aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Tribuna VIENTO SUR
Un chorro de agua limpia
26/09/2013 | Miguel Romero

Es difícil explicar lo que uno siente al conocer la noticia de que el juez Ruz haya llamado a declarar a dos de los sociales que protagonizaron las torturas de la policía franquista: Muñecas y Billy el Niño. Éste último es, además, un símbolo, incluso por encima de sus jefes, de la crueldad impune, y finalmente recompensada, con una vida larga y cómoda, en la que mucha de la gente que le rodeaba posiblemente no sabía ni quien era, pero otra parte, entre los cuales sus sucesivos empleadores, sí lo sabían; conociendo la peculiar personalidad del sujeto, es de imaginar que, salvo por razones de seguridad, le debía molestar no ser reconocido públicamente como “el gran Billy el Niño”, el social más famoso del franquismo. Ahora le va a complicar la vida, esperemos que mucho, su visibilización.

No me atrevo a ser optimista sobre el curso futuro de los acontecimientos. Tirando de estos dos hilos pueden salir ovillos inmensos, que contienen una parte que se ha conseguido ocultar hasta ahora de la historia mas sórdida de este país. Eso que dijo Felipe González de que “al Estado hay que defenderlo hasta en los desagües”, tiene en Billy y Muñecas a dos especialistas de primer orden en desagües, capacitados para dar lecciones hasta a las ratas. Por cierto, González está enredado en esos ovillos por descubrir; y Guerra, al que se le ve extrañamente vacilante e inquieto cuando algún periodista le pregunta sobre estos hechos. Le escuché una respuesta autoabsolutoria digna de figurar en algunos de esos libros dedicados a dar cuenta de récords idiotas. Vino a decir: “Es que, sabe usted, en aquellos años teníamos tanto que hacer…”. Claro, no iban a perder tiempo en tareas menores, como castigar a los responsables de los crímenes franquistas y cumplir con la justicia debida a sus víctimas.

Sin duda, lo importante ahora es que estos dos torturadores comparezcan ante el juez, sean extraditados y sometidos a juicio dentro de la querella argentina.

Pero no hay dejar de lado las condiciones que han permitido durante cerca de cuarenta años la impunidad de esta gentuza.

En el interesante, nostálgico, y un poco triste, documental de Ken Loach “El espíritu del 45”, le preguntan al ministro laborista de Salud y Vivienda Aneurin Bevan cómo consiguió que los representantes de la sanidad privada terminaran aprobando la constitución del Nacional Health Service, la gran conquista social de la época. Bevan respondió: “Les llené la boca de oro”, aludiendo a las contrapartidas entonces pactadas para el ejercicio privado de la medicina.

¿Cómo se consiguió aquí que los dirigentes de partidos de izquierda, con cientos o miles de militantes, asesinados, torturados, encarcelados durante largos años… guardaran sobre estos hechos un silencio que aún hoy repugna o buscaran excusas que hoy no se atreverían a repetir, pero que entonces nos arrojaron encima a quienes rechazamos esa rendición sin combate? Pues lo consiguieron llenándoles la boca de mierda.

Porque la Transición, además de con otras muchas piezas, se hizo con mierda. Un país que ha sufrido cuarenta años de dictadura necesita, en primer lugar, una buena limpieza, un baldeo colectivo enérgico y entusiasta, para eliminar toda la basura acumulada, desde el último pueblo a los bancos, palacios, fortunas… amasadas bajo el manto protector de la dictadura. Pero también la sumisión más o menos forzada de millones de “gente corriente”, colaboradores pasivos, burócratas cumplidores… que necesitaban ajustar cuentas con su propia historia, para reemprender el camino dignamente. Esta era la tarea de la ruptura democrática: construir un nuevo país. Lo que hizo la Transición –toda la Transición, incluyendo la Constitución, la ley de Amnistía…– fue blanquear, reformar, edificar… sobre los cimientos morales de un país de mierda.

Y ahora, por fin, ha llegado este chorro de agua limpia. Y con él un pedazo de alegría que, francamente, ya no esperábamos. Gracias de todo corazón a quienes lo ha hecho posible.

26/09/2013

Miguel Romero es editor de VIENTO SUR





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
foro viento sur
Madrid. 18 de octubre de 2017, 19:00h
Madrid. Miércoles, 18 de octubre de 2017. 19h La cuestión catalana y el problema español Sandra Ezquerra, Jaime Pastor, Maria E. Rodríguez Palop, Antonio Maestre
Librería Traficantes de Sueños c/Duque de Alba 13 Metros: Tirso de Molina y La Latina







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons