Grabar en formato PDF
Grecia
Syriza o el "milagro griego"
04/07/2012 | Stathis Kouvelakis

Antes que nada, hay que preguntarse si se ha producido ese milagro, porque Syriza (2,5 puntos por debajo de la Nueva Democracia) no logró ganar en las elecciones y alcanzar una mayoría relativa, lo que ha dado lugar a un gobierno pro-memorándum formado por la derecha, los restos del PASOK y la Izquierda Democrática -el ala derechista de Syriza que abandonó la coalición hace dos años- en el indispensable papel de flanco izquierdo.

La victoria de la derecha se explica, sobre todo, por un clima de histeria y miedo alimentado por los medios de comunicación griegos y las fuerzas del sistema que no se conocía desde los años posteriores a la guerra civil. Por su parte, los dirigentes europeos Hollande y Merkel, no dudaron un solo instante en ofrecer su decidido apoyo a los partidos pro-memorándum, interviniendo directamente en la campaña griega y atizando el fantasma de la expulsión de Grecia de la eurozona en caso de que ganase la izquierda radical.

Ante esta enorme conjunción de fuerzas, internas y externas, hostiles, Syriza, que no ha contado con ningún apoyo, más bien al contrario, de la izquierda, ha tenido que hacerle frente en solitario. Su propuesta de un gobierno unitario de las fuerzas de izquierda anti-austeridad se ha enfrentado al rechazo absoluto del PC griego (KKE) que centró su campaña en la denuncia de Syriza y de las "ilusiones" originadas por su "oportunismo". Al igual que lo hizo la coalición de extrema izquierda Antarsya, que no dejó de denunciar la falta de radicalidad de las propuestas de Syriza, poniendo como precondición la salida de la eurozona y de la UE como objetivos inmediatos de una alternativa "anticapitalista" a la crisis. Una y otra han sido severamente humilladas en las urnas: el PC ha perdido la mitad de los votos y Antarsya dos tercios de su electorado/1; pero el mal estaba hecho. La lección es clara: aún cuando la fuerza más unitaria se ve masivamente recompensada y el sectarismo severamente sancionado, la división de las fuerzas populares no conduce más que a acumular las ocasiones perdidas.

El escrutinio del 17 de junio prolongó y radicalizó las tendencias del 6 de mayo, mostrando un país cortado en dos, donde la polarización política refleja la polarización de clases. Syriza se sitúa holgadamente a la cabeza en los barrios populares de las grandes ciudades y, si bien en menor medida, en los ciudades de provincia con tradición de izquierda. En las zonas obreras, Syriza se acerca al 40% de votos y consolida y mejora los resultados de mayo, logrando estar a la cabeza entre la población inferior a los 55 años y en todas las categorías de la población activa (incluso la gente en paro) a excepción de los agricultores y de los patronos-independientes de la industria y el comercio.

Por su parte, la derecha, si bien a nivel nacional obtiene el segundo peor resultado de su historia (el récord lo obtuvo en mayo), remonta de forma espectacular en los barrios de las clases medias y acomodadas, así como en la zonas conservadoras de las provincias. Su campaña de miedo contra Syriza, aliñada con una fuerte dosis de discurso racista y securitario, le permitió recomponer el electorado conservador que se había dispersado en las elecciones de mayo en múltiples pequeños partidos neoliberales o de extrema derecha, a excepción de los neonazis de Alba Dorada, que repiten el resultado de las anteriores.

Sin embargo, esta victoria de la derecha y de sus aliados pro-memorándum corre el riesgo de convertirse en una victoria pírrica. Con el 27% de votos y una dinámica creciente, Syriza constituye una fuerza de oposición que está capacitada para dificultar la vida al gobierno actual. Un gobierno que no tiene otra opción que continuar en la vía del desastre y de poner en marcha nuevas medidas de austeridad y de desmantelamiento de lo que resta de Estado; no sólo del Estado social, sino de Estado como tal.

Pero las tareas para la izquierda radical son, también, ingentes: superar la enorme brecha que existe entre una realidad organizativa limitada, basada sobre todo en la juventud y la gente asalariada titulada, y su audiencia electoral; construir lazos estables con los sectores obreros y populares que han depositado la esperanza en ella, emprender un proceso que permita superar el estadio actual de la coalición, las división entre sus componentes, estructurar una oposición dinámica en las movilizaciones y las redes de solidaridad y de ayuda mutua que emergen en una sociedad que lucha por la supervivencia. En fin, superar los límites actuales construyendo una relación política constructiva con las otras fuerzas de la izquierda radical dando una salida a la grave crisis interna a la que les ha conducido su sectarismo.

Sea cual sea el futuro, ya se puede afirmar que la victoria de Syriza tiene un significado histórico. En cierto sentido, su gran éxito ha mostrado que "todo es posible" para la izquierda radical. Y, más en concreto, la posibilidad de que una fuerza que hasta ese momento no contaba más que con el apoyo del 5% del electorado, llegase a ser la expresión mayoritaria de la clase obrera y los sectores populares y optar directamente por alcanzar el gobierno era totalmente factible. Esto es lo que constituye el verdadero "milagro" de Syriza: demostrar que el horizonte de la radicalidad de izquierda no es la eterna "resistencia", el "contra-poder" o la preparación de una "revolución" mítica, sino el de una vía concreta hacia la conquista del poder y el cambio social. Las experiencias latino-americanas, desde la Unidad Popular chilena hasta el MAS de Bolivia, llegan al viejo continente y sitúan a la izquierda de transformación en una nueva etapa de su historia; ésa en la que para las clases subalternas la victoria está de nuevo al orden del día. Para ellas puede que el siglo XXI no haya hecho más que empezar...

01/07/2012

http://www.contretemps.eu/fr/interventions/syriza-%C2%AB-miracle-grec-%C2%BB#footnoteref1_14jbz4a

Traducción: VIENTO SUR

1/ El KKE ha pasado del 8,5% en mayo al 4,5% y Antarsya del 1,2% al 0,3%.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons