aA+
aA-
Grabar en formato PDF
orientxxi.info  
Manipulación audiovisual
El arabo-irano-musulmán, nuevo “malo” de Hollywood
21/06/2018 | Pierre Conesa

Cuando el presidente Trump ha salido del acuerdo sobre el tema nuclear iraní, Hollywood se dedica desde hace años a construir la imagen de un nuevo enemigo que reemplace al malvado comunista: el arabo-irano-musulmán, un terrorista en potencia. Ocurre, sin embargo, que algunas películas escapan a la caricatura.

No hay que subestimar jamás la ignorancia que inunda a veces las películas y las series americanas sobre el mundo árabe y musulmán. En el episodio de Homeland sobre Siria, rodado en África del Sur, los actores árabes locales contratados para hacer de terroristas y provocar el odio debían también escribir grafitis antiamericanos en el campo de refugiados 1/. Según el Guardian británico que cuenta la historia, los actores primero pensaron en no aceptar la propuesta, “hasta comprobar que podíamos dar a conocer nuestro desacuerdo con la serie”. Así, la heroína Carriel pasa delante de grafitis en árabe que proclaman: “Homeland es racista”, “Homeland no es una serie”, “No deis crédito a esta historia”, “Este programa no refleja la visión de los actores” (ver imagen en la cabecera de este artículo, ndr). Una inmensa carcajada se oyó en los países árabes. ¡Nadie sabía leer árabe en el equipo de rodaje!

El Bad guy (chico malo) y la mujer blanca

Jack Shaheen, de la universidad de Sur Illinois ha estudiado los “mitos de Arabilandia” en un documental 2/ y un libro, Reel Bad Arabs: How Hollywood Vilifies a People (Interlink books, 2009) desde el comienzo del cine. En su opinión, solo los indios habrían sido peor tratados en la pantalla. El árabe se ha convertido en un concentrado del bad guy , mucho tiempo después de que la industria del cine aceptara modificar la representación de otros grupos minoritarios. En las cerca de 300 películas con personajes musulmanes (árabes o iraníes) estudiadas, con la misma proporción de “bodrios” que en los westerns, se hace de dichos personajes musulmanes el enemigo público nº 1, brutal, que rechaza la civilización occidental a la que pretende destruir mediante el terror.

El árabe de las películas históricas vive en el desierto con su harén y sus mujeres que bailan la danza del vientre ataviadas con velos ligeros. El jefe es un gordo de vientre prominente, el visir es un traidor perfectamente caricaturizado en Aladdin (1992) de Walt Disney. La hija del sultán es siempre interpretada por una actriz blanca “orientalizada”. El estereotipo del “caid” (personalizado por Rodolfo Valentino en 1921 en la película epónima, y luego en El hijo del caid en 1926) está directamente inspirado en el orientalismo pictórico y novelesco europeo. En la película musical Harum Scarum (Fiesta en el harén/A lo loco, 1965), Elvis Presley salva la vida de un emir que le regala un harén. Pero Elvis permanece fiel a la prometida que tenía en su país.

Las Mil y una noches han inspirado al menos una decena de películas. En Aladdin de Disney (1992) el primer estribillo de la canción de la película (en inglés) anuncia que se está en un país en el que “se tortura y se corta la mano de los ladrones”. El árabe, salteador de caminos, ataca las caravanas como los indios en los westerns, vive en un oasis y siempre busca una mujer blanca, como en La joya del Nilo (1985) o en Never say Never again (Nunca digas nunca jamás, 1983) con la subasta de Kim Basinger en beneficio de lascivos árabes.

La crisis de 1973 y la subida brutal de los precios del petróleo traumatizaron profundamente a la sociedad americana. Con la película Network (Network, un mundo implacable 1976) el personaje (nuevo) del emir del Golfo riquísimo, idiota y avaricioso compra toda América. En una de las escenas, el presentador de televisión llama a los americanos a gritar su odio desde las ventanas, recordando los discursos hitlerianos de denuncia de los judíos en la Noche de Cristal 3/.

La figura del terrorista post-11 Septiembre

Los atentados del 11 de septiembre de 2011 en Nueva York y Washington constituyen un shock análogo al ataque a la flota de guerra americana por los japoneses en Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, y el musulmán pasa a encabezar claramente la clasificación de los malvados. El espacio, ya bien cubierto antes de dicha fecha -con Under Siege (1986); Wanted: dead or alive (Se busca, vivo o muerto,1987); True Lies (Mentiras arriesgadas -1994), encuentra un nuevo aliento con la serie Homeland (2011), o las películas World War Z (Guerra Mundial Z -2013); Teenage Mutant Ninja Turtles (Las tortugas ninja -2014) y American Sniper (El francotirador -2014). Las series televisivas Sleeper Cell o Homeland tratan el caso de las células islamistas durmientes, alimentando de forma semanal el miedo al enemigo oculto. En la serie Generation kill (2008) sobre una sección de marines en Irak en 2003 (tiene su página web 4), no hay ningún héroe iraquí. Ningún personaje iraquí positivo tampoco en la película American Sniper, historia del sniper (francotirador) americano Chris Kyle, cuando circulaban en internet las hazañas del sniper iraquí “Juba” 5/, mucho menos fotogénico.

El American-Arab Anti-Discrimination Committee, juzgando estas representaciones insultantes e injuriosas, declaraba: “Cada vez que un árabe lleva a cabo el rito de lavarse las manos antes de la oración, esta imagen anuncia al espectador que va a haber violencia”. Algunas veces, estas protestas logran su objetivo, pero es raro. The sum of all fears (Pánico nuclear -2002) inspirada en una novela de Tom Clancy imaginaba un atentado de terroristas arabo-islamistas durante la Super Bowl 6/. Se estaba entonces en el inmediato post 11 de septiembre y George W. Bush quería desmarcarse de la idea de una guerra religiosa contra el islam. Ante la protesta del Council on American-Islamic relations, los terroristas árabes son transformados en neonazis europeos.

Pero es una excepción. Lo arabo-irano-terrorista sirve para sazonar guiones que se agotan. En Back to the Future 1 (Vuelta al futuro 1, 1985), un terrorista libio ametralla al sabio sin que se sepa muy bien cual es la relación con la historia. En la serie Prison Break, temporada 2, 15º episodio, el agente Kim exige que se haga algo para que un asunto de corrupción pase desapercibido: “Pegadle fuego a un bosque en Florida o cualquier otra cosa (...) o encontrad algo lleno de árabes” 7/.

Todos los malos unidos en su odio a los Estados Unidos

El terrorista es un maníaco de mirada enloquecida, pero un poco idiota: en Vuelta al futuro 1, su metralleta se atasca y su camioneta no consigue ponerse en marcha; en True lies (Mentiras arriesgadas) se deja robar por una joven la llave del detonador nuclear. Pero oculto en los pisos de un rascacielos, no puede nada contra la sangre fría de Arnold Schwarzenegger al mando de su avión de despegue vertical (probablemente aparcado al pie del edificio). La cumbre del delirio es alcanzada en Rules of engagement (Reglas de compromiso -2000). El coronel Terry Childers es llamado para evacuar la embajada americana en Yemen frente a una multitud armada e incontrolable. Ordena abrir fuego y mata a una niña que tenía solo una pierna. Ante un tribunal militar, abandonado por todos, es defendido por el coronel Hodges que va a demostrar que había legítima defensa: incluso la pequeña coja de 10 años disparaba con pistola contra los GI.

A partir de ahí el Próximo Oriente se convierte en un barullo total en el que todos los malos colaboran. Homeland muestra un campo del Hezbolá chiíta, lleno de refugiados sirios venidos de la región sunita de Raqqa. Un sirio sunita que huye de las bombas del régimen de Bachar Al-Assad se refugia en una zona controlada por el Hezbolá chiíta ¡dirigido por un jeque sunita! La serie americana Army Wives 8/ (2007) imagina a una pequeña huérfana iraquí acogida por una familia, que reconoce “que los americanos no desean ningún mal al pueblo iraquí”, contrariamente a lo que cuentan gentes de su país, y aprende a cocinar (a la americana).

En cambio, ni una sola palabra ni una película contra Arabia Saudita, exceptuada The Kingdom (La sombra del reino, 2007) que evoca un ataque terrorista contra el campo de Al-Khobar en 1996. La película sigue la investigación de un miembro del FBI sobre el atentado que mató a 19 soldados americanos. Ha sido censurada por Kuwait y Bahrein, pero no por Riad pues el colaborador saudita no tiene el papel de malo. El guión da a entender la responsabilidad del Hezbolá chiíta para no acusar a Al Qaeda. William Perry, secretario americano de defensa, confesó sin embargo en una entrevista concedida en 2007 9/: “Pienso ahora en Al Qaeda más que en Irán como responsable del atentado de 1996 contra la base americana”. El Ministro del Interior saudita de entonces confirmará sus opiniones, pero esto no convenía a los guionistas de Hollywood.

Películas prohibidas o censuradas

Esta obsesión hollywoodiana genera efectos de respuesta. Para la población árabe, toda película que critique al mundo árabe es hollywoodiana, como la muy mala película de aficionado Innocence of Muslims (La inocencia de los musulmanes, 2012) difundida en YouTube, que presenta a los musulmanes y al Profeta como inmorales y brutales. En las manifestaciones antiamericanas se produjeron cuatro muertos en Túnez, cuatro en Libia, dos en Sudán y uno en Líbano. Algunos dignatarios religiosos echan leña al fuego. Khaled Al-Maghrabi, de la mezquita Al-Aqsa de El Cairo -encarcelado en el pasado por sus discursos racistas- afirmaba en un sermón de 2017 10/ que la serie Los Simpsons, “creación de los adeptos del diablo que conspira desde hace 17 años” había anunciado la llegada al poder de Donald Trump, y los atentados del 11 de septiembre.

La lista de las películas hollywoodianas prohibidas en determinados países musulmanes no provoca sorpresas: Not Without My Daugther (No sin mi hija -1990) en Irán; The Matrix Reloaded (2003), prohibida en Egipto porque pone en cuestión el dogma de la creación divina del universo; Alexander (Alejandro Magno -2004), prohibida en Irán a causa de la relación homosexual del héroe con Hephaistion, cuando el presidente Mahmud Ahmadinejad afirmaba que tales desviaciones sexuales no existían en su país. En 300 (2007) y su continuación 300 2 (El origen de un imperio -2014) sobre las batallas de Maratón y Salamina, Darío -siempre en traje de baño- parece un punk americano drogado cubierto de tatuajes y piercings. Los persas son bárbaros incultos y agresivos. Temístocles, el super héroe que debe permanecer en el centro de la pantalla no puede ser mezclado con la formación apretada y disciplinada de hoplitas que es la única que permite la victoria (puesta en escena obliga). En suma, la película describe a los persas como Ahmadinejad describe a los judíos y los americanos de hoy. Body of Lies (Red de mentiras, 2008) retoma la tesis de la complicidad de Irán con los líderes de Al Qaeda, pero también con el tráfico de drogas.

Al final del episodio cien de la séptima temporada de Homeland (está en preparación la octava), habremos dado la vuelta completa del Próximo Oriente: Irak y Afganistán, luego Líbano y la franja de Gaza, Yemen, Irán y finalmente Siria, sin olvidar un poco de Venezuela y, para la séptima temporada, Rusia (sigue sin haber nada sobre Arabia Saudita). Las organizaciones terroristas colaboran entre sí, cualesquiera que sean sus divergencias: Al Qaeda, Hezbolá libanés, talibanes, servicios secretos paquistanís y Organización del Estado Islámico (OEI) se ponen fácilmente de acuerdo en Beirut, ciudad de milicianos y mujeres con velo. No está mal recordar que Homeland es la adaptación de la serie israelí Hatufim que cuenta la misma historia. Está en curso una versión rusa que será ciertamente considerada como propaganda por los países occidentales 11/.

En fin, el pueblo palestino puede ocultar zombis. En World War Z (Guerra mundial Z -2013), el héroe a la búsqueda del lugar seguro para evitar a los muertos vivientes se refugia en Jerusalén por consejo de los militares. El territorio está preservado de la invasión por el muro de separación de 6 metros de altura y 700 km de largo, erigido por los israelíes contra la gente palestina. Es lo que se llama un muro de doble uso: contra la gente palestina y contra zombis. En Delta Force (1986), la organización mundial New revolutionaries que se reclama del ayatolá Jomeini secuestra un avión finalmente liberado por el comando, no sin que Chuck Norris se enfrente al jefe del comando en combate singular. A bordo, los comandos brindan con los rehenes liberados en una extraña interpretación del himno America The Beautiful que proclama el multiculturalismo y el patriotismo. No hay constancia de ningún secuestro de avión cometido por militantes jomeinistas pero, ¿es tan grave?.

En Zero Dark Thirty (La noche más obscura -2012) que cuenta la persecución de Osama Bin Laden, la película se detiene ampliamente sobre las sesiones de tortura dirigidas por la CIA. ¿Han ayudado éstas a la CIA a encontrar el escondite de Bin Laden en Pakistán? La película no es explícita sobre este tema. El presidente George W. Bush validó jurídicamente la tortura demandando a eminentes juristas tres memorándum sobre los límites de las Convenciones de Ginebra a fin de privar “legalmente” a los presos de la protección del derecho internacional. Durante la Jornada Internacional de apoyo a las víctimas de la tortura en junio de 2003, Bush afirmaba no obstante que los Estados Unidos “se consagran a la eliminación mundial de la tortura y están a la cabeza de este combate dando ejemplo”.

El peso de la guerra de Irak

Pero las cosas cambian cuando no se espera, obligando a Hollywood a comenzar a reflexionar. Los soldados se han vuelto cineastas y han vivido los horrores de la prisión de Abu Ghraib, la masacre de Mahmudiya en 2006, los vídeos de cadáveres calcinados... “Para Vietnam, hubo que esperar más de diez años entre el clímax de 1965-1968 y Apocalypse now (1979) o The Deer Hunter (El cazador -1978); “hoy la información se acelera, hay que reaccionar más rápidamente”, explica el realizador Paul Greengrass. Ahora las películas salen mientras prosigue la guerra.

Frente a la dificultad de criticar la política oficial, los guionistas privilegian siempre el tema frecuente del cine de guerra post-Vietnam, es decir, el traumatismo del combatiente o la imposibilidad de retorno al país, pero siguen mudos sobre lo vivido por la gente iraquí y afgana. La película The Hurt Locker (En tierra hostil, 2008) cuenta la vida diaria de un equipo de desminado, con su dosis de adrenalina, pero la película evita el cuestionamiento sobre lo bien fundado del conflicto y sus consecuencias sobre la población local. La invisibilidad del enemigo sirve a la vez para hacerle más peligroso y para retirarle su derecho a la palabra, incluso para deshumanizarle. En In the Valley of Elah (En el valle de Elah, 2007), el tema sigue siendo el de los graves problemas psicológicos de los que es víctima el héroe desertor que había aplastado a un niño con un vehículo militar.

En Redacted (2007), Brian de Palma eligió el modo documental para evocar los acontecimientos reales de la guerra de Irak, como la violación de una niña de 14 años por los marines americanos o los atentados suicidas en los puestos de control, inspirándose en los vídeos subidos a internet por los soldados. Pero la película solo se proyectó en 15 salas y se le reprochó hacer propaganda antiamericana. Battle for Haditha (La batalla de Haditha -2007) está inspirada en un atentado contra un convoy de marines en Irak que causará como represalia la muerte de 24 inocentes en noviembre de 2005. Good Kill (2014) trata de la guerra moderna, lo que se desarrolla a golpe de bombas lanzadas por drones pilotados por soldados que no dejan el suelo americano a través de un militar antihéroee depresivo. Acusa a los Estados Unidos de atizar el odio y de fabricar terroristas. Las películas de pura propaganda se vuelven más raras, pero el panel arabo-musulmán sigue siendo suficientemente amplio y bien provisto para que los guionistas conciban aún algunas decenas de películas o de series televisivas durante un decenio antes de que se agote la veta. Al menos lo esperamos.

https://orientxxi.info/lu-vu-entendu/l-arabo-irano-musulman-nouveau-mechant-d-hollywood,2500

14/06/2018

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur

1/ http://www.lepoint.fr/series-tv/homeland-est-raciste-comment-des-artistes-arabes-ont-sabote-la-serie-15-10-2015-1973973_2115.php

2/ https://www.youtube.com/watch?v=TJ7nwbbIpkc

3/ Nombre dado al pogrom contra las personas judías que se desarrolló la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938 en toda Alemania ndlr.

4/ http://taskandpurpose.com/10-facts-generation-kill-make-us-love-series-even/

5/ https://archive.org/details/JubatheBaghdadSniper-Tribute

6/ Final del campeonato de fútbol americano ndlr

7/ Citado por François Jost en De quoi les séries américaines sont-elles le symptôme ?, CNRS éditions, 2011 ; p. 54.

8/ https://www.youtube.com/watch?v=Tz4VvWK39GM&index=8&list=PL7Ps-CPqZ9LrVpqL3kPO2rg67UFy4SvAP

9/ https://www.upi.com/Perry-US-eyed-Iran.../70451181161509/

10/ https://www.memri.org/tv/palestinian-cleric-khaled-al-maghrabi-al-aqsa-mosque-lecture-simpsons-predicted-rise-trump-911/transcript

11/ Francesca Fattori (dir.), « Séries télévisées. Paix et guerre sur le petit écran », Carto n° 33, janvier-février 2016





Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons