aA+
aA-
Grabar en formato PDF
El Gran Mercado Transatántico
Un proyecto que hay que frenar
29/04/2014 | Jean Gadrey

Se trata red un proyecto, un “mandato”, dado por el Parlamento Europeo a la Comisión y no divulgado oficialmente para negociar con los Estados Unidos /1. La ambición es enorme: “la liberalización progresiva y recíproca del comercio y de la inversión en bienes y servicios, así como reglas sobre las cuestiones ligadas al comercio y a la inversión, con... la eliminación de los obstáculos reglamentarios inútiles. El acuerdo será muy ambicioso, llegando más allá de los compromisos actuales de la OMC”. Una cifra: esos dos espacios totalizan el 45% del PIB mundial en 2012.

Las negociaciones comenzaron en julio de 2013 y continúan entre pasillos. Está previsto que duren hasta 2015. Por el momento, la inmensa mayoría de la ciudadanía europea ignora lo que está en juego en ellas.

Las siglas florecen: el PTCI (Partenariado transatlántico para el comercio y la inversión), en inglés TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership) o TAFTA (Transatlantic Free Trade Area). En este texto lo denominaremos Gran Mercado Transatlántico (GMT) .

El contexto geopolítico

El primer elemento de contexto es la crisis de la hegemonía estadounidense y del crecimiento mundial. De ahí el reciente activismo de los partidarios de tal acuerdo, que se barajó en los años 1960 y se reactivó en los 1990 con el AMI (Acuerdo Multilateral sobre la Inversión), para ser abandonado en 1998 tras la oposición francesa.

El segundo elemento es que la liberalización del comercio sufrió muchos fracasos desde hace 20 años, sobre todo en el marco de la OMC (el “ciclo de Doha” fue suspendido en 2006). Los grandes países exportadores y las transnacionales optaron por la estrategia alternativa de desarrollar acuerdos bilaterales, con ciertos éxitos (entre ellos el ALENA, firmado en 1992 entre los Estados Unidos, Canadá y México) y numerosos fracasos. La Unión Europea no se queda atrás, con proyectos de acuerdos bilaterales APE (Acuerdos de Partenariado Económico) con países de la zona ACP (África, Caribe, Pacífico). Pero, por el momento, casi todos esos proyectos están atascados. Los Estados Unidos han encajado graves reveses en América del Sur, pero también con el ACTA (Acuerdo antifalsificación), rechazado por el Parlamento Europeo en 2012. Actualmente, el proyecto de GMT est la pieza clave de la oligarquía.

El mito: recuperar el crecimiento mediante el comercio y la inversión exteriores y la austeridad interna

La idea básica que quiere justificar tanto la austeridad como el librecambio es que no se puede salir de la crisis más que a través de un crecimiento fuerte, de la exportación y de la libre inversión de las empresas cuya competitividad hay que reforzar mediante la austeridad interna y reduciendo las “obstáculos ” al acceso de sus producciones y de sus inversiones en el mundo. Esta creencia es mítica. Si la siguieran todos los países, se trataría de un juego destructor. Según el EPI de Washington/2, el balance del ALENA entre 1993 y 2002 es negativo: el número de empleos creados en los Estados Unidos vía aumento de exportaciones es inferior en cerca de 900.000 a las pérdidas de empleos ligadas a la exacerbación de la competencia. Los promotores del proyecto prometían la creación de 20 millones de empleos...

Actores motores, actores resistentes

Todos los acuerdos de librecambio tienen por origen presiones de las multinacionales. En el caso del GMT, poderosos lobbys están trabajando a ambos lados del Atlántico. A veces, los opositores al librecambio son tachados de “proteccionistas”. Pero, ¿qué dicen? Dicen que acuerdos de cooperación son útiles, al igual que los intercambios internacionales justos, pero que el libre comercio (anular lo que queda de derechos de aduana, rebajar las normas de los intercambios) y la libre inversión destruyen “protecciones” legítimas (reglamentaciones ecológicas y sociales como los derechos laborales y la protección social, los servicios públicos, las normas medioambientales, alimentarias y sanitarias), como lo muestran los componentes químicos de los productos de consumo, los OGM, la carne de vacuno con hormonas, los pollos lavados con cloro y el gas de esquisto.

¿Qué pensar de una equiparación de la normativa de la UE con la de un país (EEUU) que, al contrario que la UE, no ha firmado ni el protocolo de Kyoto (clima), ni la convención de la Unesco (diversidad cultural), ni la de las Naciones Unidas sobre la biodiversidad, ni las de la OIT, y que tiene su propia política exterior, militar, monetaria y de cambio? La sobrevaloración permanente del euro en relación al dólar, inducida por la política deliberada de dólar débil, penaliza más a las empresas de la zona euro que todas las “barreras” al libre cambio.

Derechos de aduana

En términos medios, las tarifas aduaneras actuales en Europa y en los Estados Unidos son ya débiles: el 5,2% para la UE, el 3,5% para los EEUU/3. Pero la media es el árbol que oculta el bosque. Así, para los productos industriales, las tarifas son, como media, un poco inferiores a los Estados Unidos, pero a los coches europeos importados en los Estados Unidos se les impone el 2% contra el 10% en Europa para los vehículos americanos. La penalización de este sector europeo sería fuerte.

La agricultura sería duramente golpeada. Las tarifas son bastante más elevados en Europa en los sectores clave. J. Berthelot proporciona un análisis detallado de ellos /4. Concluye diciendo que “eliminar todos las tarifas sobre el comercio conllevaría un seísmo económico, social, medioambiental y político sin precedentes, no solo en Europa sino también, de rebote, para los países en desarrollo, sobre todo los países ACP (África, Caribe, Pacífico)”.

Liberalización de las finanzas

No se ha sacado ninguna lección de la crisis. El proyecto plantea la “liberalización total de los pagos corrientes y de los movimientos de capitales”. Los gigantes del crédito hipotecario americano desean poder vender sus créditos dudosos en Europa en las mismas condiciones que en su país de origen, y lo mismo ocurre con las grandes compañías de seguros de enfermedad, que practican masivamente la segmentación de las tarifas en función del estado de salud de los asegurados, en sentido opuesto a una visión mutualista considerada como una traba a la libre competencia.

Normativa para el comercio y la inversión

Desde la perspectiva de su incidencia en la vida cotidiana, sobre el “modelo social”, el empleo y la ecología se trata del punto central. Los Estados Unidos y la Unión Europea tienen normas ecológicas y sociales muy diferentes, a menudo más elevadas en Europa. Además, ambos están marcados ya por el librecambio: ALENA de un lado, mercado único europeo del otro. Para G. Filoche, este acuerdo “sometería los salarios y las condiciones laborales de las y los asalariados europeos y americanos a una doble presión hacia abajo: la de México de un lado y la de los PECO (países del centro y del este de Europa) del otro”.

Lo mismo ocurriría con el dumping medioambiental, si se rebajan determinadas normas actuales, ya demasiado débiles si se contemplan los peligros. Un proyecto que apuesta por las exportaciones se opone a toda política de relocalización, que desde el punto de vista ecológico es necesaria. Aumentando el tráfico aéreo y marítimo de mercancías a través del Atlántico, el aumento de las exportaciones haría crecer aún más las emisiones de gas con efecto invernadero.

Los servicios

Los servicios mercantiles se verán afectados, pero sobre todo lo serán los servicios públicos: “el acuerdo va a concernir a los monopolios públicos, las empresas públicas y las empresas con derechos específicos o exclusivos”... y “la apertura de los mercados públicos a todos los niveles administrativos, nacional, regional y local”. Deberá luchar contra los “criterios de localización”. ¿Cómo favorecer, por ejemplo, los servicios de proximidad para las colectividades locales, entre ellos las asociaciones? La enseñanza (en particular la superior, ver http://tinyurl.com/qgu3vzw) y la salud (ver http://tinyurl.com/nadvrqq) se convertirían en grandes mercados a extender, en un contexto dominado en los Estados Unidos por el poder de los hospitales y de la enseñanza privada, con objetivo de lucro.

La “resolución de los desacuerdos”

Es el segundo punto clave. Todos los acuerdos de librecambio van acompañados de discrepancias entre las grandes empresas y los Estados. La CNUCED (Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo) ha contado, a finales de 2012, 514 conflictos abiertos en el mundo sobre la base de los acuerdos existentes. Un ejemplo entre muchos otros: la sociedad americana Lone Pine exige 250 millones de dólares americanos de compensación a Canadá por el no respeto, en su opinión, del ALENA. El motivo: la provincia de Quebec ha decretado una moratoria sobre la extracción de gas de esquisto, por razones medioambientales.

Sin embargo el mandato de la Comisión Europea prevé ir muy lejos en la “protección de los inversores” y en la puesta en pie, conforme a los deseos de multinacionales que soportan mal a los tribunales nacionales o europeos, “órganos” privados ad hoc, más acomodaticios puesto que estarían ligados a los medios de negocios. Es sin duda el aspecto más contestado del proyecto, tanto en Europa como en los Estados Unidos. Pero no es el único que es objeto de críticas crecientes.

¿El futuro de este proyecto? Un escenario de rechazo por uno o varios países europeos, tras movilizaciones de la sociedad civil es posible porque ya se desarrollan diferentes formas de oposición s a los dos lados del Atlántico /5.

http://alternatives-economiques.fr/blogs/gadrey/2014/04/11/le-grand-marche-transatlantique-en-deux-pages/

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Notas

1/ Ver http://www.jennar.fr/?p=3143 con todos los artículos del proyecto con cometarios críticos de Raoul-Marc Jennar (en francés). Ver también el informe muy documentado A Brave New Transatlantic Partnership, octubre 2013, en http://tinyurl.com/okjs42r de la red “Seattle to Brussels”, del que se puede leer un resumen en francés en la página de “Les dessous de Bruxelles”.

2/ http://tinyurl.com/qhzdq4k

3/ La Tribune, 18/02/2013, citando a la OMC en http://tinyurl.com/qf4r4uz

4/ La folie d’intégrer l’agriculture dans un accord de libre-échange transatlantique UE-EU en http://tinyurl.com/k9ud4zu

5/ Ver los temores actuales de la Comisión Europea de un rechazo por los pueblos en http://tinyurl.com/noshsw4. Del lado americano, los sindicatos y numerosos electos manifiestan también fuertes inquietudes.





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
foro viento sur
Zaragoza. 23 de octubre de 2017, 19:00h
Zaragoza. Lunes, 23 de octubre de 2017. 19h Derechos y democracia, Catalunya y el Estado español Sonia Farré, Jaime Pastor, Raúl Royo
LIBRERIA LA PANTERA ROSSA C/San Vicente de Paúl, 28
foro viento sur
Valencia. 24 de octubre de 2017, 19:00h
Valencia. Dimarts, 24 octubre de 2017. 19h La qüestió catalana i el problema espanyol després de l'1-Oct Jaime Pastor
LA MORADA Carrer Cadis 63 (Russafa)







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons