aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Ladyfest 2008
MOVIDA NO-PROMO-VIDA por el Ayuntamiento
20/05/2008 | Carlos Sevilla + Sra. Ramsay

Acaba apenas de terminar el Ladyfest 2008 edición Spain. Las mujeres han tomado bailando la primera fila de los conciertos, el cine, la política y la cultura de Madrid. Esta versión local del idioma mundial del Ladyfest reactiva, como en cada una de las sedes donde sucede, todos los principios constructivos y transgresores de cualquier acción cultural política feminista que se precie en la Herstory: la autogestión, el Do It Yourself, y el ánimo "non profit", no sexista, no homófobo, no xenófobo, Queer y Trans friendly. Ladyfest ha ocurrido sin el permiso del Papa, de los señores respetables senadores, profesores, curas, barberos y aguafiestas que quieren ver a las chicas sentaditas en una discreta segunda posición. Cuatro jornadas de talleres, exposiciones, proyecciones, conciertos y recitales, han tenido lugar, espacio, aire, para visibilizar el trabajo sin permiso del feminismo paciente, desde abajo, a la izquierda y a la contra, en todos los frentes. Un trabajo que abre y cierra cada noche la fiesta musical porque “si no puedo bailar no es mi revolución”.

A la fiesta de las ladies a bailar desmesuradas acudieron desde el magnífico folk pop de “Hola a todo el mundo” hasta el cabaret voltaico de Jessie Evans dando una vuelta por el mejor spoken word (Lydia Lunch), la performance de género (KaCóSonia) y el pop de chicas guapas-listas, es decir: feministas. Una sesión de micro abierto al electropop, la nueva ola y el hard core completó el círculo de acción musical ladyfestera del que ninguna expresión queda afuera mientras quede fuera el patriarcado. Al fin y al cabo hoy, en tiempos grises, ¿quién que esté viv* no se pregunta si “Es el momento de hacer” (Grande Marlaska, 2007) o si “Esta vida pide otra” (Tachenko, 2008)? Ningún estilo es ajeno a esta MOVIDA NO-PROMO-VIDA POR EL AYUNTAMIENTO.

Y en efecto, este experimento de contracultura enlaza unos tiempos con otros que se aman, que están unidos por el deseo: de la Malasaña ochentera, a la Malasaña de la Removida, se han tendido algunos puentes durante este castizo y underground San Isidro. Todos los puentes pasaron por El Patio Maravillas como campamento base del Ladyfest y de una verbena “transmaribollera”, organizada por el colectivo LGBTQ La Acera del Frente, que, con un toque chulapón deleitó al personal con sus “chotis y chochi-punk”… Ecos del principio de Almodóvar y McNamara, de Alaska y de La Bola de Cristal, de Pepi, de Luci y Bom, ¿del Rockola o del Penta? No, del Nasti, vieja y nueva sala amenazada de muerte por las licencias de los señores municipales que no soportan los barrios vivos, ni mucho menos otra vez la MALA SAÑA VIVA.

Malasaña se vuelve a mover a pesar del impresionante despliegue policial de cada fin de semana. Una estrategia de “control social” y de redefinición del territorio que habrá que hacer saltar. Advertimos: el Patio no se toca, ni mucho menos se vende el barrio, para regalarlo a los pseudomodernos adinerados que quieren transformar, junto al modernete Gallardón, la Plaza Luna en una galería de mercancías culturales y de “movidas promovidas por el ayuntamiento”. El gran negocio de compra venta cultural de barrios y creación de marcas no sucederá sin traba por nuestra parte.

No se trata, por tanto, de un rollo posmo castizo más. Es tan sólo el “inicio de una bonita amistad” entre una cierta contracultura y la política radical. Una “crítica artista” que de la mano de la “crítica social” pueda agitar un poco el panorama. No Vida patrocinada; Vida directamente tomada sin permiso.

“En 2008 como en el 68” se escuchaba en las movilizaciones estudiantiles del pasado 8 de Mayo.

Cambiar la vida y cambiar el mundo. En esas estamos y vamos en serio.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons