Grabar en formato PDF
Italia
Primera valoración de las elecciones
26/04/2006 | Franco Turigliatto y Salvatore Cannavò

Los comicios celebrados durante los días 9 y 10 de Abril en Italia dieron una ajustada victoria electoral a la coalición de centro izquierda encabezada por Romano Prodi. La alta participación del 83, 6 % del electorado arrojó el siguiente resultado: en la Cámara de los Diputados, la Unione obtuvo el 49,8% de los votos y 348 diputados frente a la Casa de las Libertades que obtuvo un 49,7 % y 281 diputados; en el Senado la Unione con el 49,2 % y 154 senadores quedó por debajo de la coalición encabezada por Silvio Berlusconi que obtuvo el 49,9 % de los votos y 155 senadores. Gracias a los votos de los italianos en el extranjero, que otorgaron 5 de los 6 senadores en disputa a la coalición de Prodi, la Unione se alza con la victoria también en el Senado, necesaria para asegurar la gobernabilidad del país en un sistema político bicameral fuerte. C.S.

La satisfacción legítima de haber derrotado al gobierno Berlusconi no justifica el triunfalismo de la Unión /1 ni debe inducir a una valoración optimista sobre las elecciones políticas. La increíble división del país, el éxito de la Casa de las Libertades /2 en el Senado, la victoria en la Cámara de los Diputados por sólo 25 mil votos y en virtud del “premio de mayoría” duramente contestado, constituyen señales que inducen a una reflexión sosegada y a un juicio no sectario ni propagandístico.

1. En primer lugar, a pesar de la certeza de la afirmación de derrota de Berlusconi, no ha sido derrotada ni su formación ni el berlusconismo entendido como “biografía del país”. Se trata de un dato analítico relevante porque tiene que ver con las posibilidades reales de gobernar de la Unión. El berlusconismo se ha mostrado como marco formidable de adhesión social y político que ha permitido un inesperado ascenso de parte del líder de la derecha y que sobre todo habla de un país profundamente marcado de una mezcla de liberalismo, populismo, racismo y clericalismo que ha caracteriza a la Casa de la Libertad. Su mensaje, inspirado también en la cultura neoconservadora estadounidense, ha calado y motivado a la mitad del electorado (la mayoría del cual de avanzada edad), en unas elecciones que se han desarrollado con una participación masiva y una drástica reducción del abstencionismo. La Unión no se ha revelado suficientemente como el instrumento adecuado para batir claramente a la derecha y por tanto incapaz de parar esta cultura, su “humus social” y la fuerza de su implantación.
2. En el campo del centro izquierda, Prodi afirma el proyecto del partido democrático /3 que sale reforzado del desplome experimentado por Demócratas de Izquierda y la Margarita en el Senado. Al mismo tiempo, también Prodi ha sido batido en estas elecciones y no llega a afirmarse como líder indiscutible, en virtud de la derrota experimentada en el Senado que pesará no poco en la formación del Gobierno. Prodi se ha equivocado en la campaña electoral gestionada bajo la bandera de la moderación, de la relación con confindustria /4 , sin sacar a relucir cuestiones sociales y a falta, por tanto, de la posibilidad de fragmentar el frente adversario. Mientras tanto, Berlusconi adoptaba una estrategia de radicalización y de ataques frontales para consolidar a su electorado y reducir el riesgo de la abstención. La Unión ha respondido con balbuceos, dando pasos atrás, uno tras otro, en el plano de la política fiscal y de análisis del país, haciendo guiños a los poderes fácticos y perdiendo los elementos de radicalidad inherente a cuestiones como la precariedad o el gravamen de las rentas financieras. Una cesión a la línea moderada que se ha vuelto contra el corazón liberal de la Unión, los Demócratas de izquierda y la Margarita, que salen derrotadas. El buen resultado alcanzado por Rifondazione Comunista en el Senado [7,2 % en las elecciones políticas del 2001 fue el 5 % N. de T. ] -contrapesado por los resultados no tan satisfactorios a la Cámara [5,8%, en el 2001 el 5 % N. de T.] - y la buena marca obtenida por las fuerzas anti-liberales de la coalición, indican que había una voluntad de más izquierda no sintetizada perfectamente ni en el perfil general de la Unión ni en la figura de Prodi.
3. Al mismo tiempo, las elecciones muestran el vértice y la meta de un sistema rígidamente bipolar. El vértice, porque nunca tan exasperadamente como hoy, el voto ha representado un referéndum a favor o en contra del actual presidente de gobierno. La misma espera nocturna ante el escrutinio de los últimos colegios electorales y la ventaja de 25000 votos en la Cámara señalan esta particularidad. Pero precisamente por estas características y en virtud de una ley electoral “bastarda”, la confrontación entre los dos líderes y sus proyectos, ha reflejado la fotografía de un país dividido exactamente a la mitad, con las dos cámaras de mayorías diversas (al menos en plano de los números reales) y bloqueando por entero el sistema político. Creemos que es suficiente para sostener el fin del sistema bipolar, a través de la introducción de una ley electoral proporcional más eficaz y democrática, al estilo alemán y la vuelta a una dialéctica política entre programas diversos y direcciones plurales.
4. Las elecciones registran siempre, aunque sea con retraso, la relación de fuerzas en el plano social y en el plano de la lucha de clases. Y este parámetro indica claramente que la fase de luchas y movimientos que acumulamos a nuestras espaldas ha contribuido a resquebrajar el mito del berlusconismo pero no lo ha derrotado socialmente. El bloque político de la derecha consigue exactamente los mismos votos que obtuvo en las elecciones políticas del 2001 y la derrota de Forza Italia se traduce en un reequlibrio en el interior de la coalición hacia la Unión de los Demócratas Cristianos. Las luchas y experiencias de estos cinco años han indicado un camino a contratendencia respecto a la década de los noventa pero no hasta el punto de diseñar una alternativa clara al liberalismo y su modelo social. Haber creído, y hecho creer, que el país hubiera cambiado y que se necesitaba sólo esperar el día de las elecciones para mostrarlo, se ha revelado como una equivocación dramática. Hoy, el sentimiento difuso es el de la desorientación y la dificultad de encontrar una salida a las esperanzas de cambio. Haber creído que la salida política fuera decisiva para consolidar el ciclo de movilizaciones de los años pasados ha pesado en estos últimos, debilitándolos. Hoy vemos con amargura que en la travesía hacia el cambio social y político queda todo un largo camino por recorrer y que los obstáculos serán numerosos. Entre otras, lo demuestra el resultado no precisamente brillante en las regiones gobernadas por el centro izquierda en las cuales, a un año del cambio apuntado en las elecciones regionales, es la derecha la que vence. Este ejemplo constituye la enésima demostración de que para producir realmente un cambio, sirven una implantación social y la capacidad de reconstrucción de un bloque por la alternativa que esté al nivel de producir una dinámica de transformación, sobre todo, desde abajo. Pensar hoy en hacer caso omiso de este dato, atrincherándose en un gobierno de “minoría social” puede resultar dramático para el desarrollo de la lucha de clases y para la propia suerte de Rifondazione Comunista.
5. Con este cuadro político la perspectiva que se abre no es para nada la mejor posible. La formación de un gobierno de alternativa se anuncia extremadamente difícil no sólo por la ambigüedad del programa prodiano o de las fuerzas moderadas del centro izquierda, sino también por la fuerza objetiva que el frente de la derecha ha demostrado y por sus efectos en el centro izquierda. La tendencia hacia la opción centrista aparece hoy con una fuerza mayor. Esta puede asumir formas diversas: el acuerdo para la elección del presidente de la República o ante la elección de los presidentes de las dos cámaras, el respeto hacia una propuesta de saneamiento ante la emergencia de las cuentas públicas como ya comentan distintos exponentes del centro izquierda y así sucesivamente. Por estos motivos, un eventual gobierno Prodi o asume orientaciones radicales, con señales de discontinuidad evidentes respecto al pasado o no durará. Señales de discontinuidad inmediatas que se traducen en el retiro inmediato de las tropas de Irak, la abrogación de la ley 30 /5, de la Moratti /6 y de la Bossi-Fini /7, el relanzamiento de los temas que tienen que ver con los salarios, etc.
6. La presión sobre nuestro partido será muy fuerte. Las llamadas al sentido de la responsabilidad y al vínculo fuerte de la coalición producirán una coerción sobre Rifondazione Comunista que se verá constreñido a respetar tal alianza para no permitir una nueva victoria de la derecha. Esta orientación puede traducirse en la propuesta de medidas indigeribles. La participación en tal gobierno, en las variadas formas que puede asumir, constituye por tanto un riesgo mucho mayor del que nos temíamos en el curso de los meses pasados. Rifondazione corre el riesgo de permanecer paralizada en una tenaza político-institucional de la cual conviene desvincularse. Se trata de poner en el centro la radicalidad de los contenidos por encima del vínculo de la coalición.
7. Por estos motivos, Rifondazione debe reconquistar una autonomía propia con capacidad de iniciativa. Se trata de otorgar la centralidad a los contenidos sociales siguiendo la estela del formidable resultado en Francia. Las principales líneas de actuación que revisten un carácter de emergencia continúan siendo las señaladas en la campaña electoral: desde el retiro inmediato de las tropas de Irak, a la derogación de la ley 30, la Moratti y la Bossi-Fini; del cierre de los CPT /8 al gravamen de las rentas financieras y a medidas concretas de redistribución de la renta, a través de la reintrón oducción de una “nueva escala móvil” /9; de una ley sobre las uniones civiles a medidas de saneamiento en el plano judicial superando las leyes ad personam por una política de leyes iguales para todos (amnistía, drogas,…). La opción por la autonomía deberá ejercitarse ante la elección del próximo presidente de la República, rechazando las candidaturas ligadas a una visión neoliberal de la economía, y que en vez de esto profesen un compromiso con la constitución, en particular con el artículo 11 /10. En este marco político se sitúa la campaña por un referéndum para derrotar la contrarreforma constitucional (“devolution”) /11 del centro derecha, así como la campaña ante las inminentes elecciones municipales.
8. El resultado obtenido por Rifondazione Comunista se presta a dos lecturas. La marca excepcional obtenida en el Senado no corresponde con el resultado en la Cámara, el cual , sin embargo, es inferior al conseguido en las últimas elecciones europeas. En términos absolutos se da un significativo paso hacia adelante en un marco político en el cual todas las fuerzas políticas se han beneficiado de una mayor afluencia a las urnas. Es preciso atender a la diferencia entre los dos tipos de votación, a través de la cual se penaliza el de mayor influencia juvenil /12. La explicación puede ser doble: en primer lugar, la competición con la lista del Olivo /13 que viene percibida como una propuesta política innovadora, unitaria y, a través de la figura de Prodi, más a la “izquierda” de las dos listas, Demócratas de Izquierda y la Margarita, que se presentaron separadas al Senado. En segundo lugar, el efecto trasvase producido entre el voto por el Olivo a la Cámara y el voto al Senado a la lista Juntos por la Unión /14 y el movimiento de los votos desde el Partido de los Comunistas italianos al símbolo de Rifondazione Comunista, el único con la hoz y el martillo. Convendría preguntarse hasta que punto ha sido útil para estos fines, una campaña electoral jugada sobre la confianza entre los miembros de la coalición en vez de la diferenciación y el “valor añadido” de Rifondazione Comunista.
9. Ni siquiera en el plano de la izquierda europea el resultado puede ser estimulante. Porque frente a la lista unitaria del Olivo se debía haber producido una mayor atracción hacia la propuesta de Rifondazione Comunista. En vez de esto, el PRC conquista sus votos en competición con las listas de partido, de Demócratas de Izquierda y la Margarita, con una presencia neutral de la lista Juntos por la Unión, justificando un voto al partido Rifondazione, a su anclaje territorial, a su símbolo, a su representación política y mediática.
10. El partido ha desempeñado un papel importante en esta campaña, utilizando la energía y la presión de los y las militantes, la presencia y el prestigio de sus estructuras territoriales, en fin, su capacidad de “ser partido”. Obviamente, este dato no hace de contrapeso frente a una campaña electoral en gran medida mediatizada, dependiente de las apariciones televisivas y por tanto de sus líderes. Una deformación que deberemos modificar con una discusión interna sobre el partido y su papel. A esta pasión y a este esfuerzo va dirigido, a pesar de la dinámica de la campaña electoral, que durante algunas semanas se ha centrado en las diferencias internas, a valorizar la unidad de acción y los sentimientos que todavía hacen de Rifondazione Comunista un partido distinto de los demás.

1/ La Coalición de centro izquierda lleva el nombre de l´Unione (la Unión). Está compuesta de la Federación del Olivo, que constituye su columna vertebral, de varias pequeñas organizaciones –la Union de demócratas europeos (demócrata cristianos), del Partido de los comunistas italianos (PdCI, una escisión por la derecha del PRC), de la Federación de los Verdes, de Italia dei Valori, la Rosa en el puño (una alianza de los socialdemócratas italianos y de los radicales)- satelizados por el Olivo y del Partido de la Refundación Comunista (PRC). La Federación del Olivo por su parte alía a los Demócratas de izquierda (DS, ex PDS, ex PCI), la Margarita (de origen democrata cristiano, dirigida por Francesco Rutelli) y los republicanos europeos (igualmente demócrata cristianos). La Unione, cuyo símbolo es el arcoiris, está dirigida por Romano Prodi, que fue Presidente del Consejo de ministros italiano (mayo 1996-octubre 1998) y Presidente de la Comisión europea (1999-2004).
2/ Es el nombre de la coalición electoral formada alrededor de Silvio Berlusconi, que reagrupa principalmente a Forza Italia (el partido creado por Berlusconi), Alianza nacional (partido de extrema derecha post-fascista domesticado), Liga Norte (partido xenófobo que había reclamado la independencia de la Italia del Norte-Padania), la Unión Demócrata Cristiana (los segmentos más conservadores de la histórica Democracia Cristiana, que estalló como consecuencia de los procesos contra la corrupción –Mani pulite, Manos limpias –de 1992), el Nuevo partido socialista italiano (tradición conservadora del PSI hundido en la corrupción), y el Partido republicano italiano. El 17 de febrero de 2006 Silvio Berlusconi ha firmado un acuerdo electoral con Alessandra Mussolini, nieta del dictador, integrando así a la organización neofascista Alternativa social que ella dirige en la Casa de las libertades. Alternativa Social incluye en su seno a las neofascistas Fuerza Nueva y Frente Nacional. Otra fuerza neofascista de la llamada “derecha social” como Fiamma Tricolore que coordina una serie de centros ocupados en Roma y que ha articulado una campaña nacional por el salario social (para los italianos), forma parte de la Casa de las Libertades.
3/ La hipótesis del partido democrático es el proyecto de Prodi de integrar en un único partido a los Demócratas de Izquierda, la Margarita, Italia dei Valori y las fuerzas centristas de la Unión. [N.de T.]
4/ Es la CEOE italiana. [N. de T.]
5/ Conocida también como ley Biagi, asesor del ministro de Trabajo del gobierno Berlusconi, por la que se introducen en la legislación laboral, una serie de figuras contractuales a tiempo determinado en el mercado de trabajo, institucionalizando la precariedad. [N. de T.]
6/ Conjunto de leyes de reforma del sistema educativo. En la educación secundaria prevé, entre otras medidas, la creación de itinerarios al estilo de la Ley de Calidad del gobierno Aznar y la introducción como asignatura obligatoria de la religión católica. La reforma universitaria se basa en la adopción de una nueva estructura de las titulaciones más adecuada a las demandas del entorno de Confindustria y la introducción de un decreto legislativo que precariza las condiciones de trabajo de los nuevos investigadores y el profesorado no titular. [N. de T ]
7/ Reforma de la legislación de extranjería promovida por Umberto Bossi (Liga Norte) y Gianfranco Fini (Alianza Nacional). Introduce “cupos” a la inmigración según las demandas de las empresas, pone trabas a las demandas de asilo, endurece la persecución de los migrantes en situación de irregularidad administrativa, obstaculiza el reagrupamiento familiar, amplía los plazos de reclusión en los centros de detención temporal, etc. [N. de T.]
8/ Centri di Permanenza Temporanea es el equivalente a los Centros de detención temporal para migrantes. [N. de T.]
9/ Ajuste automático de los salarios y pensiones a la inflación. [N. de T.]
10/ “Italia repudia la guerra como instrumento de ataque a la libertad de los demás pueblos y como medio de solución de las controversias internacionales […]”
11/ Descentralización administrativa y financiera en favor de las regiones y entes locales. La última reforma de las competencias territoriales en favor del Estado central y administración regional y local ha sido la del gobierno Berlusconi en el 2005 que será sometida a referéndum en Junio de 2006. [N. de T.]
12/ Para las elecciones al Senado italiano se requiere la edad de 25 años. [N. de T.]
13/ La Federación del Olivo está compuesta por los Demócratas de izquierda (DS, ex PDS, ex PCI), la Margarita (de origen democrata cristiano, dirigida por Francesco Rutelli) y los republicanos europeos (igualmente demócrata cristianos). Se presentó como coalición para las elecciones en la Cámara a diferencia del Senado.
14/ Coalición electoral formada por el Partido de los Comunistas Italianos (PdCI, ex Rifondazione Comunista, ex PCI), los Verdes y la Unión de Consumidores. [N. de T.]

www.sinistracritica.org

Franco Turigliatto y Salvatore Cannavò son miembros de la Dirección Nacional del Partido de la Refundación Comunista (PRC) y de la corriente Sinistra Critica. Salvatore Cannavò ha resultado elegido diputado de la Cámara de los Diputados y Franco Turigliatto electo en el Senado.

Traducción: Carlos Sevilla Alonso



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons