aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Marchas de la Dignidad
Tenemos prisa
27/03/2014 | Jorge Sánchez

El pasado martes 18 de marzo, El País publicaba/1 la noticia de una reunión entre el presidente Rajoy, la ministra de trabajo Fátima Báñez, el máxino responsable de la patronal Joan Rosell y los secretarios generales de CCOO y UGT, Toxo y Méndez. La noticia, que versaba sobre la “reanudación del diálogo social”, se producía cuando desde hacía más de 15 días miles de caminantes se dirigían desde diferentes puntos del Estado a Madrid para confluir el 22 de marzo en la Marcha de la Dignidad. Como muchas otras veces lo que no se dice o se cuenta deja en evidencia el criterio de lo noticiable por los grandes grupos de comunicación del estado. Los protagonistas de la noticia encarnan los símbolos de un régimen que va camino de saltar por los aires en cualquier momento. De esta manera, los reunidos quedan retratados como abanderados de un edificio en descomposición, como símbolos de un pacto social roto hace ya mucho tiempo, como representantes coyunturales de la transición, ese relato farsa en vias de agonizar por la deslegitimación de todos sus pilares. Aún así, no hay duda de que el esfuerzo para salvar con una operación de “chapa y pintura” lo que es una aluminosis que requiere unos nuevo cimientos en forma de proceso constituyente resulta, a la vez que titánico, patético.

La otra noticia, la no fotografiada, la no relatada, ha ocurrido este sábado en las calles del centro de Madrid. A pesar de su invisibilización por parte de los medios generalistas, la manifestación en la que culminaban las Marchas de la Dignidad ha marcado un punto de inflexión y ruptura de lo que había sido hasta ahora una movilización social hegemonizada por las burocracias de los “sindicatos mayoritarios” que han visto por primera vez, lo hemos visto todos y todas, lo que temían y en el fondo se esperaban desde hace unos cuantos años: que sin ellos las calles también pueden temblar. Los colores de todas las mareas en lucha, la coordinación de una gran mayoría de la izquierda sindical y la participación de manera inclusiva de todas aquellas plataformas, organizaciones, asambleas de barrio, pueblo o sector en lucha, han puesto en pie, por primera vez en la historia de nuestra maltrecha democracia, el soñado sorpaso del sí se puede desde abajo y de manera horizontal. Ese es el logro. No sólo el hecho de sacar a más de un millón de personas a las calles, que también, sino el cómo. Un cómo que no ha sido fácil de construir, que requerirá un engrase en un futuro inmedito, un recorrido, pero que, como cualquier puzle de mil piezas, se ha logrado armar con vocación de continuidad en la lucha social. Una herrameinta útil para las y los de abajo aún con camino por consolidarse y con un claro ADN del 15M. Es cierto que se ha sudado tinta para llegar unidos el 22 a Madrid. Ese trabajo lento, desde abajo, que partía con la premisa de la no intrumentalización por parte de ninguna organización ha supuesto un proceso de construcción de de las marchas en una permanente tensión, pero que ha dado su fruto, como se vió el sábado, logrando llegar a Madrid en unidad. Eso es lo fundamental. Del 15M espontáneo pasamos a otra fecha para la historia. Las Marcahas de la Dignidad del 22M, que dejan un marco de acción que deberá articularse para darles continuidad.

La habitual guerra de cifras también coloca a cada cual en su lugar. El rotativo de lo que había sido viniendo durante años el complemento del café matutino de la izquierda progre cifraba en 50 000 personas las que se manifestaron el sábado por la tarde en el centro de Madrid, dando por buena la cifra de la Delegación del Gobierno y obviando la sensatez de un mínimo rigor informativo que hubiera sido, como mínimo, poner la fuente de los organizadores. Ni eso. Quedaba en evidencia otro de los símbolos, en forma de diario, de la Transición. Las redes sociales ardían en noticias, muchas de ellas denunciando lo que no se informaba. No hacía falta leer la edición digital de Le Monde, que cifraba en 2 millones el número de participantes, o buscar el titular, similar en cifra, que daba la agencia Reuters. En la época de un acceso a la información a la carta, nadie podía poner en duda que lo que estaba sucediendo en Madrid era uno de esos acontecimientos que quedarán para la historia; cien mil manifestantes arriba, cien mil abajo.

Lo sucedido en estas dos semanas constata que la polarización social está servida y camina hacia un horizonte incierto donde desde espacios antagónicos se plantean dos maneras de enfocar esta crisis económica, social y de régimen. Una es la que simboliza la foto de los que pretenden reeditar el régimen por arriba, en los despachos, haciendo encaje de bolillos para cerrar está segunda transición de manera “gatopardiana”. La otra es la del 15M, la de las Marchas de la Dignidad, la de la calle. Abriendo cada vez más brechas en el entramado institucional y logrando que el asfalto se convierta en escenario de acción política y de empuje para abrir un verdadero proceso constituyente en ruptura con el actual statu quo. En estos días en los que la muerte de Suárez simboliza el agotamiento del relato oficial de la transición, las clases populares siguen caminando con una lenta pero imparable impaciencia. Se empieza a intuir, no obstante, una cierta “prisa” en un escenario que el pasado sábado inició una nueva fase.

27/03/2014

Notas

1/http://economia.elpais.com/economia/2014/03/18/actualidad/1395148542_857713.html





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
Madrid. 20 de noviembre de 2017, 19:30h
Madrid. 20 de noviembre de 2017. 19.30 h. [Homenaje a Francisca Aguirre>13199] Organiza: Junta Municipal de Chamberí, Jefatura de la Unidad de Actividades Culturales, Formativas y Deportes. Coorganiza: Mesa de Cultura del Foro Social de Chamberí. Lugar: Teatro Galileo; C/Galileo 39
Teatro Galileo C/ Galileo 39
Actos
Madrid. 21 de noviembre de 2017, 19:00h
Madrid. Martes 21 de noviembre de 2017. 19 h. Entender el conflicto para construir la paz JO BERRY; PAT MAGEE -El Salto viento sur
Casa del Reloj-Legazpi
Actos
Langreo. 22 de noviembre de 2017, 19:00h
Langreo. Martes 22, 23, 24 de noviembre de 2017. 19 h. 1917-2017 Recuperar la esperanza Participan (Ver cartel de anuncio) -Organiza: Fundación Adreu Nin
Casa de Cultura "Alberto Vega" de la Felguera Plaza Eduardo Merédiz
Actos
BILBAO. 24 de noviembre de 2017, 18:00h
Bilbao. Viernes 24 de noviembre de 2017. 18 h. El proceso catalán y la vía vasca a la soberanía nacional Martí Caussa -Procés Constituent Catalunya; Arnaldo Otergi -Coord. general de EH Bilbu -Organiza: Hitz&hitz fundazioa - Iratzar fundazioa
Arrupe Etxea-Casa Arrupe Aita Lojandio kalea, 2
Actos
Donostia. 25 de noviembre de 2017, 11:30h
Donostia. Sábado 25 de noviembre de 2017. 19 h. (Camins a récorrer) Erabakitzeko eskubidea (Caminos a rerorrer) Ernest Luch Kultur Aretoa Participan: Laura Mintegi, David Fernández, Jaime Pastor -Organiza: Demagun taldea
Ernest Lluch kultur aretoa Anoeta pasealekua 7
Actos
Langreo. 23 de noviembre de 2017, 19:00h
Langreo. Martes 22, 23, 24 de noviembre de 2017. 19 h. 1917-2017 Recuperar la esperanza Participan (Ver cartel de anuncio) -Organiza: Fundación Adreu Nin
Casa de Cultura "Alberto Vega" de la Felguera Plaza Eduardo Merédiz
Actos
Langreo. 24 de noviembre de 2017, 19:00h
Langreo. Martes 22, 23, 24 de noviembre de 2017. 19 h. 1917-2017 Recuperar la esperanza Participan (Ver cartel de anuncio) -Organiza: Fundación Adreu Nin
Casa de Cultura "Alberto Vega" de la Felguera Plaza Eduardo Merédiz







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons