aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Tribuna VIENTO SUR
Gora borroka feminista!/1
26/09/2014 | Begoña Zabala

[A propósito de la retirada del proyecto de Ley del Aborto]

Cosas del pueblo

Cuando se recibe la noticia en Iruñea, la Asamblea por el derecho al aborto está inmersa en una imposible campaña de agitación y propaganda para celebrar el día 28 de septiembre, “día internacional por el derecho al aborto”. Resulta que aquí coincide ese día con el fin de semana de las fiestas de Sanfermín Txikito, grandes y populares fiestas de Alde Zaharra. Se trata de inundar el barrio de pegatinas en fosforito, de pancartas en balcones y calles, de pegatas bareras para repartir en locales y txiringuitos alternativos.

Al momento se empiezan a alternar las clásicas consignas de “Aborto libre y gratuito” y “Nuestro cuerpo, nuestra decisión”, con otras más cañeras y callejeras, del estilo de “Feministas 10, Gallardón 0”. La euforia es total. Hemos ganado, sí, sí, el movimiento feminista ha batido por goleada. La síntesis es la convocatoria a un brindis masivo, el jueves a las 9 de la tarde en la propia Plaza de Nabarreria. Éxito total, así se celebran las victorias. Incluye tímidos intentos de reproducir el famoso flash-mob “derecho al aborto ya, estamos hartas de esperar”.

Cosas de las tertulias

Se trata de realizar un balance y unos comentarios ante la noticia. No solamente se retira el anteproyecto bodrio, sino que dimite el ministro “fachardón” y se evidencia una crisis en el Gobierno. La ultraderecha conservadora se moviliza contra la derecha. Dicen que Rajoy no cumple su programa. Que no le van a votar, sino que le van a botar, pero del Gobierno. Parece que ahora se dan cuenta que lo suyo no es cumplir, ni siquiera su programa.

Las tertulias mediáticas empiezan con las interpretaciones conspiradoras y conspirativas. Las diferentes puñaladas traperas que se dan entre las distintas facciones que pugnan por los votillos y el poder. Algunas gentes de la derecha cavernaria mediática se enfadan, activamente, ante la inusitada retirada del proyecto de ley y ante la dimisión del Ministro. Grandes loas al caído –a burro muerto, cebada al rabo- que ahora resulta que era de lo más, más,... No se deben acordar de la reciente subida de tasas judiciales que en palabras del Presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Juan Luis Ibarra, están siendo muy poco eficientes las medidas tomadas para impartir justicia. No hay ni seriedad ni profundidad en estas tertulias. Las estrellas mediáticas no aportan nada. No se habla del derecho a decidir libremente de las mujeres.

Cosas del movimiento feminista

El movimiento feminista explota, se sale, su crecimiento se refleja en su propia imagen. Es de verdad un movimiento con poderío y con soberanía. Al momento aparecen artículos en los medios y comparecencias varias de conocidas activistas. A ellos me remito, pues recogen de forma certera un balance y una valoración de urgencia que debe hacerse. Más adelante se matizará.

Después de celebrar la victoria y valorar en su punto la marcha atrás del proyecto de ley y la dimisión de Gallardón, merece la pena, a mi entender, ver en términos de movimiento, cómo están las cosas. No cabe duda que la lucha reciente, -que yo sitúo su inicio en el mes de marzo de 2013, cuando ya se tuvo conocimiento cierto de la elaboración del nuevo proyecto antiabortista- ha tenido unas claves y unos hitos muy importates que quiero recordar:

a) La pelea permanente. Desde que se dio la voz de alarma, el movimiento feminista fijó en su hoja de ruta diaria y cotidiana la defensa del derecho a decidir de las mujeres. Con todo lo que conlleva. Derechos sexuales y reproductivos, aborto libre y gratuito en los centros públicos, derecho a decidir, educación sexual, políticas de anticoncepción... No ha habido una sola movilización, comentario, comparecencia, aparición,... en la que no se haya hecho referencia, en alguna medida, a este tema. Teníamos una espada de Damocles sobre la cabeza y siempre la visibilizábamos. Aunque la movilización fuese contra los recortes o contra la violencia sexista, las amenazas de repenalización del derecho al aborto siempre se visibilizaban.

b) La pelea en movimiento. Este movimiento feminista tan denostado por algunos sectores por trasnochado y pasado de moda, ha sido capaz de recrear un movimiento impresionante. Más de una vez se ha señalado la perfecta conjunción que ha funcionado entre las más jóvenas que se incorporan por primera vez a la lucha feminista organizada con su radicalidad y planteamiento cañero y la viejas activistas que han sabido transmitir las sabidurías de mujeres, acumuladas y recicladas en cuarenta años de experiencias. La organización se ha ido reconstruyendo en diferentes instancias, admitiendo y ensayando todo tipo de redes, asambleas, comisiones, plataformas y formas varias de estructurarse. Fortaleciendo las formas asamblearias, en general, este movimiento ha evitado en todo lo que ha podido las jerarquías y las portavocías exclusivas, animando a la participación y rotación de las tareas entre la mayoría de las mujeres. En fin, mucho para reflexionar y comentar sobre la construcción organizativa del movimiento y sus diferentes instancias de coordinación y puesta en unidad.

c) La pelea con fundamento. Desde el primer momento, cuando se veía con claridad lo que venía encima, el movimiento hizo un argumentario completo, sin concesiones y atrevido. Desde nuestras asambleas se vio rápidamente que no se trataba de “conciliar” posturas cediendo en planteamientos para llegar a acuerdos con otros sectores interesados, si no de plantarle cara al tema en toda su complejidad y profundidad. Así, se ha situado claramente desde el principio que la contestación tenía dos frentes importantes: contra el anteproyecto que presentó Gallardón en el pasado me de diciembre, y, en positivo, por el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, en toda su amplitud. Lo que conlleva la educación sexual emancipadora en todas las instancias educativas, sanitarias y sociales, para decidir libremente sobre la sexualidad de cada una, y las políticas públicas de anticoncepción necesarias, para que cada mujer pueda decidir libremente, sobre si quiere ser madre o no, cuándo, cómo, con quién, en qué condiciones... En lo que se refiere al derecho al aborto, consignado como un derecho dentro del elenco de derechos sexuales y reproductivos, la idea también es clara: aborto libre y gratuito, en centros públicos, fuera del Código Penal, a petición de la mujer, sin injerencia de terceras personas o instituciones.

d) La pelea con alianzas y complicidades. Si algo se ha visto con claridad desde el mismo momento en que Gallardón nos leyó por televisión su propuesta y la explicación de la misma, es el extendido rechazo que la misma obtuvo. No solo del contenido literal de la propia ley, sino, también y especialmente, de la ideología y de las razones de la ultraderecha católica conservadora que exhibía de forma arrogante. Muchos, muchísimos sectores han sentido como un insulto a sus prácticas diarias y a su pensamiento ético, que el Ministro de definiera en primera persona como “antiabortista”, pretendiendo que todo el mundo asumiera su particular creencia lo que son los destinos de las mujeres en relación a su rol de madre. Así que la complicidad tan evidente que se veía se hubo de transformar enseguida en alianza. Aunar de la forma más amplia posible laas luchas concretas y las manifestaciones ha sido el primer objetivo de esta lucha. Y buscar un elemento aglutinador que acogiera, para estas unidades, la mayoría de los planteamientos. Obviamente el rechazo al proyecto de ley, ha sido el paraguas más amplio y más consensuado. Además de ser el que más juego ha dado, pues la victoria se podía saldar con la retirada de la propuesta como ha sido. Además, y para goce de las alegres manis callejeras, lo de Gallardón y sus ocurrencias no tiene precio ni parangón en los eslóganes. Es un buen fetiche para convertirlo en fantoche. Así fue objeto de todas las pedradas y además su apellido rimaba con todo... ¡Una gozada para la imaginación calenturienta de las feministas!

Ha querido el destino que en estos momentos en que las feministas hablamos del derecho a decidir libremente sobre nuestros cuerpos, esté en el “candelabro” el derecho a decidir de los pueblos oprimidos y nacionalidades. Así, la reclamación permanente por parte de Catalunya de su derecho a decidir, especialmente la consulta del 9 de noviembre y la campaña en Euskalherria de “Gure esku dago” (“Está en nuestras manos”), hace aparecer el derecho a decidir como uno de los puntales de la democracia. Nos hemos podido contagiar de esta formulación. Por eso el derecho a decidir libremente, ha sido un reclamo interesante aceptado de forma unánime en las movilizaciones. Nadie por encima de la voluntad de la mujer para decidir su maternidad o su no maternidad. Nadie impidiendo o interfiriendo en la libre decisión. Las instituciones del Estado, la Administración Pública, deben garantizar el ejercicio seguro y eficaz de esta libre decisión.

Ahora el movimiento lo va a celebrar de forma contundente. Si cuando realizamos manifestaciones reivindicativas, resultaron tan divertidas, animosas, bailonas, cantarinas, de flash-mob, cañeras, radicales, ¿a qué esperamos queridas amigas para, ahora, con la victoria cercana, salir en akelarre masivo y poner a arder Troya?·

Notas:

/1 ¡Viva la lucha feminista!



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons