aA+
aA-
Grabar en formato PDF
“Para la cooperación española el recurso a este binomio obedece más a las exigencias del control migratorio que a objetivos de desarrollo”
Lecturas sobre migración y desarrollo
28/04/2011 | Enrique Venegas Sánchez

El camino de la arena. Crear redes para la vinculación entre migración y desarrollo.

Itziar Ruiz-Giménez Arrieta (Coord.). Los Libros de la Catarata, Madrid, 2011.

Este libro recoge el resultado de una investigación que nace con la pretensión de analizar el proceso de implementación de algunas actuaciones de la cooperación española en el ámbito migración-desarrollo. La investigación, realizada por la Red Universitaria de Investigación sobre Cooperación para el Desarrollo del Ayuntamiento de Madrid a lo largo del año 2009, se centró en el estudio de tres proyectos en Senegal.

Con muy buen criterio, antes de abordar el estudio de casos, el libro incorpora dos capítulos que resultan de gran ayuda para comprender el ámbito de disputa en el que sitúa el binomio migración-desarrollo dentro del debate más general sobre el paradigma del desarrollo y las relaciones de desigualdad entre el Norte y el Sur. Desde la introducción del primer capítulo sus autoras señalan lo que podríamos considerar una de las principales falacias del discurso hegemónico: la inmigración es un problema que tiene en la pobreza su causa principal. Tal como recoge el informe del PNUD (2009), los países con desarrollo humano bajo tienen menores tasas de migración, un 4% de su población, mientras que los que tienen un índice alto superan el 8%.

La imposición de un enfoque economicista y securitario ha llevado a orientar las actuaciones hacia los países de origen de la migración, ignorando otros aspectos como las políticas de integración, participación y ciudadanía. Esto vendría a explicar, en buena medida, el auge en los últimos años de los proyectos de codesarrollo, en el marco de la nueva condicionalidad impuesta a los países del Sur, y que supone la vinculación de la ayuda al desarrollo con la gestión de los flujos migratorios. En poco tiempo el escepticismo inicial hacia la utilidad del binomio migración-desarrollo ha dado paso a un cuestionamiento global de esta nueva estrategia de instrumentalización de la cooperación al desarrollo.

La Declaración de París sobre Eficacia de la Ayuda (DPEA), sin obviar las críticas sobre su visión marcadamente técnica y burocrática de la ayuda, ofrece unos parámetros útiles para realizar un análisis sistemático de los casos estudiados. Dedicar el segundo capítulo a la presentación de los cinco principios de la DPEA (Apropiación, Alineación, Armonización, Gestión orientada a resultados y Responsabilidad mutua) permite, en esta ocasión, centrar el debate en la relación entre el fortalecimiento de las capacidades humanas, como objetivo de las acciones de cooperación al desarrollo, y los logros en términos de participación política, igualdad, libertad y derechos humanos de las poblaciones receptoras de ayuda. Así, a lo largo de los tres capítulos siguientes se estudian, a la luz de los citados principios, proyectos representativos de cada una de las tres líneas que integran el binomio inmigración-desarrollo de la política española de cooperación: los sistemas de arraigo, los sistemas de formación ligados al empleo y el codesarrollo.

Este análisis detallado permite a los/as autores/as afirmar que, más allá de razones de urgencia para firmar acuerdos migratorios con Senegal, en el contexto de la llamada crisis de los cayucos del año 2006, no existe justificación alguna para situar los proyectos estudiados dentro del binomio migración-desarrollo. Lo cual vendría a reafirmar que para la cooperación española el recurso a este binomio obedece más a las exigencias del control migratorio que a objetivos de desarrollo. Además, recurrir a los principios de la DPEA para examinar los proyectos en cuestión permite extraer otras conclusiones no menos demoledoras sobre su implementación. Comenzando por la limitada relevancia que tienen estos principios sobre el terreno, más allá de los discursos oficiales.

Los casos estudiados muestran también escasos resultados en lo que respecta al principio de apropiación, en el sentido de profundización democrática y de participación de las poblaciones locales. Llegándose, en el caso del proyecto de las Escuelas Taller, a la más pura imposición debido al interés de la cooperación española por subrayar su visibilidad y exportar un modelo que, por ser ajeno a la realidad local, supondrá un obstáculo para la apropiación. Tampoco fueron ejemplos de alineación con las políticas del país receptor, más bien al contrario, contribuyeron a crear estructuras paralelas y a la fragmentación de la ayuda. Del mismo modo que la falta de coordinación con otros donantes presentes en el país y el desconocimiento sobre los proyectos en marcha impidió la armonización.

En cuanto a la gestión orientada a resultados, las dificultades para acceder a la documentación necesaria impidieron extraer conclusiones determinantes a los/as autores/as. Esto último denotaría también deficiencias en cuanto a la responsabilidad mutua, toda vez que las dificultades para acceder a la documentación suponen una falta de transparencia, tanto de los donantes como de los gobiernos receptores, para informar sobre el destino de los fondos públicos. Finalmente, por lo que respecta al fortalecimiento institucional, a juicio de los/as autores/as se continúa poniendo el énfasis en el fortalecimiento individual de las capacidades, dejándose al margen otros ámbitos como el organizacional o el sistémico. Tal como señalan, en el proceso de fortalecimiento hay que reflexionar sobre qué tipo de modelo (político y económico) se exporta con determinadas acciones de cooperación, ya que se puede estar impidiendo el desarrollo de modelos endógenos, con lo que en lugar de fortalecer potencialidades se estará contribuyendo a debilitarlas.

Con esta publicación sus autores/as pretendían un doble objetivo: de una parte, evaluar, a la luz del estudio de tres casos concretos, la cooperación española en el ámbito migración-desarrollo y, de otra, ofrecer herramientas que sirvan de guía para la elaboración de proyectos futuros. Si bien habrá que esperar algún tiempo para comprobar la viabilidad de este segundo aspecto, de lo que no cabe duda es de su contribución, a partir de tres experiencias concretas, a la construcción de un discurso crítico con los enfoques dominantes en este ámbito. En fin, una lectura muy recomendable para quienes, en el campo de la cooperación al desarrollo, apuestan por el fortalecimiento y la profundización de la participación desde abajo y hacia dentro.

24/4/2011



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons