Grabar en formato PDF
Catalunya
Preguntas y respuestas sobre la independencia
10/11/2012 | Martí Caussa

A veces puede ser útil no hacerse todas las preguntas, sino sólo las más urgentes. Y no intentar responderlas exhaustivamente sino de forma breve, sólo con lo que se considera más importante. Si se acierta es posible presentar una orientación básica en pocas palabras. Esto es lo que he intentado en las líneas que siguen sabiendo que, aunque me acerque al objetivo, una orientación precisa necesita otro tipo de texto.

1) ¿Es positiva la propuesta del presidente de la Generalitat de convocar una consulta sobre la independencia de Catalunya?

Sí, sin ninguna duda, a condición que la pregunta sea clara sobre la independencia y que el procedimiento sea plenamente democrático. Hace tiempo que se constata la insatisfacción de los ciudadanos de Catalunya con el régimen autonómico y, paralelamente, el crecimiento del sentimiento independentista. La gran manifestación del pasado 11-S evidenció un cambio cualitativo. Lo correcto en democracia, ante ésta y otras cuestiones importantes, es consultar la opinión de los ciudadanos y respetar el resultado.

2) ¿No se trata de un intento de desviar la atención de los ciudadanos de los recortes y de la gestión de la crisis a fin de obtener una mayoría absoluta en base a esta promesa?

Sí también, sin ninguna duda. Artur Mas podría ser el primer dirigente que saliera notablemente reforzado después de aplicar las recetas neoliberales que han ocasionado el paro, el aumento de la pobreza, el deterioro de la salud, la vivienda, la educación y agravado las condiciones de vida de la mayoría de la población. Y si sale reforzado va a continuar con esta política antipopular. De hecho el único aspecto positivo de su programa, con las condiciones ya señaladas, es la promesa de la consulta sobre la independencia. Y con este pañuelo pretende cubrir todas las vergüenzas de su gobierno.

3) ¿Cómo se debe reaccionar ante esta promesa y este programa en la sombra?

Reclamando la promesa al mismo tiempo que se denuncia y se combate el resto del programa.

Hay que exigir la convocatoria de la consulta, con una pregunta clara sobre la independencia, dentro de los próximos 4 años, con el voto de todas las personas que residen en Catalunya; es decir, deben poder votar las personas inmigradas (que algunos dirigentes de CiU no se cansan de decir que “no caben”), con papeles o sin ellos si pueden demostrar su residencia. No se puede hablar de condiciones democráticas si hay personas sin derechos.

Y simultáneamente, día a día, hay que seguir denunciando la política antipopular de Mas y Rajoy (en eso no tienen diferencias) y luchando por las reivindicaciones de la mayoría de la población: antes y después de la Huelga General del 14-N, antes y después de las elecciones.

4) ¿Es posible que después de las elecciones y de cierto grado de confrontación con el Estado español Artur Mas se eche atrás en la convocatoria de la consulta?

Es una posibilidad que se debe contemplar. Durante la transición el partido de Mas y Pujol ya se echó a atrás en exigir el restablecimiento del Estatut de 1932 como paso previo a la autodeterminación, que eran las reivindicaciones de la Assemblea de Catalunya. El propio Mas se echó atrás en la defensa del Estatut que había aprobado el Parlament y pactó su rebaja con Zapatero. Antes de la manifestación del 11-S no defendía la independencia sino el pacto fiscal. Muchas voces entre los empresarios y en su propia coalición les están presionando para que se eche atrás. El propio Mas, en Bruselas, ha insinuado que, en ciertas circunstancias, una convocatoria electoral podría substituir al referéndum. Y también es posible que se haga la consulta pero con una pregunta confusa.

Una consulta clara solo será realidad si hay una movilización popular suficientemente fuerte para que todo intento de maniobra de Mas o de CiU para plantearla confusamente, aplazarla o evitarla amenace con provocar una reacción popular tan grande que no sólo pueda provocar la dimisión de Mas, sino también la ruina de CiU.

5) ¿La exigencia de la consulta sobre la independencia no estimulará dinámicas negativas como auge del nacionalismo insolidario?

Ante todo conviene separar estas dos palabras porque hay muchas clases de nacionalismo: los hay insolidarios y solidarios, partidarios del neoliberalismo y contrarios. Pero si nos referimos al nacionalismo catalán en todas sus variantes, es difícil inventar una máquina de fabricarlo más eficaz que la que han puesto en marcha desde hace muchos años el PSOE y el PP.

Dentro de la gente que reivindica la consulta sobre la independencia hay sectores muy solidarios, como puede comprobar cualquiera que siga la dinámica y las luchas de los movimientos sociales de Catalunya. Si aumentarán o disminuirán su peso en el próximo futuro dependerá de muchos factores, pero esta variación no tiene ninguna relación directa con la decisión de reclamar un derecho democrático tan básico como el derecho a decidir.

Y también hay que considerar también la posibilidad de dinámicas positivas. La exigencia del derecho a decidir en el tema de la independencia, podría estimular a la población a exigir este mismo derecho en otros terrenos, por ejemplo, el derecho a decidir sobre los recortes, tal como han reclamado los sindicatos. Y si llega a haber desobediencia respecto a las leyes estatales que impidan la consulta, puede que se estimule la desobediencia civil contra otras leyes injustas, por ejemplo las que privan de vivienda a miles de familias hipotecadas para mayor beneficio de los bancos.

6) ¿No sería más democrático que la consulta incluyera otras alternativas (federal, etc.) junto a la independencia?

En las condiciones actuales no. En realidad actualmente no existe un alternativa ni federal, ni confederal. Por la sencilla razón que esta relación, si no es una mascarada, necesita dos o más partes que estén dispuestas a discutir en pie de igualdad. Y actualmente no hay nadie que esté dispuesto a discutir en pie de igualdad con Catalunya sobre cómo podría establecerse una nueva relación. Actualmente el federalismo es un marketing para vender mas de lo mismo: la Constitución del 78 y el Estado de las Autonomías; algunos manifiestos que se llaman federalistas son, fundamentalmente, antiindependistas, en la medida que no aceptan el derecho de autodeterminación. Por eso la consulta debe ser sobre la independencia, con una pregunta clara.

7) ¿Una unión libre, de tipo federal o confederal no sería mejor que la independencia?

Depende de las circunstancias concretas. La mejor solución es la que corresponde a la voluntad libremente expresada por los ciudadanos de una nación, en este caso de Catalunya. Por eso hay que hacer la consulta y hay que respetar su resultado.

Es verdad que una unión libre puede tener muchas ventajas, por eso ha sido la reivindicación histórica de las izquierdas en Catalunya. Pero también es verdad que las fuerzas políticas mayoritarias del Estado español nunca han contemplado realmente esta posibilidad y siempre han optado por una unión sin libertad. El atropello del Estatut del 2006 provocó un cambio de actitud en muchos sectores que habían creído en la posibilidad de un desarrollo federalizante del Estado de las autonomías y ahora se han alejado de esta vía.

Actualmente sólo después del ejercicio del derecho a decidir, de la consulta sobre la independencia, parece posible que se vuelva a plantear un debate sobre federación o confederación. Y ello a condición de que en el Estado español aparezca una fuerza política con influencia de masas que proponga sinceramente una unión libre.

8) ¿Es posible que muchas personas que se consideran internacionalistas, federalistas y de izquierda voten sí a la independencia?

No solamente es posible sino muy probable, en la medida en que una votación no es lo mismo que un discurso, un texto o una declaración de principios. En la votación no se pueden explicar muchas cosas: se puede no votar o no; se puede votar si, no, en blanco o hacer voto nulo. Y la alternativa será seguir como estamos o la independencia. En estas condiciones mucha gente que no es independentista por principio votará sí a la independencia y seguirá siendo internacionalista, federalista y de izquierda.

9) ¿Reivindicar la independencia no puede dividir a las clases populares de Catalunya y a éstas de las del resto de España?

Depende. Pero conviene recordar que estas clases populares están siendo divididas desde hace mucho tiempo por las políticas económicas y sociales de los gobiernos de Catalunya y España, por los ataques a las demandas de Catalunya (aunque hayan sido ratificadas por un referéndum), y por todos los que han fomentado el choque entre Catalunya y España.

La división en Catalunya será tanto más pequeña cuanto más democrática sea la consulta, cuanto más se garantice que todo el mundo podrá votar con absoluta libertad y que los resultados se respetarán sean los que sean. También es importante que los proyectos que se vayan avanzando para una Catalunya independiente sean inclusivos y respetuosos con otras lenguas, sentimientos nacionales, identidades culturales, etc.

En el resto del Estado habrá diferencias. En sitios como Euskadi seguramente la reivindicación de la independencia será vista con simpatía por la mayoría; en otros territorios quizá solo una minoría tenga claro que la democracia debe incluir el derecho de los pueblos, incluido el de Catalunya, a decidir su futuro.

Pero en uno y otro sitio todo dependerá mucho de lo que ocurra en otros terrenos, particularmente en las luchas sociales, que es donde se concentran las mayores preocupaciones de la población. Cuanto más fuertes y solidarias sean la luchas por la democracia y los derechos sociales en Catalunya y el resto del Estado, menor será el riesgo de división por la cuestión de la independencia.

10) ¿Si Artur Mas alcanza la mayoría absoluta será una garantía para ejercer el derecho a decidir, tal como piensa mucha gente dispuesta a prestarle el voto?

No, será negativo en todos los terrenos. Será un cheque en blanco para proseguir su política neoliberal y para marcar el ritmo y las condiciones de la consulta, incluida una eventual marcha atrás. Lo importante en este último terreno es que en el próximo Parlament haya una mayoría cualificada de fuerzas que defiendan inequívocamente la realización de la consulta. Por otro lado, si el camino hacia la consulta se hace hegemonizado por una fuerza política como CiU, con una política tan antisocial, alejará de la votación y de la independencia a muchos sectores populares de Catalunya, y disminuirá las simpatías y la solidaridad de los del resto el Estado. Una Catalunya libre necesita acumular muchas fuerzas dentro, y mucha simpatía y solidaridad fuera. Esto es muy difícil de conseguir con una política de derechas como la de Artur Mas, sobre todo si consigue la mayoría absoluta.

11) ¿Qué tipo de opciones políticas convendría que avanzaran en las próximas elecciones?

Primero hay que tener claro cuáles no conviene que avancen: las que son responsables de la negación los derechos nacionales de Catalunya o de los ataques a las condiciones de vida de la población. Esto se refiere, sin ninguna duda, a PP, PSC y CiU.

Por el contrario conviene que avancen las opciones que defienden intransigentemente, a la vez ,el derecho a decidir, la democracia sin recortes y las condiciones de vida de la gente; las que han demostrado en la práctica que están en esta lucha ahora y durante el gobierno anterior. Desgraciadamente en el Parlament actual ninguna fuerza política encaja plenamente en estas características.

Pero las cosas se están moviendo y continuarán haciéndolo. La CUP es una nueva fuerza que podría entrar en el Parlamento; el manifiesto Per una radicalització democràtica més enllà del 25-N ha recogido adhesiones muy plurales. Y lo que es más importante: hay muchas discusiones y se están produciendo realineamientos. Parece que está creciendo la conciencia de que sería necesario un proceso de convergencia suficientemente fuerte para abrir una brecha en el mapa político actual y hacer que, por fin, se oyera la voz de los de abajo. La necesidad puede, a veces, forjar nuevas realidades.

10/11/2012



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons