3/ El waqf es una donación piadosa hecha a perpetuidad por un particular o una organización a una fundación religiosa de utilidad pública.

4/ Según Jean Pierre Filiu, “Sacando las lecciones de la fundación del estado de Israel, pero también de la anexión de Cisjordania por Jordania, afirma que el nacionalismo es el peor obstáculo en la vía de la reconquista de Palestina”, en “Le spectre du califat hante les États-Unis”, Le Monde diplomatique, mai 2008, http://www.monde-diplomatique.fr/2008/05/FILIU/15869 .

5/ Sergio García Arcos, Hizb al-Tahrir in Palestine: a new political actor? Norvegian Peacebuilding Ressource Center, juin 2013.

6/ Leer Taqiyuddin An-Nabahani, Party Structure, p. 25. http://english.hizbuttahrir.org/images/pdfs/PartyStructure.pdf

7/ Ver nota 4.

8/ Raed Salah es uno de los cuatro fundadores en 1971 del Movimiento Islámico que, a imagen de los Hermanos Musulmanes, hace sus comienzos políticos a través del desarrollo de organizaciones de caridad, hospitales, mezquitas y escuelas religiosas.

9/ Craig Larkin et Michael Dumper, « In Defense of Al-Aqsa : The Islamic Movement inside Israel and the Battle for Jerusalem », Middle East Journal, volume 66, n° 1, hiver 2012. — p. 32.

10/ Craig Larkin et Michael Dumper, op. cit., p. 52.

11/ Ayuda humanitaria, ayuda a la defensa jurídica frente a las amenazas israelíes, ayudas a la restauración de casas privadas, ayudas puntuales para ciertas ocasiones (matrimonio, vuelta al colegio) etc. La fundación ha puesto también en marcha proyectos de desarrollo, en particular en el sector de la educación, y financiado la construcción de parques para juegos para los niños.

12/ Entrevista con Jonathan Cook, periodista británico independiente, mayo 2014. http://www.jonathan-cook.net/

Links:

Acuerdos de Oslo: http://orientxxi.info/documents/dossiers/oslo-20-ans-apres,0345

Hermanos Musulmanes: http://orientxxi.info/magazine/les-freres-musulmans-au-proche,0720





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
Sevilla. 27 de septiembre de 2017, 19:00h
Sevilla. Miércoles 27 de septiembre de 2017. 19 h. Participan: Isidoro Moreno -Catedrático Antropología social- Emma Martín -Catedrático Antropología social- Javier Pérez Royo -Catedrático derecho constitucional- Ana Martínez -Activista del SAT, militante de Anticapitalistas- 1-O. El proceso catalán y el debate territorial Organiza viento sur
ATENEO TIERRA Y LIBERTAD CTRA CARMONA 31
Actos
Euskal Herria. 28 de septiembre de 2017, 00:00h
Actos
Vigo. 28 de septiembre de 2017, 20:00h
Vigo. Jueves 28 de septiembre de 2017. 20 h. Participan: Celtia Traviesas -Xornalista- Antón Dobao -Escritor, militante ANOVA- Xaquin Pastoriza -Historiador, militante Anticapitalistas- As esquerdas ante o 1 de outubro Organiza viento sur
CAFÉ DE CATRO A CATRO RÚA XERONA 16
Actos
Jaen. 28 de septiembre de 2017, 19:30h
Jaén. Jueves 28 de septiembre de 2017. 19:30 h. Participan: Mariana Tello-Militante de Podemos - Jaén Lucas Martínez -Coord Municipal Podemos - Jaén Paco Garrido -Profesor de la UJA. Doctor en Filosofía política Jaime Pastor -Editor de viento sur - Profesor de ciencias políticas El proceso catalán y el debate territorial Organiza viento sur - Jaén en Pie
C. S. A. "Jaén en Pie! C/ Salobrejo 8, bajo
Actos
Euskal Herria. 30 de septiembre de 2017, 00:00h







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons