aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Medicina
Riesgos y beneficios de la homeopatía
07/01/2014 | Ben Goldacre

Se han realizado cinco amplios meta análisis de ensayos con productos homeopáticos. Todos ellos han dado el mismo resultado: después de descartar los ensayos metodológicamente deficientes y teniendo en cuenta los sesgos de la publicación, la homeopatía no ha comportado ningún beneficio estadísticamente significativo superior al placebo/1-5. A pesar de todo, la homeopatía puede ser clínicamente útil. Durante la epidemia de cólera del siglo xix, las tasas de mortandad en el Hospital Homeopático de Londres fueron tres veces más bajas que las del Hospital de Middlesex/6. El motivo del éxito de la homeopatía en dicha epidemia resulta incluso más interesante que el efecto placebo. En aquella época, nadie sabía cómo tratar el cólera, y mientras las terapias médicas como la sangría eran activamente nocivas, los tratamientos homeopáticos eran al menos inertes.

De un modo similar, la medicina moderna apenas tiene nada que ofrecer para afecciones como el dolor de espalda, el estrés en el trabajo, los fenómenos de fatiga que la medicina no sabe explicar y la mayoría de resfriados comunes. Si se examina toda la panoplia de terapias médicas y se prueban todos los medicamentos de la farmacopea, lo único que se observará serán efectos secundarios. En estas circunstancias, una píldora inerte parece una opción razonable.

Sin embargo, del mismo modo que la homeopatía tiene ventajas inesperadas, también puede tener efectos secundarios imprevistos. El acto mismo de recetar una píldora ya acarrea sus propios riesgos: medicalización, refuerzo de comportamientos patológicos contraproducentes y promoción de la idea de que una píldora es una respuesta adecuada a un problema social o a una afección vírica moderada. De un modo similar, cuando un profesional sanitario receta una píldora de la que sabe que no es más eficaz que un placebo y no se lo dice al paciente, entonces atenta tanto contra el consentimiento informado como contra la autonomía del paciente. Se puede alegar que este coste es aceptable, pero semejante paternalismo obsoleto puede minar en última instancia la relación entre médico y paciente.

También hay efectos nocivos más concretos. Una característica habitual de las prácticas de marketing de los homeópatas consiste en denigrar la medicina académica. Según un estudio, la mitad de todos los homeópatas interrogados aconsejaron a los pacientes que no vacunaran a sus hijos contra el sarampión, las paperas y la rubeola/7. Un reportaje de televisión ha revelado que casi todos los homeópatas consultados han recomendado medios profilácticos homeopáticos ineficaces contra la malaria, desaconsejando las medidas preventivas médicas y sin ofrecer ni siquiera simples consejos para la prevención de las picaduras de mosquitos/8.

Poner en entredicho la medicina es una sabia táctica comercial desde el punto de vista de los homeópatas, pues los sondeos de opinión muestran que una experiencia decepcionante con la medicina académica es una de las pocas causas que se aducen regularmente para justificar la decisión de recurrir a terapias alternativas. Sin embargo, podría no ser una opción responsable, ya que los homeópatas pueden socavar las campañas de salud pública, exponer a sus pacientes a enfermedades letales y, en el caso extremo, omitir o hacer caso omiso de diagnósticos graves. También ha habido casos de pacientes que han muerto después de que homeópatas con formación médica les aconsejaran abandonar un tratamiento médico de una enfermedad grave/9,10.

Todos estos problemas se han visto exacerbados por el entusiasmo con que la sociedad acepta las promesas de curación de los homeópatas y por la ausencia de una cultura de autoevaluación crítica en la medicina alternativa. El sesgo en las publicaciones especializadas en terapias alternativas es elevado: en el año 2000, tan solo el 5 % de los estudios publicados en revistas de medicina complementaria o alternativa fueron negativos/11. Que yo sepa, las cuestiones éticas con respecto a la autonomía del paciente y el placebo nunca se han rebatido. Los homeópatas suelen responder a los metaanálisis negativos con estudios positivos hábilmente seleccionados. Un estudio observacional/12, que prácticamente no es nada más que una encuesta de satisfacción de los clientes, se ha presentado/13 como si rebatiera toda una retahíla de ensayos aleatorizados.

Los homeópatas pueden tergiversar fácilmente las pruebas científicas ante un público confiado y carente de formación científica, pero al hacerlo socavan la comprensión por parte del público de lo que significa basar un tratamiento en conocimientos probados. Este planteamiento resulta aún más pernicioso en un momento en que los académicos se esfuerzan más que nunca por conseguir que el público comprenda realmente la investigación científica/14 y en que la mayoría de los buenos médicos tratan de educar e implicar a sus pacientes en la elección de los posibles tratamientos.

Todas las críticas que he formulado podrían aclararse mediante un debate sincero y abierto sobre los problemas. Sin embargo, los homeópatas han dado la espalda a la medicina académica y demasiado a menudo han contestado a la crítica haciendo caso omiso de ella en vez de argumentar. La Sociedad de Homeópatas (en Europa) incluso ha amenazado con demandar a ciertos blogueros/15 y los profesores universitarios que enseñan medicina alternativa, a los que me he dirigido junto con otros, se han negado en redondo a facilitar información básica sobre lo que enseñan y cómo lo hacen/16. Es difícil pensar en algo más malsano que esto.

Prohibir la homeopatía sería ir demasiado lejos, ya que los placebos pueden desempeñar una función clínica. Sin embargo, mientras no se aborden estas cuestiones éticas y estos efectos secundarios, es legítimo dudar de que los homeópatas sean los más indicados para gestionar el efecto placebo.

16/11/2007

http://www.badscience.net/2007/11/the-lancet-benefits-and-risks-of-homoeopathy/

Traducción: VIENTO SUR

Notas:

/1 Kleijnen J., Knipschild P., ter Riet G. Clinical trials of homoeopathy. BMJ 1991;
302: 316-323.

/2 Boissel J.P., Cucherat M., Haugh M., Gauthier E.. Critical literature review on the effectiveness of homoeopathy: overview of data from homoeopathic
medicine trials. Brussels, Belgium: Homoeopathic Medicine Research Group.
Report to the European Commission. 1996: 195-210.

/3 Linde K., Melchart D. Randomized controlled trials of individualized
homeopathy: a state-of-the-art review. J Alter Complement Med 1998;
4: 371-388.

/4 Cucherat M., Haugh M.C., Gooch M., Boissel J.P. Evidence of clinical efficacy of homeopathy: a meta-analysis of clinical trials. Eur J Clin Pharmacol 2000;
56: 27-33.

/5 Shang A., Huwiler-Müntener K., Nartey L. y cols. Are the clinical effects of
homoeopathy placebo effects? Comparative study of placebo-controlled
trials of homoeopathy and allopathy. Lancet 2005; 366: 726-732.

/6 Hempel S. The medical detective. London, UK: Granta Books, 2006.

/7 Schmidt K., Ernst E. Aspects of MMR. BMJ 2002; 325: 597.

/8 Jones M. Malaria advice “risks lives”. Newsnight, BBC2 July 13, 2006. news.
bbc.co.uk/1/hi/programmes/newsnight/5178122.stm (visitado el 8/11/2007).

/9 General Medical Council Fitness To Practise Panel. Dra. Marisa Viegas. 2007.

www.gmc-uk.org/concerns/hearings_and_decisions/ftp/20070628_

ftp_panel_viegas.asp (visitado el 8/11/2007).

/10 Sheldon T. Dutch doctor struck off for alternative care of actor dying of cancer. BMJ 2007; 335: 13.

/11 Schmidt K., Pittler M., Ernst E. Bias in alternative medicine is still rife but is
diminishing. BMJ 2001; 323: 1071.

/12 Spence D.S., Thompson E.A., Barron S.J. Homeopathic treatment for
chronic disease: a 6-year, university-hospital outpatient observational
study. J Altern Complement Med 2005; 11: 793-798.

/13 Grice E. Keep taking the arsenic. Daily Telegraph Nov 25, 2005.

www.telegraph.co.uk/health/main.jhtml?view=DETAILS&grid=

P8&xml=/health/2005/11/25/hhomeo25.xml (visitado el 8/11/2007).

/14 Evans I., Thornton H., Chalmers I. Testing treatments: better research for better healthcare. London, UK: British Library, 2006.

/15 Goldacre B. Threats, the homeopathic panacea. The Guardian 20/11/2007.
www.guardian.co.uk/science/2007/oct/20/homeopathy (visitado el 6/11/2007).

/16 Giles J. Degrees in homeopathy slated as unscientific. Nature 2007;
446: 352-353.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons