Grabar en formato PDF
Francia
Análisis de los resultados de la LCR
30/04/2007 | Guillaume Liégard

A pesar de la presión del voto útil, el candidato de la LCR, Olivier Besancenot, ha alcanzado el 4,08% de los votos, el equivalente a 1,5 millones de votos.
La candidatura de Olivier Besancenot ha reunido a cerca de 1,5 millones de electores y electoras (1.498.835 para ser exactos), es decir el 4,08% de los votos realizados. En un contexto de muy fuerte presión por el voto útil, y teniendo en cuenta los resultados de los demás candidatos a la izquierda del PS, es un hermoso éxito. En 2002, el resultado era de 1,2 millones de votos (4,25%). Se trata pues de una progresión sustancial en votos -290.000 votos más, es decir, un aumento del 24%-, pero de una ligera bajada en porcentaje, del 0,12 %.

Presión del voto útil
Olivier Besancenot es el candidato que ha resistido mejor las sirenas del voto útil. Más allá del dinamismo de su campaña, de su imagen muy positiva en los medios asalariados y en la juventud, es quien ha marcado más claramente la dirección de una campaña contra la derecha y la extrema derecha, a la vez que afirmaba vigorosamente su independencia respecto al Partido Socialista.
Sin embargo, no deja de ser cierto que hemos sufrido, también nosotros, las consecuencias de esta presión. En los mitines, en el blog, a nuestro alrededor, conocemos simpatizantes que han renunciado a un voto de convicción a favor de un voto Royal. Un sondeo CSA (con una muestra de 5.009 personas), sobre la composición y las motivaciones del voto, indica que solo un elector de 2002 de cada tres ha vuelto a votar a Besancenot. La mitad de ellos ha votado Ségolène Royal (36%) o François Bayrou (13%). Parece, por otra parte, que esta presión ha sido particularmente fuerte en lo que se ha convenido en llamar “las clases medias”.
Otro elemento que confirma el peso del voto útil e indica, en parte, un cierto potencial electoral, es la respuesta a la pregunta de “¿Por qué otro candidato había Vd considerado votar?”. Según las franjas de edad, entre el 8% y el 12% del electorado responde Olivier Besancenot. Parece que, de una elección a otra, si hay claramente elementos de continuidad, hay profundos cambios de nuestro electorado. Han sido probablemente más de 1 millón de electores los que han votado Besancenot por primera vez.

Composición del electorado
Habrá que cruzar el análisis realizado por CSA con los estudios de otros institutos. Se impone pues una cierta prudencia. Pero, a pesar de estas reservas, parece que a imagen de los mitines de la campaña, el electorado de Besancenot es joven y popular. Precisemos en primer lugar que se trata de un voto en un 55% femenino, 49% del electorado tiene menos de 35 años (21% de 18 a 24 años y 28% de 25 a 34 años). Hay que añadir, y es una modificación en relación a 2002, que el 33% del voto a favor de Olivier Besancenot es de personas de entre 45 y 64 años. Más pertinente es interesarse en lo que los sondeos llaman “el voto en penetración”. Según el mismo estudio, el 10% de los 18-24 años y el 8% de los 25-34 años habrían votado a Besancenot en estas elecciones presidenciales. Los resultados caen al 4% para los 35-44 años igual que para los 45-64 años, y se convierten en insignificantes en el caso de la gente de más de 65 años (1% para la franja 65-74 años y 0% más allá de los 75 años). Esta realidad no es una sorpresa y confirma los resultados obtenidos en 2002.
La dimensión popular del voto es una evidencia. Basta, para convencerse de ello con estudiar los resultados de las diferentes aglomeraciones. Los resultados traducen un relativo debilitamiento en los centros de las ciudades en beneficio de un claro refuerzo en las barriadas. El mapa de los departamentos en los que superamos el 5% es también esclarecedor. En lo fundamental, se trata de departamentos muy fuertemente anclados en la izquierda y que han tenido fuerte implantación del PCF. Es en particular el caso en los departamentos del Nord-Pas-de-Calais, Picardía, pero también en Auvergne o Limousin. Es probable que una parte del electorado de Arlette Laguiller o de Robert Hue (en una menor medida) de 2002 se haya desplazado hacia el voto Besancenot en 2007.
Entre los parados, Olivier Besancenot obtiene su mejor resultado, con el 8%. Obtiene el 6% entre los obreros y el 6% entre los empleados. Más globalmente, los estudios indican que el resultado obtenido entre los asalariados llega al 6% tanto –lo que es una evolución interesante- en el sector público o como en el privado. Otra evolución significativa, que confirma un enraizamiento popular, el nivel de estudios. En efecto, es entre los titulares de un BEPC/CAP/BEP (personas con titulación de enseñanza secundaria) donde el candidato de la LCR logra su mejor resultado, un 6% (5% para los titulares del bachillerato y 3% para las demás categorías). Estos últimos representarían incluso más de la mitad de los electores de 2007 (52%). En relación a 2002, si estas cifras fueran confirmadas, se trataría de una inversión de tendencia.

Las motivaciones del voto
Más conocido que en 2002, la candidatura Besancenot ha gozado de un interés cierto a lo largo de estos últimos meses, con una aceleración en las últimas semanas. Por ello, las razones del voto aparecen como más sólidas en estas elecciones. Así, según un estudio Ipsos sobre la motivación de la elección del candidato, se ve que , en el 50% de los electores de la LCR, el programa determina el voto. Luego vienen la personalidad del candidato (33%) y, finalmente, su pertenencia política (17%).
Otro elemento que merece destacarse, son los temas de campaña que han llevado al voto por Olivier Besancenot. En una campaña en la que hemos insistido mucho en la redistribución de las riquezas, los tres puntos retenidos prioritariamente por nuestros electores son, según Ipsos, la cuestión del paro (55%), del poder de compra (58%) y de la exclusión/precariedad (42%). El estudio de CSA sobre las motivaciones del voto hace aparecer las mismas conclusiones puesto que, según este instituto, los principales elementos avanzados son las desigualdades sociales (65%), el empleo (55%), el poder de compra (37%) y la vivienda (35%).
En los próximos días y semanas, habrá que afinar estas primeras notas con la ayuda de los diferentes estudios que no dejarán de publicarse. Habrá también que tomarse el tiempo de analizar ciertos resultados, mesa electoral por mesa electoral. Pero si globalmente hemos resistido al voto útil, es debido a la orientación fundamental de la campaña de Olivier Besancenot, que ha desarrollado un programa serio y argumentado a la vez que mantenía una clara demarcación respecto al Partido Socialista. La simpatía así ganada, incluso si no es cuantificable, va mucho más allá del millón y medio de electores a favor de Olivier Bensacenot. En el momento en que Ségolène Royal tiende la mano a François Bayrou, esa simpatía es, sobre todo, portadora de esperanza para preparar las resistencias y las luchas del futuro.

Guillaume Liégard
http://besancenot2007.org/spip.php?article1399
Traducción: Alberto Nadal



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons